eldiario.es

Barbijaputa

Con las putas

La ignorancia de su misma historia de luchas y logros ha sido una de las principales formas de mantener a las mujeres subordinadas (Gerda Lerner, 'La construcción del patriarcado', 1986).

Seguir leyendo »

Cuando el dedo señala la luna, la izquierda mira el dedo

Los votantes conocemos todos los partidos disponibles para las elecciones, esto es así. Bueno, a lo mejor no todos, porque son mas de 70 los que se presentan, pero sí conocemos muy bien a los principales. Bueno, a lo mejor tampoco mucho. Pero que conocemos más a unos que a otros, eso ya sí.

Al que más conocemos –a pesar de su poca antigüedad– es a Podemos, cuyos ideario y dirigentes han sido desglosados y desmembrados en platós, periódicos, programas de radio y plazas de pueblo. Yo misma he participado en el festín, vaya. Pues menudos somos los españoles para criticar.

Seguir leyendo »

Querida Comunidad Internacional:

Querida Comunidad Internacional:

Los sondeos sobre las próximas elecciones autonómicas vaticinan que ganará de nuevo el Partido Popular en muchos municipios (incluido Madrid) pero esta vez con mayoría simple, por lo que tendrán que pactar con Ciudadanos para gobernar. Al fin y al cabo, los programas electorales de uno y otro no difieren mucho e incluso el máximo dirigente de Ciudadanos, entre otros, ha sido militante del Partido Popular durante años.

Seguir leyendo »

Falacias machistas (vol. II)

Ésta es la segunda parte de un recopilatorio de las falacias más usadas por el machismo en cualquier debate que incluya el tema de género, aquí la primera parte.

En este caso, las falacias vienen con casos prácticos, para los que opinan que el feminismo no es necesario y el machismo está superado (He intentando seleccionar los menos ofensivos).

Seguir leyendo »

Vengo del futuro y no os traigo una lejía

¿Os acordáis de aquel anuncio noventero en el que una chica con el pelo azul  nos traía del futuro una lejía? A nosotros, que del futuro sólo esperábamos coches voladores y vacunas contra el cáncer, pues claro, enseguida lo tachamos de metedura de pata total y no paramos de hacer chistes hasta que empalmamos con el siguiente anunciante/cantante/político que metió la pata.

Pero hagamos un caso práctico. Quedaos ahí, en los noventa, en ese momento de sobremesa en el que estáis frente la tele y aparece una chica con el pelo azul, ese instante en que alzáis la vista y veis que la muchacha no trae una lejía, sino que os trae una visión de lo que de verdad será el futuro.

Seguir leyendo »

La fiesta

A la fiesta de la democracia, elecciones tras elecciones, estamos siempre todos invitados. Y, como en todas las fiestas, hay gente que no va, hay otros que van por cumplir pero sabiendo que no se lo van a pasar bien y otros que van eufóricos y a darlo todo. Los hay que van con lo puesto y los hay que van sabiendo que su entrada vale por más copas que la tuya. Hay gente que va muy harta de fiestas que luego resultan ser pesadillas y dejan una resaca de mil demonios. Luego están (estamos) los que piensan (pensamos) que esa será la fiesta definitiva que marcará un antes y un después; una donde, después de mucho tiempo soportando que paguemos la cuenta los de siempre para que solo la disfruten unos pocos, nos vamos a poner de acuerdo para echarlos a empujones, a ellos y a sus reglas maquiavélicas según las cuales ahora son los propietarios de la fiesta, del edificio y hasta de los panchitos. Y creen (creemos) que ya verás qué fiesta, que lo primero que vamos a suprimir será la zona VIP y vamos a lograr, sí o sí, que todos los invitados puedan beber, comer y expresarse por igual. Y te creces, porque imaginas un sitio donde los que se han colado año tras año, y encima te han robado el bolso, van a empezar a pagar todas las entradas pasadas y, además, te van a devolver lo robado. Hombre, pues solo faltaba.

Pero luego llega, una vez más, la fiesta de la democracia –qué digo fiesta: FIESTÓN– y te pones tu mejor vestido, te invade de nuevo la ilusión y la esperanza, “esta sí será la buena”. Has hablado con todos tus amigos, tus familiares, en todas las redes sociales la gente clama al cielo, porque está cansada, no puede más, tu pueblo entero está ahogado de recortes y de corrupción, no merecemos eso, y tú misma dices que normal, que hasta tú tuviste que emigrar hace mucho para tener un trabajo digno. Y tu hermana. Y amigos a los que ya no ves. Y está claro, esta vez no va a ser como todas las anteriores porque el sentimiento de hartazgo se respira en el aire, casi lo puedes tocar. Quizás no vaya a ser un giro completo pero lo que está claro es que hoy sí que empieza el cambio.

Seguir leyendo »

Andaluces, levantaos

¡Andaluces, levantaos! / ¡Pedid tierra y libertad! / Sea por Andalucía libre, / los pueblos y la humanidad.

Ya sé que nadie escarmienta en cabeza ajena. Y que Grecia ya pasara por donde estamos pasando nosotros no nos servirá. Pero tengámoslo presente: Grecia sucumbió al miedo que los medios le infundieron con bombardeos sistemáticos de escenarios catastróficos (¿nos suena de algo?) para que siguieran votando a los de siempre y no salieran del camino diseñado por el poder.

Seguir leyendo »

El efecto mariposa podemita

Mi hermana pequeña me llamó el otro día: “Barbi, ¿qué opinas de Venezuela? ¿Sabes de algún documental que lo cuente de una forma objetiva? Cada vez que pongo algo en Facebook sobre Podemos me salen con Venezuela y me he dado cuenta de que soy una ignorante en ese tema. Me gustaría informarme bien para poder contestar a lo que me dicen”.

Mi hermana siempre me pregunta sobre política y cuando creo que sé la respuesta se la explico de la forma más neutral que puedo, además de recomendarle periodistas o autores para que ella misma se forme su opinión.

Seguir leyendo »

Falacias 'ab machismum' (volumen I)

Las personas feministas siempre tienen que mantener los mismos debates sobre machismo con reaccionarios del movimiento. Con el primer volumen de este recopilatorio podemos abreviar el debate que nos salga en el futuro con este tipo de interlocutores cuando se escuden en excusas y simplismos de 1º de Machismo.

1. El feminismo es igual de malo que el machismo (Falacia absque RAE).

Seguir leyendo »

Andalucía sólo hay una, y menos mal

¿Qué fue antes: la andaluzfobia o la vergüenza de ser andaluz? ¿El no-andaluz corrigiendo al andaluz o el andaluz impostando su acento? ¿Qué fue primero: el andaluz que aceptó que hablaba “mal” o el no-andaluz condescendiente porque ignoraba que parte de su vocabulario es herencia de Al-Andalus?

¿Qué fue antes: el agachar la cabeza de unos o el levantar la barbilla de otros?

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -