eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Esther Samper

Licenciada en Medicina y Máster en Biotecnología Biomédica. Realiza en la actualidad un doctorado en Ingeniería Tisular Cardiovascular en Medizinische Hochschule Hannover. Desde 2005 ha participado y colaborado en la divulgación de temas de salud y biomedicina desde múltiples frentes: soitu.es, MedTempus, El País, Naukas, rtve.es

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 988

Haciendo negocio con la quimiofobia

Recientes campañas publicitarias de empresas de alimentación  como Central Lechera Asturiana y de grandes multinacionales  como Carrefour bombardean, una vez más, a la población con mensajes quimiofóbicos, fomentando un miedo irracional a los productos químicos. Se suman así a una generalizada, rentable y mantenida estrategia de marketing desarrollada durante décadas por multitud de empresas para mejorar la imagen de sus marcas, ensalzar ciertos productos alimentarios como más "sanos" y distinguirse de los competidores. Se trata, en definitiva, de la demonización de lo "artificial" y la idealización de "lo natural" para vender más.

"Sin ingredientes artificiales" (Leche de Central lechera asturiana),  "Menos aditivos, significa más seguridad, calidad y sabor" (Carrefour), "Con cera de abeja natural" (Limpiamuebles de Carrefour),  "Sólo natural" (Atún en escabeche de la Piara) o el rotundo  "Sin porquerías" (Alimentación infantil de Hero). Son sólo una pequeña y surrealista muestra de todos los eslóganes que nos llegan a través de la publicidad por parte de múltiples empresas, especialmente desde la industria alimentaria.  Insinúan, dan a entender o directamente afirman que sus productos son mejores o más sanos por ser naturales o no tener aditivos, incluso aunque en la letra pequeña se compruebe que esto no es así.

Seguir leyendo »

Los beneficios de los probióticos, en entredicho

Los alimentos probióticos, aquellos que contienen microorganismos vivos, supuestamente beneficiosos para la salud en las dosis adecuadas, han sido muy populares durante las últimas décadas. No sólo multitud de marcas de yogures y otros alimentos se han promocionado alegando propiedades saludables por ser probióticos, también muchas empresas han reforzado las ventas de sus suplementos nutricionales al incluir probióticos entre ellos.

Entre los mensajes publicitarios alabando sus presuntos efectos saludables podíamos encontrar, en un extremo, el mensaje más fraudulento y engañoso de todos: "Ayuda a tus defensas". Como comentábamos en un artículo anterior [ "Refuerza" tus defensas (y danos tu dinero)], tal afirmación no se sostiene por ningún lado, ni por estudios científicos ni por cómo funciona el sistema inmune humano. Por otro lado, sí que encontrábamos otros mensajes con cierto respaldo científico como "ayuda a regular el tránsito intestinal" o "ayuda a recuperar la flora intestinal" (tras episodios de diarrea). De hecho, incluso desde las consultas médicas se ha recomendado y se recomienda el consumo de probióticos a pacientes por las razones anteriores. Sin embargo, ahora, dos artículos publicados en la revista Cell ponen en duda tales afirmaciones.

Seguir leyendo »

"Refuerza" tus defensas (y danos tu dinero)

Como cada año en septiembre, la vuelta a la escuela, al instituto, a la universidad y al trabajo marcan el pistoletazo de salida de la temporada de epidemias por enfermedades infecciosas respiratorias, siendo los resfriados los principales protagonistas. La agrupación de gente en sitios cerrados favorece la transmisión de estas enfermedades, especialmente entre los niños que son 'contagiadores' natos por sus características particulares. Las empresas de alimentación y de 'salud' conocen muy bien este fenómeno y aprovechan para bombardearnos con publicidad por todas las vías posibles para inculcarnos una idea totalmente errónea desde el punto de vista sanitario, pero brillante desde el punto de vista del marketing: "Tienes que ayudar o reforzar tus defensas".

El afán por vender ha prostituido hasta límites insospechados el concepto de 'defensas inmunitarias', llegando hasta al punto de hacer creer a una buena parte de la población que sus defensas necesitan ayuda o refuerzo. Así, la medicalización de la vida diaria, al convertir a personas perfectamente sanas en 'enfermos' que necesitan 'tratamiento crónico' es una estrategia de ventas tan genial como carente de toda ética. De hecho, no es casualidad que unos famosos yogures, pioneros en sacar tajada en este terreno, se diseñaran con forma de botellita de jarabe. La idea que se quiere vender es que estás tomando una 'medicina', ya sea con mensajes explícitos o implícitos.

Seguir leyendo »

Olvidados por la medicina personalizada

¿Es usted blanco y de ascendencia europea? Pues está de enhorabuena. Casi todos los datos que existen sobre el genoma humano provienen de su grupo étnico, aunque suponga tan sólo el 15% de la población mundial. Tanto es así, que, en 2016, en los más de 50 estudios genómicos a gran escala que estaban desarrollándose en todo el mundo, con más de 100.000 personas implicadas, el 81% de los participantes eran de ascendencia europea. Podría parecer un crimen en cuanto a la falta de diversidad, pero era mucho peor en el año 2009. En aquel entonces el 96% de los genomas analizados eran de origen europeo. La situación, sin duda, ha mejorado, pero no es suficiente si queremos evitar que la medicina personalizada discrimine involuntariamente a personas de otras etnias.

La secuenciación completa del genoma humano, allá por el año 2000, fue todo un hito para la ciencia médica. Por primera vez en la historia, el ser humano contaba con el código que explica, hasta cierto punto, por qué somos como somos. En aquel entonces, la diversidad fue un asunto que se tuvo muy en cuenta. Del puñado de personas que ofrecieron su ADN para que se secuenciara, había personas de ascendencia asiática, africana y latinoamericana, aparte de europea. Como suele ocurrir con los grandes descubrimientos de la ciencia, el entusiasmo se desató. Se hablaba sobre cómo conocer esta inmensa ristra de letras de nuestro ADN revolucionaría la medicina tal como se conocía, era la "explosión" de la  medicina personalizada o genómica.

Seguir leyendo »

¿Es posible combatir la apología de la anorexia y la bulimia en Internet?

Hace tan sólo unos días, un hilo en Twitter creado por Juan García evidenciaba la forma en la que Instagram actuaba frente a cuentas a favor de la anorexia y la bulimia. Pese a que denunció diez cuentas (algunas incluso con fotos de autolesiones y comentarios suicidas), esta popular red social no borró ninguna de ellas. Oficialmente y según las directrices de Instagram, no se permiten cuentas, imágenes y hashtags que idealicen, promuevan o animen a autolesionarse. Desafortunadamente, esta situación no es exclusiva de Instagram. Otras redes sociales como Facebook, Twitter o YouTube también alojan contenidos similares.

#hilo. Por cierto vamos a hacer un experimento gente. Voy a denunciar 10 cuentas pro anorexia en Instagram. ¿Cuántas pensáis que darán de baja? Los resultados te sorprenderán (modo HuffingtonPost on)...

Seguir leyendo »

El ecologismo no científico: religión envuelta en verde

A raíz de la reciente noticia sobre la condena a la multinacional Monsanto, por no advertir correctamente del riesgo para la salud derivado del uso del herbicida glifosato, escribí un artículo que ponía en contexto los supuestos riesgos de dicho producto químico según las evidencias científicas actuales en  ¿Qué pasaría si siguiéramos la lógica judicial de la reciente sentencia del glifosato? A su vez, dicho artículo fue leído y replicado por Ecologistas en Acción en la sección Tribuna Abierta de eldiario.es:  ¿Qué pasaría si prescindiéramos del principio de precaución?

Cada día que pasa, el ecologismo se vuelve más necesario y prioritario para todos. La salud y la vida de los seres vivos y el futuro de la Tierra dependen de ello. Sin embargo, uno de los grandes lastres del ecologismo actual es que muchas de sus ONGs entienden este movimiento como una religión o un partido político en lugar de una ciencia, aplicando, como consecuencia, multitud de decisiones arbitrarias. De hecho, han existido importantes deserciones de grandes asociaciones ecologistas por su alejamiento de las evidencias científicas y su acercamiento a doctrinas dogmáticas como fue el famoso caso del fundador de Greenpeace, Patrick Moore. Este enfoque es muy peligroso porque lo que realmente necesitamos para atajar los grandes problemas medioambientales no es renunciar a la ciencia, sino todo lo contrario, debemos recurrir a ella de forma racional, lógica y prudente.

Seguir leyendo »

¿Qué pasaría si siguiéramos la lógica judicial de la reciente sentencia del glifosato?

Hace tan sólo unos días,  un jurado de California condenó a la multinacional Monsanto a pagar 289 millones de euros a un jardinero con cáncer terminal al no advertir correctamente del riesgo para la salud derivado del uso del herbicida glifosato. Se afirma, además, que "la omisión de las advertencias necesarias fue 'un factor sustancial' en la enfermedad de Johnson, que tiene 46 años y padece linfoma no hodgkiniano (un cáncer en los linfocitos de la sangre)".

Esta reciente noticia es un ejemplo ilustrativo más de cómo el ser humano tiene un doble rasero a la hora de valorar los riesgos sanitarios de aquello que le rodea. De vez en cuando, las alarmas por los riesgos sanitarios se basan más en la percepción subjetiva a partir de los medios de comunicación y diversas asociaciones que en las evidencias científicas razonadas y puestas en contexto. Así, la reciente sentencia del glifosato es otro caso más de cuando la ciencia y la justicia van cada una por su lado.

Seguir leyendo »

Así creamos ilusiones sobre los partidos políticos para proteger nuestra visión del mundo

Nuestra forma de ver el mundo dista mucho de ser perfecta. La forma en la que procesamos la información de aquello que nos rodea está optimizada para ser rápida y eficiente, pero no correcta ni racional. En términos evolutivos, la supervivencia del ser humano ha dependido principalmente de acciones rápidas frente a peligros inminentes. Así, cuando un depredador acechaba a uno de nuestros antepasados, éste no tenía tiempo para hacer sesudos y racionales análisis sobre qué decisión aumentaba más las posibilidades de sobrevivir de forma estadísticamente significativa: si luchar, huir o hacerse el muerto. La clave era actuar rápido con la poca información disponible, no paralizarse pensando racionalmente sobre todos los posibles escenarios. En muchos de los casos, las decisiones podían ser correctas, pero tampoco tenían por qué serlo en el 100 % de ellas.

A esta forma simplona pero ágil de analizar nuestro mundo se suma otra peculiaridad más de la psique humana: nos gusta mucho que nuestra visión del mundo tenga una coherencia interna. De hecho, el ser humano suele resistirse con fuerza a aquellas ideas y hechos que cuestionan o contradicen esa lógica irracional de nuestra mente. No es precisamente agradable cambiar de opinión sobre asuntos importantes y reconocer que estábamos equivocados. Además, siempre existe cierta tensión entre adaptarse a los nuevos tiempos, por un lado y, por otro, proteger las creencias importantes de nuestra psique. Tanto es así, que utilizamos muchos esfuerzos cognitivos irracionales (normalmente de forma inconsciente) para evitar cualquier elemento transgresor que ponga en jaque nuestras creencias.

Seguir leyendo »

Los inesperados peligros de las olas de calor para la salud humana

Este miércoles nos estrenamos con la primera ola de calor del verano en España. Lamentablemente, todo indica que cada vez serán más y peores las que tendremos que sufrir en el futuro. El cambio climático, debido al incremento de gases de efecto invernadero en la atmósfera, está provocando que las olas de calor no sólo sean más frecuentes sino también más intensas en todo el mundo. Los efectos de tales picos máximos y transitorios de temperatura se hacen notar a múltiples niveles: en los ecosistemas, en nuestras sociedades... y en nuestra salud. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estimado que  el cambio climático provocará, directa o indirectamente, alrededor de 250.000 muertes adicionales entre los años 2030 y 2050. De ellas, 38.000 se darán en ancianos debido a la exposición al calor excesivo.

Detrás de las olas de calor hay peligros que prácticamente todos conocemos. Así, por ejemplo, múltiples estudios epidemiológicos en diferentes lugares del mundo han identificado una relación proporcional directa entre los incrementos de las temperaturas climáticas y ascensos en la mortalidad. Esto se da especialmente entre ancianos, niños y enfermos crónicos (diabéticos e hipertensos, entre otros). Son grupos especialmente vulnerables a las extremas temperaturas debido a su dificultad para regular su temperatura y, por tanto, tienen mayor riesgo de sufrir un golpe de calor o shock térmico. Se trata de una urgencia médica grave, con riesgo de muerte si no se actúa rápidamente, y suele manifestarse inicialmente con pérdida del conocimiento, letargia, confusión, calambres, mareos, dolor de cabeza...

Seguir leyendo »

Las desafortunadas declaraciones sanitarias de nuestros políticos

Teresa Jordà, consejera de Agricultura de Catalunya, saltó a la actualidad hace una semana por una controvertida frase emitida en la radio que, se supone, pretendía respaldar la aprobación de la venta directa de leche cruda al consumidor en dicha comunidad autónoma:   "Beber leche cruda es tan seguro como comer un muslo de pollo que lleva 4 semanas en la nevera". Dicha afirmación se sumaba así a la polémica surgida anteriormente en Twitter en donde aparece Jordà en una fotografía consumiendo leche cruda (sin hervir) y diciendo  "El valor biológico y gustativo de la leche cruda de vaca es espectacular".

Con la desafortunada frase del muslo del pollo, intuimos que la política catalana quería defender sus declaraciones anteriores. Sin embargo, lo que realmente se ha producido es lo que los alemanes definen como " Verschlimmbessern". En otras palabras, con la noble intención de solucionar o mejorar algo, lo que se consigue es empeorarlo más todavía. Es de imaginar, pues, que Jordà nunca ha llegado a experimentar lo que ocurre cuando se deja un muslo de pollo durante 4 semanas en la nevera. De hecho, la recomendación general sobre la conservación de dicha carne establece un máximo de 2-3 días en la nevera, según si se encuentra o no envasada.Al alargar dicha conservación hasta las 4 semanas no sólo se produce una degradación importante de la carne, también hay un riesgo muy elevado de crecimiento de microorganismos y no estaría, para nada, aconsejado su consumo.

Seguir leyendo »