eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Feelgood: "Mejor salir a la calle aunque te den dos hostias que quedarte en el sofá"

Un grupo de actores han armado su propia compañía para montar Feelgood: "Es el proyecto de un grupo de gente que hace unos años queríamos arriesgarnos y crear algo interesante".

La comedia "políticamente incorrecta" Feelgood desenmascara el discurso del poder e invita a la reflexión a través del humor.

Con Manuela Velasco y Fran Perea como protagonistas, y sobre un texto original de Alistair Beaton, "golpea al espectador" para exigirle: "piensa, reacciona".

- PUBLICIDAD -

En Madrid ha unido a Pedro Sánchez, Alberto Garzón y Tania Sánchez. Y no ha sido la política. O casi. Inmersos cada cual en sus propios laberintos de partido, los tres representantes públicos han visto una obra de teatro que, vestida de comedia, desmonta el discurso del poder. Se trata de Feelgood, un trabajo que protagonizan Fran Perea y Manuela Velasco sobre un texto original de Alistair Beaton.

Tras más de un centenar de representaciones, llega a Sevilla –del 19 al 22 de febrero– esta "sátira política". ¿Habrá políticos entre el público? "Esperamos que venga la presidenta de Andalucía, Susana Díaz", dice Perea. Alguno hay confirmado, refieren desde el equipo. "Han venido a vernos muchos, de diversas banderas e ideologías". "Nos dicen que tiene que ver mucho con lo que pasa… pero en los otros partidos".

La "comedia políticamente incorrecta" también gusta a quien transita esos vericuetos. Pero, al final, "golpea al espectador". A todos. ¿La diferencia entre antes y después de acudir al teatro? "Que un discurso político no vuelve a verse de la misma forma". Muestra Feelgood las entrañas del poder desde el hueco de una cerradura. "Qué pena de esto que hemos creado entre todos", sugiere sobre lo que se ve por ese agujero.

 

 

¿Qué somos capaces de hacer para conservar el poder?

Feelgood responde a esa pregunta. Hasta dónde llega la ambición. La necesidad de dominio. El texto de Beaton toca la parte más cruda de la actualidad política, del poder. Qué hará una persona para conseguir sus objetivos. La adaptación de la obra, dirigida por Alberto Castrillo-Ferrer –ganador de un Premio Max de las Artes Escénicas–, no recupera casos concretos, reales. Es "neutral". No hay Bárcenas, ni Gürtel, ni ERE… Aunque pudiera.

"Alister Beaton muestra esa separación absoluta entre los despachos del poder y la gente de la calle", cuenta Fran Perea. Un abismo, en ocasiones, como plasma "una persona que escribía discursos políticos, que estuvo en las cocinas del poder". A cambio, es la realidad quien "ha traído elementos que ya estaban en Feelgood" y que el espectador asimila con casos y situaciones repetidas en tiempos de crisis.

La comedia "no ataca a un color u otro", sostiene, "sino a un sistema que ha creado muchos trucos" para mantenerse inmutable. "La obra te dice: piensa, reacciona". Como hicieron un día el grupo de actores que conforman Ainhoa Santamaría, Jorge Bosch, Amanda Recacha, Javier Márquez, Jorge Usón, Castrillo-Ferrer o los propios Perea y Manuela Velasco. Crearon una compañía, "un deseo", enTRAMAdos Teatro, y ahora funcionan acompañados de Teatro Español y Producciones [off].

"Es el proyecto de un grupo de gente que hace unos años queríamos arriesgarnos y crear algo interesante. La situación actual dificulta mucho las cosas". Así que, piensa, hay que actuar: "Mejor salir a la calle aunque te den dos hostias que quedarte en el sofá, donde estás muy calentito y no te va a pasar nada, pero tampoco vas a cambiar nada".

Tras meses de lectura y búsqueda de textos, el equipo encuentra Feelgood, que encaja "a la perfección" en el tipo de teatro que buscan. La obra muestra cómo vive el gabinete de un presidente del Gobierno las horas previas a su discurso antes del Congreso del partido y cómo se elabora esa arenga. Hasta que todo da un giro inesperado cuando se descubre un escándalo que puede acabar con el propio presidente.

El autor, Alistair Beaton, es uno de los más reputados escritores satírico-políticos de Reino Unido. Escribió, además, discursos para Gordon Brown, que fue luego primer ministro británico. Feelgood se ha estrenado, con éxito, en teatros de EEUU, Canadá, Alemania, Dinamarca, Austria, Portugal, Eslovenia, Estonia, Finlandia y Hungria. “Escribió una obra más universal de lo que, a lo mejor, pensaba” y con la que, a través del humor, incita a la reflexión.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha