eldiario.es

Barbijaputa

Pero vamos a lo importante

El lunes hablábamos de cómo la violencia contra la mujer es institucional y estructural, basándonos en la noticia del acoso que una menor sufrió durante tres años. La justicia y la sanidad pasaron por alto el caso de la chica, consiguiendo que su situación no sólo no acabara sino que se prolongara en el tiempo. Con todo lo que eso conllevó para ella.

Hace unos días, se viralizó un vídeo donde una pareja practicaba sexo en el Metro de Barcelona. Yo, personalmente, no pude terminar de ver el vídeo; la pasividad de ella hacía que me resultara insoportable seguir mirando. Hoy, leyendo la carta de esta lectora de Píkara Magazine, veo que se enlaza una noticia de La Vanguardia, con los testimonios de los testigos que presenciaron la escena. Se dice lo siguiente: “La chica no estaba en un estado muy idóneo. Estaba consciente, pero cuando acabó no podía ni levantarse. El chico tuvo que ayudarla a vestirse. No sé si era una cosa muy voluntaria y deseada por ella”. Y sigue así: “Lo que sí deja entrever es que, al menos la chica, estaba en un estado de embriaguez considerable, y es que cuando se incorporó ‘le cayó una botella de vidrio de cerveza’”.

Seguir leyendo »

El amor todo lo puede

Que la violencia contra las mujeres se puede ejercer de muchas maneras y respaldar de muchas otras es algo que todavía, a día de hoy, muchísima gente o niega o no entiende. Normalmente hombres, claro. Hombres incapaces no sólo de empatizar con la otra mitad de la población, sino también repletos de excusas cuando esta violencia se manifiesta tan claramente que es imposible no verla.

Para ejercer violencia contra una mujer no es necesario levantarle la mano. Ni bajarla. No es necesario tocarla. Por ejemplo, un hombre ha sido detenido recientemente en Valencia. Un hombre de 46 años, español, heterosexual y blanco. Un hombre que no tenía antecedentes, un hombre normal, un español medio. Un hombre que durante tres años se desvió de su camino al trabajo para poder toparse con una menor en su camino al instituto.

Seguir leyendo »

Porno, izquierda y derecha

Juan Manuel de Prada ha sido objeto de mofa por sus declaraciones sobre el porno, tras afirmar en su artículo en el ABC que los consumidores de pornografía convencional desearán también en algún momento " consumir pornografía en la que aparezcan niños", definiéndolos como "esclavos de [sus] instintos". Siendo como es un conocido machista, las burlas en Twitter no se han hecho esperar. Y no es para menos, el texto parece haber sido escrito en el siglo XV, hablando de los pecados de la carne y de la sobriedad como virtud.

Nuestros padres ya crecieron pensando que si se masturbaban se quedaban ciegos, y nuestras madres se avergonzaban de su sexualidad de tal forma que no hacía falta amenazarlas con ceguera alguna. A nosotras, hoy día, nos toca rebelarnos contra esa o cualquier otra imposición. Nuestra sexualidad es nuestra, el sexo es sólo eso y ya hemos aprendido a pasarnos la moral católica por las trompas de Falopio. 

Seguir leyendo »

¿Qué es el 'hembrismo'?

El machismo se reinventa para seguir vivo. No solo en actitudes, sino también en el lenguaje. Ya pocos dicen eso de “mujer tenía que ser”. Ahora se usan técnicas igual de misóginas pero más políticamente correctas como, por ejemplo, no poner a mujeres al mando de nada y ya está. Por eso quizás hayan oído hablar de "neomachismo". Es lo mismo de siempre pero con un nuevo diseño.

Pero ante el argumentario feminista, reflexionado y colectivo, que profundiza en las causas de esa misoginia y las analiza parte por parte, el machismo necesita salvar el cuello intentando hacer lo mismo. Ahora que el feminismo vuelve a estar en auge, este neomachismo se activa incluso en gente que antes no había dado demasiadas señales de ser un hombre de las cavernas. Es normal que hayan estado dormidos, todo sea dicho, antes nadie les cuestionaba. Ahora la cosa se les complica, y sacan motivos y razones de donde haga falta para contrarrestar el empoderamiento de todas aquellas que quieren rebelarse contra un sistema que las oprime. Y que las mata.

Seguir leyendo »

El consultorio del aliado feminista

El lunes publiqué un artículo sobre El aliado feminista y las quejas frecuentes que suscitaba, entre algunos hombres que se autodenominaban feministas, el no tener la misma voz que las mujeres en espacios feministas. Recordaba el artículo que entre estas quejas era recurrente la de no poder participar en manifestaciones que se habían acordado previamente como no mixtas, es decir, solo para mujeres. También el típico pataleo porque su opinión no tuviera peso en estos espacios y debates, ya que en ellos prevalece siempre el de la mujer, que para algo es la que tiene la experiencia de opresión. Opresión que ejercen los hombres, por otro lado.

Como siempre que se publica un artículo feminista (aquí o en cualquier sitio), acudieron hombres enfurecidos a protestar, dando así la razón, primero: a la necesidad del mismo artículo, y segundo: al artículo en sí.

Seguir leyendo »

El papel del aliado feminista

Cada vez más hombres se interesan por el feminismo. Está claro que las gafas moradas te las puedes poner independientemente de tu género. Eso no quita, sin embargo, que haya entre ellos mucha confusión con respecto a su papel en la lucha feminista.

Muchos lo han entendido a la primera, a otros les cuesta más comprender exactamente su cometido, pero preguntan; muchos andan con miedo a decir algo inapropiado y otros, directamente, se quejan por no poder participar en la lucha de la misma forma que las mujeres. Éstos últimos, entre todos, son los únicos que crean conflictos.

Seguir leyendo »

Levántate y cierra la puerta por fuera, Cárdenas

¿Recuerdan aquella noticia de un profesor que, en mitad de toda una clase, hizo saber a una alumna que su escote lo desconcentraba? Ese profesor que, ante las acusaciones de machista, dijo "si fuera machista te pegaba una hostia". Bueno, ya hace un mes de aquello, la verdad, pero como la misoginia en nuestra sociedad no tiene límites, la cosa no quedó ahí.

Javier Cárdenas, conductor del programa 'Levántate y Cárdenas' de Europa FM, comentó esta noticia en su programa el día 22 de marzo. Decir que lo hizo de forma desafortunada es usar un eufemismo. Cárdenas dijo literalmente "tú coges a la alumna y le dices, ven aquí un momento, a mí clase es la última vez que vienes así". Tengamos en cuenta que nadie ha visto a la chica ni a su escote, tan sólo los presentes en el aula. Nadie sabe si el escote le llegaba al ombligo o si era cuello barco, remarco esto no porque esté justificado el comentario del profesor dependiendo de qué altura tenga el mismo, sino para dejar constancia cómo, una vez más, los machistas están hermanados: si un hombre dice que un escote desconcentra, otro de su cuerda no necesita más pruebas para apoyarle, aunque le estén escuchando miles y miles de personas. Cárdenas se marcó un victim-blaming (culpabilización de la víctima) de libro, muy dado en nuestra sociedad. La alumna fue la humillada y la sexualizada, pero para el locutor la culpa de lo sucedido por un escote que jamás vio, porque no le hace falta verlo, porque ya lo vio otro hombre y con eso vale. Y sigue Cárdenas hacia la cumbre: "No puedes venir con ese escote porque el de al lado igual es imposible que se concentre", "que nadie dice que no puedas ir con un "escotito" o con una falda pero..." y una colaboradora del programa acaba la frase por él "pero hay cosas exageradas". "Claro", sentencia Cárdenas, locutor de profesión y asesor de moda en sus ratos libres. "Tú al cole vas a estudiar, no a ligar o a fardar". Porque eso es lo que hacemos las mujeres con nuestro escote, ligar y fardar. Para eso usa su cuerpo esta alumna, para fardar. No es que lo use el profesor para sexualizarla aprovechando su situación de poder, no, es ella quien lo usa para su particular canto de sirena. Lo hacemos todas, claro.

Seguir leyendo »

Carta abierta a Cristina Pedroche

Cristina, empiezo esta carta asegurándote que no encontrarás ningún ataque en ella. Puedes seguir leyendo. Imagino que estarás harta de que se te juzgue por todas y cada una de tus palabras y actos. Entiendo que es la parte negativa de ser una persona con mucha relevancia. Esa parte negativa que, en otros famosos hombres de igual proyección pública, nunca es igual de virulenta. La razón es, sin duda, que vivimos en una sociedad machista. Una sociedad donde si alguien se equivoca, tiene más o menos repercusión si es mujer u hombre. Y dentro de ser mujer tiene, a su vez, más o menos repercusión dependiendo de su físico. A las mujeres con un físico heteronormativo (que encaja a la perfección dentro de los cánones de belleza establecidos para esta época y este país), las equivocaciones van seguidas siempre de ataques misóginos como “cállate, que estás ahí por tu físico, no por tu cerebro” y otras perlas. Las conocerás de más, estoy segura. Yo misma las he visto en tus menciones y en las de muchas otras mujeres.

Cada vez que se te hace una entrevista, leo reacciones airadas desde todos los bandos. Por ejemplo, cuando hablas de política y dices que “ser de izquierdas es querer el bien para todos” (una verdad obvia, a mi juicio) se te lincha desde la derecha con una misoginia que por supuesto no veríamos si esas palabras hubieran salido de la boca de un hombre.

Seguir leyendo »

Mezquinas

En el último dominical de El País, el escritor y miembro de la Real Academia Española (RAE), Javier Marías, publicó un artículo llamado ' La mezquindad que no falte'. En él, criticó la incapacidad que aqueja a los españoles de aplaudir actos que a él le parecen nobles y muy loables. Empezó ejemplificándolo con la donación de Bill Gates de parte de su fortuna, acción que el escritor considera que no fue suficientemente laureada. Más bien al contrario, injustamente criticada como "postureo". Lo cierto, es que no leí en su día ningún editorial o artículo criticando el hecho de que Bill Gates se desprendiera del 95% de su patrimonio, pero eso no significa que no los hubiera, así que no entraremos ahí.

El siguiente ejemplo de Marías de "mezquindad" española para con actos nobles es, cómo no, el varapalo que sí sé que se llevó Alejandro Sanz por su actuación en el famoso concierto donde paró una agresión machista a gritos. Ignora Marías en su artículo del dominical que a Alejandro Sanz se le reprochan muchas cosas en relación con ese tema, como la incoherencia que supone reprochar a otros actitudes machistas mientras él compone canciones con letras que hacen apología de la cultura de la violación. Quiero pensar que el sesgo de Marías al escribir dicha columna se debe a que realmente ignoraba esta otra parte de la polémica.

Seguir leyendo »

Mujeres tristes por los suelos

Los ideales de belleza van cambiando según la década. Todos igual de dañinos (ya que son considerados como el único), ya que discriminan y demonizan a los cuerpos que no se ajustan a lo que se ha establecido. En la actualidad, no solo nos bombardean con mensajes donde se representa a la mujer ideal como un mero cuerpo -que además debe ser escuálido y sin formas-, sino que también se repite un patrón en esos mensajes: la actitud de esa mujer ideal.

Da igual la marca, da igual si te están vendiendo ropa, accesorios o perfumes, que la actitud y la postura que se repiten hasta el hartazgo es la de una mujer tirada en el suelo y con expresión de no querer vivir más. Desde todos los anuncios de TV, prensa, redes sociales y lonas gigantescas colgadas por todas las ciudades, hace tiempo que se viene haciendo fuerte la tendencia de mostrarnos como seres desprovistos de fuerzas. La apatía y la vulnerabilidad como el summum de la feminidad.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -

Recibe cada noche la selección de noticias de eldiario.es

Se produjo un error, inténtelo más tarde

Muchas gracias