eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

El 'vuelva usted mañana' alcanza a la unidad policial de "respuesta inmediata" para denunciar casos de violencia de género

Los familiares de una mujer procedente del hospital tras ser agredida por su marido, del que se está separando, relatan su "dantesco" paso por los servicios especializados de la Policía Nacional en Sevilla

"Hay un policía, no hay más. Luego quedan muy bien los políticos diciendo sus planes en el Parlamento pero luego no hay gente para atender", señala el Sindicato Unificado de Policía

"En Sevilla, junto a la Comisaría de Blas Infante, atienden a las mujeres maltratadas en la calle. Solo hay un despacho y sin sala de espera. Falta de medios y de vergüenza", dice el ex Defensor del Pueblo Andaluz José Chamizo

- PUBLICIDAD -
Comisaría de Blas Infante, Sevilla

Comisaría de Blas Infante, Sevilla

"Si quiere, vuelva usted mañana". Procedente del hospital, parte de lesiones en mano, a altas horas de la noche y acompañada de un par de familiares, fue la frase que tuvo que escuchar una víctima de violencia de género a las puertas de la Unidad de Prevención, Asistencia y Protección (UPAP), en la comisaría de la Policía Nacional de la avenida Blas Infante de Sevilla. Dos mujeres estaban siendo atendidas y solo había un agente para atender el servicio. No ha vuelto al lugar. No ha denunciado. Este mismo martes, Ayuntamiento de Almería y Junta de Andalucía hacían  un llamamiento a la ciudadanía para denunciar situaciones de violencia de género tras el último asesinato, ayer mismo sobre una joven de 25 años.

"La gravedad de las consecuencias que determinados hechos violentos contra la mujer comportan y su trascendencia social exigen una respuesta inmediata por parte de los servicios policiales". Así dice  la web de la Policía en relación a estas unidades, creadas en 2003 "con policías especializados en la protección de la mujer víctima de violencia de género". Según el relato de los familiares, que califican de "dantesca" la atención recibida, ni la respuesta fue inmediata ni el trato fue el adecuado para una mujer, procedente del Hospital Infanta Luisa, que hacía unas horas había sido agredida por su pareja.

Cinco días después, ella no ha vuelto, no ha denunciado a su marido, con quien está en trámites de separación. La agresión ha quedado impune a efectos policiales y judiciales. El Defensor del Pueblo Andaluz ya está redactando una queja al respecto mientras que la Policía nacional no ha respondido a la consulta de este periódico sobre el funcionamiento de esta unidad, los agentes que la componen, sus horarios y protocolos establecidos al efecto para atender casos de violencia de género en la ciudad de Sevilla.

Cuando las campañas institucionales inundan con el hecho trascendente de denunciar, de dar el paso, un funcionario policial atiende "en la calle" a una víctima de malos tratos y le insta a que vuelva en un par de horas, que tiene a otra mujer esperando y que no va a poder atenderla antes, o si no que vuelva al día siguiente. El relato del episodio, contado a este periódico por un familiar que estuvo presente, pretende como objetivo último ayudar a solucionar una situación que podría repetirse con cualquier otra mujer en la misma tesitura. "Todo el mundo dice que hay que denunciar y luego te tratan como te tratan", resume.

"Ahora pone excusas y no quiere ir ya"

Varios días han pasado desde entonces y la agredida no ha vuelto a la comisaría a denunciar. No se lo pusieron fácil aquella noche. Su parte médico decía que tenía una contusión en el hombro y un golpe en la cabeza. Con dos niños pequeños además esperándola en casa, "después de una agresión, una no tiene cuerpo para quedarse una noche en vela en plena calle", indica el familiar. El edificio policial, frente a una parada de Metro pero bastante aislado y sin comercios en la cercanía, no es lugar de paso y se encuentra ya el comienzo de la circunvalación de la capital hispalense.

"Le pedimos al menos que si podíamos esperar en las escaleras, después de la barrera para vehículos, pero nos dijeron que el protocolo no lo permitía. El agente nos preguntó que le contáramos un poco qué había pasado, allí mismo, en la calle. Eran ya las 23.30 horas. Nos dijo que iba a tardar en atendernos tres horas, que ése era un servicio de 24 horas pero que sólo estaba atendido por una persona. Se supone que es un servicio de apoyo especial para temas delicados. Nos ofrecieron una hoja de reclamaciones. El trato fue denigrante. Veníamos del hospital. Te dicen que lo importante es denunciar y te tratan así. A las pruebas me remito: ella no ha querido volver a la comisaría. No es tan fácil. Pone excusas y no quiere ir ya. No me extraña que luego pase lo que pase", relata uno de los familiares que acompañaron a la mujer agredida.

"Hay un policía, no hay más", denuncia el SUP

"En Sevilla, junto a la Comisaría de Blas Infante, atienden a las mujeres maltratadas en la calle. Solo hay un despacho y sin sala de espera. Falta de medios y de vergüenza", ha dicho en su perfil de Facebook hace un par de días en relación a este mismo caso el que fuera durante varios años Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo.

Por su parte, José Antonio Beato, secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Andalucía, señala al conocer el caso que "muchas veces" han denunciado la falta de personal para atender las denuncias en general, incluidas las de esta UPAP, adscrita a la Inspección Central de Guardia, según explica. "Hay un policía, no hay más. No se pueden tomar dos denuncias a la vez porque los protocolos son amplios y hay que hacer una valoración rigurosa de lo sucedido con cada víctima de violencia de género, que exige un tiempo. El último responsable es el agente. Quedan muy bien los políticos diciendo sus planes en el Parlamento pero luego no hay gente para atender", señala el dirigente sindical.

A Beato, en cualquier caso, le "cuesta creer" que el agente impidiera el paso a las instalaciones a esta familia ya que la unidad tiene habilitada una sala de espera "con juguetes incluso por si la mujer viene con sus hijos". El representante del SUP, que respalda en todo caso que los agentes que trabajan con estos casos "están especializados y sensibilizados" con estas situaciones,  explica que "tampoco le puede obligar a quedarse si no puede esperar" y que "en otras ocasiones con situaciones parecidas la mujer ha vuelto al día siguiente a presentar la denuncia".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha