La portada de mañana
Acceder
La estrategia de Ayuso con la pandemia, un problema para Madrid y para Casado
El Gobierno mejora su oferta para la prórroga de los ERTE
OPINIÓN | De Madrid al delirio, por Antón Losada

El Gobierno de Bolivia acosa a los GEO que regresaban a España y a dos diplomáticos de la Embajada

Fotografía de un policía español difundida en redes sociales después de ser realizada desde el interior de un vehículo del Gobierno boliviano

Miembros de las Fuerzas de Seguridad bolivianas volvieron a protagonizar un incidente con la delegación diplomática española este viernes. Los hechos se produjeron durante el traslado al aeropuerto de los cuatro policías del Grupo Especial de Operaciones (GEO) que regresan a España y a los que el Gobierno de Jeanine Áñez acusa de haber intentado acceder el 27 de diciembre a la Embajada mexicana "encapuchados" y "presumiblemente armados" para facilitar la huida del país de ministros del Ejecutivo de Evo Morales que allí se refugian.

España expulsa a tres diplomáticos bolivianos como respuesta a las acciones del Gobierno de Jeanine Áñez

España expulsa a tres diplomáticos bolivianos como respuesta a las acciones del Gobierno de Jeanine Áñez

Durante el trayecto hacia el aeropuerto de La Paz, decenas de policías bolivianos siguieron al grupo de españoles y a su regreso interceptaron los dos vehículos, con matrícula diplomática, que habían trasladado a los policías del GEO. Los policías bolivianos registraron los coches y fotografiaron los rostros y pasaportes de los dos diplomáticos españoles que los conducían, han informado a eldiario.es fuentes de la seguridad del Estado.

Los incidentes se reprodujeron en el interior del aeropuerto de La Paz cuando los agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO) superaron el control de seguridad. En la zona de embarque les aguardaban medios de comunicación locales que pudieron filmar y grabar a los policías españoles, cuyas identidades están especialmente protegidas por integrar un grupo de élite de la Policía.

Entre los informadores se encontraba también un equipo del digital español okdiario.com que filmó a los policías del GEO mientras uno de sus periodistas les preguntaba en voz alta: "¿Sois miembros del Centro Nacional de Inteligencia? ¿Habéis recibido alguna directriz de Pedro Sánchez o de Pablo Iglesias? ¿Cuánto dinero habéis cobrado de fondos reservados por hacer esta misión? ¿Por qué estáis huyendo a la una y media de la madrugada? ¿Por qué intentasteis acceder encapuchados a la embajada (mexicana)?". Los agentes del GEO salieron finalmente hacia España pasadas las 7 de la mañana del viernes (hora española).

El vicepresidente de Vox, Víctor González Coello de Portugal, y el eurodiputado de la formación ultraderechista Hermann Terstch también se encuentran en el país sudamericano desde hace varios días. Ambos se reunieron con el nuevo Gobierno boliviano y dieron una rueda de prensa con los titulares de Defensa e Interior, máximos responsables del operativo policial, en la que todos se comprometieron a investigar el suceso del 27 de diciembre "hasta las últimas consecuencias".

La operación de acoso de este viernes tiene lugar apenas 24 horas después de que el Ejecutivo de Jeanine Áñez hiciera pública su voluntad de superar el conflicto diplomático con España, abierto a raíz de la visita de la encargada de Negocios de la Embajada española, Cristina Borreguero, y el cónsul en La Paz, Álvaro Fernández, a la Embajada mexicana el pasado 27 de diciembre. El Ejecutivo boliviano ha anunciado que quiere enviar a España a un alto representante para solventar el conflicto.

Los diplomáticos españoles realizaron la visita del 27 de diciembre acompañados de miembros del GEO, como es habitual en países que viven situaciones de inestabilidad, caso de Bolivia desde que se produjera el golpe de Estado contra Evo Morales. Los GEO tienen entre sus misiones la protección de las delegaciones españolas en el extranjero y los policías que participaron en ese dispositivo habían llegado a Bolivia para reforzar la seguridad de la delegación española en el citado contexto.

Las autoridades bolivianas han asegurado que los policías españoles participaban, junto a los diplomáticos, en un operativo para sacar de la Embajada mexicana a dos miembros del Ejecutivo de Evo Morales. El Gobierno de Pedro Sánchez ha negado esa versión y ha calificado la visita como un encuentro "de cortesía".

El Ejecutivo boliviano ha intentado difundir la versión de que fueron los vecinos de una urbanización exclusiva de La Paz, donde está ubicada la Embajada mexicana, los que reaccionaron espontáneamente a la presencia de los policías españoles "encapuchados".

Según la reconstrucción de los hechos que ha podido hacer eldiario.es, los cuatro GEO dejaron el lugar después de trasladar a los dos diplomáticos españoles. Policías de uniforme les ponían dificultades para acceder a la Embajada mexicana y otros de paisano les intentaban identificar. Así, decidieron retirarse y esperar a que los diplomáticos españoles les requirieran para volver al lugar y trasladarlos de nuevo a la Embajada española.

Cuando fueron llamados y regresaron a la Embajada mexicana ya había en el lugar individuos de paisano protestando contra su presencia, insultándoles e incluso uno se tiró contra el capó del coche intentando simular un atropello. Los policías se retiraron del lugar y comenzaron a ser seguidos por un vehículo sin distintivos que intentó sacarles de la calzada. El vehículo de los policías sufrió daños, pero los agentes salieron ilesos.

La Embajada española tuvo que pedir entonces al Ministerio de Asuntos Exteriores boliviano que se encargara de trasladar a sus dos diplomáticos desde la Embajada mexicana a la española. Dos fotos difundidas posteriormente por redes sociales de miembros del Cuerpo Nacional de Policía fueron tomadas desde ese coche del Ministerio de Exteriores boliviano que trasladó a los diplomáticos españoles. En los últimos días se han filtrado en redes sociales identidades y fotografías de todos los miembros del equipo de seguridad de la Embajada española en La Paz.

El Ejecutivo boliviano ha declarado personas non gratas a los dos diplomáticos españoles así como a la embajadora mexicana en el país. En respuesta, el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha hecho lo propio con tres diplomáticos bolivianos acreditados en nuestro país.

El líder de la oposición en España, Pablo Casado, se ha alineado con las tesis del Gobierno ultra de Bolivia y ha solicitado la comparecencia parlamentaria de los ministros de Interior y Defensa en funciones, Fernando Grande-Marlaska y Margarita Robles, para aclarar por qué los GEO españoles acudieron "armados" a la Embajada mexicana. Casado vinculó el hecho a las negociaciones para la formación de Gobierno y añadió que "gerifaltes" del Gobierno de Morales que están en la Embajada mexicana "tienen mucha información sobre el germen de Podemos".

Etiquetas
Publicado el
3 de enero de 2020 - 22:29 h

Descubre nuestras apps

stats