eldiario.es

Leila Nachawati

Especialista en comunicación y derechos humanos en Oriente Medio y norte de África. Máster en Cooperación Internacional. Profesora de Comunicación en la Universidad Carlos III de Madrid

"Quedan 18.000 civiles atrapados en el campo de Yarmuk, unos 3.500 de ellos son niños"

El barrio palestino de Yarmuk, al sur de Damasco, sufre desde mediados de 2013 un asedio que ha llevado a una profunda crisis humanitaria. Sin apenas alimentos, agua corriente, suministros eléctricos ni medicinas, el goteo de víctimas no ha cesado en los últimos dos años. Al asedio del régimen se suma desde principios de abril la entrada del autodenominado Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS) –conocido como Daesh en árabe–, que en cuestión de días ha ocupado buena parte del campo a pesar de la resistencia de las brigada palestina de Aknaf Beit al Maqdis. La brigada lucha en varios frentes: contra el Ejército de Asad al norte, contra ISIS al sur. Hablamos con Mohamad Bitari, portavoz en España de la Red de Organizaciones de la Sociedad Civil Palestina de Siria. Natural de Yarmuk, actualmente vive en Barcelona. ¿Ha caído Yarmuk a manos de ISIS? No ha caído. Parece que hubiera un interés en que caiga, y los medios se apresuran a anunciar su caída sin hacer las comprobaciones necesarias. La brigada palestina antigubernamental Aknaf Beit al Madqis continúa luchando en la calle Lubia, una de las arterias del campo. También en la parte occidental de Yarmuk continúa la defensa del campo por parte de katibas (brigadas) sirias que han acudido en solidaridad con Yarmuk. La lucha se libra en varios frentes, contra ISIS y contra las fuerzas de Asad a la vez. Es durísima, pero no ha cesado. ¿Qué supone Yarmuk para ISIS? ¿Por qué ahora? No ha sido algo repentino. Desde hace meses ha habido ataques a las zonas palestinas, el verano pasado se concentraron en la zona de Hajar Aswad. Hace unos días ISIS asesinó a tiros a Yahya Hourani, "Abu Suheib", un conocido activista del campo, implicado en ayuda humanitaria y vinculado a Hamás, y eso ha sido un detonante de lo que ha venido después. El campo lleva dos años ocupado, aislado, con la gente muriendo de hambre, y a pesar de eso resiste. El régimen no ha conseguido someterlo y para justificar su destrucción total, hacía falta que entrase Daesh. ¿Quieres decir que se han aliado el régimen e ISIS para acabar con Yarmuk? El día que entró ISIS al campo, aviones de Asad lanzaron durante horas entre quince y veinte barriles explosivos, además de decenas de cohetes. Todos se cebaron en zonas civiles, ni uno solo sobre las zonas por las que avanzaba ISIS. Es fácil de comprobar. Que estén oficialmente enfrentados no significa que no tengan objetivos comunes. ¿Cómo ha logrado ISIS acceder al campo en cuestión de horas? Según activistas del campo, de los que no puedo revelar los nombres, el frente de Al Nusra –filial de Al Qaeda en Siria–, que tenía presencia en Yarmuk, ha sido quien les ha facilitado la entrada por la zona oriental y occidental. A pesar de que tienen muchas diferencias con ISIS, se han unido en el ataque a los palestinos, y son quienes están impidiendo la entrada de las katibas sirias de apoyo al campo. ¿Quién compone la resistencia contra el avance de ISIS? Fundamentalmente la brigada palestina Aknaf Beit al Makdis, los mismos que luchan en el norte contra los ataques del Ejército de Asad. Se compone de jóvenes sirio-palestinos que responden al asedio de Yarmuk y tienen sus propios objetivos partiendo de la situación local. Había unos 1.500 hace dos años, tras el asedio quedan unos pocos cientos. Llevan años sin recibir apoyo, comida ni suministros de nadie, al contrario que otras katibas sirias. En los últimos días se les han unido jóvenes palestinos procedentes de otros campos de Damasco, y también katibas sirias de otros barrios –el Ejército del Islam, el Levante del Profeta y el Ejército de Ababil-Yesh Al Islam– que han acudido en solidaridad con Yarmuk y que llevan días tratando de acceder al campo. ¿Cuál es la situación de la población de Yarmuk, después de casi dos años de asedio? Quedan más de 18.000 civiles atrapados, unos 3.500 de ellos son niños. Hay cientos de heridos a causa de los bombardeos del régimen y de los ataques de ISIS, sin que puedan recibir la atención que necesitan. Se calcula que más de 200 personas han muerto de hambre. No queda en el campo comida ni medicinas. Hacemos de nuevo un llamamiento a que se evacue a la población civil de Yarmuk para evitar una masacre aún mayor que las anteriores. ¿Hay alguna salida al infierno en que se ha convertido Yarmuk, y Siria? Respecto a la catástrofe humanitaria, la UNRWA, las Naciones Unidas, OLP y la comunidad internacional deben cumplir sus responsabilidades, ocupándose al menos de evacuar a los civiles de Yarmuk. Si no lo hacen, será una masacre. La salida debe darse con la colaboración entre palestinos y sirios, porque nuestro destino es común. Cuando ISIS termine con Yarmuk, y esperemos que no ocurra, será el turno de las zonas que lo rodean, por eso es importante que la resistencia siria se concentre ahora en el sur de Damasco. Respecto a una solución para Siria, es muy difícil decirlo tras los últimos cuatro años. La Coalición Nacional de Oposición Siria es débil, y sólo se mueve por intereses económicos, sin contacto real con el pueblo sirio. La solución pasa por la implicación y responsabilidad de los actores internacionales que libran su juego estratégico en Siria. El pueblo sirio lleva cuatro años de dura lucha contra el régimen. Todos hemos perdido familiares, amigos, compañeros… La llegada de Daesh ha sido la guinda del pastel. Siria es ahora un infierno, y sin apoyo internacional no habrá solución. Lo que está claro es que los sirios deben luchar junto a los palestinos, igual que deberían hacerlo también los kurdos. Hace falta unidad para luchar contra Assad y contra ISIS.

Seguir leyendo »

Humor contra el terror de ISIS

En Oriente Medio y Norte de África, región dominada desde hace décadas por gobiernos tiránicos, existe una larga tradición de humor negro y sátira política. Un humor negro que en los últimos meses se ha concentrado en el autodenominado Estado Islámico (ISIS) -conocido en árabe como Daesh- a medida que el grupo aumenta su presencia en la zona. El último hito, las  parodias egipcias del himno de ISIS.

"Sonido de espadas afiladas" es el nombre del himno que puede oírse de fondo en los vídeos de las ejecuciones, bombardeos y ocupaciones que Daesh difunde. En la misma línea del resto de su simbología, la letra ahonda en el uso de la violencia como método, orgullo y estandarte de la agrupación, que depende del terror que sea capaz de infundir en su conquista del territorio.

Seguir leyendo »

El Gobierno de Bahréin retira la nacionalidad a activistas: "Soy oficialmente un 'sin país"

"Mi nombre es el número 49 en esa lista, así que ahora soy oficialmente un sin país. Ni siquiera sé lo que significa". Era la primera reacción de Ali Abdulemam, bloguero y activista por los derechos humanos, al conocer la lista de las 72 personas a las que el gobierno de Bahréin ha decidido revocar la nacionalidad. Una decisión que se anunciaba en la página del Ministerio de Interior el 31 de enero.

"El Ministerio es responsable de proteger la seguridad y estabilidad de Bahréin. Parte de esa responsabilidad es la lucha contra el terrorismo e identificar a quienes participan en esos actos", señala la página, que a continuación ofrece la lista de personas afectadas.

Seguir leyendo »

Beirut, 40 años después del estallido de la guerra civil libanesa

Este año se cumplen cuatro décadas del estallido de la guerra civil libanesa, que sacudió el país entre 1975 y 1990, dejando 150.000 muertos, 400.000 heridos y 17.000 desaparecidos. Aunque la guerra terminó, sus huellas continúan visibles en Líbano, que en los últimos días ha vuelto a sufrir fuego cruzado entre Israel y Hezbollah. Sobre este trauma se desarrolla La Noche entre Ali y Yo, la video-instalación que ha ganado el premio Generaciones 2015 que entrega la Fundación Caja Madrid. 

Dos años antes del estallido de la guerra se produjo uno de los acontecimientos más traumáticos de la historia reciente de Líbano y de la región, y el augurio más claro de la tragedia que se avecinaba: el asalto del Banco de América de Beirut, en octubre de 1973. Un asalto que resulta hoy, en plena convulsión de la región, más vigente que nunca y cuya recuperación entronca con la necesidad de recuperar la memoria histórica reciente de Líbano y de Oriente Medio. Las cineastas hispano-libanesas, las hermanas Nadia y Laila Hotait, lo recrean en La Noche entre Ali y Yo.

Seguir leyendo »

La muerte del rey Abdalá no traerá cambios a Arabia Saudí

“El rey reformista”, “el rey moderado” y “el rey que trajo la estabilidad a Arabia Saudí” son algunos de los adjetivos con los que se describe estos días a Abdalá bin Abdelaziz Saud, tras su muerte el 23 de enero. Sin embargo, y a pesar de ciertas reformas cosméticas, en lo fundamental la monarquía saudí se ha mantenido fiel a su esencia desde su ascenso al poder en 1932. Represión de cualquier forma de disidencia dentro de sus fronteras, avance de la hegemonía suní en la región, y fuertes lazos económicos con Estados Unidos y sus aliados continúan siendo los tres pilares que la sostienen.

Un alto cargo saudí se mostraba recientemente sorprendido por la reacción internacional ante la flagelación del bloguero Raif Badawi. “No entiendo el revuelo. Lo hacen en Irán, lo hacen en Afganistán...”, decía, reafirmando la legitimidad del castigo público a quienes cuestionan la autoridad religiosa. Un castigo que coincide con los que aplica Daesh, el autoproclamado Estado Islámico, o ISIS, contra el que Arabia Saudí ha lanzado, junto con EEUU y otros países del Golfo, una campaña militar para “detener el avance del extremismo en la región”.

Seguir leyendo »

La bloguera Negra Cubana Tenía Que Ser: "Abrir las telecomunicaciones me parece un sueño"

Sandra Álvarez, psicóloga, periodista y bloguera cubana, es conocida como Negra Cubana Tenía que Ser, el nombre de su blog. Está inspirado en la frase "negra tenía que ser", que se utiliza mucho en Cuba, y que acarrea toda una serie de prejuicios respecto a la comunidad afrocubana. Sandra, que creció en un hogar h umilde en el barrio habanero de Lawton, se ha convertido en un referente en la lucha contra la discriminación. Eldiario ha hablado con ella, poco después del anuncio del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos.

"Las aportaciones culturales de las cubanas negras y mestizas han sido tradicionalmente invisibilizadas en Cuba", dice en su blog. "Pero hay mujeres como Inés María Martiatu, Lalita, que llevan años de lucha por el reconocimiento y representación de la identidad racial, de todas esas aportaciones de cubanas negras poetas, artistas, raperas, historiadoras, científicas… que forman una parte importante de la cultura cubana". Ha colaborado también en el blog Afrocubanas y con la red Global Voices.

Seguir leyendo »

"No puedo respirar": desde Ferguson hasta Palestina y Siria

"Ya basta. Las vidas negras importan", gritaban miles de manifestantes en Nueva York esta semana, en solidaridad con las víctimas del racismo policial en EEUU. Las muestras de rechazo a la impunidad en el país, que se ceba con la comunidad afroamericana, han sido masivas en los últimos días, trascendiendo el contexto estadounidense. Desde jugadores de la NBA hasta activistas libaneses y palestinos, pasando por el pequeño pueblo sirio de Kafranbel, pocas cuestiones han generado en los últimos años una solidaridad ciudadana tan masiva y descentralizada, a la vez que unida en torno a un mismo mensaje.

Bajo el lema "No puedo respirar" se reunían frente al Departamento de Policía de Nueva York decenas de actores de Broadway en una performance que buscaba llamar la atención sobre la impunidad policial. "¿Cómo cuestionaréis a los sospechosos, una vez que yacen muertos en el suelo?" "Que rápido se convierten los sospechosos en víctimas", entonaban, a la vez que animaban al gobierno a abrir un verdadero diálogo en torno a los abusos policiales arraigados en el propio sistema.

Seguir leyendo »

24 años de lucha con un objetivo: ser mujer y poder conducir en Arabia Saudí

Arabia Saudí sigue siendo el único país del mundo en el que las mujeres no pueden conducir. La resistencia contra esta prohibición no ha cesado desde noviembre de 1990, cuando 50 mujeres la desafiaron y se pusieron al volante. Las consecuencias no tardaron en llegar: fueron arrestadas, se las expulsó de sus puestos de trabajo y se confiscaron sus pasaportes. 24 años después, las saudíes siguen sin poder ejercer este derecho. Cada cierto tiempo, una autoridad saudí anuncia que la norma se levantará el año siguiente pero, a pesar de los rumores, los sectores más conservadores del país continúan imponiéndose.

La prohibición de conducir no es la única que afecta a las mujeres. El concepto de custodia masculina, mehrem, limita sus derechos en el matrimonio, el divorcio, la custodia de los hijos, la sucesión, la propiedad, la elección del lugar de residencia, la educación y el empleo. La Comisión de Promoción de la Virtud y Prevención del Vicio, a través de la Policía Religiosa, ha sido durante años la encargada de cuidar de que las imposiciones se respeten.

Seguir leyendo »

"Las protestas de Bahréin no han tenido eco internacional por sus alianzas"

El nombre de los Khawaja se ha convertido en sinónimo de resistencia, tanto en Bahréin como en el resto de la región. Abudlhadi al-Khawaja, fundador del Centro por los Derechos Humanos de Bahréin y una figura clave del levantamiento popular de 2011, fue condenado en junio de ese año a cadena perpetua por “incitar a la violencia”, tras décadas de activismo contra la corrupción, la discriminación y la represión de la población por parte de la monarquía de los Jalifa.

Su hija Zeinab ha seguido su ejemplo, plantando cara a las autoridades en protesta por la detención de su padre y su esposo, y la del resto de activistas por los derechos humanos en el país. Detenida de nuevo en octubre de 2014, en el octavo mes de su segundo embarazo, declaró, tras romper públicamente una foto del Rey, Hamad bin Isa Al Jalifa: “Soy la hija de un hombre libre. Mi madre me trajo a este mundo libre, y daré a luz a un bebé libre, aunque sea dentro de nuestras cárceles”.

Seguir leyendo »

"Atacar a ISIS sin derrocar a Asad sólo aumentará las divisiones sectarias en la región"

En la cobertura de los bombardeos de la coalición internacional liderada por EEUU en Irak y Siria, las voces de la región han estado, de nuevo, mayoritariamente ausentes. Nos hemos acostumbrado, en lo que respecta a Oriente Medio y Norte de África, a análisis y debates monopolizados por aspectos geoestratégicos, militares e identitarios en los que raramente se incorporan las reacciones de la sociedad civil. Teniendo en cuenta que escuchar a la sociedad civil de estos países es cada vez más importante para comprender sus complejas dinámicas internas, analizamos a continuación algunas de las últimas reacciones sirias a los bombardeos de la Coalición.

El 25 de septiembre, una agrupación de activistas llamada las Bases Revolucionarias Sirias (BSRS) publicó  un manifiesto de rechazo a los ataques estadounidenses contra Daesh (en español, el Estado Islámico de Irak y Siria, también conocido por sus abreviaturas ISIS, ISIL o EI). Su posicionamiento, que condena el bombardeo de civiles en nombre de una supuesta "guerra contra el terror", parte de un sentimiento anti-imperialista arraigado desde hace décadas entre la población siria. Un anti-imperialismo que difiere del uso que hacen del término tanto el régimen y sus adeptos, como algunos sectores de la izquierda autodenominada anti-imperialista, que identifica "imperialista" con "estadounidense", una izquierda a la que el politólogo Firas Massouh califica de “abstracción dogmática” .

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -