eldiario.es

Menú

ARAGÓN

Incipiente olor a primavera

La Marina Vàlencia.

Desde lo alto de la lujosa terraza del Alinghi, un edificio abandonado en medio de la Marina de València, junto al economista urbano Ramon Marrades, en un momento de complicidad y mirando al horizonte, me confiesa el vértigo ante la enormidad del reto que tiene por delante. Aunque no se lo digo, sé exactamente a qué se refiere.

Unas horas antes he amanecido en Valencia. El equipo de la Marina de València que gestiona el puerto deportivo me ha invitado a una sesión de trabajo para echarles una mano con el modelo de gestión de unos proyectos. Tienen un millón de metros cuadrados entre agua, amarres, paseos marítimos, tinglados, discotecas y otras infraestructuras con gran potencial, entre las que se erige, iconográfico, el majestuoso Veles e Vents.

Tienen un plan estratégico a cinco años, donde la innovación social y los ecosistemas de emprendimiento ocupan un papel destacado, aunque a primera vista, lo que más llama la atención son la cantidad de terrazas de copas que se ven, todas con estética chill out, con muebles de diseño en los que predomina el blanco porque no se quema bajo el sol. Los sillones y sofás están agrupados en pequeños reservados, conformando saloncitos para generar la intimidad necesaria. En ellos se puede brindar con tu pareja o cerrar el negocio perfecto. Son espacios de catálogo de decoración, globales y estandarizados, tanto que tienes la sensación de haberlos visto antes y que podrían estar en cualquier lugar de Mikonos, Ibiza o Puerto Madero.

Seguir leyendo »

Once de julio que se llama “No a Biscarrués”

Día 11 de julio.  A las dos de la tarde un grito que retumba y nos hace felices: “La Audiencia Nacional tumba la construcción del embalse de Biscarrués”. Nuestros rostros lo dicen todo y en silencio cada uno sabe que la noticia es importante, tan importante que las palabras se escapan o casi no tienen sentido, porque durante semanas temimos que una vez más la intolerancia y la sin razón inundara el lugar de la vida y del reino de los Mallos.

A las tres de la tarde nos despedimos y cada cual regresó a su cotidiana manera de entender la vida. Yo no era capaz de escribir y leí y recordé. Algún amigo en las redes sociales hablaba del triunfo de David contra Goliat y otros escribían sobre la justicia y el sentido común. Yo estaba paralizada, supongo que durante semanas el miedo me paralizó, porque solo la idea de pensar que el pantano de Biscarrués llegara a ser a una realidad me dejaba en la orilla más triste, en la inundada orilla en la que los pantanos han dejado a Aragón,  a sus pueblos y a sus gentes.

Pero ayer, 11 de julio, renació la esperanza y la victoria de los que siempre fuimos perdedores y remamos contra pantanos y contra intereses que nunca entendimos y que lo hacemos desde hace décadas sin insultar, con decencia y con rigor.

Seguir leyendo »

Mejor salvar vidas, señor ministro

Juan Ignacio Zoido, ese pedazo de ministro del Interior tan sandunguero él, se destapó en el Consejo informal de ministros del Interior de la Unión Europea (UE), que se celebró en Tallin, con unas declaraciones contra las ONG que trabajan rescatando y ayudando a los refugiados, de esas que ponen los pelos como escarpias:  " Hay que concienciar a las ONG de que se está para ayudar y no se está para favorecer o potenciar la inmigración irregular, cuando esa inmigración irregular está dando lugar a que corra peligro en el Mediterráneo, como está sucediendo con demasiada frecuencia"

Una ya no sabe si estas ruines declaraciones las ha parido el ministro tras un rato meditando en el rincón de pensar, ese donde tan a menudo se van los políticos del Partido Popular a parir sus estupideces o Zoido se ha venido arriba entre tantos “camaradas de porra y represión” reunidos para ver como acaban con esa emigración que tanto les molesta e inquieta.

Que Zoido no quiere enterarse de cómo esta la situación en el Mediterráneo son claro ejemplo estas palabras dichas para hacerse notar entre tanto tipo dispuesto a cerrar sus fronteras a cal y canto. Había que destacar como un tipo duro y no ser menos que esos ministros reaccionarios que persiguen, encarcelan y cierran fronteras a los refugiados y nos demuestran todos los días la pandilla de ultras que legislan y  gobiernan algunos países entre ellos el nuestro, aquí en Europa.

Seguir leyendo »

Oro, llagas y medallas en la procesión de san Fermín

En Sanfermines, tanto los ciudadanos autóctonos como los visitantes habrán fijado más de una vez su mirada en las insignias y en las medallas que los concejales y alcalde de la ciudad portan durante la procesión de San Fermín. Medallas que, con su reverso a la vista, lucen en la procesión de las “Cinco llagas” que, en cuerpo de ciudad, realizan en Semana Santa.

Seguro que, también, más de uno se habrá preguntado si tales adornos son de oro o de bisutería barata. De hecho, hay gentes de Pamplona, de toda la vida, que sostienen que se trata de medallas sin valor alguno, ignorando la historia de este medallero ambulante.

Si fuera como dice esta gente, estaríamos de enhorabuena. Pues unos adornos de oro de ese calibre supondrían un despilfarro del erario en unos objetos que solo se usan en contadas ocasiones; gesto poco decoroso en una situación económica como la actual. Lo mismo cabría decir de los costosísimos trajes que viste la corporación, pero, en esta ocasión, dejaremos de lado la lencería y nos fijaremos en los metales.

Seguir leyendo »

No va a costarnos ni un euro

No sé a vosotras, pero a mi hay una frase que me jode cantidad y que cada vez que la oigo me cabrea en grado sumo: “eso a los españoles les va a salir gratis, no les va a costar ni un euro” ¿Os suena? Seguro que sí, ya que desde hace muchos años la venimos escuchando cada vez que se habla del rescate a la banca o de la persecución de los corruptos y defraudadores a Hacienda.

Una frase, que trata de calmar temores, pero que en boca de Montoro, Rajoy, de Guindos o cualquier vocero del Partido Popular hace que te pongas en guardia y que automáticamente contestes con un “date por jodido”.

Es lo que tiene vivir en un país de trapisondistas en el que nos gobiernan unos políticos trileros a la par que corruptos y mentirosos, que ya no te crees nada de lo que te dicen o prometen. Y con razón, pues una y otra vez esas mentiras se les vuelven en contra mientras el tiempo y los tribunales pone una vez más a esta pandilla de embaucadores en el lugar que les corresponde: la picota de los mentirosos.

Seguir leyendo »

¿Un acto civil el homenaje a los reyes de Navarra?

Bertold Brecht escribió un poema en 1934 titulado Preguntas de un obrero ante un libro. En él planteaba el asombro que podría suscitar en quien repasara las hazañas sobresalientes de la historia de la humanidad. Comenzaba así: “Tebas, la de las Siete Puertas, ¿quién la construyó? / En los libros figuran los nombres de los reyes.” Luego, seguía: “El joven Alejandro conquistó la India /¿El solo?/ Cesar venció a los galos. / ¿No llevaba consigo ni siquiera un cocinero?”.

El poema de Brecht era una reflexión sobre los mecanismos afectivos y razonables de la memoria y, paralelamente, una crítica amarga a los modelos de construcción y transmisión de la historia pasada e inmediata por parte de los poderes políticos y educativos, valga la redundancia.

Pirámides, catedrales, monasterios, palacios, artes, desarrollo, en definitiva, el porvenir feliz de los pueblos era trasunto del buen hacer del Monarca, aquel que, desde tiempos del rey David, fue ungido por la Divinidad y, en consecuencia, era su imagen en la tierra. Las grandes obras, fueran de naturaleza cultural, social y política se adjudicaban al rey, mientras que las no menos grandes de destrucción y aniquilación -excepto las ocasionadas por el desmadre de la Naturaleza-, tenían el copy right de los pueblos, tratados siempre como ignorantes e impulsados en sus actuaciones por oscuros principios cuando no por bajas pasiones incontrolables. Repasemos los libros de historia que circulan en las instituciones educativas y se comprobará que este enfoque individualista y centrado en la omnipotencia de los reyes sigue sin cuestionarse lo más mínimo, a pesar de su evidente reduccionismo interpretativo.

Seguir leyendo »

Cuestión de clase

Parece que está volviendo a salir al debate público la discusión sobre la clase social. ¿Qué es la clase?, ¿cómo influye su organización y posicionamiento político?, y  sobre todo, ¿hemos hecho bien el análisis de clase? Esta última parece la más importante, y en la que el poso marxista en la izquierda siempre sale a flote.

Hace ya 6 años que Owen Jones público Chavs, libro con el cual se abrió una pequeña brecha en el pensamiento quincemayista de “somos el 99 %”, un lema criticado solamente por una pequeña parte de la izquierda, casi más por el sentimiento identitario frente a lo nuevo, que por un análisis certero de por qué era erróneo el discurso. Desde el cabreo más absoluto, cuando ya no te toca vivir en la posición social privilegiada que ocupaban tus padres, cuando tu padre es un tarjeta black o tu familia posee una de las empresas más grandes de Galicia, es fácil enmarcarse en el 99 %. La obra de Owen llegó a España en un periodo de álgidas movilizaciones, abiertas por el 15M –aunque cabría preguntarse si fue por el 15M debido a que es donde estaban los intelectuales de nuestra izquierda, o si más bien fue por la Huelga general de septiembre de 2010–, un momento en el que no se estaba para abrir grandes debates estratégico-organizativos.

En la misma línea está La clase obrera no va al paraiso del “Nega”, uno de los cantantes de Los Chikos del Maiz, y Arantxa Tirado, esta vez sí con una intención clara de desvelar el abandono, marginación y criminalización de la clase obrera no solo por el sistema, sino por la izquierda política de nuestro país. Son bastante curiosas las críticas que han recibido, destacando la de José Babiano, cómo no, profesor de Universidad. Parece ser que no es lo mismo que se acuse de clasismo a la élite intelectual y a la élite de los movimientos sociales de Inglaterra a que esa crítica aterrice en tu país y te acuse a ti directamente. Parece ser que tampoco es cómodo que un soldador reconvertido en rapero tenga más influencia entre la juventud trabajadora que un profesor universitario, cuya función social es precisamente la de generar ideología y no montar la estructura de la mesa en la que se sienta todos los días. El libro escuece, escuece también entre muchos de los cuadros de los movimientos sociales y la izquierda política, Podemos por supuesto e IU indudablemente.

Seguir leyendo »

L'aragonés de Zaragoza ye bien vivo

“Chafardero”, “preta esto”, “que laminera que eres”, “déjalo bien escoscao”, “no le encorras que os estozolaréis”, ”escoba la habitación anda…”, “buf que tronada! Me voy a chipiar”…

Aquí un eixemplo d´exprisions y parolas cutianas entre a chent de Zaragoza y d´a resta d´Aragón, exprisions y parolas d´emplego tant común que mos pensamos que fan parte d´a luenga castellana, y que no paramos cuenta de que no en fan soque quan charramos con chent de difuera: “le dije que me pasara el tape y no me entendía, mira que charramos mal…”

No, en Zaragoza y en Aragón no charramos mal, en realidat en garra puesto “se charra mal”, ista anvista d´o que ye bien charrar y mal charrar seguntes lo que diga a RAE ye un lastre que habríanos de sacar-nos d´o tozuelo. Una luenga ye un ser vivo que creixe y se desembolica de traza diferent seguntes a idiosincrasia d´a chent que lo fabla, y tamién a influyencia d´atras luengas vecinas con qui s´enreliga y mezcla en un baile sin fin. Y ye que una luenga no entiende de mugas, regles y dogmas, pero sí de sentimientos y emocions.

Seguir leyendo »

El PSA, cuarenta años después

Hace unos días en Zaragoza, y en un acto sencillo, se presentaban los audios originales del mitin que un 13 de junio de 1977 daban en la plaza de toros representantes del Partido Socialista de Aragón, en lo que fue sin duda el inicio del aragonesismo político de izquierda. Fui invitada a participar y quise contar este cuento que hoy os dejo aquí:

“Aquel 13 de junio de 1977 yo tenía nueve años y poco o muy poco sabía del socialismo. No sabía casi nada del socialismo a nivel teórico, pero vivía socialistamente porque de esa forma me habían enseñado a construir mi mundo y el de las personas que estaban a mi alrededor. Aquel 13 de junio yo estaba en esa plaza de toros, pero no recuerdo los eslóganes ni los discursos de Emilio ni de Tierno ni las palabras de Eloy ni de mi padre; sin embargo sí que recuerdo a mi amiga Diana, recuerdo que juntábamos nuestras manos, a modo socialista decíamos, pero no lo hacíamos como ellos, porque nosotras estábamos construyendo nuestra libertad al margen de las palabras que nuestros mayores pronunciaban y que a nosotras nos parecían demasiado solemnes, demasiado grandilocuentes. Desde muy niñas supimos que ellos luchaban por un ideal, por una utopía que nada tenía que ver con el mundo que se iba imponiendo en las calles a través de una realidad convulsa, donde los restos del franquismo eran letales para la libertad y el socialismo. Todavía nadie osaba hablar del aragonesismo.

Mi amigo y compañero, José Luis Soro, cuando hablamos de socialismo siempre saca a colación a Costa, su querido Costa, y me dice: “Como dice Costa, los árboles son los regulares de la vida y como los socialistas, niveladores de la creación”. Enseguida añade: “Pero la mejor definición del socialismo la escribió tu padre: planta un árbol sobre la tierra yerma y ayúdale a crecer, igual al socialismo que tenemos que hacer”. Sonrío, porque recuerdo los acordes sobre la guitarra y esos versos, recuerdo las camisas a cuadros y los cigarros negros y el humo y las risas, también recuerdo que yo quería un padre normal, uno de esos que te llevan al médico o te van a recoger a los cumpleaños, pero él era distinto porque luchaba por la libertad y el socialismo y me mostró un Aragón oscuro y luchador; una Zaragoza nueva y un Teruel en rojos.  De niña llegué a tener celos del socialismo y a veces hasta de la libertad, pero dejé de tenerlos cuando la tristeza invadió las almas de aquellos pioneros que dieron forma y vida al primer socialismo aragonés: el Partido Socialista de Aragón. Nunca sabremos qué hubiera sido de Aragón si el PSA hubiera sobrevivido, supongo que nos habría ido mejor, pero la sombra de Franco era alargada y España tenía mucho miedo de sus muertos y de las cunetas que gritaban el dolor por todos sus costados: Aragón no estaba al margen y el Partido Socialista de Aragón fue desapareciendo y con él muchas esperanzas, muchas ilusiones, tantas banderas como luchas, así que el árbol que un día se plantó sobre la tierra yerma fue muriendo, porque nadie le ayudó a crecer.

Seguir leyendo »

De vírgenes y medallas

Nunca hubiera pensado que los estudios marianos - Mariología los llama la teología católica-, adquirieran tanta actualidad y, menos aún, que fuera gracias a políticos que se reclaman laicistas, republicanos y de izquierdas y, en algunos casos, ateos. Que dicha revitalización se deba a políticos de derechas podría pasar, pero ¿de izquierdas? Suena sospechoso. No es muy coherente que, dadas esas notas con que rebañan su identidad, políticos levógiros dediquen medallas de oro a una virgen sacra. Más bien parece estampa de aquella España negra que dibujara el asturiano Darío de Regoyos y fotografiara fantásticamente en el franquismo Cristina García Rodero.

Es que va a resultar que quienes más saben de vírgenes y de otras especies evanescentes e inasibles son políticos, mucho más que aquellos que andan el día olfateando el sobaco del Altísimo. ¡Quién fuera a decirlo! Esta peña parece tocada por un aura divina y que por ósmosis sobrenatural obtuviera unos conocimientos que hasta la fecha solo eran accesibles a místicos y a pastorcillos de corazón puro y casto como los carrizos de agua dulce. Pero, ¿un político, sumidero potencial de todas las sevicias posibles? ¡Anda, ya!

Hablan con tanta seguridad de la Virgen María -travestida en virgen del Rosario, del Rocío, del Pilar o de los Dolores-, como si hubieran pasado la vida cortejándola en la intimidad. Le dedican medallas de oro y de plata, y la consideran más eficaz para resolver los problemas laborales y económicos que el Fondo Monetario Internacional, el IBEX-35, la Patronal, el Sindicalismo y la lucha de clases. Más resolutiva, incluso, que los ministros de economía, de asuntos sociales o de lo que se tercie. De hecho, la ministra Fátima Báñez fue tan humilde que las mejoras en la economía española, y que terminaron con la crisis que nunca quiso nombrar Zapatero, ella las atribuyó a la Virgen del Rocío. Para nada a su persona, y eso que tiene nombre de virgen con pedigrí.

Seguir leyendo »