La portada de mañana
Acceder
Las dudas con el suministro dejan en vilo la vacunación de los mayores antes de abril
La mitad de las provincias desconoce el origen de al menos el 50% de los casos
Análisis - La calculadora de Illa para ser president, por Neus Tomàs
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Los inmigrantes, el eslabón débil de la pandemia en el Sudeste Asiático

Los inmigrantes, el eslabón débil de la pandemia en el Sudeste Asiático
Bangkok —

0

Bangkok, 1 ene (EFE).- El birmano Pyaw Sone ha recibido el 2021 confinado en unos dormitorios cercados con alambre de espino junto con otros 4.000 trabajadores, en su mayoría inmigrantes, en medio del mayor brote de la covid-19 detectado en Tailandia desde el inicio de la pandemia.

Los trabajadores inmigrantes han sido especialmente afectados por brotes de la covid-19 en países del Sudeste Asiático como Tailandia, Singapur y Malasia, donde suelen vivir discriminados, en condiciones de hacinamiento y más expuestos al coronavirus.

Los tres países dependen de la mano de obra migrante para trabajar en sus fábricas, restaurantes, el servicio doméstico o en la construcción.

Pyaw Sone, de 26 años, se encuentra confinado en el epicentro del mayor brote detectado el pasado 17 de diciembre en Tailandia, un mercado de marisco en la provincia de Samut Sakhon, colindante con Bangkok.

"Ahora estoy confinado en el dormitorio con mis compañeros", explica el birmano a Efe por teléfono desde uno de los dormitorios, donde dice que la situación es buena, aunque viven preocupados por las infecciones.

Hasta ahora, se han detectado más de 1.400 contagios entre los inmigrantes, que suponen casi el 20 por ciento de los más de 7.100 casos acumulados en el país, golpeado por una nueva ola que afecta a más de 50 provincias.

Al tiempo que tratan de demostrar que el marisco es seguro a pesar del brote, las autoridades han aumentado las restricciones de movimiento, especialmente para los trabajadores inmigrantes no cualificados, a los que se prohíbe salir de varias provincias, incluida Samut Sakhon.

Esta medida concuerda con la teoría defendida por el primer ministro, Prayut Chan-ocha, de que el brote comenzó debido a los inmigrantes ilegales.

"No quiero comentar sobre eso, pero me duele cada vez que alguien nos mira mal (por ser inmigrantes), no debería pasar. Como trabajador inmigrante, me siento triste porque no es nuestra culpa y las autoridades aún no han encontrado el origen de este brote", señala Pyaw Sone.

El birmano, que llegó a Tailandia con 12 años de Birmania para trabajar, dice que no tiene queja de sus empleadores y que está contento con los 12.000 bat (400 dólares o 326 euros) mensuales que gana, a veces más si trabaja dos turnos.

Aunque algunos restaurantes han llegado a repartir comida gratis entre los inmigrantes, en su mayoría birmanos, camboyanos y laosianos, estos también han sido objeto de discriminación e incluso abandonados en mitad de una carretera por sus empleadores tras el brote.

SINGAPUR Y MALASIA

Singapur era uno de los países que mejor había reaccionado en la pandemia hasta la aparición de un brote de la covid-19 el pasado abril en los dormitorios de trabajadores inmigrantes, en su mayoría de países del sur de Asia.

La aglomeración en los dormitorios fue una de las causas del brote, que contagió a más de la mitad de los más de 300.000 trabajadores inmigrantes, que representan el 93 por ciento de los más de 58.000 casos acumulados en la próspera ciudad-Estado.

Las autoridades, que comenzaron a vacunar contra la covid-19 el pasado miércoles, han conseguido controlar la situación y han implementado reformas para reducir el hacinamiento de los trabajadores inmigrantes, a los que también han impuesto más restricciones que al resto de la población.

Las autoridades malasias han sido criticadas por varios grupos defensores de los derechos humanos por el trato a los inmigrantes, incluidas detenciones de irregulares en celdas abarrotadas donde se expandieron los contagios de la covid-19 el pasado mayo.

En noviembre, se produjo en Malasia un brote en los abarrotados barracones de los trabajadores inmigrantes en varias fábricas de Top Glove, el mayor fabricante del mundo de guantes médicos, que ha duplicado y hasta triplicado su beneficio en el último año gracias al aumento de la demanda durante la pandemia.

Top Glove, cuyos productos fueron parcialmente bloqueados en Estados Unidos en julio por presuntos abusos laborales, se ha comprometido a mejorar las condiciones de los dormitorios y las medidas contra la covid-19.

EXCLUSIÓN SOCIAL

La coordinadora regional de la ONG Mekong Migration Network (MMN), Riko Harima, indica a Efe que la situación en los tres países es diferente, aunque tienen en común que los inmigrantes no cualificados viven en situación de vulnerabilidad ante la covid-19.

"Los migrantes también suelen vivir en un estado de exclusión social con un limitado acceso a la información y los servicios sociales, incluidos aquellos relacionados con la respuesta a una pandemia", dice Harima en un correo electrónico.

"Colaboradores de MMN han comprobado que muy pocos lugares de trabajo de migrantes tenían medidas contra la covid-19. Esto no es culpa de los trabajadores migrantes", manifiesta la activista.

Gaspar Ruiz-Canela

Etiquetas
Publicado el
1 de enero de 2021 - 11:04 h

Descubre nuestras apps

stats