Explosión de plataformas en defensa de los "valores constitucionales" para dar cabida a exdirigentes políticos

Archivo - Rueda de prensa de presentación de la plataforma 'Unión 78'

El revuelto panorama político, con Catalunya de nuevo en el punto de mira tras la polémica suscitada por decisión de Gobierno de Pedro Sánchez de conceder indultos a los dirigentes condenados por el procés, está provocando la aparición de nuevas plataformas políticas cuyo principal objetivo es, según sus impulsores, la defensa del constitucionalismo y de la unidad de España. Estos foros para el debate, en su mayoría patrocinados por exdirigentes políticos que han estado vinculados a partidos ya desaparecidos, o disidentes de los actualmente existentes, aseguran que no nacen con pretensiones electorales. Pero el tiempo a veces les desmiente y estos foros terminan convirtiéndose en nuevas formaciones que buscan un hueco en el concurrido tablero político actual.

El pasado mes de febrero, la expresidenta de UPyD, Rosa Díez, presentó en sociedad Unión 78, una plataforma de "activismo político no institucional" encaminada, según dijo, a "defender a los ciudadanos" del Gobierno de PSOE y Unidas Podemos,  que "pacta con separatistas". Junto a ella figuran, entre otros, el filósofo Fernando Savater -un fijo en todos estos 'laboratorios de debate y pensamiento'; la exdirigente vasca del PP María San Gil y el exdiputado socialista Jesús Cuadrado, disidente del PSOE y muy crítico con Pedro Sánchez. Pero también han dado su apoyo a esta plataforma el exalcalde socialista de A Coruña Francisco Vázquez, o los escritores Andrés Trapiello y Elvira Roca.

En su manifiesto fundacional señalan que nacen "ante la grave preocupación que nos inspira la composición del actual Gobierno, en el que figuran -dicen- miembros de un partido que se ha declarado abiertamente contrario a la Constitución del 78, y que se apoya en grupos políticos separatistas o vinculados al muy reciente terrorismo". Dos premisas que no son ciertas, ya que el partido fundado por Pablo Iglesias ha renunciado como objetivo político inmediato a un proceso constituyente y acata la Carta Maga, y EH Bildu, aunque está liderada por Arnaldo Otegi, está formada por diferentes formaciones de la izquierda abertzale o nacionalistas, muchas de ellas sin ningún lazo con ETA e incluso contrarias en su día a una banda terrorista que, además, anunció el cese de sus acciones criminales hace ahora una década, para disolverse posteriormente.

Unión 78 pretende emular a otros movimientos similares como Sociedad Civil Catalana (SCC), otra plataforma que nació a mediados de 2014 para defender también en Catalunya el constitucionalismo y combatir al independentismo. En esta plataforma cívica están integrados exdirigentes políticos tanto de la derecha como de la izquierda, y ha sido la convocante de importantes concentraciones y manifestaciones en Catalunya antes y durante el procés. En su presentación en el Teatro Victoria de Barcelona se dejaron ver tanto miembros del PSC, como del PP, de UPyD o de Ciudadanos, como, en esta último caso, Matías Alonso, Carmen Rivera y Carina Mejías. También estuvo el presidente de Vox, Santiago Abascal, así como representantes de la Fundación Francisco Franco. SCC ha sido la convocante de importantes manifestaciones en Barcelona, destacando la celebrada el 8 de octubre de 2017 en respuesta al referéndum de independencia del 1-O, o la del 29 de octubre de 2017, poco después de la Declaración Unilateral de Independencia aprobada por el Parlament. Las dos fueron multitudinarias.

No obstante, esta plataforma no siempre ha contando con el beneplácito de los partidos que la respaldaron en su nacimiento. En agosto de 2019, el dirigente de Ciudadanos Carlos Carrizosa acusaba a la entidad de "abrazar las tesis" de Pedro Sánchez y del PSC por unas declaraciones que había hecho ese verano su presidente, Fernando Sánchez Costa, apostando por encauzar el movimiento social que respalda al independentismo hacia un objetivo de mejorar Catalunya y toda España: "No puedes decir 'no' a dos millones de personas", señaló el presidente de SSC. Carrizosa consideró que sus declaraciones buscaban más "la contemporización con el nacionalismo que no la batalla sin complejos contra unas ideas que están llevando a la fractura social y a la ruina económica", por lo que le pidió que rectificara.

Unión 78 parece ahora dispuesta a tomar el testigo de este movimiento "de la sociedad civil". Fue la convocante de la la concentración contra los indultos de la madrileña Plaza de Colón del pasado 13 de junio. La convocatoria fue un intento de reedición de otra celebrada en el mismo escenario, en febrero de 2019, contra el Gobierno de Pedro Sánchez bajo el lema “Una España Unida” y de la que salió la famosa foto de Colón. En esta ocasión las tres derechas se cuidaron mucho de no propiciar esa foto, evidenciando su división pese a estar de acuerdo con todos los motivos de la protesta.

Aunque el día de la presentación Rosa Díez insistió en que Unión 78 no tiene "pretensiones electorales" ese foro trae a la memoria al movimiento Basta ya, que a finales de los años 90 convocó concentraciones para defender la unidad de España y repudiar el terrorismo de ETA, y en el que estaba Díez junto a otros dirigentes políticos e intelectuales vascos. De su seno surgió poco después la PlataformaPro, primer embrión de UPyD, el partido que la por entonces eurodiputada del PSOE fundó en septiembre de 2007, después de largos meses resistiéndose a dejar su escaño del Parlamento Europeo pese a estar en contra de la política territorial del -en aquellas fechas- líder del partido y presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al que criticaba con suma dureza. Su renuncia y su baja del PSOE y la fundación de UPyD se materializaron con tan solo un mes de dieferencia.

También Ciudadanos impulsó otra Plataforma, Movimiento Ciudadano, foro con el que Albert Rivera y los fundadores del partido engrasaron la maquinaria para que la formación -que hasta ese momento estaba circunscrita a Catalunya- diera en 2015 el salto a nivel nacional.

Lo que más choca de esta plataforma promovida por Rosa Díez es que un año después de su nacimiento, no hay rastro de ella en el registro de asociaciones ni en el de fundaciones. Según pudo comprobar elDiario.es, el único dato que existe es la compra del dominio en enero de 2020 a nombre de la propia exdirigente de la formación magenta.

A la lista de plataformas y fundaciones de carácter cívico-político hay que sumar Consenso y Regeneración, que se define como "una red independiente y trasversal" formada por personalidades como Iñaki Arteta, director, guionista y productor de largometrajes, y una amalgama de dirigentes de varios partidos entre los que destaca Gorka Maneiro (exdirigente de UPyD), o Nicolás Redondo Terreros (ex secretario general del PSE), así como el propio presidente de la Sociedad Civil Catalana (SSC), Fernando Sánchez Costa. De nuevo, la idea declarada es "regenerar" la política y defender la Constitución y la monarquía parlamentaria como "nexo de unión" de todos los españoles.

Del mismo estilo es el denominado Foro Libertad y Alternativa, impulsado por el exministro de Interior, Jaime Mayor Oreja, el expresidente del PP catalán, y fundador de Vox, Alejo Vidal-Quadras; el filósofo Fernando Savater, o la cantante Ainhoa Arteta, entre otros denominados intelectuales. Su registro tuvo lugar el pasado mes de mayo y según sus promotores, el foro fue creado "a la luz de los acontecimientos, entre el asombro, la indignación y la preocupación por el rumbo que ha emprendido España en manos de sus peores enemigos". La fundación expresó su voluntad de ser un "foro cívico e independiente" que colaboraría con otras organizaciones que tengan los mismos fines.

El miércoles pasado los dirigentes de este foro se unieron al coro de voces contra la concesión de indultos y acusaron a Pedro Sánchez de "abuso de poder" por una medida que calificaron como "arbitraria y probablemente ilegal", y sobre la que advirtieron que no veían "ni una sola circunstancia" que la justificara "más allá del interés partidista del presidente del Gobierno".

También la formación de extrema derecha Vox, se ha lanzado a montar su propio laboratorio de ideas, una nueva Fundación registrada en septiembre del año pasado y bautizada con el nombre de Disenso, a imagen y semejanza de la FAES de Jose María Aznar, o de la Fundación Ideas –ya desaparecida– o la Pablo Iglesias, ambas del PSOE. Según anunciaron los dirigentes de Vox, Disenso nace como un foro de análisis y debate de asuntos de actualidad para "dar la"batalla cultural" y hacer frente al "consenso progre".

La última marca registrada ha sido España Juntos Sumamos, promovida por el exdiputado asturiano de Ciudadanos Ignacio Prendes y el exdirigente del mismo partido, Toni Roldán -quienes están también en algunos de los otros foros de debate citados anteriormente-, y diversas figuras de la sociedad civil. Su objetivo, según declaró Prendes a la agencia Europa Press, es "combatir la polarización política" y "tender puentes" entre la izquierda y la derecha para alcanzar consensos y promover pactos de Estado en los principales temas y desafíos de país, con el ejemplo de la Transición como principal bandera. En su web anuncian que "es una iniciativa ciudadana de vocación transversal para la generación de ideas, el encuentro y la acción", que "nace de una toma de conciencia crítica con la situación del país, pero también de la voluntad entusiasta de escribir juntos las mejores páginas de nuestra historia, retomando el legado del 78 para renovarlo y forjar el armazón de la España de los próximos 40 años.

La presentación de este nuevo think tank tuvo lugar la semana pasada en el Congreso, en donde se hizo entrega del Premio 15 de Junio, que fue otorgado a título póstumo al empresario Jaime Carvajal Hoyos, y con el que se reconoce el trabajo de "los que defiende la concordia, la cohesión social y el fortalecimiento de los valores constitucionales de libertad, igualdad, justicia y pluralismo". El acto fue presidido por la presidenta del Congreso Meritxell Batet. También en este caso, Prendes ha asegurado que entre sus planes y los de los integrantes de la fundación no está impulsar un nuevo partido político.

Aunque todas estas plataformas o "movimientos cívicos" y Fundaciones se declaran "sin ánimo de lucro" pueden recibir donaciones y también subvenciones por realizar "labores sociales". Además, suponen un refugio para que aquellos políticos retirados o apartados de sus antiguas formaciones puedan seguir teniendo cierta visibilidad en la vida pública.

También sirven para apoyar causas, como la de la exportavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo. La plataforma Libres e Iguales, que ella misma impulsó en 2014 junto a Mario Vargas Llosa, entre otros, promovió en septiembre del año pasado una colecta pública para sufragar el recurso ante el Tribunal Constitucional que anunció Álvarez de Toledo para que la presidenta del Congreso, Merixell Batet, no retirara del Diario de Sesiones la expresión "hijo de un terrorista" referida al vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias. En su web esta asociacion se definen como "un movimiento cívico transversal abierto a todos los ciudadanos comprometidos con los valores de la moderna España constitucional: la libertad, la igualdad, el pluralismo, la justicia y la solidaridad", unos principios que son un denominador común.

Etiquetas
Publicado el
26 de junio de 2021 - 21:52 h

Descubre nuestras apps