eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Barbijaputa

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 73500

Los planchabragas

Siempre hablamos de nosotras, de las mujeres, sean o no feministas, porque para eso es nuestra lucha y para eso somos nosotras las afectadas por el machismo. Pero lo cierto es que a nadie se le ha escapado que también hay hombres de nuestro lado, en los comentarios de estos artículos y ahí fuera, en la calle y en las manis. 

Al machismo, por supuesto, esto no se le ha pasado nunca por alto. Si bien es cierto que somos nosotras su principal objetivo a la hora de insultar, menospreciar y hasta amenazar, los compañeros que apoyan el feminismo también reciben sus insultos e intentos de humillaciones (curiosamente, amenazas jamás leí o escuché ninguna).

Seguir leyendo »

Une con flechas

'El Ministerio de Cultura ha otorgado a 'El Hormiguero' el Premio Nacional de Televisión de 2016 por "su carácter innovador y su naturaleza de programa de entretenimiento familiar". 30.000 euros de nuestros impuestos. 

Es como si una nunca se curara de espanto, ¿saben? Un día ves a una ministra de empleo rezándole a una virgen para que haya más empleo, y dices "vale, pues ya está, ya lo he visto todo, nada podrá sorprenderme ya", pero qué va, luego la Policía hace comisario honorífico a Marhuenda y se te queda la misma cara de "pero... ¿esto está pasando en la vida real?". Y sí, ¿eh? está pasando. Y te preguntas con desesperación cuándo acabará este bucle de sorpresa-indignación-creer que ya nada te sorprenderá-sorpresa-indignación-creer que...

Seguir leyendo »

Allá ellos

Parece innegable que el feminismo está en auge: las feministas son más leídas que nunca, se publican libros sobre la lucha de las mujeres a un ritmo impensable unos años atrás, desde críticas al concepto actual de maternidad hasta análisis de micromachismos, y en charlas como la de Silvia Federici, que recientemente ha estado en nuestro país, se producían colas que daban la vuelta al edificio donde tenía lugar.

Muchos periódicos y cadenas de televisión han tratado desde el principio este auge para su propio beneficio, y en detrimento del propio feminismo y de las mujeres que intentan que llegue a más y más mujeres. A estos medios, no sólo no les importa frivolizar y desinformar, sino que se dedican a preguntar a todas las mujeres en sus entrevistas si se declaran feministas, para poder colocarlo como titular si alguna dice que no. Saben que el número de clics se disparará y las entrevistas llegarán a trending topic. A veces, incluso han modificado lo que la entrevistada decía, para que pareciera un sí pero no, no pero sí.

Seguir leyendo »

Juan y Medio, le presento a Pierre Bourdieu

Cuando las feministas protestan por algo dicho o hecho por un machista, éste suele desechar las críticas; al fin y al cabo las que "ladran" son mujeres. Eso sólo puede significar que él cabalga.

Juan y Medio ha optado por esa respuesta ante las críticas a su " broma": "Ladran, luego cabalgamos".

Seguir leyendo »

¿Cómo hubiera sido el cuento?

Desde que saltó a los medios el caso de Juana Rivas, las feministas hemos visto con estupefacción no sólo la violencia institucional que se ha ejercido sobre ella -parece que nunca nos curamos de espanto-, sino también el brutal juicio social, basado en la más apabullante misoginia.

El espectáculo que hemos visto, en forma de reportajes a doble página y de entrevistas televisadas, ha servido para blanquear la imagen de la expareja de Juana sin que ningún responsable se sonroje siquiera. En cuanto a clics, tenía todo el sentido publicar cosas como que el lugar donde Juana residía con quien la maltrató era " un idílico pero algo alejado entorno natural que pudo agudizar la sensación que adujo Rivas de encontrarse atrapada cuando las cosas se torcieron". También sabía El País, el medio en el que esto se publicó, que escribir que "Arcuri es  un tipo sosegado pero de ideas firmes", echaría más leña al fuego a todos aquellos que mantenían que Juana mentía -lo de las denuncias falsas, ustedes saben-. Leña a la mancha misógina que aseguraba que ella solo quería "robarles" los niños a su pobre marido. Más y más leña, en cada canal, en cada medio, a esa imagen machista de mujer desequilibrada que haría cualquier cosa para tener a sus hijos sólo para ella. Esa imagen femenina que está en el imaginario de la sociedad: fría, calculadora, que finge, que llora lágrimas de cocodrilo, que lo tiene todo planeado para "quedarse" con los hijos y, además, un buena pensión de su ex para no tener que volver a trabajar en su vida. Esa malvada y perversa mujer, esa madrastra de Disney que tenemos todos en la cabeza, esa arpía estereotipada que es capaz de los planes más enrevesados con tal de salirse con la suya. En definitiva: esa mujer que hemos visto millones de veces en el ficción pero que, si nos preguntan por una sola en nuestro entorno, no tenemos ni un nombre que ofrecer como respuesta.

Seguir leyendo »

¿Demócrata antes que feminista?

Elisa Beni, colaboradora de este medio, escribía ayer un segundo artículo sobre el caso de Juana Rivas. Al primero que publicó, llamado "Juana no está en mi casa", ya le contestaron  Beatriz Gimeno e Isa Serra. A este otro me gustaría replicarle yo.

En su segundo artículo, Beni escribió: 

Seguir leyendo »

Por qué los hombres matarán a las mujeres

Este sábado, El País perpetraba uno de esos artículos machistas con los que nos obsequia a menudo. Esta vez no era uno de opinión, sino una crónica que narraba los avances de un estudio del Ministerio de Interior sobre la violencia de género. "¿Por qué los hombres matan a las mujeres?", se titulaba.

En él, contaban los casos que el estudio ordenado por el Ministerio estaba analizando, y lo hacían así:

Seguir leyendo »

Mens naranja in corpore legislador

El 23 de junio saltaba la noticia de  una nueva fuga de diputados en el partido de Albert Rivera, Ciudadanos. Los cuatro diputados valencianos declaraban que "existe 'un sistema de Gestapo' para controlar las opiniones". Antes de esta fecha, 23 de junio, en la cuenta de Twitter del partido se podía leer –de vez en cuando– referencias a los vientres de alquiler. En enero lo nombraron dos días, en febrero tres o cuatro, en marzo sólo un tuit, al igual que en abril, para acabar en mayo con este tuit:

📻 @PatriciaReyesCs "Al tener un cupo menor al #PPSOE tendremos que esperar para llevar la #GestacionSubrogada al Pleno" en @encasadeherrero

Seguir leyendo »

Ser hombre online, ser hombre offline

Los espacios no mixtos que apoya y promueve el feminismo para la realización y empoderamiento de las mujeres en cualquier ámbito no parecen ser entendidos por muchos y, por ende, boicoteados con violencia por algunos.

Podríamos estar hablando desde los foros de Facebook sólo para mujeres hasta las organizaciones feministas sólo para nosotras que existen en todo el mundo, pero en concreto hoy hablaremos del evento no mixto que una periodista especializada en videojuegos decidió crear en Barcelona. Dicho evento no va a realizarse finalmente porque la empresa que cedió la sala, King, dio marcha atrás y lo canceló tras las amenazas que sufrieron por parte del ciberactivismo machista.

Seguir leyendo »

Las mujeres que enfadaban a Javier Marías

Que los columnistas cipotudos españoles han encontrado en el feminismo una diana contra la que disparar no creo que se le escape a nadie. Seguro que le vienen a la mente un buen puñado de ellos. Cambian sus caras y sus nombres pero no su misoginia, que los lleva a sacar las mismas conclusiones machistas hablen de lo que hablen, escriban de lo que escriban, piensen en lo que piensen.

Cuando escriben de mujeres es sólo para venerar sus físicos o para odiarlas por lo mismo. Rara vez uno de estos columnistas cipotudos dedican sus columnas a mujeres (mucho menos a mujeres cuyas apariencias no encajen dentro los consabidos cánones que contentan a la cipotudez) y, cuando lo hacen, jamás lo enfocan de igual a igual, sino que adoptan un tono (en el mejor de los casos) paternalista-condescendiente que dice más de lo que supuran sus líneas. A muchas ya hace años que no nos engañan, y quizás por eso insisten en tratar a las mujeres como objetos con los que ganarse el pan que surten en Casa Lucio, para que nuestra rabia viralice sus textos. 

Seguir leyendo »