eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

El bipartidismo flota

- PUBLICIDAD -
Susana Díaz, dirigiédose a la rueda de prensa tras la victoria socialista en las urnas / Foto: Luis Serrano

Susana Díaz, dirigiédose a la rueda de prensa tras la victoria socialista en las urnas / Foto: Luis Serrano

Los andaluces votamos y el bipartidismo flota. Pese al descalabro del PP. Treinta tres años de "socialismo obrero" no han bastado, queremos más.

Está en la naturaleza del bipartidismo flotar. El sistema, vía Ley electoral, premia a los dos partidos gordos -y sus muletas nacionalistas hoy mudas aguardando pronunciarse en las generales-. Que la Ley D'Hont actuaría se sabía. Sin embargo, desde las Europeas del 25 de mayo en que Podemos asombró logrando 5 eurodiputados se había extendido la idea de que el bipartidismo tenía los días contados.

"Tic-tac, tic-tac", clamaba Pablo Iglesias en la Puerta del Sol el 31 de enero.

"Tic-tac" sólo 15 días después de llenar el Auditorio Fibes de Sevilla anunciando que "El momento (del cambio) es ahora".

"Tic-tac" el reloj se ha parado pese a los meritorios 15 diputados.

"Tic-tac" en Andalucía habrá que esperar, al menos, otros cuatro años.

"Tic-tac", una cosa es llenar mítines y otra ganar elecciones. Y esta enseñanza la podían haber transmitido a sus hijos políticos esos veteranos de Podemos curtidos en partidos antifranquistas clandestinos barridos en la Transición por el viento victorioso del PSOE del 82.

"Tic-tac", es loable crecer de 0 a 15 pero no basta para gobernar y legislar cambiando la realidad. Y por mucho que alimente el ego el clamor de "presidente"/"presidenta" que envolvió en Fibes en enero a Teresa Rodríguez y Pablo Iglesias, la aclamada ayer en el mismo sitio, con los mismos gritos fue Susana Díaz. Con la diferencia de que la carta en la mesa que pesa es la de las papeletas.

Este es el presente que no se puede rebobinar. Al que la disidencia del bipartidismo no debe esquivar la mirada, para intentar comprender, aprender.

Porque aún sumando los 15 diputados de Podemos y los 5 de Izquierda Unida, el resultado no supera aquellos 20 parlamentarios andaluces de IULV-CA de 1994.

¿Por qué sumar sólo los diputados de estos partidos? ¿Subestimo los 9 de Ciudadanos? ¿Cómo hacerlo si con el PSOE es el gran triunfador de estas elecciones?

Ocurre que coincido con el análisis que la noche del recuento hizo en La Sexta Gaspar Llamazares (IU) cuando dijo que, por más que se empeñen Ciudadanos y Podemos en evitar definirse ideológicamente, el electorado sabe qué está votando y de las Europeas para acá lo que ha pasado es que el voto del descontento se ha bifurcado y ese doble camino no es el que los politólogos de Podemos preconizaron, "arriba-abajo", sino el ideológico de toda la vida "izquierda-derecha".

Otro gallo cantaría

El bloque de izquierda a la izquierda del PSOE lo lidera en Andalucía desde hoy Podemos. Y ahí, pensando en articular una alternativa real, en la meta de llegar al poder institucional para transformar uno de los puntos de análisis pudiera ser reconsiderar la conveniencia de que Podemos siga fingiendo que no es de izquierdas. O, al contrario, asuma su esencia y, pese a la dificultad que entrañe, haga pedagogía de las razones por las que se considera que las soluciones de izquierda en materia socio-económica son las que harán a la ciudadanía conquistar mayores cuotas de equidad, libertad y bienestar, nacional y en el contexto europeo. Que es lo que ha hecho Syriza, de quien se envidian los resultados aunque, paradójicamente, no se comparte el método.

Quizá ha habido exceso de confianza. Quizá se han repetidos errores eternos. Quizá los unos oyendo los cantos de sirena de las encuestas y esa prensa que trabaja para que el Gatopardo siga coleando, hayan considerado demasiado a la ligera que no era necesario converger con los otros, una Izquierda Unida, que con todos los errores cometidos, es:

  • El partido que en estas cuatro décadas ha venido clamando contra el bipartidismo, la ley electoral, el neoliberalismo del PPSOE, la entrega del poder político elegido a los poderes fácticos de mercados, tecnócratas y bancos.
  • Y la mejor IU de hace décadas tanto en personas, como en ideas, experiencia de gobierno, en la Junta y en ayuntamientos, con que avalar el carácter práctico de las propuestas programáticas.


¡Si una décima parte de la lucidez de análisis sobre Podemos de Llamazares, se usara en examinar qué ha hecho mal su partido para que:

  • En Andalucía el éxito de escorar a la izquierda a la socialdemocracialiberal de Griñán-Díaz con sólo 12 diputados haya sido castigado. Lo que llevó al Anguita de la pinza, en mitin electoral, a abominar del pacto y a Maíllo y Garzón a mostrarse en la noche del recuento arrepentidos cuando la acción de gobierno merecía haber sido un activo.
  • En toda España, desde el 15-M se evidencie que una inmensa parte de su electorado natural le incluye en el saco de la casta que "No nos representa".

Otro gallo cantaría bajo ese sol de sus papeletas que hoy amanece, más que nublado, eclipsado por la luna morada.

Si algo ha dejado claro el resultado en Andalucía es una evidencia que sólo una poderosa hipnosis colectiva ha podido ocultarnos: que romper la dinámica bipartidista va a costar sudor y lágrimas. Quedan tres citas electorales este 2015: autonómicas y municipales en mayo, catalanas en septiembre y generales en noviembre. Y no ya para acabar con el bipartidismo, sino para estar siquiera cerca va a hacer falta en este hemisferio izquierdo del cerebro la mayor confluencia, la mayor inteligencia, la mayor generosidad, la mayor entrega, los mínimos malos rollos entre facciones de distintos partidos ¡y del mismo!... Y con todo y con eso, ya veremos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha