eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ignasi Franch

Ignasi Franch es periodista cultural y crítico cinematográfico. Colabora en el periódico Diagonal, el semanario Directa y la web especializada Transit.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 157

Los relatos olvidados de Luisa Carnés: exiliada republicana, escritora comprometida

Luisa Carnés (1905-1965) fue una escritora comprometida en la preguerra, cuando escribió novelas sobre mujeres obreras que percibían salarios míseros. Siguió comprometida en la posguerra, al relatar el dolor causado por la represión franquista. Y el largo exilio no hizo que bajase la voz y se acomodase a las circunstancias: tras veinticinco años en México, continuaba escribiendo por la paz y contra el consumismo escapista o la segregación racial.

A los once años, Carnés comenzó a trabajar como aprendiz de sombrerera. Sus años en empleos feminizados y precarios inspiraron las novelas Natacha y Tea rooms. La autora bebió de influencias diversas: tras iniciarse en la literatura con los folletines y las novelas de peseta, pasó a interesarse por el reporterismo y por narradores como Dostoyevski.

Seguir leyendo »

Monstruos de goma y violencia sexual intergaláctica: películas que copiaron a 'Alien'

Solemos decir que todo está en Los Simpson. La dimensión desconocida, una especie de enciclopedia de lo fantástico y lo terrorífico, es otra de esas series que aglutinó centenares de referencias posibles y, a la vez, influyó en multitud de obras posteriores. Pero la gran pantalla también regala algún caramelo a los cazadores de copias, homenajes y variaciones.

Uno de ellos es Alien, memorable exploración de las intersecciones del terror con la ciencia ficción. Y ejemplo, también, de cine de género con vocación artística que bebe de fuentes muy diversas. En la letra, se evocaba a Joseph Conrad y El corazón de las tinieblas. En la estética, en el diseño del enclave alienígena que descubren los protagonistas, resonaron los ecos de Lovecraft y las arquitecturas extrañas de En las montañas de la locura.

Seguir leyendo »

'Oldboy': la venganza es un pulpo que se sirve vivo

Estábamos en la frontera del nuevo siglo. Eran los tiempos en que el Festival de Cine Asiático de Barcelona (BAFF) vivía sus años de crecimiento. El cine surcoreano llegaba a las pantallas de cine y a las estanterías de los videoclubs, a través de cintas de género y de las propuestas de autores emergentes. La isla, por ejemplo, supondría el aterrizaje de Kim Ki-duk en España (después vendrían Primavera, otoño, verano... y primavera, Hierro 3 o Samaritan girl).

Y en el año 2003, Park Chan-wook, que ya había despertado interés internacional con la arisca Sympathy for Mr. Vengeance, presentó Oldboy. Una historia de cautiverios prolongados y venganzas cruzadas que contribuiría a convertir al thriller ultraviolento en el motor exportador del audiovisual surcoreano. El gran premio del jurado recibido en Cannes abrió un camino de éxito internacional y expectación cinéfila. En su parada en Sitges, la locomotora Oldboy conseguiría dos de los principales galardones del festival (mejor película y premio del jurado).

Seguir leyendo »

John Carpenter, contra los neonazis que se apropian de su película 'Están vivos'

Hace años que la teoría circula por Internet y resucita periódicamente en forma de vídeos, gifs y  memes: la película Están vivos, una obra de culto dentro de la ciencia ficción de los ochenta, sería una metáfora del "control judío del mundo". Según estas interpretaciones alimentadas desde foros neonazis, con su historia de una infiltración alienígena el guionista y director John Carpenter habría representado el tópico antisemita de una conspiración que domina la economía y los medios de comunicación. Pero tras años de tener que aguantar estas teorías en la red, Carpenter ha respondido.

El filme, estrenado en el año 1988, es un espectáculo de acción con toques satíricos. Un obrero sin techo descubre que una red de alienígenas se ha implantado en el planeta Tierra. A través de unas gafas de sol, el protagonista ve un mundo oculto a los demás. En los billetes se esconde la frase "este es tu Dios". Un político aparece en televisión con una pancarta que reza "obedece". Las llamadas a conformarte y consumir, explícitas e implícitas en los paneles publicitarios, son parte de un plan clandestino. Y los ricos y poderosos son extraterrestres que expolian, se enriquecen y señalan a quienes detectan su verdadera naturaleza, como en la mítica fantasía paranoica La invasión de los ladrones de cuerpos.

Seguir leyendo »

Cuchilladas de ironía y cinefilia: veinte años de 'Scream'

Estrenada hace veinte años, Scream sacudió el panorama del cine de terror para adolescentes. De alguna manera, lo rescató de las estanterías de los videoclubes y lo devolvió a los multisalas. Los principales responsables fueron un joven guionista, Kevin Williamson (que posteriormente crearía Dawson crece), y un veterano del cine de terror, el realizador Wes Craven ( Pesadilla en Elm Street).

La premisa era sencilla: una serie de asesinatos produce el pánico entre los jóvenes de una pequeña localidad estadounidense. Como en La noche de Halloween, un modelo de convivencia basado en residencias unifamiliares genera inseguridad. En Scream, además, las casas (con figuras adultas siempre ausentes) están alejadas unas de otras. “Nunca llegarán a tiempo, estamos en medio de la nada”, dice una voz amenazadora al teléfono en la primera escena del filme.

Seguir leyendo »

H. G. Wells: el inventor de mundos que insistió en ser socialista

El escritor y divulgador inglés Herbert George Wells nació el 21 de septiembre de 1866 en Bromley (Reino Unido). En su juventud, luchó por superar las barreras de clase: a pesar de ser hijo de trabajadores, quería dedicarse a la docencia y la vida intelectual. Con sólo 32 años, ya había publicado cuatro clásicos de la narrativa fantástica que le aseguraron la posteridad como novelista: La máquina del tiempo (1895), La isla del doctor Moreau (1896), El hombre invisible (1897) y La guerra de los mundos (1898). El éxito que estas cosecharon, reverdecido a través de múltiples adaptaciones cinematográficas, condicionó la recepción de sus obras de madurez.

El escritor parecía condenado a generar frustraciones y recibir reproches. Mientras despuntaba con la narración de futuros distópicos, experimentos sacrílegos e invasiones extraterrestres, su editor le insistía en que abandonase una literatura que consideraba de simple entretenimiento. Las posteriores Kipps (1905) y Tono-Bungay (1909) beben de la realidad contemporánea y de la vida personal de su autor. Con todo, Wells no dejaría de inventar utopías de inspiración socialista y otras ficciones de tesis. Por ello, el escritor G. K. Chesterton afirmó que Wells era un narrador nato que se había vendido “por un plato de mensaje”.

Seguir leyendo »

Ser un fantasma asesino empieza a ser cosa de mujeres

Nunca apagues la luz es el primer largometraje del sueco David F. Sandberg y la última producción de James Wan, el rey Midas del cine de fantasmas y demonios gracias a la saga Saw y filmes como Expediente Warren e Insidious. Como se intuye por el título, la propuesta explota a conciencia el miedo a la oscuridad, convirtiéndolo en la trama: los miembros de una familia se enfrenta a un espectro que sólo es visible y sólo puede atacarles en zonas sin luz.

Obras previas como Darkness o En la oscuridad habían trabajado puntos de partida parecidos. En esta ocasión, Sandberg opta por un enfoque bastante convencional pero potencialmente efectivo, aunque carece de los llamativos movimientos de cámara que caracteriza la obra de Wan.

Seguir leyendo »

Que te intenten desahuciar en el Hollywood de 'Los Goonies'

El reciente éxito de la serie Stranger Things conecta con una de las facetas más recordadas del cine estadounidense de los años ochenta y los primeros noventa: las historias de compañerismo y aventura protagonizadas por niños o adolescentes. Pero el audiovisual de la época también legitimaba la beligerante política exterior reaganista o defendía el justicierismo.

Mientras Sylvester Stallone, Charles Bronson y compañía exorcizaban la derrota en Vietnam y asesinaban a pandilleros, emergió una pequeña moda: las ficciones sobre acoso inmobiliario y la especulación urbanística. En series como El Equipo A, estas prácticas se convirtieron en un cliché narrativo: empresarios mafiosos querían desalojar viviendas o negocios para vender las propiedades o construir nuevos edificios. Sus planes acostumbraban a tener una fecha límite, y los héroes facilitaban que las víctimas resistiesen.

Seguir leyendo »

Los sociópatas reinan en las series de televisión

Un fantasma recorre la televisión estadounidense: el fantasma de la sociopatía como camino de éxito. Se diría que los hijos culturales del individualismo desaforado de Ronald Reagan y Margaret Thatcher se han hecho mayores y copan el mundo de las series. La antigua primera ministra británica afirmó en una ocasión que "no existe la sociedad, sólo individuos y familias". Personajes como Don Draper ( Mad Men) o Gregory House ( House) ejemplifican ese individualismo sin límites éticos. También carecen de empatía o la reservan para un número muy reducido de allegados.

Algunos de estos protagonistas se encuentran entre las creaciones más carismáticas de la cultura popular reciente. Para el ensayista Adam Kotsko, los sociópatas "son las figuras dominantes de la televisión". En su libro Por qué nos encantan los sociópatas (Melusina, 2016), los aficionados pueden buscar las consideraciones del autor sobre los protagonistas de decenas de series. A lo largo de este repaso, Mad Men y The Wire parecen recibir una especial atención.

Seguir leyendo »

¿Es posible un cine de terror feminista? Siete películas para el debate

El cine de terror tiene su historia y sus convenciones acumuladas. Entre ellos, está el uso de los desnudos femeninos para llamar la atención de la audiencia, o la explotación morbosa y voyeur de las relaciones entre sexo y violencia. Con esta tradición, ¿puede construirse un cine de terror con sensibilidad feminista sin resetearlo? Los aficionados al género suelen buscar narraciones extremas que despierten emociones fuertes. No debe sorprender, por tanto, que varias propuestas que se han señalado como potencialmente feministas muestren reacciones violentas contra el machismo. A menudo, como en los casos de Jennifer's body o Una chica vuelve a casa de noche, parecen reapropiaciones de una figura misógina: el monstruo que representa la sexualidad femenina descontrolada, amenazadora.

¿Pueden darse otros caminos de representación del empoderamiento de las mujeres en el campo del terror, más allá de las historias de justicierismo y venganza? ¿Hasta qué punto son convincentes los intentos de crear terrores fílmicos que no solo se separen de la misoginia, sino que incorporen guiños a los feminismos? ¿Hay espacio para la subversión dentro de un terror 'mainstream' donde abunda el pánico a la caída de la familia tradicional? Examinamos siete películas de procedencias y autorías diversas.

Seguir leyendo »