Monedero, sobre el debate en Podemos de continuar en el Gobierno: “Mejor que nos echen que irnos”

A punto de cumplirse el tercer año de legislatura y a las puertas de un largo ciclo electoral, el fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, sigue defendiendo la conveniencia de que su partido decidiera entrar en su día en el Gobierno y de que permanezca aún hoy en el Consejo de Ministros porque, en su opinión, es “desde donde se pueden cambiar las cosas”. Y añade que, en el caso de que tenga que romperse la coalición, es preferible que sea por la parte del PSOE: “Es mucho mejor que nos echen a que nos vayamos nosotros”. 

Podemos pide a Yolanda Díaz respetar a la “única fuerza” transformadora del país

Más

Monedero puso voz a esa reflexión interna de Podemos hace unos días durante un acto público en Tenerife para Radio San Borondón. En esa larga entrevista que tuvo lugar el pasado 19 de noviembre fue cuestionado por las contradicciones que pueda haber generado la decisión adoptada en su día por Pablo Iglesias y la dirección del partido de entrar a formar parte del Ejecutivo junto al PSOE. “Tuvimos una discusión muy encarnizada sobre si entrar en el Gobierno o no”, rememoró el también director del think tank 'Fundación Instituto República y Democracia', que explicó que sobre la mesa estuvo la posibilidad de alcanzar un acuerdo programático con el PSOE sin entrar al Consejo de Ministros. 

“Una de las cosas que se valoró era ‘no entremos’. Pero pensamos que era un error decirle a los cinco millones de votantes de izquierdas que su voto no sirve para gobernar. La gente de izquierdas necesitaba buenas noticias. Éramos conscientes de que no nos iban a dejar hacer muchas cosas, pero preferimos entrar y asumir que el costo era menor que el de que la gente dijera que sus votos no servían para gobernar este país y por tanto que volvamos a votar al PSOE”, explicó en el acto. 

Sobre la conveniencia estratégica de que la coalición se rompa justo a las puertas de un año electoral, Juan Carlos Monedero trasladó cuál es la conclusión de su espacio. “La lectura es que, una vez que entramos, hemos planteado que es mucho mejor que nos echen a que nos vayamos nosotros. ¿Sería mejor marcharse? ¿Qué pasó en Portugal?, recordad”. Monedero puso como ejemplo el caso portugués para sostener la tesis de que, quien rompe los acuerdos, lo suele acabar pagando. “En Portugal gobernaba el Partido Socialista con el apoyo desde fuera del Partido Comunista y del Bloco de Esquerda. No le apoyaron los presupuestos y dijo Costa: ‘Este es el momento’. Convocó elecciones y sacó mayoría absoluta y prácticamente desaparecidos el Partido Comunista y el Bloco de Esquerda”. 

Extrapolando ese ejemplo político del país vecino, aseguró que si Podemos rompiera unilateralmente la coalición, eso sería aprovechado por el PSOE de cara a las elecciones. “Si nosotros rompiéramos con el Gobierno, Sánchez diría: ‘¿veis? Quieren que venga la derecha’, y la gente castigaría eso. ¿Por qué el PSOE no nos echa del Gobierno? Porque el que rompa el Gobierno paga un precio altísimo. Estar es feo, hay que estar pero confrontando. Dicen que no se puede ser Gobierno y estar en las calles. Claro que se puede, y se debe. Yo entiendo a la gente que dice que mejor estemos fuera porque vamos a conseguir más cosas. Yo creo que es mejor que estemos en los gobiernos porque es desde donde se pueden cambiar las cosas”, concluyó.

La reflexión que compartió Juan Carlos Monedero con los oyentes de Radio San Borondón es, en realidad, fruto también de una discusión interna en el espacio de Unidas Podemos, en general, y de la dirección de Podemos, en particular. Tras varias semanas de duros enfrentamientos en el seno de la coalición a cuentas de proyectos como la ley trans, la del ‘solo sí es sí’ o la ley de familias, en el equipo de Ione Belarra se muestran especialmente críticos con la actitud de los de Pedro Sánchez y admiten que no les parece descabellado un escenario de adelanto electoral o incluso de ruptura de parte de la coalición. 

“Nosotros no vamos a romper, la coalición es una conquista de Podemos, nuestra gente no lo entendería”, explican en la dirección del partido, donde sí se reconoce preocupación por la deriva interna del Ejecutivo en los últimos meses. “El PSOE no ha tensionado nunca la coalición así”, dicen esas mismas fuentes que además señalan “la debilidad negociadora” que a su juicio muestra Yolanda Díaz. En Podemos no descartan, además, que Pedro Sánchez pueda propiciar un adelanto electoral a poco que le cuadren las encuestas, e incluso contemplan la hipótesis de que sea el propio Sánchez el que decida excluir de su Ejecutivo a las ministras de Podemos, Irene Montero e Ione Belarra, al tiempo que estreche lazos con la vicepresidenta Yolanda Díaz como estrategia ante el ciclo electoral de 2023.  

Preocupación en el PSOE

Todos esos escenarios son descartados de plano por el PSOE, que insiste una y otra vez en que el presidente apurará la legislatura hasta el último día y que lo hará, además, defendiendo la coalición como fórmula de Gobierno a reeditar en las generales del año que viene. Los socialistas sí observan con preocupación, no obstante, la deriva interna del espacio que representa Unidas Podemos, atravesado actualmente por un intenso enfrentamiento político y personal entre Pablo Iglesias y la dirección de Podemos con Yolanda Díaz. Algo sobre lo que tampoco se mordió la lengua Juan Carlos Monedero durante su acto público en Tenerife. 

“Yo estoy ahora mismo conflictuado”, dijo Monedero. “No sé si Yolanda puede representar a este espacio cuando calla ante los ataques a Irene Montero, cuando no defiende la candidatura de Victoria Rosell al Poder Judicial, cuando a veces prefiere pactar con Sánchez y con la patronal y no con la izquierda determinadas reformas. Y yo ahora mismo estoy en un conflicto al respecto. No estoy diciendo que no esté a favor de Yolanda, estoy diciendo que estoy en un conflicto porque creo que cosas que han pasado no permiten que represente el espacio colectivo que queremos armar”. 

Tanto en la Moncloa como en Ferraz se tientan la ropa ante esta fractura pública de su izquierda, conscientes de que si Yolanda Díaz y Podemos no consiguen enderezar sus cuitas y ahormar un proyecto unitario, las puertas de la Moncloa podrían abrirse de par en par para un Gobierno de la derecha posiblemente apoyado en la ultraderecha. Creen los socialistas que en base a esa disputa interna en Unidas Podemos pueden leerse comportamientos de las últimas semanas de su socio de Ejecutivo, que interpretan que está “sobreactuando” en algunas cuestiones que no dejan de ser “negociaciones del día a día”. Y piensan que en Podemos hay quien pueda haber calibrado hasta qué punto les convendría o no salir del Consejo de Ministros “para distanciarse más de Yolanda” y preparar el ciclo electoral como “la verdadera izquierda”. Eso sí, se muestran convencidos de que no acabarán dando ese paso porque “fuera del Gobierno hace mucho frío”, reflexionan. 

Preguntada por los líos en el seno de la coalición y por el retraso en la aprobación de leyes como la de familias, de Ione Belarra, o la ley trans, de Irene Montero, la vicepresidenta segunda le quitó trascendencia este viernes en rueda de prensa. “Es legítimo negociar entre fuerzas políticas diferentes”, subrayando que a ella misma también le costó mucho tiempo sacar adelante proyectos de su ministerio. Sobre la hipótesis de un final abrupto de legislatura, respondió: “En la calle nadie me habla de elecciones, me habla de los problemas que tienen. Aquí lo dejo, lo digo por las valoraciones que se puedan hacer de uno y otro lugar”. 

A punto de cumplirse el tercer año de legislatura y a las puertas de un largo ciclo electoral, el fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, sigue defendiendo la conveniencia de que su partido decidiera entrar en su día en el Gobierno y de que permanezca aún hoy en el Consejo de Ministros porque, en su opinión, es “desde donde se pueden cambiar las cosas”. Y añade que, en el caso de que tenga que romperse la coalición, es preferible que sea por la parte del PSOE: “Es mucho mejor que nos echen a que nos vayamos nosotros”. 

Podemos pide a Yolanda Díaz respetar a la “única fuerza” transformadora del país

Más

Monedero puso voz a esa reflexión interna de Podemos hace unos días durante un acto público en Tenerife para Radio San Borondón. En esa larga entrevista que tuvo lugar el pasado 19 de noviembre fue cuestionado por las contradicciones que pueda haber generado la decisión adoptada en su día por Pablo Iglesias y la dirección del partido de entrar a formar parte del Ejecutivo junto al PSOE. “Tuvimos una discusión muy encarnizada sobre si entrar en el Gobierno o no”, rememoró el también director del think tank 'Fundación Instituto República y Democracia', que explicó que sobre la mesa estuvo la posibilidad de alcanzar un acuerdo programático con el PSOE sin entrar al Consejo de Ministros. 

“Una de las cosas que se valoró era ‘no entremos’. Pero pensamos que era un error decirle a los cinco millones de votantes de izquierdas que su voto no sirve para gobernar. La gente de izquierdas necesitaba buenas noticias. Éramos conscientes de que no nos iban a dejar hacer muchas cosas, pero preferimos entrar y asumir que el costo era menor que el de que la gente dijera que sus votos no servían para gobernar este país y por tanto que volvamos a votar al PSOE”, explicó en el acto. 

Sobre la conveniencia estratégica de que la coalición se rompa justo a las puertas de un año electoral, Juan Carlos Monedero trasladó cuál es la conclusión de su espacio. “La lectura es que, una vez que entramos, hemos planteado que es mucho mejor que nos echen a que nos vayamos nosotros. ¿Sería mejor marcharse? ¿Qué pasó en Portugal?, recordad”. Monedero puso como ejemplo el caso portugués para sostener la tesis de que, quien rompe los acuerdos, lo suele acabar pagando. “En Portugal gobernaba el Partido Socialista con el apoyo desde fuera del Partido Comunista y del Bloco de Esquerda. No le apoyaron los presupuestos y dijo Costa: ‘Este es el momento’. Convocó elecciones y sacó mayoría absoluta y prácticamente desaparecidos el Partido Comunista y el Bloco de Esquerda”. 

Extrapolando ese ejemplo político del país vecino, aseguró que si Podemos rompiera unilateralmente la coalición, eso sería aprovechado por el PSOE de cara a las elecciones. “Si nosotros rompiéramos con el Gobierno, Sánchez diría: ‘¿veis? Quieren que venga la derecha’, y la gente castigaría eso. ¿Por qué el PSOE no nos echa del Gobierno? Porque el que rompa el Gobierno paga un precio altísimo. Estar es feo, hay que estar pero confrontando. Dicen que no se puede ser Gobierno y estar en las calles. Claro que se puede, y se debe. Yo entiendo a la gente que dice que mejor estemos fuera porque vamos a conseguir más cosas. Yo creo que es mejor que estemos en los gobiernos porque es desde donde se pueden cambiar las cosas”, concluyó.

La reflexión que compartió Juan Carlos Monedero con los oyentes de Radio San Borondón es, en realidad, fruto también de una discusión interna en el espacio de Unidas Podemos, en general, y de la dirección de Podemos, en particular. Tras varias semanas de duros enfrentamientos en el seno de la coalición a cuentas de proyectos como la ley trans, la del ‘solo sí es sí’ o la ley de familias, en el equipo de Ione Belarra se muestran especialmente críticos con la actitud de los de Pedro Sánchez y admiten que no les parece descabellado un escenario de adelanto electoral o incluso de ruptura de parte de la coalición. 

“Nosotros no vamos a romper, la coalición es una conquista de Podemos, nuestra gente no lo entendería”, explican en la dirección del partido, donde sí se reconoce preocupación por la deriva interna del Ejecutivo en los últimos meses. “El PSOE no ha tensionado nunca la coalición así”, dicen esas mismas fuentes que además señalan “la debilidad negociadora” que a su juicio muestra Yolanda Díaz. En Podemos no descartan, además, que Pedro Sánchez pueda propiciar un adelanto electoral a poco que le cuadren las encuestas, e incluso contemplan la hipótesis de que sea el propio Sánchez el que decida excluir de su Ejecutivo a las ministras de Podemos, Irene Montero e Ione Belarra, al tiempo que estreche lazos con la vicepresidenta Yolanda Díaz como estrategia ante el ciclo electoral de 2023.  

Preocupación en el PSOE

Todos esos escenarios son descartados de plano por el PSOE, que insiste una y otra vez en que el presidente apurará la legislatura hasta el último día y que lo hará, además, defendiendo la coalición como fórmula de Gobierno a reeditar en las generales del año que viene. Los socialistas sí observan con preocupación, no obstante, la deriva interna del espacio que representa Unidas Podemos, atravesado actualmente por un intenso enfrentamiento político y personal entre Pablo Iglesias y la dirección de Podemos con Yolanda Díaz. Algo sobre lo que tampoco se mordió la lengua Juan Carlos Monedero durante su acto público en Tenerife. 

“Yo estoy ahora mismo conflictuado”, dijo Monedero. “No sé si Yolanda puede representar a este espacio cuando calla ante los ataques a Irene Montero, cuando no defiende la candidatura de Victoria Rosell al Poder Judicial, cuando a veces prefiere pactar con Sánchez y con la patronal y no con la izquierda determinadas reformas. Y yo ahora mismo estoy en un conflicto al respecto. No estoy diciendo que no esté a favor de Yolanda, estoy diciendo que estoy en un conflicto porque creo que cosas que han pasado no permiten que represente el espacio colectivo que queremos armar”. 

Tanto en la Moncloa como en Ferraz se tientan la ropa ante esta fractura pública de su izquierda, conscientes de que si Yolanda Díaz y Podemos no consiguen enderezar sus cuitas y ahormar un proyecto unitario, las puertas de la Moncloa podrían abrirse de par en par para un Gobierno de la derecha posiblemente apoyado en la ultraderecha. Creen los socialistas que en base a esa disputa interna en Unidas Podemos pueden leerse comportamientos de las últimas semanas de su socio de Ejecutivo, que interpretan que está “sobreactuando” en algunas cuestiones que no dejan de ser “negociaciones del día a día”. Y piensan que en Podemos hay quien pueda haber calibrado hasta qué punto les convendría o no salir del Consejo de Ministros “para distanciarse más de Yolanda” y preparar el ciclo electoral como “la verdadera izquierda”. Eso sí, se muestran convencidos de que no acabarán dando ese paso porque “fuera del Gobierno hace mucho frío”, reflexionan. 

Preguntada por los líos en el seno de la coalición y por el retraso en la aprobación de leyes como la de familias, de Ione Belarra, o la ley trans, de Irene Montero, la vicepresidenta segunda le quitó trascendencia este viernes en rueda de prensa. “Es legítimo negociar entre fuerzas políticas diferentes”, subrayando que a ella misma también le costó mucho tiempo sacar adelante proyectos de su ministerio. Sobre la hipótesis de un final abrupto de legislatura, respondió: “En la calle nadie me habla de elecciones, me habla de los problemas que tienen. Aquí lo dejo, lo digo por las valoraciones que se puedan hacer de uno y otro lugar”. 

A punto de cumplirse el tercer año de legislatura y a las puertas de un largo ciclo electoral, el fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, sigue defendiendo la conveniencia de que su partido decidiera entrar en su día en el Gobierno y de que permanezca aún hoy en el Consejo de Ministros porque, en su opinión, es “desde donde se pueden cambiar las cosas”. Y añade que, en el caso de que tenga que romperse la coalición, es preferible que sea por la parte del PSOE: “Es mucho mejor que nos echen a que nos vayamos nosotros”. 

Podemos pide a Yolanda Díaz respetar a la “única fuerza” transformadora del país

Más

Monedero puso voz a esa reflexión interna de Podemos hace unos días durante un acto público en Tenerife para Radio San Borondón. En esa larga entrevista que tuvo lugar el pasado 19 de noviembre fue cuestionado por las contradicciones que pueda haber generado la decisión adoptada en su día por Pablo Iglesias y la dirección del partido de entrar a formar parte del Ejecutivo junto al PSOE. “Tuvimos una discusión muy encarnizada sobre si entrar en el Gobierno o no”, rememoró el también director del think tank 'Fundación Instituto República y Democracia', que explicó que sobre la mesa estuvo la posibilidad de alcanzar un acuerdo programático con el PSOE sin entrar al Consejo de Ministros.