CORONAVIRUS

¿Qué sabemos hasta ahora de la nueva variante de coronavirus identificada en Reino Unido?

Al fondo el palacio de Westminster en Londres.

La situación de Reino Unido frente a la pandemia de COVID-19 es crítica. El pasado 4 de enero el gobierno inglés decretó el tercer confinamiento, que durará seis semanas e implicará importantes restricciones: solo se podrá salir de casa por razones justificadas (como hacer la compra, trabajar o acudir al médico). El mismo día en que el primer ministro, Boris Johnson, anunciaba el confinamiento se batía un récord en el máximo de casos detectados en el país: 58.784. La presión hospitalaria es grande y se espera que empeore en los próximos días por el drástico y reciente aumento de casos. Hay más de 26.000 hospitalizados por COVID-19, más de 2.300 personas que están recibiendo ventilación mecánica y cientos de personas que fallecen diariamente por el coronavirus.

Boris Johnson decreta el confinamiento total en Inglaterra y cierra los colegios

Boris Johnson decreta el confinamiento total en Inglaterra y cierra los colegios

A este sombrío panorama se añade un protagonista de características aún no aclaradas del todo: la nueva variante de coronavirus VOC-202012/01 o B.1.17. Esta se identificó en Inglaterra el pasado octubre en una muestra que se recogió en septiembre y se ha expandido de forma significativa sobre otras variantes durante los últimos meses en dicho país. ¿Qué papel tiene esta nueva variante en la actual crisis sanitaria que sufre Reino Unido? Por el momento, aún no se puede determinar cuánto de este rápido incremento de casos se debe a la relajación de la población por las fiestas navideñas y cuánto a una supuesta mayor capacidad infectiva de la nueva variante.

VOC-202012/01 no solo está recibiendo una especial atención mediática, también científica. Múltiples equipos de investigadores están analizando con detalle las características de esta variante de coronavirus que ha sufrido unas mutaciones particulares. Por el momento, esto es lo que sabemos.

¿Cómo se ha originado VOC-202012/01 y hasta dónde se ha extendido?

Reino Unido es potencia mundial en la secuenciación de genomas de coronavirus y, por tanto, es capaz de identificar de forma más temprana y extensa que el resto de países del mundo las diferentes variantes que van surgiendo del virus SARS-CoV-2. Aún no se sabe con certeza si esta variante se originó en un paciente en Inglaterra o si se importó de otro país con una capacidad limitada para identificar sus propias variantes. La hipótesis más probable es que esta variante surgiera de un paciente con un sistema inmunitario debilitado (inmunodepresión) que permitiera que el coronavirus estuviera en su cuerpo durante bastante tiempo y así pudiera tener más tiempo para mutar y multiplicarse.

En cualquier caso, ya sabemos que existen más de 30 países que han identificado la nueva variante entre sus fronteras (incluida España) y es de esperar que se encuentre en más naciones conforme avancen los estudios de secuenciación.

¿Cuáles son las características genéticas de VOC-202012/01?

Los virus mutan con frecuencia y el coronavirus en particular sufre una media de 1-2 mutaciones al mes (los virus de la gripe, en comparación, sufren 4-8 mutaciones al mes). Esta variante destaca por poseer, de un total de 23 mutaciones, 17 mutaciones en su ARN con un papel relevante. Ocho de estas mutaciones ocurren en el gen que produce la proteína spike (S) que constituye los "pinchos" del coronavirus. Esta proteína tiene un papel esencial para que el coronavirus se introduzca en las células humanas a través del receptor ACE2 y un cambio en esta podría (o no) cambiar su capacidad para infectar. Todo depende de que la nueva proteína S resultante de las mutaciones posea una mayor afinidad al receptor ACE2 que permita al coronavirus invadir las células humanas con mayor facilidad.

¿Es VOC-202012/01 más letal o contagiosa?

Es importante conocer que gran parte de las mutaciones que ocurren en los virus no suelen tener ninguna consecuencia. En ocasiones, sin embargo, pueden ser perjudiciales para el propio virus o, por el contrario, beneficiosas permitiendo su mayor transmisión a través de los hospedadores. Hasta ahora, no se ha podido confirmar definitivamente que exista ninguna variante de coronavirus que sea más letal o transmisible que otras (por el momento, solo la variante D614G parece que sea más infecciosa en cultivos celulares y modelos animales). Sin embargo, sí que hay varios indicios de que la nueva variante de Reino Unido podría ser más infecciosa y, por tanto, transmitirse con más facilidad entre humanos.

Su mayor extensión en países como Reino Unido, frente a otras variantes, con el paso de los meses es una razón de sospecha, así como que varias de las mutaciones ocurren en una proteína clave como la spike. El Grupo de Asesoramiento de Amenazas de Nuevos Virus Respiratorios y Emergentes de Reino Unido declaraba en un informe que "la aparición y la dominancia posterior de esta nueva variante en un periodo de prevalencia relativamente elevado indica que tiene una ventaja selectiva frente a otras variantes".

En verdad, aún no se dispone de información definitiva para asegurar que la nueva variante se ha extendido debido a una mayor capacidad de contagio o, por el contrario, si se debe a las dinámicas de la población que hayan hecho que esta variante se extienda más en determinadas áreas. Hasta ahora, todas las variantes que han circulado más o menos por el mundo lo han hecho principalmente por el comportamiento de las personas contagiadas y todavía no se ha podido confirmar que ninguna lo haya hecho por tener mayor capacidad infecciosa.

Mención especial merece una de las mutaciones (N501Y) que no solo se ha visto en la variante de Reino Unido, sino también en otras presentes en varios países como Sudáfrica o Australia. Esta mutación está en un lugar clave de la proteína S, pues se une al receptor ACE2 de las células humanas. ¿Es posible que las variantes con esta mutación sean más infecciosas y tengan ventaja selectiva que otras? Es una de las hipótesis que se barajan.

Hasta ahora, no se ha observado que la nueva variante aumente el riesgo de muerte o de hospitalización en las personas afectadas (tampoco en niños) en comparación con otras variantes ni tampoco que incremente el riesgo de reinfección.

¿Podría esquivar VOC-202012/01 la protección inmunitaria generada por las actuales vacunas?

Por el momento, se está investigando esta posibilidad, pero parece improbable que esta variante del coronavirus afecte de forma significativa a la eficacia de las vacunas. Aunque ocho de las mutaciones están en la proteína S, que es precisamente la proteína que se produce en el cuerpo humano tras la vacunación para activar al sistema inmunitario, las células inmunitarias y los anticuerpos suelen responder a múltiples y diferentes "dianas" (llamadas epítopos) de esta molécula. Sería muy poco probable que estas 8 mutaciones alterasen todas las dianas. Hay que tener en cuenta que la proteína S está compuesta por más de 1270 aminoácidos y, como explicó a los medios el director ejecutivo de BioNTech, Uğur Şahin, la nueva variante solo es diferente en 9 aminoácidos. En estos momentos, se están realizando estudios con suero de personas vacunadas para ver si sus anticuerpos son capaces de neutralizar a esta nueva variante.

En cualquier caso, si esta nueva variante o cualquier otra que apareciera en el futuro lograse esquivar la inmunidad generada por las actuales vacunas, las diferentes farmacéuticas responsables de las vacunas han anunciado que sería posible modificar algunas de ellas en cuestión de semanas para que volvieran a ser eficaces.

Etiquetas
Publicado el
7 de enero de 2021 - 00:09 h

Descubre nuestras apps

stats