eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Eloy Cuadra Pedrini

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 10

Canarias y los dos niveles del lenguaje, vuelve el enemigo de las izquierdas

Dos niveles del lenguaje reza en la primera parte, y nada nuevo vengo a descubrir aquí. Es sabido y aceptado que en nuestras sociedades modernas siempre han existido dos niveles básicos del lenguaje, uno coloquial, familiar, natural, cercano, elemental, que todo el mundo domina, y otro lenguaje más culto donde es factible el uso de abstracciones, inferencias, metáforas, soliloquios, ironías y un sinfín de razonamientos elaborados a la par de un vocabulario más amplio. En cada sociedad compartimos un lenguaje y en la nuestra es el castellano, pero con dos niveles de uso del mismo, dos niveles que por desgracia no todo el mundo domina en igual medida. Esto es así aunque a muchas personas no les guste. A mí tampoco me gusta, créanme, preferiría que todos aquí en Canarias pudiéramos dominar los dos niveles del lenguaje, pero por desgracia no sucede.

Muchas personas en Canarias por no haber podido estudiar lo suficiente o por otras diferentes razones sólo alcanzan a dominar el primer nivel, y aquí empieza el problema: ¿cómo hablarle a una persona que sólo domina el primer nivel del lenguaje, para que te entienda cuando necesitas hablarle de asuntos que requieren del segundo nivel? Es sencillo: no te va a entender, o entenderá algo diferente, sesgado, te malinterpretará, y en el peor de los casos puede que hasta lo vea como una ofensa. Dicho con otras palabras, o bajas a su nivel básico del lenguaje, o no te entenderá. Llevemos ahora este esquema al plano sociopolítico. Tenemos a buena parte de la población de la que peor está, económicamente hablando, dominando solo el primer nivel del lenguaje, el coloquial, el básico, y tenemos a nuestra clase política, donde unos mejor y otros peor hemos de suponer que todos dominan los dos niveles del lenguaje, el básico y el otro más elaborado y abstracto. 

Seguir leyendo »

Hay que estar con Inma Évora

Pocas personas en Tenerife en estos años han hecho tanto por salvar a la gente como la activista Inma Évora. Con sus defectos, con sus errores, pero con muchos aciertos y con mucha valentía, Inma y su Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) han estado siempre ahí cuando una familia se veía arrojada a la calle por nuestro asqueroso sistema bancario-capitalista.

Solo tienen que ir a la hemeroteca y poner su nombre unido a la palabra "desahucio" y le saldrán miles de entradas, la verán a ella junto a madres llorando desesperadas, con algunos ciudadanos, algunas plataformas apoyando; verán a oficiales de los juzgados, a policías y a guardias civiles sacando a la gente. Eso sí, no verán a ningún político, eso no iba con sus señorías. Ni iba con ellos antes ni va ahora, ¿y saben por qué? Porque con ellos no va nada que pueda ser problemático, nada que implique sufrimiento real de personas concretas con las que ellos tengan que implicarse, y nada que suponga enfrentarse lo más mínimo al sistema.

Seguir leyendo »

Pobreza en Canarias (V): o cuando pedir dignidad es el acto más revolucionario

Nunca pensé que aquellas cajas de arroz del banco de alimentos que encontramos en una cueva de perros en Santa Cruz allá por 2012 iban a esconder un asunto tan importante. Fue nuestra primera denuncia por las irregularidades y corruptelas habituales del reparto de alimentos a familias precarias en Tenerife. Después de esa vinieron muchas, de comida caducada, comida en la basura, comida que se pierde, siempre la misma comida empaquetada, con gente que vive de lo que debería ser altruista, y las colas de la vergüenza, y faltas a la dignidad, y empresas que hacen el agosto durante todo el año, y políticos que quedan bien, y la caridad cristiana, vertical, adoctrinante, camuflada en los Bancos de Alimentos y no tanto en Cáritas, y medios que se lucen, y mucha gente lavando conciencias para poder pensar que todo está bien. Y detrás de cada denuncia reclamando dignidad un enemigo más, un insulto, y otro desprecio, condenado al ostracismo por muchos medios, y es entonces cuando me voy dando cuenta de lo que en verdad se juega aquí con este asunto del acceso a la comida.

Por el camino se nos unió una plataforma vecinal muy combativa de un tal Lolo Dorta, tomamos un poco de fuerza y volvimos a pedir que la gente pobre pudiera comer con dignidad comida sana y suficiente, sin humillaciones; y pedimos también una tarjeta de alimentos para que cada familia sin recursos pudiera comprar en el mismo supermercado que todo el mundo; y exigimos controles y fiscalizaciones, y volvimos a denunciar a los políticos del clientelismo, a los chiringuitos disfrazados de solidaridad y a las empresas del 35%. Y ya puestos a defender la causa compartimos reivindicaciones con una tal Inma Évora y su PAH exigiendo viviendas dignas para los sin techo y los con techo, y ya que estábamos metidos en faena denunciamos también junto a una tal Elsa Baute y su asociación de niños peregrinos el escándalo de la institucionalización masiva de niños de familias pobres en Canarias. En definitiva, reclamamos como mejor solución un más justo y equitativo reparto de la riqueza de Canarias que es mucha, para acabar así con todos los circos de la miseria y sus tinglados adjuntos repartidores de migajas. Ahora lo veo con claridad, estamos locos: ¡pedir una vivienda digna!, ¡alimentos!, ¡unos mínimos ingresos para que los niños pobres puedan crecer con sus familias!... ¡Repartir la riqueza! Creo que todavía deben andar riéndose más de uno de los de las clases pudientes con nuestras reivindicaciones. Estamos pidiendo nada menos que la subversión del sistema de clases, ese que ha existido siempre y probablemente nunca cambie, nada más revolucionario, pedimos un imposible.

Imposible, al menos en Canarias. Aquí, no se dan ni de lejos las condiciones para alcanzar unos mínimos de justicia y equidad social. No digo nada nuevo si digo que tenemos a la peor de las clases políticas posibles, la más políticamente correcta, la más acomodada, y la más alejada de los problemas de la gente, en los parlamentos y fuera de ellos. Y así, sin continuidad política, cualquier lucha o reivindicación social queda apagada, silenciada, ninguneada, y al final se olvida o queda en nada. Cierto, a veces en nuestras denuncias contamos con los medios de comunicación de nuestro lado, a veces, sólo a veces, otras veces son los perfectos mamporreros de sus señores. Y tampoco podemos esperar más arrojo de una profesión que no está lo que se dice bien remunerada, donde me constan las dificultades de muchos directores de medios para poder pagar a final de mes. Y en el mejor de los casos la presión mediática tampoco consigue gran cosa, la clase política ya sabe que la opinión pública se lo traga todo y al final votan a los que votan, y están tranquilos en sus sillones. Pero lo peor sin duda viene cuando salimos a la calle a buscar apoyo y participación de la misma gente que lo está pasando mal y de los que no lo pasan tan mal pero son también actores de esta sociedad: nada de nada. La realidad es que somos plataformas sociales sin gente, faltando así a la misma esencia de las plataformas sociales, que si por algo se caracterizan en teoría es por aglutinar a mucha gente desencantada en torno a una causa. No hay conciencia cívica por estas latitudes, aquí impera el "¿qué hay de lo mío?" y el "¡sálvese quien pueda!", es lo que hay. Y así no es de extrañar lo que leía hace poco en uno de esos rankings a modo de estudios que se hacen, decía que Santa Cruz de Tenerife es la provincia española donde menos se manifiesta y protesta la gente, y Navarra la que más. Convendría comparar el nivel de bienestar social de ambas regiones para comprobar la correlación. También hay otro estudio por ahí que dice que en Canarias está la gente más feliz, y ya lo tenemos todo dicho. Supongo que por aquí hay muchos esclavos que adoran sus cadenas y son felices en su miseria, espíritu de supervivencia se llama, el ser humano es adaptativo, no podemos reprocharles nada tampoco esta vez. Y es que son tantos los siglos de servilismo, de caciquismo, de colonialismo, es tanta la diferencia de clases que quizá no podemos esperar otra cosa. Pero el asunto no termina aquí, porque en todo sistema esclavista que se precie, en todas las sociedades de sometidos que han existido, siempre hubo entre los sometidos algunos grupos con unos mínimos privilegios que se encargaban de fustigar o perseguir a los rebeldes de entre su misma clase para recordarles cómo son las cosas. Así, no es casualidad que en estos días estemos sufriendo ataques, abandonos y traiciones de la misma gente que está más abajo en el escalafón de las clases sociales, únicamente por luchar por la dignidad de las personas que menos tienen. Paradójico, y significativo.

"El desierto avanza", escribió Nietzsche allá por 1888 profetizando largos siglos de nihilismo en Europa. El desierto avanza por Canarias, y no sólo el que provoca la falta de lluvia. Meditando seriamente lo de volver a casa, so pena de que me llamen loco, y ahora ya con razón.

Seguir leyendo »

Pobreza en Canarias (IV): el derecho a la alimentación, entre el negocio y la caridad

Inicio aquí la cuarta entrega de esta serie sobre la pobreza en Canarias, y lo hago abordando con algo más de detalle uno de los tres pilares básicos de la dignidad humana, a saber, el derecho a una alimentación mínimamente nutritiva y digna. Un pilar o derecho básico que se retroalimenta con los otros dos pilares -la vivienda y unos ingresos mínimos- y que en Canarias se ve claramente mermado por la falta de esos otros imprescindibles dos pilares. Y quiero empezar por este asunto de los alimentos, para salir también al paso de cierta polémica que en estos días sacude a la opinión pública, a la sazón de unos audios de voz en los que una madre en situación precaria denuncia los injustificables retrasos en las citas con su Unidad de Trabajo Social además de algunas deficiencias en el reparto de alimentos en una ONG. Vayan por delante mis disculpas si alguna ONG se ha sentido agraviada por los mencionados audios o por cualquier otra denuncia anterior, no va esta guerra contra ninguna asociación benéfica, dado que la mayoría hacen lo que pueden con muy pocos medios, va contra las Administraciones Públicas y la clase política que pretende derivar el derecho a la alimentación casi en exclusiva a un sector que no puede más que ser complementario, y tapar así su propia falta de voluntad política para presentar soluciones reales a la cuestión de la pobreza. Insisto, ninguna denuncia presente o pasada va contra ninguna ONG, aunque resulten aludidas, simplemente hacemos de fiscalizador ciudadano de una actividad que debe ser mejorada y en muchas ocasiones es mejorada tras nuestras denuncias, luego, deben vernos como algo bueno, en cualquier caso, pues estamos en el mismo lado, en el de los que sufren.

Hecha esta salvedad volvemos a lo que apuntaba antes, la merma de un derecho fundamental como es la alimentación, afectado seriamente por la ausencia de los otros dos pilares básicos de la dignidad humana, vivienda e ingresos mínimos. Así es y así están las cosas en Canarias, con ese duro 44% arope-pobreza, cuando tantas y tantas familias no tienen ni casa segura, ni ingresos suficientes, ni alimentos dignos, lo que primero se resiente y a lo que le restan el poco dinero que puedan tener es a los alimentos. Es así de sencillo: una madre precaria se quedará antes sin comer ella y le dará macarrones con tomate a sus hijos día sí y día también, antes que verse en la calle o con la luz y el agua cortadas. ¿Entienden a donde les quiero llevar? Ahora ya estamos puestos en situación. Mucha gente en Canarias se está quedando sin comer o está comiendo poco y mal para poder tener un techo o un enchufe donde conectar la nevera. La pregunta que nos toca ahora es saber qué hacen nuestras Administraciones en Canarias para garantizar el acceso a una alimentación digna y de calidad en el marco general de la política canaria.

Seguir leyendo »

Pobreza en Canarias (III): y huérfanos, además de pobres

En esta tercera entrega de la serie sobre la pobreza en Canarias quiero abundar sobre el error continuado de un grupo de partidos, viviendo muy alejados de la realidad diaria de esa mayoría de gente pobre o en riesgo de pobreza que hay en Canarias, lo que se traduce en la existencia de una mayoría social huérfana de referentes políticos con los que identificarse y a los que votar cuando llegan las elecciones, perpetuando así la desigualdad tan obscena que soportamos casi como un endemismo más en esta tierra canaria. 

Estamos huérfanos, es así de sencillo, la gente pobre de Canarias y las que se aproximan, esto es, ese 44% del arope, no tienen a nadie que los defienda desde el ámbito político con un mínimo de realismo, de cercanía y de efectividad, cosa que no ocurre con la clase media acomodada, con los grandes empresarios y con la clase pudiente, con todo un sistema trabajando a su favor además de unos cuantos influyentes partidos. 

Seguir leyendo »

Pobreza en Canarias (II): el tercer sector o el fracaso de las políticas sociales

Ya se va viendo cual es el plan contra la pobreza del Gobierno de Canarias. Una de las medidas estrella es la Ley para el Tercer Sector, una norma  autonómica a la que precede una estatal que sacó el PP hace cosa de un año, detalle que no es baladí dado que nuestro presidente va copiando mucho de lo que hace o dice el PP últimamente. Con esta Ley pretende el señor Clavijo (CC) reforzar el trabajo de las ONG y financiarlas como se merecen. Algo muy loable, visto así, sin más. ¿Qué hay de malo en ayudar a las ONG que tan buena y desinteresada labor desarrollan con tantas familias en situación precaria? Estaría bien si viniera como complemento a unas buenas políticas sociales, como de hecho así lo anunciaron PP y PSOE cuando presentaron la Ley homónima en octubre de 2016 en la Universidad Complutense de Madrid, y Javier Maroto, V icesecretario General de Política Sectorial del PP, y la socialista Micaela Navarro hablaron de la complementariedad a las políticas públicas de la Ley del Tercer Sector Social, que en ningún caso podría suplir las carencias del Estado en materia de Atención Social .  

Seguir leyendo »

Pobreza en Canarias (I): ¿y los niños sufren lo que deben?

Comienzo aquí una serie de artículos en los que voy a abordar a los principales actores que sienten y padecen la tan traída y llevada -y nunca solucionada- pobreza en Canarias. Y empiezo por los niños, por dos razones: la primera porque son lo mejor y más preciado de nuestra sociedad, son nuestro futuro, y le debemos el mayor de los cuidados; la segunda porque lo he sufrido directamente por muchas madres a las que he tenido que ver llorar de angustia y hasta morir de desespero, literalmente, ante el rodillo legal de unas Administraciones que nada entienden. Porque muerta, muerta fue como conocí a Raquel, hace ya unos años, me avisó un amigo, contacté con su padre, denunciamos el caso, por desgracia ya era tarde. Raquel, joven canaria de una de nuestras dos capitales, sufría por no tener suficiente dinero para cuidar a sus dos hijos, y ante la falta de soluciones del consistorio picó en un morboso programa de la Televisión Pública Canaria en el que prometían ayudar a la gente si salía llorando un poco y dando pena y ella salió en televisión, y lloró, pero tuvo mala suerte, no había nadie solidario viendo el programa esa tarde, y no le ayudaron tampoco aquí. Eso sí, a la vuelta se encontró con algunas funcionarias de la administración "avisándola" convenientemente de lo mal que había hecho por ir a ese programa, y todo, como casi siempre, sin ningún papel escrito, sin ninguna explicación clara. Imagino el miedo, el terror que debía estar soportando esta joven madre, temiendo que le quitaran los que más quería, y así, un día, al parecer tras algún aviso de comparecencia de los señores de Menores, Raquel se arrojó al vacío desde un edificio muy alto y se mató.

Raquel no era una mala madre, sólo necesitaba dinero, un poquito más, sólo un poco, para poder cuidar a sus dos hijos. Raquel ya no está, no volverá, sus hijos no podrán abrazarla más, su padre ya casi tampoco está, destrozado para siempre, y aquí falló la Administración. Las Administraciones canarias mataron a Raquel, y todavía no he visto ni sé de nadie que le haya pedido perdón a ese padre. Bueno, sí, la periodista que presentaba el repugnante y fatal programa, acudió a nuestra rueda de prensa de denuncia y lloró desconsolada, y le pidió perdón a Juan Ramón, su padre, aquella mañana.     Y así, empecé a saber cómo se las gastan en nuestras administraciones con este delicado asunto de los menores, donde se repite muchas veces el mismo patrón: 1) madre o padres precarios, casi siempre jóvenes; 2) faltas de ayudas suficientes de las administraciones; 3) expedientes de seguimiento (de riesgo con posible desamparo) a los menores, sin información clara ni derecho a defensa; 4) terror, pánico, resistencia, huida, Raquel, a veces ayudan, y en muchos casos ruptura de la familia -justificada o no-, por separación de los hijos de sus padres. Y así empecé a saber, no porque alguien interesado en hacer daño a las administraciones me lo contara, es que así lo llevo viviendo en estos años directamente en las madres y en los padres que me solicitaban ayuda, que nos solicitaban ayuda, a la Plataforma por la Dignidad y sobre todo a la asociación Deniper de las que son fieles valedoras mis amigas Elsa Baute (presidenta) y Margarita López (abogada). Y no digo que no haya casos en los que esté justificado retirarle un menor a sus padres, y admito que en ocasiones el expediente de riesgo resulta positivo para esa familia, pero por desgracia son muchos los errores que hemos comprobado en el sistema, que me hacen pensar que es algo que va bastante más allá de fallos puntuales sin dolo ni culpa.    Podemos repasar así algunos casos más. Recuerdo otro, fue mediático, y gracias, por ellos se pudo frenar. Un matrimonio joven, humilde, de Añaza (Santa Cruz de Tenerife), con trabajo y con casa, no se entiende, aún así estaban detrás de la madre incluso antes de dar a luz a su primer hijo. Me pregunto cómo podrían saber que era mala madre si todavía no tenía hijos. Pero el médico del hospital no quiso que le quitaran al niño, quizá porque vio que eran un matrimonio muy bien avenido que en nada hacía sospechar peligros para el niño. Lo que pasa es que estos hombres y estas mujeres de gris no se detienen tan fácilmente, y al poco estaban en su casa tocando a la puerta con una furgoneta y un carrito de bebé para llevárselo. Hizo falta movilizar a todo el barrio, recogimos miles de firmas y hasta intervino un famoso diputado para que la cosa se frenara. Y se frenó, y no le quitaron al niño. Años después, también en Añaza, intentaron hacer lo propio con otra familia, precaria, humilde, el bebé sufre una indisposición y sus padres lo llevan al hospital, allí lo retienen durante días contra la voluntad de sus progenitores, sin escritos, sin argumentos, sin razones. De nuevo hay que movilizar a mucha gente en Canarias y fuera de Canarias, escritos y fax masivos al gerente del hospital, denuncia pública de la retención ilegal del menor, intervención de dos diputadas autonómicas, y al final tampoco esta vez le quitan al niño, como pretendían. Y aquí podría estar horas, describiendo los muchos casos de los que he sigo testigo privilegiado, si me permiten sólo dos más. Uno, el de una familia, matrimonio bien avenido, dos hijos, únicamente con problemas económicos, no pueden pagar el alquiler y se quedan sin casa. Acuden a los Servicios Sociales de una de nuestras grandes ciudades y les dan como solución separarlos, mandando al padre a un piso compartido y a la madre con los niños a un hogar para madres. A los pocos días ellos no se encuentran, sufren por la separación y deciden marcharse para estar juntos otra vez. Días después gracias a nuestra mediación conseguimos que el Ayuntamiento les pague una pensión por unos días, hasta que se encuentre una vivienda adecuada. Así, confiados los padres ignorantes de lo que les aguardaba, son llamados por teléfono por el Ayuntamiento para acudir a arreglar un papel de lo de la pensión. Cuando llegan se encuentran al equipo de menores, con policías y todo lo que parece el inicio del expediente de desamparo que da lugar a la retirada de los niños. El padre nos llama en ese instante por teléfono aterrorizado ante lo que esta pasando, y no nos queda otra que decirles que salgan corriendo y huyan y vayan al colegio a por sus hijos antes de que lleguen los señores de gris, y escapen lo más lejos que puedan de ese Ayuntamiento. Una frase se me quedó grabada de ese padre: "maldita la hora en la que fui a pedir ayuda a Servicios Sociales, nunca más" El último caso, tanto o más sangrante que el anterior, otro matrimonio bien avenido con varios hijos menores, también con problemas económicos, aunque con casa. Tienen además problemas de conducta con uno de sus hijos, no lo pueden controlar, y deciden presentarse en las dependencias de Menores del Gobierno de Canarias para hacer una entrega voluntaria, leen bien, "entrega voluntaria", del menor, por un tiempo, hasta que se pueda reconducir su conducta y vuelva al hogar. Días después los padres son citados en el Ayuntamiento, y para su sorpresa -la madre se desmayó-, le dicen que tiene que entregar también a su hija pequeña, argumentando que si no han podido cuidar bien del hijo no podrán educar bien a la niña. Al comprobar los informes de Menores observamos que lo que había sido una "entrega voluntaria" del menor había sido transformado por algún técnico en un "abandono malicioso", algo muy diferente y que acarrea directamente la retirada de cualquier menor a cargo. Y otra vez, gracias a la  intervención de la Asociación Deniper se le pudo dar la vuelta al caso, y hoy esa niña sigue feliz con su madre y con su padre, y el hijo mejora y parece que pronto volverá con su familia. Y como estos cinco casos insisto, hay muchos más, y los que desconoceremos porque están en otras islas. Casi siempre, lo que subyace, la falta de recursos económicos -no retiran niños a padres adinerados- y una absoluta indefensión de las familias. Una primera consecuencia de esta mala praxis de la Administración es que muchas familias precarias saben lo que les puede pasar, y así, si viven de ocupas, si son madres solas con problemas de vivienda y otros similares, no acuden nunca los Servicios Sociales, por miedo a que les quiten a sus niños. Todo esto lo hemos denunciado mil veces en los Ayuntamientos, hemos llevado el tema al Parlamento de Canarias, exigimos que se cumpla la PNL que establecía la creación de la figura del Defensor del Menor..., ¡en el año 2006!, y ponemos sobre la mesa una y otra vez el absurdo que supone que hoy haya 1.600 niños tutelados por la Administración en Canarias, niños que cuestan a las arcas públicas un dineral al mes, niños de familias muchas con pocos recursos que habrían podido seguir felices con sus madres y padres -la mayoría bastante más felices que en un centro- si se les hubiera ayudado un poco, con una Renta Básica por ejemplo, con la PCI o una vivienda social. Una sencilla cuenta, pongamos que cada niño tutelado cuesta al mes unos 3.000 euros de media -aunque son más-, si hay 1.600 niños tutelados nos salen 4,8 millones de euros mensuales (57,6 millones al año). 4,8 millones de euros a 500 euros al mes, pongamos, de ayuda social, nos daría para que 9.600 madres y padres pudieran cobrar 500 euros para ayuda del sustento de la familia. Así, a veces cuando hablo de este tema pongo un ejemplo: si una fábrica de chocolate se queda sin cacao acabarán cerrando la fábrica y echando a los trabajadores a la calle; a los trabajadores poco les importa que el cacao venga de plantaciones de niños esclavos en África o de cualquier otro lugar, ellos necesitan cacao para mantener su trabajo. A buen entendedor... En resumidas cuentas, algo, mucho, debe cambiar en relación a los menores en Canarias, el sistema es perverso y está viciado, el dinero se concentra donde no debería, se criminaliza a la gente pobre y lo están sufriendo sobre todo los niños. Nosotros, nosotras, Elsa, Margarita, Lolo y unos cuantos más, estamos haciendo lo que podemos, pero necesitamos que muchas más personas escuchen, entiendan y nos ayuden, está en juego nuestro futuro, son los niños, son solo niños.

Seguir leyendo »

¡Hay que cambiar el marco: no es la pobreza, es la riqueza!

"No pienses en un elefante", le dijo el señor Lakoff a los demócratas americanos. El elefante, recordamos, es el símbolo de los de la derecha en EEUU. El lingüista intentaba hacerles ver que no ganarían nunca a los republicanos si libraban el debate político usando siempre un marco de lenguaje propio de la derecha, esto es, hablando desde valores propios de los conservadores americanos, de la familia tradicional y la competencia voraz en un mundo donde se grita el ¡Sálvese quien pueda! Tomando un símil futbolístico, es como jugar siempre fuera de casa. Aunque viendo quién gobierna en la Casa Blanca y en casi toda Europa, parece que seguimos jugando en el marco de la derecha, de la austeridad, el miedo, la policía, el liberalismo, la privatizaciones y un largo etcétera. Y será por la propia inercia o será por otra cosa, lo cierto es que en Canarias, con el asunto de la pobreza llevamos toda la vida jugando en el marco del lenguaje que les gusta a ellos, a los de arriba, a los que tienen y mandan, y creo que ya va siendo hora de cambiar de marco, o como mínimo de intentarlo. 

¿Y cuál es el marco de lenguaje, y de valores, en el que nos hemos movido siempre en Canarias cuando de pobreza se trata? ¿Recuerdan?: un problema estructural propio de Canarias, de toda la vida, la insularidad, la culpa es de Europa, de la Merkel, el control del déficit, los recortes de Rajoy, la austeridad, la crisis, la economía global, no hay dinero para tanta gente, y por cierto, la mayoría son unos vagos, están a la "papa suave", no quieren trabajar... y así, al final solo queda la caridad, la solidaridad de la buena gente, las ONG, algunos subsidios, nunca para todos, y nada más. 

Seguir leyendo »

"Podemos equivocarnos con caras nuevas, pero equivocarnos con los mismos..."

La frase exacta era: "Podemos equivocarnos con caras nuevas, pero equivocarnos con los que ya conocemos no tiene sentido". La escribió hace unos días un compañero de nuestra candidatura en Podemos desde Abajo, estamos pensando en usarla de eslogan y creo que resume muy a las claras la esencia de estas elecciones al Consejo Ciudadano Autonómico y a la Secretaría General en Canarias. Somos nosotros, los alternativos, los nuevos, los de abajo, los que venimos con un documento de organización que ha triunfado en Valencia y tiene serias opciones de hacerlo en Murcia, apuntando así el camino hacia un nuevo y necesario Podemos; nosotros, que empezamos sin nombre, y el nombre se votó entre la ciudadanía, y empezamos sin candidato, y el candidato lo eligió la ciudadanía, frente a tres candidatos del aparato que se postulan primero o se dejan querer y luego eligen, los tres de Gran Canaria, los tres los tres responsables de buena parte de lo que hoy es Podemos en Canarias, en lo bueno, y también en lo malo. Y dicho así hasta suena bien, pero lo cierto es que hay bastante más malo que bueno en estos años. Y hay que decirlo sí, aunque duela a algunos y algunas, aunque suene feo, y es que para eso hemos presentado nuestra candidatura, entre otros objetivos, para que nada de lo malo se tape bajo la alfombra, se  maquille o se esconda. Créanme, si no estuviéramos nosotros nadie se atrevería a sacar mucho de esto, en una especie de pacto de no agresión en el que todos tienen algo que callar. Pero nosotros no, nosotros estábamos donde se decidían las cosas, sólo estábamos sufriéndolo, por eso no podemos y no debemos callarlo. Y ustedes lo saben porque lo han visto también: de la ilusión y la multiparticipación inicial hemos pasado al ombliguismo constante de los grupos chachis, a las luchas intestinas que nunca terminan, a los abandonos masivos en los consejos, a las cabezas cortadas, a los dedazos, al ninguneo de las islas menores, a la apatía y a la deserción en muchos círculos, a la inoperatividad manifiesta, y de todo ello, una resultante clara, la desafección de buena parte de la ciudadanía por esta opción nuestra tan ilusionante y con tantas posibilidades.

Seguir leyendo »

Llamamiento a la unidad: ni el SSP ni Eloy Cuadra son el enemigo

Acabamos de saber que la dirección de Podemos en Canarias, o lo que queda de ella, con la participación de únicamente siete personas, se ha reunido este pasado viernes y han acabado decidiendo por 6 votos a 1 que "Sí Se Puede y otras cinco organizaciones de las Islas, una de ámbito insular (Ganemos Lanzarote) y cuatro municipales (Votemos La Oliva, Se Puede Ganar Telde, Se Puede Ganar Ingenio y Se Puede Ganar Santa Lucía),  son "opuestas a la efectividad de las acciones y los objetivos políticos" que promueve el partido." En este punto de la historia, podría ponerme a cuestionar la legitimidad y la ética de un Consejo Ciudadano Autonómico que se reune con tan pocos miembros, siendo tres de ellas diputadas, y dos de ellas además candidatas a la Secretaría General, y por tanto juez y parte. Podría hablar la torpeza y de la total y absoluta falta de neutralidad que manifiestan Conchi Monzón y Noemí Santana, votando esa resolución cuando se postulan para la Secretaría General. Podría hablar de la falta de quorum de esta asamblea desesperada que tampooco parece que cumpla los plazos de tiempo mínimo establecido. Podría hablar de la fallida jugada de intentar traer a Alberto Rodríguez para que triplique cargos en un intento de última hora de presentar un caballo ganador que mejore las pobres candidaturas de las dos señoras diputadas. Podría hablar de la injusticia monumental que supone incluir en esta repentina "lista negra" de enemigos divergentes a un partido instrumental sin afiliados creado desde la propia asamblea insular de Podemos Lanzarote únicamente para presentarse en los municipios, como es Ganemos Lanzarote, un partido que lleva dos años presentando iniciativas y partiéndose la cara por la gente en Arrecife, Tías y Yaiza, desde la oposición y bajándose el sueldo a la  mitad por decisión propia. Podría hablar de cómo casualmente ahora, Ganemos Lanzarote se convierte en el enemigo cuando uno de sus miembros trabaja y se presenta en una candidatura al Consejo Ciudadano Autonómico en la que también va Eloy Cuadra. Podría, podría hablar de todo esto, pero prefiero no hacerlo para no desviarnos de lo verdaderamente importante. Y es que ayer un señor mayor de nombre José Antonio residente en el santacrucero barrio de Ofra fue encontrado muerto después de llevar días así, entre velas y miseria, con la luz cortada, totalmente solo, como un perro, o peor que un perro -por un perro habrían clamado las animalistas-. Por este señor habían pedido ayuda al ayuntamiento sus vecinos hacía cosa de seis meses, avisando a los Servicios Sociales de que algo de esto podía suceder, y sucedió. Y esto es lo realmente grave. Y estas desgracias pasan porque en el Ayuntamiento de Santa Cruz gobiernan Coalición Canaria y PP, y en el Cabildo de Tenerife gobiernan CC y PSOE, y en el Gobierno de Canarias gobierna CC con la  connivencia del PP, y en Madrid gobierna el PP con la connivencia de CC y del PSOE, entre otros, y así, las llamadas fuerzas del cambio lo único que hacen es presentar propuestas sociales en los Plenos para que sean ninguneadas y rechazadas por sus señorías, al amparo de la austeridad, los recortes, las privatizaciones y el control del déficit. Y así, caciques y corruptos siguen decidiendo el futuro de nuestra gente y el devenir de nuestra tierra, y lo deciden, como vemos, abandonando a su suerte a todo el que no puede. Esto es lo verdaderamente importante, ellos son el enemigo, no Eloy Cuadra, no un grupo de valientes de Lanzarote, no el Sí se Puede. Triste, triste, triste me parece que mientras este señor era encontrado muerto y sabe Dios cuantos más esperan la misma suerte abandonados por el sistema, lo que queda de Podemos Canarias maniobraba a la desesperada para quitarse rivales incómodos de en medio.

Seguir leyendo »