La portada de mañana
Acceder
Los expertos de Sanidad consideran que el pasaporte COVID no reduce contagios
Las tres palabras que dinamitaron el acuerdo entre el Gobierno y ERC
Opinión - Almudena Grandes: recuérdalo tú y recuérdalo a otros, por Olga Rodíguez

Julio Iglesias tiene una veintena de sociedades offshore en Islas Vírgenes para gestionar su fortuna

El cantante Julio Iglesias en una imagen de archivo.

Julio Iglesias (Madrid, 1943) ha batido todos los récords. Varios Grammy, entre ellos el honorífico a toda su carrera, y su presencia en el libro Guinness le han convertido en el cantante español más universal. Sus más de 300 millones de discos vendidos -23 de ellos en España- y la diversificación de sus inversiones le han llevado a aparecer durante años en la lista Forbes de los más ricos del mundo. Con una fortuna que superaba los 800 millones de euros en 2020, a pesar del bajón por la pandemia, Julio Iglesias escaló posiciones en esa última edición y pasó a ocupar la 29ª posición de los españoles. Pero es el propio cantante el que ha reconocido que amasar esa millonada le ha sido más fácil gracias a alejarse de su país natal. Además, Julio Iglesias dirige un entramado societario con sede en las Islas Vírgenes Británicas para gestionar su patrimonio.

Así se desprende de los Pandora Papers, una investigación periodística del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y que han publicado La Sexta y El País y en la que participa elDiarioAR, periódico hermano de elDiario.es en Argentina. Iglesias es una de las personalidades que figura en los más de doce millones de documentos que se han filtrado para realizar esa investigación internacional sobre los secretos y fortunas de líderes mundiales y magnates en paraísos fiscales y los Estados Unidos a través de complejas redes societarias.

Según la información publicada por El País, Iglesias usó cinco de esas empresas para adquirir propiedades por un valor de 112 millones de dólares en Indian Creek, un 'búnker' para vecinos millonarios que se ha convertido incluso en atracción turística en Miami. El cantante está vinculado a otras quince sociedades -de las veinte en 16 figura junto a su esposa, Miranda Rijnsburger, que, a diferencia de su marido, también figura como propietaria de dos sociedades en España. En el caso del entramado societario de las Islas Vírgenes, todas las empresas estaban gestionadas por Trident Trust, uno de los bufetes principales de la investigación de los Papeles de Pandora. Además de las cinco viviendas en la exclusiva isla Indian Creek, otras empresas le han servido para comprar otros inmuebles en otro barrio de Miami por un importe de cuatro millones de dólares, según el periódico de Prisa. Con otra, G-450 Holding Limited, Iglesias posee su avión privado.

Aunque su presencia es más habitual en el papel cuché, Iglesias concedió una entrevista a Jordi Évole en Salvados (La Sexta) en el año 2015 en la que habló, entre otras cosas, de sus preferencias tributarias. “Te voy a contar mis impuestos, que es muy interesante. Nunca he dejado de pagar un puñetero impuesto en ningún lugar del mundo. Donde canto, pago mis impuestos”, comenzó el cantante en aquella entrevista en la que reconoció que tenía su residencia en República Dominicana, donde pagaba el 31% de impuestos de los ingresos de la sociedad Grupo Punta Cana -con negocios hoteleros, inmobiliarios e incluso el aeropuerto de la localidad, entre otros. República Dominicana tiene un régimen fiscal beneficioso para los extranjeros que pasen a ser residentes. Según el diario ABC, el cantante se desvinculó de la compañía tres años después por el endurecimiento de las normas fiscales en el país caribeño y adquirió una nueva propiedad en Panamá, un país con el que ya había estado vinculado en el pasado. 

"Si yo viviera en España, ganaría mucho menos dinero"

Pero en aquella entrevista Iglesias hizo importantes revelaciones. “Me dices de si creo en la redistribución de la riqueza. Yo creo en la justicia de la riqueza. A ti te van a pagar el dinero que vales, a mí me van a pagar el dinero que vales (sic)”, le dijo al periodista. “Si yo no tributara en España sería injusto, todo lo que gano en España lo tributo, es clarísimo. Todo lo que gano en el mundo entero no lo tributo en España porque no vivo en España. Si yo viviera en España, tributaría; si viviera en España ganaría mucho menos dinero, también es verdad”, confesó.

En aquel momento, el entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, había lanzado una ofensiva contra los artistas que no tributaban en España. Évole le preguntó si se sentía interpelado. “Me importa tres cojones”, fue la respuesta de Iglesias, que sí pidió, en cambio, al Gobierno que bajara el IVA cultural del 21%. 

Pero el cantante no solo ha vivido en República Dominicana para beneficiarse de un mejor régimen fiscal. En los comienzos de su carrera -impulsada desde su victoria en el Festival Internacional de Benidorm con ‘La vida sigue igual’ y posteriormente como representante español en Eurovision-, Iglesias se trasladó a Panamá para aprovecharse de sus incentivos fiscales, según reconoció a El Confidencial Alfredo Fraile, que fue su manager, tras aparecer en los Papeles de Panamá como propietario de una sociedad offshore creada en la Isla de Aruba en 1979.

"Yo monté el entramado 'offshore' de Julio Iglesias”, declaró a ese periódico. “Ganábamos un dinero en México, por ejemplo, y pagábamos los impuestos en México. Llegábamos a España y teníamos que pagar otra vez los impuestos. Nos quedaba a veces menos del 40% de lo que habíamos ganado”, explicaba sobre su negocio junto al cantante de “Soy un truhán soy un señor”. “Descubrimos que siendo residentes en Panamá y teniendo nuestras compañías en Panamá teníamos ciertas ventajas fiscales. Aprovechamos esas circunstancias para nuestro provecho, la verdad es esa”, reconoció Fraile.

Los abogados de Iglesias también admitieron que su domicilio estaba en el país latinoamericano, que es uno de los habituales de las ‘listas negras’ de los paraísos fiscales. Fue en 1988 cuando la Hacienda española reclamó diez millones de las antiguas pesetas (unos 60.000 euros) por los ingresos que había obtenido en 1974, 1975 y 1976, según publicó El País. Tras vivir en Panamá, Iglesias trasladó a Bahamas y después a República Dominicana.

Lo que ahora no aclara Iglesias es si sigue residiendo en la isla caribeña o en Indian Creek. En una de sus últimas apariciones mediáticas -en noviembre de 2020 en una entrevista en Cope con motivo del fallecimiento de su amigo Diego Armando Maradona-, Carlos Herrera, que dio por hecho que el cantante estaba recluido en Florida por el coronavirus, le preguntó por sus ganas de volver a España y, como en otras ocasiones, Iglesias aseguró estar muy próximo a su país, pese a la distancia por razones económicas: “Yo estoy en España siempre. Todo lo que como es español, todo lo que me traen es de España. Todos mis recuerdos nacen y mueren en España. Estoy en un lugar que elegí porque me parecía que era muy oportuno para mi carrera y no me equivoqué”. 

Etiquetas
Publicado el
3 de octubre de 2021 - 19:17 h

Descubre nuestras apps

stats