La portada de mañana
Acceder
La presión de las comunidades aboca a España a un nuevo estado de alarma
Juan Carlos Campo: "Si nos sentamos con voluntad renovaremos el CGPJ"
Opinión - Hay vida detrás del ruido, por Rosa María Artal
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Ríos desbordados, centenares de desalojados y vecinos confinados por temporal

Unos vecinos observan desde su casa el río Ter, que se ha desbordado a su paso por la ciudad de Girona, en el punto más bajo de su recorrido, junto a la carretera C-255, más allá del puente del Agua este miércoles.

EFE

Barcelona —

0

Las lluvias torrenciales caídas en el tercer día del temporal han desbordado varios ríos catalanes y ha obligado a desalojar a centenares de vecinos, además, parte del Delta del Ebro ha sido engullido por el mar, y ante la previsión de más lluvias la Generalitat ha pedido el confinamiento de los vecinos de las poblaciones situadas a orillas de los ríos Ter y Onyar.

Los intensos aguaceros y fuertes vendavales han dejado ya 71 heridos atendidos por el Sistema de Emergencias Médicas (SEM), sigue la búsqueda de un marinero desaparecido en Palamós (Girona) y son innumerables las carreteras cortadas, así como los problemas de suministro eléctrico y transporte ferroviario.

El día ha amanecido con las alarmas de los equipos de emergencias disparadas, buscando al marinero que anoche cayó al mar arrastrado por una ola en el puerto, pero también con el desbordamiento de los ríos Fluvià y Tordera, que se encontraban en situación de riesgo por el vertiginoso crecimiento de sus caudales.

El primero ha inundado las inmediaciones de la localidad gerundense de Olot, mientras que el segundo ha afectado varios puntos de la provincia de Barcelona.

Se han sumado así a la crecida del Ter en los municipios de Bescanó y Girona -donde ha multiplicado su caudal por 200- y al de otras riadas menores, como la de Fogars, en la misma provincia, que ha obligado a desalojar a varias familias de Hostalric.

La crecida de las aguas ha forzado también a una veintena de vecinos de Tordera a abandonar preventivamente sus casas después de que la fuerza del río derrumbara dos puentes en Malgrat de Mar (Barcelona), mientras que en Massanes (Girona) la cifra de personas desalojadas llega a las trescientas.

A la lista de personas que no pasarán la noche en sus domicilios se suma una veintena de habitantes de Sant Pere Pescador, en la Costa Brava, que han sido evacuados debido a un escape de gas propano de un depósito que se ha inundado y ha resultado dañado.

Y es que las infraestructuras han sido las grandes perjudicadas de la tercera jornada de la borrasca Gloria, que ha dado una tregua diurna a los catalanes, pero que amenaza con escalar de intensidad a lo largo de la noche, cuando se prevén aguaceros tan intensos como los del martes.

El departamento de Empresa calcula que el temporal ha dejado sin suministro eléctrico a unas 30.000 personas de más de un centenar de municipios y ha dañado instalaciones estratégicas, como la estación potabilizadora de Palafolls (Barcelona), que ha sido evacuada porque se ha inundado y sólo cuenta con reservas para poco más de un día.

Además, los trenes de la línea R1, que van desde Barcelona a Maçanet, permanecerán sin circular en el tramo comprendido entre Malgrat y Blanes entre seis y nueve meses por la caída de un puente arrastrado por el río Tordera, aunque no es el único.

El fuerte oleaje ha reventado varias vigas del Pont del Petroli de Badalona (Barcelona), uno de los símbolos de la ciudad, y ha derrumbado una parte del dique de contención del puerto de Blanes (Girona).

Sin embargo, tanto el área portuaria de Barcelona como el Aeropuerto Josep Tarradellas operan con total normalidad pese a las lluvias, que han registrado su récord en la localidad de Arbúcies (Girona), en la falda del Montseny, donde han caído más de 300 litros desde que comenzó la tormenta.

El otro foco de la borrasca Gloria continúa siendo el Delta del Ebro, parte del cual ha sido engullido por el agua del mar, que penetró ayer unos tres kilómetros tierra adentro y arrasó más de 3.000 hectáreas de arrozales.

"Este fenómeno ha superado las previsiones que se mantenían en el peor de los escenarios que manejábamos", ha admitido este miércoles el Secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, que ha presidido la reunión del Comité Técnico de Seguimiento en la capital catalana un día antes de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, visite las zonas afectadas.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, también se ha hecho eco de los daños ocurridos en el Delta del Ebro, que ha calificado de "catástrofe natural".

En el ámbito educativo, suman unos 170.000 los alumnos que permanecen todavía sin clase por la decisión de sus respectivos centros de cerrar las puertas y evitar riesgos por los desplazamientos, ya que la red viaria tiene hasta 65 tramos afectados o cortados.

Etiquetas
Publicado el
22 de enero de 2020 - 22:50 h

Descubre nuestras apps

stats