eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El primer ministro en Trípoli pide a las fuerzas armadas combatir al EI en Sirte

- PUBLICIDAD -
El primer ministro en Trípoli pide a las fuerzas armadas combatir al EI en Sirte

El primer ministro en Trípoli pide a las fuerzas armadas combatir al EI en Sirte

El primer ministro del gobierno de Trípoli, Jalifa al Gawil, ordenó hoy a todas las fuerzas armadas libias combatir a la rama libia del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Sirte (noreste), su principal bastión en la costa del Mediterráneo.

Durante un desfile militar organizado en la sede del Estado Mayor del Ejército en la capital, Al Gauil instó a las fuerzas especiales libias y a los milicianos a dirigirse "rápidamente" hacia esa ciudad para trabajar conjuntamente en contener el avance de los yihadistas en el país.

La orden, anunciada durante una parada militar celebrada hoy con motivo del quinto aniversario de la revolución que en 2011 derrocó el régimen dictatorial de Muamar al Gadafi, se produce en medio de las complejas negociaciones para la formación de un gobierno de unidad nacional en Libia.

El proceso, tutelado por la ONU, ha producido ya dos gabinetes, el primero rechazado a finales de enero por los Ejecutivos rivales de Trípoli y Tobruk, y el segundo actualmente bajo reforma después de que algunos de los ministros propuestos renunciaran por la presencia de miembros del antiguo régimen.

A la división política en el país se une la división militar, con tres grandes fuerzas, una en Trípoli, otra en Tobruk y la milicia al mando de Ibrahim Jibran, encargada de defender las instalaciones petroleras.

La división es aprovechada por grupos yihadistas vinculados al Estado Islámico y a la organización de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), que han ganado terreno y extendido su influencia al resto del norte de África.

El conflicto político y militar entre Trípoli y Tobruk ha propiciado que en el último año los yihadistas hayan consolidado posiciones en a ciudad oriental de Derna y ampliado el territorio bajo su control, que ahora incluye la ciudad costera de Sirte y barrios en Bengasi.

A principios de enero lanzaron, además, una ofensiva contra los importantes puertos petroleros de Sidrá y Ras Lanuf, que a duras penas fue repelida por la milicia privada que los defiende.

Tanto las potencias que intervinieron militarmente en la caída de Al Gadafi como la ONU y los países vecinos presionan desde hace meses a las autoridades libias para que formen lo antes posible un gobierno de unidad nacional que acabe el vacío de poder y la amenaza de los radicales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha