eldiario.es

Menú

ARAGÓN

Escrúpulos

No, para algunos no está muy de moda sentir escrúpulos en estos tiempos de  múltiples corrupciones, de operaciones policiales con nombres rimbombantes y de políticos en la trena de esos que se autodenominan “de orden”.

Si consultas el diccionario, éste nos dice que al referirnos a escrúpulos estamos hablando “de dudas o preocupaciones morales que nos hacen sentir culpables, que nos incomodan y se encuentran en la moral o en la conciencia de cada individuo”. Para mí es ese sentimiento personal que nos hace cuestionarnos qué es lo que esta bien-mal o es moralmente aceptable.

Cada vez menos  gente se cuestiona los métodos para alcanzar el fin que se persigue y para el que solo parece importar cuán pronto consigues lo que anhelas y cuánto éxito, poder y dinero te reporta. Evidentemente, para llegar tan alto y a tanto poder como aspiran/mos a tener, los escrúpulos no tienen cabida. Tenerlos se percibe como cosa de gente trasnochada y débil, de esa que ya no tiene cabida en esta sociedad salvaje y competitiva en la que todo vale.

Seguir leyendo »

Gestionar la rabia

Hace tan solo unas cuantas horas leía una entrevista realizada al geógrafo francés Christophe Guilluy, en la que decía que los partidos tradicionales se crearon para una clase media que ya no existe. Puede parecer una locura, pero no lo es, es simplemente el nuevo desafío de una política que se ha construido sobre anclajes que todos creíamos inamovibles y que, con la brutal crisis que ha azotado a Europa y al mundo desde el año 2007, han saltado por los aires y nos han dejado huérfanos. Hoy ya no hay conceptos eternos, la izquierda y la derecha tradicionales se rompen en una sucesión de batallas y corrupciones inadmisibles y parece que solo puede obtener éxito aquel/aquellos que sean capaces de saber gestionar la rabia de los ciudadanos, que es mucha y por muchos motivos, lo que sin duda entraña otros muchos peligros.

Acabamos de ver cómo Emmanuel Macron, un hombre sin partido y sin ninguna experiencia electoral, se alza en Francia con el triunfo. Frente a él, Marine Le Pen, de ideología ultraderechistas, xenófoba y antieuropeista, y en casa más de un 25 % de franceses que decidieron no ir a votar, no porque no les gustaran ni Macron ni Le Pen, simplemente porque consideran que el sistema está agotado, gangrenado podríamos decir, y que nadie, ni los llamados partidos tradicionales ni las nuevas y populistas formaciones, responden a sus expectativas, porque los términos se han vaciado, el sistema ha hecho crack y entre la derrota de la corrupción y la falsa ideología de los nuevos, no saben dónde posicionarse y deciden quedarse en casa frente al televisor, deseando que Francia no sea ese país xenófobo y ultraderechista que propone Le Pen.  Lo desean, pero se quedan sentados en su sillón, soñando con esa Francia motor de libertades, vanguardias y solidaridad que un día fue.

Eso ha sucedido en Francia, sin embargo en América vimos cómo Trump llegó a la Casa Blanca gracias al voto de millones de americanos, alejados de las grandes metrópolis, y que se consideran olvidados, humillados, sin trabajo, personas que hace diez años estaban bien integradas y que cada vez lo están menos, y cuando uno no encuentra respuestas a sus males, busca culpables y busca héroes de papel que pronuncien las frases que queremos oír, los sueños que queremos ver cumplidos y en nuestro imaginario personal volvemos a ser los hombres y mujeres que fuimos hace diez años y ese discurso nos lleva a darle nuestro  voto a un tipo multimillonario, lleno de complejos, y que jamás entenderá a una sociedad que anda desorientada y enferma, porque no encuentra más que palabras vacías y espejos que devuelven su  imagen deformada e irreconocible.

Seguir leyendo »

No quiero detalles. No. Punto

El puré de patatas me provoca arcadas. De siempre.

Determinadas noticias de la prensa me aseguran el vómito. De siempre también.

No comer puré está en mis manos, que se publique basura periodística queda lejos de mi alcance.

Seguir leyendo »

Sin reparto de la riqueza no hay democracia

Me gustaría comenzar este artículo pensando en la gente más joven, especialmente las mujeres -aquellas que, por ejemplo, podían tener 18 años cuando comenzó la crisis-estafa que ahora tendrán 27 años ya- y sobre el mundo laboral que han conocido.

No quiero afirmar ni por un momento que el mundo laboral anterior fuera una maravilla, más bien al contrario. Pero el actual es peor, sin duda. Son característicos de este periodo el gran desempleo, el fortísimo aumento de la precariedad, las escasas victorias del movimiento de los trabajadores, la ausencia de un sindicalismo lo suficientemente fuerte que haga frente al Régimen que bautiza estas medidas (insisto, con algunas honrosas excepciones), una conciencia escasa y difusa de clase, el predominio de unas formas de explotación laboral (como las figuras del falso autónomo) que se vuelven cada vez más predominantes, la ausencia de una reacción con suficiente fuerza para darle la vuelta. Todo ello nos hace correr un tremendo riesgo que es la normalización de la precarización.

En los últimos meses hemos visto cómo algunos indicadores macroeconómicos han hecho sacar pecho a algunos de nuestros gobernantes. Por ejemplo, en Aragón, las exportaciones o el PIB ha alcanzado récords históricos en 2016 (34.686 millones de euros). Sin embargo, estos datos se quedan para las oligarquías. ¿Dónde están la mejora de los de abajo? ¿Cómo repercute todo esto a la mayoría?

Seguir leyendo »

Consulta Ciudadana sobre los Presupuestos de Aragón. Tú decides.

Cuando decimos que Podemos ha venido a cambiar las cosas nos referíamos también a esto: la semana que viene, los inscritos e inscritas aragoneses podrán participar en una consulta acerca de si se debe facilitar o no la aprobación de los Presupuestos de la Comunidad. Es una cuestión de democracia, de participación popular en la política. Superar la imagen del voto cada cuatro años para recuperar una democracia real era esto. O, al menos, empezaba por aquí.

Los presupuestos de Aragón se han aprobado siempre sin salir de unos pocos despachos, con acuerdos por arriba entre los líderes del PP, del PSOE más la inestimable ayuda del PAR. No queremos funcionar así. En Podemos, somos conscientes de que nos encontramos en un momento importante, justo en la mitad de la legislatura, e igual que hicimos al comienzo de la misma sometiendo a consulta ciudadana el Acuerdo de Investidura al que llegamos con el PSOE para que el PP no siguiera arrasando Aragón con sus políticas austericidas, nos parece que éste es un buen momento para recordarnos y recordar a la sociedad para qué hemos venido, para involucrar a la gente en las cuestiones importantes para Aragón y en la devolución legítima del poder de decisión a la ciudadanía.

Mientras asistimos al terrible y vergonzoso espectáculo de corrupción en el PP, en Podemos queremos poner el acento, en la medida de nuestras posibilidades, en la soberanía popular. Aragón es la única Comunidad Autónoma en la que Podemos realiza esta consulta presupuestaria; y nos agrada enormemente abrir también esta vía dentro de nuestra propia organización. Animamos al resto de partidos aragoneses a que dejen de considerar las consultas ciudadanas como un ovni, o una caja negra “incomprensible”, y reconozcan que se deben a los hombres y mujeres que les han votado y que esperan mejoras necesarias en su calidad de vida, en el acceso a la educación y sanidad públicas, en el derecho a una vivienda y a un trabajo dignos.

Seguir leyendo »

Interferencias y cacofonías. PP, PSOE y Cs VS Radios Libres

¿Sabían que PP, PSOE y Ciudadanos pusieron en la última Gerencia de Urbanismo un palo en la rueda de las radios libres? Unas radios que garantizan la libre expresión de las personas que, de manera voluntaria, comunitaria y sin ánimo de lucro, crean medios de comunicación alternativos y pegados a los barrios. Un medio de expresión que no juega en la división del “mercado”, y que nunca debiera ser juzgada con la misma vara de medir. Pero, tristemente, estos tres grupos municipales no lo entendieron y forzaron la retirada de este expediente, aún con todos los informes a favor y cuando su votación era un acto reglado.

El pasado miércoles, entre las decenas de expedientes de urbanismo que se debatían y resolvían  en Consejo de Gerencia y Comisión de Pleno de Urbanismo uno descolló como la estrella de la sesión: la concesión de una licencia de obra para colocar una caseta prefabricada y vallar el perímetro a instancia de la Federación Aragonesa de Radios Libres.

Administrativamente suponía lo siguiente: licencia urbanística de carácter provisional para ampliación de caseta de Equipos de Telecomunicaciones. Lugar: paseo Duque de Alba, es decir en el Parque de Atracciones, llevar fuera de la ciudad emisoras de ondas, cómo debe ser. Nada indicaba que iba a generar problemas hasta que, antes del debate, el Heraldo de Aragón anunciaba lo que iba a pasar en el debate de esa mañana. El PP afirmaba que la decisión es un “dedazo”. Pedro Navarro pidió “retirar el expediente” y recordó “que el solar se otorga a una “asociación de radios ilegales”. “Que lo saquen a concurso y con garantías”, dijo. Además, indicó que un miembro de la Federación milita en Podemos: “Se lo dan a ellos mismos. Es un dedazo”. Pues con la polémica asegurada de una manera interesada y mezclando dos cuestiones diferentes se llegaba al debate.

Seguir leyendo »

El día que Aragón venció al silencio de tantos años de franquismo

El 25 de abril de 1974 se inició en Portugal la revolución de los claveles, que terminaría con una dictadura que llevaba imponiendo su poder durante 50 años. Por aquel entonces en España nos acercábamos al final de otra dictadura, esa que había comenzado un 18 de julio del año 1936 cuando los militares facciosos daban un golpe de estado para acabar con la II República e iniciar uno de los periodos más negros y  tristes de la historia de España.

La Guerra Civil española fue, sin duda, una lucha de clases y sobre todo una lucha del poder de la iglesia y de la oligarquía, tal y como siempre se había entendido y se sigue entendiendo, contra aquella República que proclamó la igualdad entre hombres y mujeres, separó la Iglesia del Estado, renunció a utilizar la guerra para dirimir los conflictos, implantó una educación laica, aprobó la Ley de Reforma Agraria y aseguró, en el primer artículo de su Constitución, que era una República de trabajadores de todas las clases.

La República no gustaba a los militares, no gustaba a los banqueros, ni a las clases acomodadas que soñaban con instaurar sus poderes y sus beneficios, siempre protegidos por la iglesia y la monarquía. Hasta ahí un relato, pero en la sombra de aquella sangrienta guerra, de su brutal posguerra y de la infame dictadura se esconden las lágrimas de miles y miles de familias que vieron cómo los suyos eran tiroteados inmisericorde en las cunetas de las carreteras y frente a las paredes de los cementerios, y en fosas comunes sin flores ni nombres quedaron enterrados, porque los ganadores esperaban que el silencio se impusiera entre los vencidos y durante años lo impusieron a base del miedo y la tortura. El golpe de estado del 36 y la posterior dictadura franquista han dejado heridas que siguen sangrando: muertos enterrados en cal viva en cunetas oscuras, niños robados a madres republicanas, violaciones de los derechos humanos, represión, injusticia y un pueblo que se movía aterido de frío y miedo, un pueblo que difícilmente podía pensar, porque en su día a día lo imprescindible era sobrevivir.

Seguir leyendo »

Plantando semillas con Berta Cáceres

Sin duda, el suelo del meandro de Ranillas es ahora un poco más feliz. Ese suelo de la antigua huerta zaragozana de Ranillas, ahora bajo una capa de cemento denominada Recinto Expo, alberga desde el pasado 17 de abril la semilla del nombre de Berta Cáceres dando nombre al andador que le sirve de entrada.

Una semilla en forma de nombre que sin duda habrá llegado hasta lo más profundo, alcanzando los fértiles limos dejados en este meandro por el Ebro durante siglos y enraizando, fuerte, en ellos.

Y es que el nombre de Berta Cáceres no es un nombre cualquiera. Ni mucho menos. Esta mujer hondureña es todo un símbolo de la lucha en defensa de la tierra, de los ríos, de los derechos de los pueblos indígenas. Berta organizó al pueblo lenca –la mayor etnia indígena de Honduras- en su lucha contra la presa de Agua Zarca, en el río Gualcarque, sagrado para las comunidades indígenas y vital para su supervivencia.

Seguir leyendo »

La inversión de la ideología

Hasta hace pocos años, la estrategia de la derecha española había sido la de borrarse como derecha, presentarse como un centro político carente de otra ideología que la del “sentido común”.  Como dice Barthes, la burguesía es la clase que siempre ha buscado borrar las huellas de su presencia, por lo que se ha escondido bajo conceptos como los de Nación, Pueblo o Patria.  De manera sorprendente, y coincidiendo con la crisis, la derecha se ha quitado las máscara ideológica y se siente con las suficientes fuerzas como para mostrar ese rostro que la vincula de manera directa con la dictadura.  Sin pudor. Tanto desde instancias partidarias, como judiciales o sociales, la derecha muestra, a veces con orgullo, el cordón umbilical que le une a la dictadura.

Sin embargo, el movimiento más sorprendente es el que se ha producido en el otro ámbito del espectro político.  La izquierda, que comenzó orgullosa exhibiendo su posición ideológica, aunque hablando un lenguaje de reconciliación nacional, ha ido difuminando sus perfiles hasta hacer de la ausencia de ideología una estrategia extremadamente extendida.  También es cierto que desde el régimen posfranquista se apostó fuerte por la domesticación de las fuerzas de la izquierda que tenían un mayor peso social.  En este sentido, el caso paralelo de CC.OO. e Izquierda Unida resulta paradigmático pues ese intento de domesticación fue coincidente en el tiempo y con resultados contrapuestos.  En la IU de Anguita supimos mantener, contra viento y marea, un tibio perfil socialdemócrata, a pesar de la campaña global de criminalización.  CC.OO. fue otro cantar, cuyos efectos todavía se muestran en el sindicato.

CC. OO. había supuesto lo fundamental de la lucha interna contra el franquismo en el ámbito laboral, bajo la dirección de un Marcelino Camacho ejemplo de dignidad, tenacidad, compromiso y, también, claridad ideológica. Y en eso llegó Antonio Gutiérrez, quien sustituyó a Camacho y se aplicó a la tarea de desideologizar el sindicato.  Se trataba de que Comisiones dejara de tener un vínculo ideológico con IU, a pesar de que UGT lo tenía, y lo sigue teniendo sin problema, con el PSOE.  En una significativa anécdota, Gutiérrez, futuro diputado del PSOE, llegó al esperpento de sustituir la Internacional por la Lambada en la clausura de un congreso del sindicato.

Seguir leyendo »

El Aragón que yo quiero...

En unos cuantos días, en una cuantas horas Aragón volverá a celebrar su 23 de abril, su Día de Aragón, y a lo largo de esa jornada Aragón será protagonista de su pasado, de su presente y de su futuro. Aragón será protagonista en Aragón. Luego llegará el 24 de abril, el 25 de abril… y Aragón irá desvaneciéndose, ya casi nadie recordará su historia y su pasado serán solo las piedras que duermen a los pies de Peña Oroel, paisajes en blanco y negro de pueblos abandonados y a los que nadie mece y una sangrienta batalla del Ebro que hirió de muerte a la II República. Hace unos días una amiga periodista me hablaba sobre #ElAragónQueSoñamos, la escuché, me dijo que era preciso salir del victimismo en el que nos habíamos instalado ante el desprecio del Gobierno central por todo lo nuestro. Mientras ellas me hablaba, yo pensaba que el destino de los pueblos lo forjan los mismos pueblos y lo hacen con sus batallas y sus luchas, con sus escritos y sus defensas y me di cuenta que a Aragón, a mi hermoso y querido Aragón, apenas nadie lo había defendido, muy pocos lo acunaron porque tuvo demasiados padres y los años de fervor autonomista quedaron enterrados bajo la vergüenza de políticos sin vergüenza y bajo la vergonzosa realidad que todo lo olvida.

Vuelvo sobre las palabras de aquella compañera: #ElAragonQueSoñamos y entonces sé que es preciso soñar Aragón para que siga vivo, porque durante décadas lo han ido dejando sin oxígeno, lo han ido vendiendo letra a letra, inundando, despreciando, esperando que se convirtiera en un muerto al que enterrar con todos los honores y en el lugar más sagrado. Pero muerto.

Sin embargo Aragón sigue vivo y se reclama en cada pedazo de su historia, en todos las páginas que sobre él se han escrito, en los gritos que soberanistas reclamaban su autodeterminación, en las aguas de sus ríos y de sus ibones, en los picos que lanzan al cielo su roca rebelde y libre, en sus arcillas rojas, en el silencio de sus desiertos y en la fuerza de su nombre. También se reclama en su olvido y se retuerce y se estrangula y a veces piensa que lo mejor sería marcharse, tomar el valle arriba y desaparecer; luego recapacita y determinados versos, indudables gritos, luchas orgullosas y amores violentos y dulces lo hacen volver, como si nada hubiera pasado, a veces fatigado, a veces sediento, en ocasiones ardiendo, pero siempre deseoso de ser amado, comprendido, querido, incluso mecido.

Seguir leyendo »