El Gobierno confía en llegar a un acuerdo con el PP para la renovación del Poder Judicial antes del Día de la Constitución

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, este jueves a su llegada al Congreso. EFE/ Zipi

El Gobierno confía en poder llegar a un acuerdo con el PP para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que lleva dos años en funciones antes del Día de la Constitución, que es el 6 de diciembre, a pesar de que Pablo Casado sigue insistiendo en que no pactará con Pedro Sánchez si no retira la reforma de la ley que PSOE y Unidas Podemos impulsaron en el Congreso para sortear el bloqueo de los conservadores. "Estoy poniendo como fecha simbólica los primeros días del mes de diciembre, el Día de la Constitución, para que podamos tener fumata blanca", ha asegurado el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, en una entrevista en La Hora de la 1 (TVE).

El búnker judicial: quién es quién en el gobierno de los jueces que ocupa el PP

El búnker judicial: quién es quién en el gobierno de los jueces que ocupa el PP

Campo, que siempre ha mantenido la interlocución con el PP pese a la ruptura pública por parte de Pablo Casado de las negociaciones este verano, ha asegurado que tiene una "esperanza muy razonable" de que en esta ocasión las conversaciones sí lleguen a buen puerto y concluyan con la renovación del órgano de gobierno de los jueces, cuyo mandato caducó hace dos años. "Hay un gran deseo de que esa renovación se produzca de manera rápida", ha señalado el titular de Justicia.

Frente a la esperanza que traslada el Gobierno en la renovación del CGPJ el PP sigue manteniendo que no llegará a ningún entendimiento mientras que Sánchez no retire del Congreso la propuesta de reforma legislativa que impulsó para evitar el veto de los conservadores -y que pasa por rebajar de 210 a 176 el número de diputados y senadores necesarios para elegir a los vocales-. Campo ha recordado que esa proposición de ley está "congelada" en el registro del Parlamento. "No moveremos esta proposición si hay acuerdo", ha sentenciado.

Respecto a los últimos escándalos que afectan a Juan Carlos I y al precepto constitucional que establece que no es posible perseguir penalmente al jefe del Estado por supuestos delitos cometidos durante su mandato, el ministro ha asegurado que la inviolabilidad es una “una tradición histórica que tiene sentido”, si bien se ha mostrado partidario de “modularla” de cara al futuro y siempre que sea a través de un “debate sereno”. “Hagámoslo, pero no al calor de esto. No podemos transformar las instituciones al socaire de acontecimientos concretos”, ha aseverado.

Respecto a la reforma del Código Penal para rebajar las penas por sedición que beneficiaría a los líderes independentistas condenados por el procés, Campo ha asegurado que los "trabajos están muy avanzados" y que la pretensión es aprobarla en el Consejo de Ministros antes de que acabe el año. El propósito, ha dicho, es "adecuar y armonizar nuestro derecho a los países de nuestro entorno" y "recoger unas figuras delictivas graves en sus justos términos". Sobre los indultos, Campo ha evitado pronunciarse más allá de recordar que es un derecho que tienen las personas condenadas y no ha querido siquiera dar una fecha orientativa al ser un asunto que no depende expresamente del Gobierno puesto que tiene que pasar primero por organismos como la Fiscalía o el tribunal sentenciador que tienen que dar su opinión.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats