Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Merkel cierra el ciclo europeo bajo el signo del desbloqueo y sin tregua en casa

Merkel cierra el ciclo europeo bajo el signo del desbloqueo y sin tregua en casa
Berlín —

0

Berlín, 11 dic (EFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, cerró su último semestre de liderazgo europeo bajo el signo del desbloqueo y el consenso, su señal de identidad, mientras busca desesperadamente cómo frenar una pandemia sin tregua navideña en Alemania.

Hungría y Polonia levantaron su veto al presupuesto de la Unión Europea (UE) para 2021-2017 (1,07 billones de euros) y, con ello, se dio vía libre al fondo de recuperación post-pandemia (750.000 millones de euros).

Fueron precisas intensas negociaciones, dirigidas por la presidencia de turno alemana y una serie de concesiones a Budapest y Varsovia, que rechazaban vincular el flujo de fondos al respeto al estado de Derecho. El mecanismo de condicionalidad se mantiene, pero se garantiza que no habrá "arbitrariedades" y sí vía de recurso al Tribunal de Justicia de la UE.

"Me quité una piedra del corazón", resumió Merkel, tras unas maratonianas negociaciones que "bien merecieron una noche en vela". Ha sido un trabajo arduo, en el curso del cual han quedado claras las "heridas profundas" existentes entre algunos socios, pero en las que nunca se perdió de vista "el respeto mutuo", aseguró.

Las noches en vela han sido la constante de las muchas rondas negociadoras europeas de Merkel, recién cumplidos sus 15 años en el poder y entrando en la fase final de su mandato, ya que piensa retirarse tras las elecciones generales alemanas del 26 de septiembre de 2021.

El desbloqueo presupuestario y la nueva meta en materia climática de los 27 -una reducción de las emisiones de efecto invernadero de al menos un 55 % para 2030-, fueron los dos motivos de satisfacción de Merkel, en su balance del semestre alemán.

"No quiero ni imaginar dónde estaríamos de no haberlo logrado" confesó, mientras recibía las alabanzas a su liderazgo de los presidentes del Consejo, Charles Michel, y de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen.

No hubo desbloqueo a la negociación post-brexit. Pero mientras no haya expirado el plazo oficial Merkel seguirá buscándolo, cuestión ésta que queda formalmente en manos de Von der Leyen, pero para la que la canciller sigue estando "dispuesta a intervenir".

Von der Leyen forma parte del legado europeo de Merkel. Para la canciller era su último semestre de presidencia europea de turno; von der Leyen llegó al cargo hace un año, tras haber sido ministra de Asuntos Sociales, de la Familia, de Trabajo y de Defensa en sucesivos gobiernos de su correligionaria.

ENTRE BRUSELAS Y BERLÍN

Merkel sigue "a disposición" de la búsqueda de un acuerdo in extremis con el primer ministro británico, Boris Johnson. En Berlín, entre tanto, se la espera para una nueva reunión con los líderes de los 16 "Länder" -estados federados- de la que deben salir nuevas restricciones o un cierre casi de facto de la vida pública alemana.

El alcalde-gobernador de Berlín, el socialdemócrata Michael Müller, ha pisado el acelerador ante la sucesión de récords diarios de nuevos contagios y víctimas mortales. Se propone cerrar la vida pública, comercial y escolar por tres semanas, del 20 de diciembre al 10 de enero.

Otros "Länder", como Baden Württemberg y Baviera, en el sur, o Sajonia, en el este, han endurecido las restricciones -en algunos casos, con toque de queda y prohibición de consumo de alcohol en horas nocturnas- o lo harán antes de entrar en fiestas navideñas.

Merkel y los poderes regionales decidieron hace una semana prolongar hasta el 10 de enero las restricciones actuales -cierre de la gastronomía, del ocio nocturno, el conjunto de la vida cultural e instalaciones deportivas. La perspectiva entonces era de aliviar las limitaciones en fiestas a los contactos para favorecer los encuentros familiares en navidades.

En lugar de alivio habrá endurecimiento, como empezó a verse claro ya el miércoles, con una Merkel casi desencajada, en el Parlamento federal (Bundestag). Advirtió ahí que, de no cortarse los contactos, ésta puede ser la última navidad del abuelo, la abuela u otras personas mayores.

Merkel necesita el consenso, también en Alemania. Corresponde a los "Länder" implementar las medidas dentro de su territorio. El talento negociador de la canciller no surtió efecto a principios noviembre, cuando tuvo que encajar la falta de acuerdo para llevar adelante medidas restrictivas más contundentes.

A Merkel se la vio en el Bundestag inusitadamente apasionada, incluso a la desesperada. Durante meses Alemania resistió mejor que otros socios europeos el ímpetu de la pandemia. La gestión de la crisis revalorizó a Merkel ante su ciudadano.

Pero la primera potencia europea, en uno de cuyos laboratorios -BioNTech- se desarrolló la vacuna que ya llegó a Reino Unido, no está inmunizada contra la covid-19, como demuestran las cifras.

El Instituto Robert Koch (RKI), competente en la materia en el país, notificó este viernes dos nuevas máximas diarias: la de contagios, con 29.875 casos, y el de víctima mortales -598-.

El anterior récord de nuevas infecciones se registró ayer, con 23.679; el de víctimas mortales fue el miércoles, con 590.

El número de positivos desde que se dio a conocer el primer contagio en el país asciende a 1.272.078, con 20.970 muertos;

La incidencia acumulada media en siete días se sitúa en 156,3 casos por cada 100.000 habitantes. Según el criterio del RKI, a partir de 50 casos semanales por ese cómputo de habitantes se declara zona de riesgo.

Gemma Casadevall

Etiquetas
Publicado el
11 de diciembre de 2020 - 21:01 h

Descubre nuestras apps

stats