La portada de mañana
Acceder
Denigrar a España para desgastar a Sánchez, por Esther Palomera
La sexta ola ha enredado los datos de la pandemia
OPINIÓN | La caspa del decano, por Elisa Beni

El mapa de los servicios sociales: la mitad de los ayuntamientos con baja inversión están en la Comunidad de Madrid

Personas haciendo cola a la espera de recibir alimentos en el punto de recogida.

Los habitantes de Alcalá la Real (Jaén) o Barcelona viven en municipios cuya inversión en servicios sociales por habitante supera los 200 euros, pero los de Mejorada del Campo o Galapagar, en la Comunidad de Madrid, no llegan a los 30 euros. Es parte de la radiografía que, por quinto año consecutivo, ha hecho la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, que ha clasificado a los ayuntamientos de más de 20.000 habitantes en función de su gasto en políticas sociales tras analizar el presupuesto liquidado por el Ministerio de Hacienda de 2020.



La asociación utiliza diferentes criterios para catalogar a cada municipio en 'excelente', 'pobre', 'insolidario' o 'sensible'. Alcalá la Real o Barcelona son dos de los 37 que alcanzan el primer nivel; son tres más que el año anterior y en ellos viven 9,8 millones de personas. Pero, aún así, son una minoría y constituyen el 10,2% de los 369 consistorios de los que hay datos. Las condiciones que cumplen son las siguientes: el gasto acreditado en servicios sociales y promoción social es superior a 100 euros por habitante y año; ese gasto no se ha reducido respecto al ejercicio anterior al tiempo que representa. al menos. un 10% del total del presupuesto no financiero y un último criterio de transparencia, esto es, que el desglose sea accesible.

En el otro lado de la tabla están los ayuntamientos considerados 'pobres', cuya inversión pública social es considerada deficiente. Son aquellos que gastaron en 2020 menos del 60% de la mediana de gasto total de los ayuntamientos, es decir menos de 50,6 euros por habitante. Todavía son 39 los municipios que están en esta categoría, dos más que los considerados 'excelentes', pero 2020 ha dejado un dato positivo en este sentido: son siete menos que el año anterior, lo que representa "una loable minoración de la lista", según la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales.

Estos 39 ayuntamientos atendieron en plena crisis social derivada de la pandemia por COVID19 a más de 2,5 millones de habitantes con una inversión media de apenas 42,80 euros por habitante. Y dos de cada tres ya aparecieron en esta categoría en 2019, es decir, son "reincidentes", lamenta la organización. La Comunidad de Madrid repite como el territorio que más municipios aporta a este listado, con 19 ayuntamientos, cuatro más que en 2019 y casi la mitad, el 47,3%, de los declarados 'pobres'. Hay que esperar al quinto puesto para que entre un municipio que no es madrileño: Plasencia, en Cáceres.

A Madrid le siguen la Comunidad Valenciana, con siete (tres menos que la edición anterior); Extremadura con tres; Catalunya y Castilla-La Mancha con dos; y Andalucía, Cantabria, Galicia, la Región de Murcia y Navarra con uno solo. A engrosar la categoría de ayuntamientos 'excelentes' contribuye, sobre todo, Andalucía con 14 Ayuntamientos, seguida de Catalunya con ocho, la Comunidad Valenciana con tres, Canarias, País Vasco y Castilla y León con dos, y el resto con uno, a excepción de Asturias, Cantabria, Extremadura, la Región de Murcia, Navarra y La Rioja, en las que ningún municipio cumple con los criterios.

El análisis de este quinto ejercicio cuenta con la novedad de dos categorías vinculadas a la pandemia de COVID. Aunque la inversión realizada por los ayuntamientos en general se elevó en 2020 un 7,6%, consolidando una tendencia ascendente ya mostrada en años anteriores, hubo 25 municipios que habiendo gastado menos que la media redujeron además su inversión en servicios sociales en plena crisis y mostraron "una manifiesta insensibilidad social al reducir su gasto social por habitante", en palabras de la asociación. Destacan Mejorada del Campo, en Madrid, que lo ha recortado un 66%; Vila-seca, en Tarragona (-31%), Santa Pola, en Alicante (-23%) o Algete, en Madrid (-21%).

Por contra, hay una veintena de ayuntamientos "especialmente sensibles" que ya contaban con una inversión superior a 100 euros por habitante y año, pero que incrementaron en más de 20% la inversión social el año del estallido de la pandemia. Mogán (Las Palmas), Isla Cristina (Huelva) y San Roque (Cádiz) son los tres que encabezan este ranking.



Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats