Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
La ultraderecha global se vuelca en las elecciones europeas
Las mujeres retrasan la maternidad por la economía y por no encontrar hombres
OPINIÓN | 'Una juventud frustrada', por Enric González

Delgado repite el nombramiento que anuló el Supremo por falta de motivación: “No elijo un candidato, elijo un modelo”

La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, en el Congreso en una imagen de archivo

Alberto Pozas

3

El Boletín Oficial del Estado recoge hoy el nombramiento de Eduardo Esteban como fiscal de sala de menores. Una designación del Ministerio de Justicia a propuesta de la fiscal general, Dolores Delgado, que viene precedida por varios meses de polémica después de que el Tribunal Supremo anulara su nombramiento en abril por falta de motivación y tuviera que repetirse el proceso a instancias de la Asociación de Fiscales y su candidato. La motivación de la repetición del nombramiento, firmada por Dolores Delgado y a la que ha tenido acceso elDiario.es, constituye una defensa cerrada de su capacidad para hacer estas designaciones discrecionales: “No solo elijo a uno de los candidatos, también elijo un modelo”, dice.

Los nombramientos efectuados por Dolores Delgado en las altas instancias de la Fiscalía han sido objeto constante de polémica desde su llegada a la cúpula del Ministerio Público tras su paso por Justicia. La mayoritaria y conservadora Asociación de Fiscales, que tras las últimas elecciones ha aumentado su presencia en el Consejo Fiscal, ha denunciado en reiteradas ocasiones que la fiscal general ha beneficiado a su antigua asociación, la Unión Progresista de Fiscales, en nombramientos en la cúpula del Ministerio Público.

Fue esta asociación la que llevó al Tribunal Supremo el nombramiento de Eduardo Esteban como fiscal de sala de menores, junto con el candidato José Miguel de la Rosa, que también aspiraba al cargo. La sala de lo contencioso-administrativo estimó sus recursos y ordenó repetir el proceso al entender que Dolores Delgado no había motivado lo suficiente su decisión para decantarse por Esteban. “La motivación debió de ser reforzada para explicar los poderosos motivos que hacen que sea relegado precisamente el candidato que tiene experiencia en menores”, dijeron los jueces.

La respuesta de Dolores Delgado aparece publicada en el Boletín Oficial del Estado este miércoles, en el que la ministra de Justicia nombra a de nuevo a Esteban como fiscal de sala de menores pero después de una nueva motivación de 22 páginas firmada por Dolores Delgado a principios del pasado mes de mayo. Un documento, que ha podido examinar elDiario.es, en el que no sólo defiende los méritos de Esteban para ser fiscal de sala de menores: también defiende su capacidad para hacer nombramientos discrecionales, combate los argumentos del Supremo y explica por qué considera que José Miguel de la Rosa no es el candidato ideal para el puesto.

El documento recuerda que a través de funciones como los nombramientos, la fiscal general “define las líneas maestras de la Fiscalía, pues, en definitiva, es a la Fiscal General del Estado a quien corresponde el diseño orgánico y funcional del Ministerio Fiscal” y que de esta manera “diseña la arquitectura del Ministerio Fiscal e implementa el modelo de Fiscalía que legítimamente, en el ejercicio de las competencias legalmente atribuidas, se halla facultada a instaurar”. Si los criterios para designar fiscales de sala fueran rígidos, añade, supondría “negar margen alguno de libertad a la Fiscal General del Estado, debiendo concluirse que fuera quien fuese el titular de la Fiscalía General los criterios de selección siempre deberían resultar los mismos”.

Un fiscal de sala, recuerda Delgado, no sólo debe ser idóneo para el cargo específico, en este caso responsable de menores, sino también “para ejercer las que resultan de su condición de integrante de la Junta de Fiscales de Sala”, encargada de asesorar a la fiscal general. En este tipo de nombramientos, añade la fiscal general, “los criterios de elección deben ser mixtos, pues debe valorarse la idoneidad de los candidatos para desarrollar todas y cada una de las funciones inherentes al cargo”.

“También elijo un modelo”

El escrito de Delgado también compara las trayectorias de ambos candidatos, como pedía el Supremo en sus sentencias, y opta claramente por la opción de Eduardo Esteban no sin antes sorprenderse por esta exigencia. “Si no se contrapuso un candidato frente a otro fue por la simple razón de que no hay precedentes”, dice Delgado. Y recuerda que, por ejemplo, Consuelo Madrigal fue fiscal de sala de menores entre 2008 y 2014 “sin experiencia alguna en materia organizativa o de menores”.

Combate Delgado, por ejemplo, que estos nombramientos deban guiarse por la especialidad del aspirante y que sólo un fiscal especializado en menores pueda ser fiscal de sala de menores. Y lanza un dardo al candidato de la Asociación de Fiscales al recordarle que “concursó recientemente, sin apenas experiencia ni apoyo curricular, a la plaza de Fiscal de Sala Coordinador de la Unidad de Extranjería y a la de Fiscal de Sala Jefe de la Unidad de Apoyo de la FGE”. 

Delgado explica varios puntos que hacen que se decante de nuevo por la opción de Eduardo Esteban, basadas sobre todo en su etapa al frente de la Fiscalía de Madrid durante una década entre 2003 y 2013. “Mayor experiencia en la gestión, coordinación y supervisión de plantillas, en la coordinación de la Fiscalía de Menores y mayor conocimiento en Derecho constitucional”, cita entre otras muchas. Sin embargo, entiende, José Miguel de la Rosa “hace más de diez años que no desarrolla tarea alguna como fiscal de menores”.

El documento hace una lista de los méritos que, según Delgado, hacen a Esteban merecedor del puesto y, entre otros, está su paso por la Fiscalía Provincial como jefe, así como su etapa en la Fiscalía del Tribunal Constitucional, como vocal del Consejo Fiscal y cómo en esas etapas participó en asuntos relacionados con menores de edad: informes sobre normas relativas a la jurisdicción de menores así como “instrucciones y notas de servicio que afectaron a la Sección de Menores de esa fiscalía”.

La perspectiva de género

También valora más positivamente el plan de actuación de Eduardo Esteban mientras que el de José Miguel de la Rosa “no presta tanta atención, o no al menos de un modo tan protagonista, a la tutela de los derechos fundamentales”. También pone encima de la mesa la perspectiva de género, donde De la Rosa, en la sección civil del Supremo, “viene sosteniendo posturas con las que no me identifico en asuntos concretos y que reflejan, a mi juicio y en mi discrecionalidad, una falta de sensibilidad para el abordaje de las cuestiones jurídicas desde esa perspectiva”.

Lanza una última reflexión sobre por qué no elige a José Miguel de la Rosa y sí a Eduardo Esteban por segunda vez: “No comparto su concepción del derecho aplicable a los menores. No da, a mi juicio, una respuesta social, no avanza hacia un modelo social de responsabilidad en línea con las propuestas internacionales de justicia discriminalizadora. Por lo tanto, en la comparativa entre aspirantes, no solo elijo a uno de los candidatos, también elijo un modelo”. 

Etiquetas
stats