ENTREVISTA

José Cobo, nuevo arzobispo de Madrid: “La sociedad necesita eliminar la polarización y votar en libertad”

Jesús Bastante

en religiondigital.com —

0

Este lunes, el Papa Francisco ha nombrado a José Cobo nuevo arzobispo de la capital de España, en sustitución del cardenal Osoro. A sus 57 años, el prelado jienense tendrá la oportunidad de cambiar la cara de la diócesis de Madrid, y poner coto a conservadurismo predominante en el Episcopado español. No lo tendrá fácil. “Tengo cierto temor, pero también confianza”, confiesa Cobo en su primera entrevista, concedida a elDiario.es.

Las próximas elecciones generales, el 'caso Fundaciones', el Valle de los Caídos o la lucha contra la pederastia son algunas de las claves de esta conversación. Cobo, que fue el primer obispo en reunirse en público con víctimas de abusos, en un acto organizado hace cuatro años por Religión Digital, apuesta por “aprender a mirar con los ojos de las víctimas” y a no tener miedo a que la Iglesia cambie “a través de la gente”.

¿Qué se siente al ser arzobispo de la diócesis más importante de España?

Como aquí me he criado, todavía no me he dado cuenta. Yo conocí a Tarancón, mi confirmación me la dio Joaquín López de Andújar, entré en el seminario con Suquía. Desde que entró don Antonio [Rouco Varela] hasta el final estuve, y con don Carlos [Osoro] también. Ahora, cuando miro a todos estos, me da un poco de vértigo.

Es conocido como un cura cercano, abierto... ¿Es usted consciente de que va a cambiar?

Sí, pero soy consciente de que he cambiado siendo obispo auxiliar. He cambiado en cada momento de mi vida. El cambio no lo piloto yo, lo va pilotando Dios a través de la gente, y yo estoy convencido de que ahora la diócesis va a pilotar mi cambio. Y espero que así lo haga. Mi vocación surgió antes de ser sacerdote, trabajando en Proyecto Hombre, y eso marca para siempre.

Sucede a Carlos Osoro, que ha vivido un pontificado difícil, marcado por los ataques a su persona, incluso desde dentro. ¿Se ha sido justo con él? ¿Teme que le suceda lo mismo?

Temor sí hay, pero también confianza. Hemos vivido juntos, hemos compartido muchas cosas juntos. Sí me da miedo, pero también vamos viendo que hay cosas que se van solucionando. Y yo me veo más preparado: tener grandes crisis también me ha curtido, personalmente y también como obispo. Le doy gracias a don Carlos no solo porque haya sido cercano y cariñoso, sino porque me ha enseñado a atravesar el sufrimiento.

Yo me he reunido en estos años con políticos de diversos partidos, y es una gozada poder hablar con gente distinta y entendernos

Uno de los asuntos más problemáticos ha sido el 'Caso Fundaciones', que parece que se va solucionando…

Después de este proceso, en el que hemos mantenido el sigilo esperando a que hablara el juzgado, y por respeto a las personas a las que no queremos dañar ni cuestionar, nos hemos puesto en manos de los jueces, y el caso ya está en auto de transformación. Nos alegramos y ofrecemos el sufrimiento de estos años, que ha sido muy intenso.

Toma posesión en vísperas de elecciones generales anticipadas, con una situación difícil en lo político. ¿Cómo afrontar esta situación desde la Iglesia?

Nosotros, en la Iglesia, podemos votar en libertad, y lo que tenemos que hacer es discernir juntos nuestros votos, y no votar lo primero que se nos ocurra. Discernir el voto desde el Evangelio, juntarnos personas de diversos partidos para hablar. La sociedad necesita eliminar la polarización existente, debatiendo políticamente con otros criterios. Yo me he reunido en estos años con políticos de diversos partidos, y es una gozada poder hablar con gente distinta y entendernos. De cara a estas elecciones, pediría a la gente: discernir juntos el voto, no peleando.

Creo que la Iglesia de Madrid debe seguir avanzando en esta línea. Primero, desde la mirada de las víctimas

Han empezado los trabajos en las criptas del Valle de Cuelgamuros. ¿Cuál es el futuro de los benedictinos, de la configuración del lugar?

Es algo que tocará en el Arzobispado en lo que dependa de nosotros. El tema del Valle es una cuestión cuya jurisdicción está, en primer lugar, en la orden de los benedictinos. También está el tema de los Acuerdos Iglesia-Estado… Nuestra jurisdicción es la pastoral. Dicho esto: la política que hemos tenido estos años es no entrar en juegos políticos, porque el Valle se ha utilizado en otros ámbitos que no son los pastorales. Y lo que sí hemos planteado siempre en la Conferencia Episcopal es la inviolabilidad del templo, y a la comunidad religiosa que ahí está rezando.

¿Independientemente de qué congregación esté al frente?

Independientemente.

Hace cuatro años, fue el primer obispo que se encontró públicamente con las víctimas de abusos. ¿Cuál va a ser su mirada respecto al trabajo con las víctimas?

Yo he aprendido mucho de las víctimas. Estar en Repara ha cambiado mi mirada, y me ha ayudado a convertirme. Ahora mismo nos ayuda a inocular en la Iglesia esa mirada de las víctimas. Creo que la Iglesia de Madrid debe seguir avanzando en esta línea. Primero, desde la mirada de las víctimas. Trabajar el tema de la educación y la formación de la conciencia. Más que nada para visibilizar el dolor encubierto de tanta víctima. Eso sí es un compromiso que ya hemos iniciado.

¿Cómo es la Iglesia que sueña José Cobo?

A mi edad, he aprendido a querer lo que se tiene. En la Iglesia tenemos que aprender juntos a dar pasos nuevos. A crecer en identidad personal, para transmitir la fe en un momento nuevo. Que tengamos claro que la fe está por encima de otras cosas. En segundo lugar, sueño una Iglesia que disfruta de ser comunidad. Y lo tercero, una Iglesia a la que se conozca por la misericordia. No porque haga obras de misericordia simplemente, sino porque el que se acerca diga: ‘Ahí podemos reconocer la misericordia de Dios’.

Toda la información en www.religiondigital.org