La portada de mañana
Acceder
El Gobierno retoma una actividad legislativa que lo enfrenta a sus socios
"Te vamos a joder la vida": las amenazas de una banda de desalojos ilegales
Opinión - Libertad de extorsión. Por Rosa María Artal

Desconectar en la naturaleza: diez rutas de senderismo a solo un paso de Madrid

Subida a la Laguna Grande de Peñalara.

Roberto Ruiz

Madrid, a pesar de ser una gran ciudad, tiene la suerte de contar con un entorno plagado de encantos naturales. Montañas, lagos, valles, ríos y bosques quedan al alcance de la mano animando a los vecinos madrileños, y también a los que no solo son, a refugiarse en la naturaleza, estirar las piernas, respirar aire puro y disfrutar lejos del asfalto.

A poca distancia de la capital encontramos un gran número de rutas de senderismo, para todos los gustos y niveles, que nos pueden llevar a descubrir rincones de lo más variopintos. De manera que tanto si somos senderistas experimentados, de los que no perdonan una buena caminata cada fin de semana, como si nos estamos iniciando o queremos pasear en grupo, aquí recopilamos algunas de las mejores rutas de senderismo que puedes hacer en Madrid.

Las cascadas del Purgatorio

Comenzamos por uno de los valles que mejor acogen a los caminantes: el del Lozoya. Estamos en plena Sierra de Guadarrama, cerca de Rascafría, y concretamente junto al monasterio del Paular. Desde aquí mismo podemos iniciar el camino que nos llevará río arriba hasta llegar a uno de los puntos más estrechos del arroyo del Aguilón, donde nos esperan las Cascadas del Purgatorio (primero la cascada baja y después la cascada alta). No es una ruta difícil pero sí es recomendable contar con cierta preparación física previa.

Distancia: 12 km ida y vuelta

Dificultad: moderada

Camino Schmidt

Este camino, que es uno de los más emblemáticos de la sierra madrileña, toma el nombre del senderista de origen austriaco que marcó la ruta en 1926: Eduardo Schmidt, socio de la Real Sociedad de Alpinismo de Peñalara. La ruta comienza en el Puerto de Navacerrada, concretamente en la pista de esquí del Escaparate, y continúa por el Puerto de la Fuenfría, atraviesa el bosque de la umbría de Siete Picos y baja por la calzada romana hasta Fuenfría de Cercedilla. ¿Lo mejor? Que podemos llegar a ella en la línea C8 de Cercanías desde Madrid sin necesidad de coger el coche.

Distancia: 15 km 

Dificultad: media

Cañones del río Lozoya

La de los Cañones del río Lozoya es una ruta fácil de disfrutar, incluso si caminamos con niños poco experimentados. No es un sendero especialmente transitado y su entorno es especialmente bonito, por lo que siempre es un buen plan si queremos huir de los caminos más populares. Comenzaremos a caminar junto a los restos de la presa del Pontón de la Oliva, a unos 5 km de Patones, y a lo largo del recorrido veremos cómo las paredes rocosas que flanquean el río Lozoya se convierten en zona habitual de escalada. Tras seguir el curso del río siempre es interesante desviarse a conocer el yacimiento romano de la Dehesa de la Oliva.

Distancia: 8 km 

Dificultad: fácil

Las cárcavas de Pontón de la Oliva

Sin alejarnos de la zona anterior, pero adentrándonos en la montaña en vez de seguir el curso del río Lozoya, tenemos la opción de acercarnos a las cárcavas del Pontón de la Oliva, una de las formaciones geológicas más pintorescas de la región. Aquí, a caballo entre Madrid y Guadalajara, el paisaje cambia drásticamente para mostrarnos formaciones rocosas, arcillosas y naranjas, moldeadas a capricho de la erosión a lo largo de la historia. La ruta la podemos comenzar junto al embalse del Pontón de la Oliva y disponemos de dos opciones: hacer una variante corta y directa más exigente, de unos 5 km, u optar por una alternativa circular de unos 10 km que nos deja otros paisajes del Parque Natural Sierra Norte de Guadalajara.

Distancia: 5 o 10 km 

Dificultad: media

Las Dehesas de Cercedilla

Otra ruta fácil, agradable y muy cercana a la capital es la que encontramos en las Dehesas de Cercedilla. Puede ser un buen plan de fin de semana para toda la familia pues la zona además es perfecta para disfrutar de un picnic relajado a la sombra de la frondosa vegetación de la zona. El camino es sencillo, circular y está lleno de puntos de interés que nos harán parar de vez en cuando a disfrutar del entorno. Por ejemplo, es importante no pasar por alto lugares como la calzada romana, el Reloj de Cela, el Mirador de los Poetas, la Carretera de la República y la Ducha de Los Alemanes, unas pequeñas y refrescantes cascadas.

Distancia: 11 km 

Dificultad: fácil

Ruta al Bosque de la Herrería

El que nos lleva por el Bosque de la Herrería es uno de los senderos con más historia de la Comunidad de Madrid. Es fácil, cómodo y perfecto para hacerlo con amigos o en familia, de manera que no necesita apenas preparación. Nos encontramos en las inmediaciones de San Lorenzo del Escorial y podemos partir desde el parking ubicado en la carretera M-505. Tras una primera subida llegaremos a la famosa silla de Felipe II, esculpida en la roca de granito, desde donde el monarca contemplaba las obras del Monasterio del Escorial. Aunque también hay teorías que defienden que realmente se trata de un altar de sacrificios de origen vetón. Después continuaremos por el Bosque de la Herrería, pasando por miradores y zonas de descanso, hasta terminar de nuevo en el punto de inicio.

Distancia: 4,5 km 

Dificultad: fácil

El Pico del monte Abantos

El monte Abantos, junto al Bosque de la Herrería anteriormente mencionado, está declarado Paisaje Pintoresco desde 1961. Esta ruta para subir hasta él nos llevará hasta los 1.753 metros de altitud y la podemos comenzar en el Arboreto Luis Ceballos, en las inmediaciones de San Lorenzo del Escorial. El camino, solo de ida, tiene una longitud de 5 km y nos lleva por un desnivel de subida importante, por lo que conviene contar con cierta preparación física. Atravesaremos un impresionante pinar de repoblación de más de cien años de antigüedad y tenemos como paradas obligatorias tanto el mirador de los Alerces como el propio pico Abantos, desde donde veremos El Escorial a nuestros pies. 

Distancia: 10 km ida y vuelta

Dificultad: moderada

El Hayedo de Montejo

El Hayedo de Montejo es uno de los parajes más singulares de la Comunidad de Madrid pues se trata, ni más ni menos, que de uno de los bosques de hayas más meridional de Europa, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2017. Se encuentra en plena Sierra del Rincón y se trata de un Espacio Natural Protegido, por lo que el número de visitas diarias está limitado. Las visitas son guiadas y gratuitas, pero es necesario reservar plaza. Al realizar la reserva se ofrecen dos rutas diferentes: la senda de la ladera, de 3,2 km y 115 m de desnivel, y la senda del río, de 2,4 km y 10 m de desnivel, accesible incluso con silla de ruedas o carrito de bebé. Siempre es interesante visitarlo pero, al tratarse de un hayedo, el otoño hace que sus colores se vuelvan cautivadores.

Distancia: 3,2 o 2,4 km 

Dificultad: fácil

Subida a la Laguna Grande de Peñalara

Si quieres acercarte al techo de Madrid, entonces tienes que poner rumbo a Peñalara. Su pico es el más alto de la comunidad, ubicado a 2.428 metros de altitud, pero si crees que te falta preparación para llegar a él siempre puedes conformarte con llegar a su Laguna Grande, que no es poco. Para llegar hasta ella puedes partir desde el Puerto de Cotos y el camino, de pendiente moderada, nos llevará por bosques de pino silvestre y prados alpinos. A nuestro paso podemos ir parando en varios miradores desde donde contemplar el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama en todo su esplendor y, al final, el respiro lo encontraremos cuando alcancemos esta pequeña laguna de origen glaciar.

Distancia: 6 km ida y vuelta

Dificultad: media

Ruta del Puente de la Angostura y la Presa del Pradillo

Volvemos al término municipal de Rascafría para disfrutar de la naturaleza realizando la ruta del Puente de la Angostura y la Presa del Pradillo. Es un sendero fácil y agradable que nos llevará siguiendo el cauce del río Angostura, por lo que se puede hacer cómodamente con niños. Partiremos desde el área recreativa de la Isla, en la carretera M-604, y los primeros pasos los daremos junto al río Lozoya. En nuestro camino entre pinos y robles dejaremos dos puentes históricos, el del Perdón y el de la Angostura, además de la presa del Pradillo con su pequeño pero característico salto de agua. 

Distancia: 6 km ida y vuelta

Dificultad: fácil

Etiquetas
stats