eldiario.es

Barbijaputa

No estamos solas, dice

Ayer aparecieron los cuerpos de Laura y Marina, las dos chicas desaparecidas en Cuenca el 5 de agosto. El principal sospechoso de los asesinatos es el ex de Marina. Ella le había pedido a Laura que la acompañara a casa de él para recoger algunas pertenencias y nadie volvió a verlas. La sociedad vuelve a horrorizarse por otro desenlace abominable, pero vuelve a ponerse la venda en los ojos ante el hecho, escandolosamente cotidiano, de que las mujeres necesitamos ir acompañadas a la que fue nuestra casa a recoger nuestras cosas, porque sabemos que quien nos espera tras la puerta, un día nos amó pero hoy es sólo un hombre y, como tal, puede hacerte daño. El clamor no es que Marina pidiera ayuda para no estar a solas con su expareja, y que esto sea una práctica habitual. No. Eso es lo normal, porque los hombres, pues ya se sabe, se ponen violentos, son así, lo llevan en los genes, pierden la cabeza, son muy pasionales. Así que todo vuelve a centrarse en el desenlace: el clamor es sólo que las mató.

Cuando una mujer rompe con su pareja de una forma no consensuada, también es habitual que alguien se ofrezca a acompañarla, casi siempre un hombre. No hace falta que en la relación haya habido malos tratos para que se tome esta y otras muchas precauciones. Un hombre que deja a su chica no necesita ir acompañado de un hombre –mucho menos de una mujer– para recoger sus cosas e irse para siempre.

Seguir leyendo »

Cómo se seduce a una feminista

Desde que escribo en este diario sobre feminismo, he recibido muchos mails de hombres con dudas sobre la seducción con preguntas como “Si no podemos acercarnos, ¿cómo hacemos para seducir a una mujer sin caer en el machismo?”, “Si hablar con una mujer es ya tachado de machista, ¿cómo vamos a tener relaciones? Nos extinguiríamos”. Incluso en una entrevista me hicieron la misma pregunta. Algunos lo preguntan algo molestos, otros con verdaderas ganas de obtener una respuesta que les solucione la papeleta.

Lo cierto, es que las personas que se involucran en la lucha feminista, no tienen necesariamente que tener un manual con pautas que solucionen los problemas de seducción de los hombres, o de algunos hombres, ya que estoy segura de que a muchos otros estas preguntas a las que hago referencia les chirriarán tanto como a mí.

Seguir leyendo »

¿Por qué las mujeres no son graciosas?

‘Las mujeres no tienen sentido del humor’. No sé cuántas veces habremos escuchado y leído esta frase. Y como representación máxima de que esto es así, muchos señalan el número casi inexistente de humoristas y cómicas relevantes que existen en el mundo, salvo algunas excepciones como Eva Hache en España o Tina Fey en EEUU. Son una raya en el agua, rara avis en un mundo como el de la comedia, mayoritariamente masculino, como tantos otros.

Los artículos que he leído hasta el momento (muy pocos que traten este tema, parecen no querer meterse en aguas pantanosas) y que tratan de averiguar el porqué de este ‘fenómeno’, lo hacen desde el punto de vista antropológico, analizando estudios que se hacen sobre el cerebro de unos y otras y sacando conclusiones sobre los datos que dichos estudios proporcionan sobre las conexiones neuronales que nos diferencian. Ninguno de los que he encontrado trata de ir más allá, ninguno nombra la educación machista que han recibido todas las mujeres, el segundo puesto que aprender a ocupar en todo, y por supuesto no nombran las palabras ‘machismo’, ‘roles de género’ o ‘patriarcado’. Son las palabras malditas que no deben ser dichas, la dirección en la que no hay que mirar, el elefante en el salón.

Seguir leyendo »

TEST: ¿Cómo de machista es usted?

¿Cada vez que alguien saca en una conversación el tema del feminismo usted no sabe donde meterse? ¿Tiene miedo de decir cualquier cosa y ser tachado de machista? ¿Sabe a ciencia cierta que no lo es? No tenga miedo, ¡hoy le traemos un test fresquito para pasar el verano sabiendo exactamente qué lugar ocupa usted en esas conversaciones!

Seguir leyendo »

Complejo de histérica

Desde el mismo instante en que la mujer nació de la costilla del hombre, se ha debido a él. Ha debido cuidarle y organizar su hogar, gestar y educar a sus vástagos, guardar la casa y cerrar la boca. Parece que ahora que vestimos pantalones, que no nos hace falta un hombre para abrirnos una cuenta en el banco y que podemos divorciarnos, hemos evolucionado mucho, que nos hemos civilizado. Muchas mujeres siguen creyendo firmemente que lo difícil en el campo de la igualdad ya se ha conseguido y que, los únicos logros que nos quedan, son cobrar lo mismo por el mismo trabajo y que no nos maten más. Tanto es así, que por señalar cómo los hombres  ocupan el espacio en lugares públicos o denunciar anuncios sexistas en los medios de comunicación, muchas feministas somos tachadas sistemáticamente de quejicas y exageradas. Como si hubiera cosas mucho más importantes en estos momentos y pararse con detalles fuera una pérdida de tiempo. Como si eso no fuera sólo la punta de un iceberg mucho más grande que nosotras mismas. De hecho, muchas mujeres, para quejarse de actitudes machistas, empiezan por un tímido "yo no es que tenga la piel muy fina pero…" o "yo no soy la típica protestona pero…". No quieren que las tachen de exageradas, de tener poco sentido del humor, de ser una de ésas con las que no se puede hablar porque se ‘pone como una loca’.

Y ahí es donde empieza la lucha: el feminismo, mucho antes de convertirse en una lucha con el exterior, es una lucha interna en la que te preguntas mil veces si no estarás exagerando. Si no será que lo has malinterpretado todo o que eres una malpensada. ¿Por qué te molesta que ese compañero que te ayuda sin que se lo pidas nunca mueva un dedo por otros hombres? ¿Es que acaso ser amable es un pecado capital? ¿Por qué te sientes desnuda cuando vas por la calle y te miran las tetas? ¿No sería peor que nadie te las mirara? ¿Por qué te arreglas para ser la más guapa en una fiesta si cuando llegas lo que quieres es pasar desapercibida?

Seguir leyendo »

Por alusiones

Estoy intentando ponerme al día en Twitter sobre Grecia, paso el TL con rapidez, obviando todo lo que no sean tuits de medios y centrándome en titulares, cuando veo esto:

'Ruindades' http://t.co/QDF6VPvMe6 Félix de Azúa: "Pablo Iglesias es un político que se ha formado en el botellón" pic.twitter.com/4V6TM0L2pZ

Seguir leyendo »

Nosotras

El lunes pasado escribí un artículo sobre Cómo ser mujer en verano. Usaba los tópicos sobre tono de piel, peso, aspecto, etc, de forma irónica para hacer una crítica a la sociedad patriarcal en la que vivimos y que esclaviza a las mujeres y las controla a través de su cuerpo. Este artículo, a las 9 am ya tenía 9 comentarios: todos, los 9, eran de hombres. Tres de ellos negaban todo lo que el artículo decía, uno me negaba a mí directamente como persona válida para opinar y otro, al no captar la ironía del artículo, opinaba que parecía sacado del Cosmopolitan, ya que entendió que daba consejos de moda y de belleza cuando escribí cosas como:

"Relájate mentalmente pero mantén la guardia físicamente, no sabemos muy bien cómo se hace esto, pero hazlo, porque tienes que disfrutar del verano, es un pecado no hacerlo, pero también lo es comer y vestirte como te dé la real gana. Disfruta lo que puedas, pero sin pasarte. Despendólate en vacaciones pero con control. Sé libre pero sé esclava. Pásalo bien pero sólo lo que seguir todas estas normas te permita."

Seguir leyendo »

Cómo ser mujer en verano

Mujer, un año más, ha llegado el verano. Por un lado, genial: calorcito, playa y cervecitas en terrazas. Por otro lado, mal: con la ropa de verano se te ve la celulitis de los muslos, en la playa haces reflejo porque estás más blanca que la luz al final del túnel y la cerveza te la has quitado con la operación bikini.

No pasa nada, aquí te enseñamos cómo poder disfrutar del verano sin morir en el intento:

Seguir leyendo »

Cómo ser la mujer que Internet quiere que seas

Podría parecer que el machismo en Internet es el mismo que el de la sociedad en la que vivimos, pero lo cierto es que no es así. El machismo en Internet es mucho más descarnado porque, al hecho de poder acosar desde el anonimato se suman las políticas de las propias redes sociales que manejamos, en su mayoría puritana y machistamente yankis, que hacen que la libertad en Internet para las mujeres se vea contaminada por un sexismo atroz, ya que por un lado se convierten más fácilmente en objeto de acoso y, además, son censuradas por las propias redes sociales.

El problema se hace mayor cuando, por ejemplo, lo normalizamos hasta el punto de que una de cada tres jóvenes ve aceptable e inevitable el control que ejercen sus parejas sobre ellas en redes sociales. O, por ejemplo, tenemos parámetros diferentes a los que atenernos en nuestras publicaciones.

Seguir leyendo »

Que le quiten lo bailao

Ciudadanos, el partido que se ha llevado gran parte de los votos huidos del Partido Popular por la corrupción reinante, el autollamado "partido del cambio tranquilo" o "cambio sensato" y cuya frase más repetida es “no vamos a ser un balón de oxígeno para partidos corruptos”, ha pactado en la Comunidad de Madrid con el Partido Popular, contradiciéndose de forma hasta cómica.

Pero sería inviable hoy q C's fuera en misma lista electoral que el partido de Bárcenas o el de los ERE.Es regeneración,no degeneración (2)

Seguir leyendo »