eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Muertos de frío y olvidados por Rajoy

No se puede ocupar una silla en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y mirar hacia otro lado mientras miles de niños y niñas, de personas adultas, de mayores, están en peligro de morir de frío en Europa

- PUBLICIDAD -
Líbano considera inexacto el reciente censo de palestinos y sirios en el país

Refugiados sirios se preparan para abandonar el campo de Kfar Zabad, en Bekaa Valley, en el Líbano. EFE

Todos sabemos que el dicho de "año nuevo, vida nueva" es eso, un dicho, y que nuestras vidas no se reinician con el calendario.

Pensemos si no en las personas sirias que pasarán su sexto invierno en el exilio sin que el cambio de calendario haya mejorado sus expectativas de comenzar una vida nueva alejadas, al menos, físicamente del terror y del sufrimiento.

Los millones de personas que han huído del conflicto sirio se encuentran mayoritariamente en países vecinos, con la esperanza de que más pronto que tarde puedan regresar a lo que quede de sus casas y de su país. Pero decenas de miles de sirios optaron por cruzar el Mediterráneo, quedando atrapados en las otrora paradisíacas islas griegas de Lesbos, Samos o Chios. El paraíso de las islas griegas se ha convertido en un auténtico infierno para las miles de personas que malviven atrapadas en campos de acogida abarrotados, en tiendas de campaña que no reúnen las mínimas condiciones de protección frente al frío y el barro. Naciones Unidas y Organizaciones No Gubernamentales que trabajan en las islas griegas denuncian muertes por frío entre las personas que malviven en los campos.

El Gobierno de España se comprometió a reubicar y reasentar un total de 17.337 personas procedentes de Siria y otros estados de los que hasta la fecha han llegado un 15, 5%. Concretamente se han reubicado en España un total de 1.328 personas de las 15.888 que España se comprometió a reubicar desde Grecia e Italia. El pasado mes de octubre el ministro Zoido aseveró que el Gobierno tenía la firme voluntad de cumplir con sus compromisos imputando, eso sí, toda la responsabilidad del incumplimiento en el gobierno griego. La Comisión y el Parlamento europeos han sido claros: el compromiso de acogida sigue vigente y precisa de la voluntad real de los Estados miembro para hacerlo realidad. Y es eso lo que falta, voluntad para materializar los compromisos.

Sin embargo, hemos comenzado 2018 con una noticia tan sorprendente como preocupante. El gobierno de Grecia ha dado por finalizado el programa de reubicación a pesar de que se calcula que puede haber más de 50.000 personas atrapadas en territorio griego. ¿Qué va a ser de estas personas? ¿Se las va a devolver al infierno del que han huído?

Hace unos días, el presidente Rajoy apelaba en la VI Cumbre de los países del sur de Europa un mayor apoyo de la Unión Europea a los países del sur para el control de fronteras. Se olvidó el presidente de demandar apoyo para el cumplimiento de los compromisos de acogida. Si hay un rasgo que caracteriza al gobierno de España es la nula asunción de responsabilidades y esto es precisamente lo que la ciudadanía espera que nunca haga un responsable político, utilizar como excusa a los demás.

El Gobierno se comprometió ante la ciudadanía en la sede de la soberanía nacional a cumplir los compromisos de acogida y el Congreso aprobó por mayoría una moción con medidas que el Gobierno debe acometer sin excusas. Entre ellas, realizar las gestiones posibles ante las instituciones europeas para eliminar las limitaciones en cuanto a las nacionalidades susceptibles de ser acogidas.

España es miembro desde el 1 de enero del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. No se puede ocupar una silla en el máximo órgano de defensa de los derechos humanos y mirar hacia otro lado mientras miles de niños y niñas, de personas adultas, de mayores, están en peligro de morir de frío en Europa. La situación es tan dramática que de lo que se trata es de salvar vidas. Está en riesgo la dignidad humana y me temo que más que la dignidad de las personas que están en los campos, la dignidad que está en riesgo es la de quienes permiten que esto siga sucediendo también este nuevo año.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha