eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

María Iglesias

María Iglesias (Sevilla, 1976) es periodista y escritora. XXV Premio de la Comunicación de la Asociación de la Prensa de Sevilla (2016). Guionista de Contramarea, documental sobre los refugiados en el Egeo, y autora de la novela Lazos de humo. Tras ejercer en la Agencia EFE y Diario de Sevilla, trabajó en Noche sin Tregua, late-nigth presentado por Dani Mateo en Paramount Comedy Channel y fue redactora y presentadora de El Público Lee, programa sobre literatura de Canal Sur2 TV, conducido por Jesús Vigorra. Desde 2006 es Diplomada en Estudios Avanzados (DEA) en Literatura y Comunicación. La puedes seguir en www.periodista-freelance.com

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 517

"Al abrir casas en cualquier país, a respetuosos amantes de la música, queremos conectar en vez de separar"

Una noche de 2009, Rafe Offer asistió en el Soho londinense a un concierto del grupo Friendly Fires con dos amigos, Rocky Start y el cantautor David Alexander. Pero vivieron la habitual experiencia de casi no poder escuchar a la banda. “Todos charlaban y chateaba, el concierto era un hilo musical de fondo. Y nos preguntamos, ¿dónde ha quedado la conexión humana inherente a la música?”

Así cuenta Offer, de visita en Sevilla, los comienzos de Sofar, iniciativa de conciertos en lugares y con artistas secretos que empezó en su salón. Al tercer concierto había una fila de público y voluntarios para organizar o hacer fotos y vídeos “de modo que la gente olvidara el móvil y disfrutara del irrepetible directo”. Dos puntos de inflexión en la evolución de Sofar, que dirigen Offer y Start, fueron “una llamada de L.A. donde quería un concierto no sólo igual, sino bajo nuestro paraguas” y, cuando ya se sumaron Barcelona, París, Nueva York, Bombay, Melbourne u Oslo, la idea de estos de tocar en un salto de esquí. "Eso abrió la vía a hacerlo en una colchonería de Manhattan, iglesias parisinas o tiendas de alfombras marroquíes… Donde sea, siempre que se cree la atmósfera de conexión íntima”. 

Seguir leyendo »

El agua de la vida

La niña de 6 años se asa. El piso, bajo la azotea, está a 40ºC. Es verano del 82. En esa Sevilla no hay aire acondicionado, con suerte, ventilador. Ella y su hermano de 3, con varicela, se refriegan contra el sofá cuando no aguantan más. Frente a ellos, el mundial o los dibus de Naranjito hipnóticos aún en blanco y negro. “Mamá, tengo calor” y la madre refresca con un pañuelo húmedo. “Mamá, llena la bañera”. Y el grifo de rosca gira sin que salga gota. Restricciones, cortes de suministro de la tarde a la mañana. Sólo que acabo de comprobar que fue el verano anterior. Once meses y medio, del 1 de febrero de 1981 a mediados de enero de 1982. La niña era aún menor, 5 años, y la fiebre sería de las amígdalas. Pero el grifo seco era cierto como el temor a la sequía que le queda. Que a mis 41 años conservo.

Este viernes 3 amaneció diluviando y quisimos creer que la naturaleza llenaría los embalses que, según informó el día anterior la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, están al 25% de capacidad. Pero ha sido un espejismo y noviembre ha ido avanzando, seco y soleado. Rondando los 30ºC en las horas centrales. El sistema de regulación de riego de la Cuenca del Guadalquivir ha pasado de alerta a emergencia. De momento, se insiste, no hay riesgo para el abastecimiento humano. Con las reservas se tiraría tres o cuatro años. Pero la ganadería y la agricultura sí sufren ya, sobre todo los cultivos de regadío. El olivar de esta modalidad y de secano están al límite. Quedan dos pasos -dos meses así- para pedir al Gobierno central un decreto de sequía que ayude al suministro y los afectados. 

Seguir leyendo »

Perdonen que no me tire de los pelos

La República catalana ha sido declarada. Seis palabras. España ha aplicado el artículo 155. Idem. Elecciones catalanas el 21 de diciembre. Se escribe rápido, pasó en horas. El viernes, tras un jueves en que los gobernantes catalanes demostraron un nivel de marrullería que sonrojó. Se consumó la deriva antidemocrática con una DUI fuera del cauce legal y sin el mínimo respaldo para algo clave. Siento estupor, tristeza, vértigo. Sobre todo al comprobar qué débiles son las raíces democráticas de tantos políticos y ciudadanos. El Estado de Derecho hay que creérselo hasta el tuétano para no enfrentarnos como bárbaros. ¡Lo último el viaje a Bruselas de Puigdemont y miembros de su Gobierno! ¿A pedir asilo como perseguidos políticos?

Todo es complejo, arranca de lejos -como pronto el 2006 de las firmas peperas anti-Estatut-, tiene responsabilidades diversas y en distinto grado, análisis y analistas interesantes no han faltado... Pero en esta penúltima vuelta de tuerca la cuestión es clara: el referéndum del 1-O careció de las garantías: censo, "una persona-un voto", estanquidad de las urnas, interventores/apoderados para un recuento limpio... Los observadores internacionales invitados por la Generalitat lo dijeron. Además, lo vimos. Una reportera de La Sexta votó en varias mesas. A esto le sobran veinte vueltas. Sobre unas elecciones chapuceras no se puede construir una realidad política democrática. Ya está.

Seguir leyendo »

Lo que el escándalo sexual Weinstein revela del sistema político

A hollywoodiense-predador-sexual pillado todo se le vuelven pulgas. La satisfacción no debe ocultar la pregunta de ¿por qué ahora tras una década de denuncias que acabaron en acuerdo extrajudicial? Y, sobre todo, ¿servirá la catarsis actual de la industria cinematográfica para cambiar un sistema que con descaro cosifica a las mujeres, construye carreras femeninas como escaleras en que los peldaños ascienden con la fama de los novios (ciertos o falsos) con quienes posan? Que el todopoderoso productor Harvey Weinstein acosaba a actrices era sabido en la Meca del cine. Hay chistes en galas ¡de 2013!. Pero, ¿podemos, sin hipocresía, mostrarnos sorprendidos los espectadores incluso de esta periferia del Imperio?

El sistema socio-económico-político hegemónico, el neoliberalismo global que triunfa del Oeste americano, al Este ruso, pasando por la Europa en decadencia, la emergente y dictatorial China y los súpersocios de Occidente en Oriente Medio: Israel y Arabia Saudí, se funda hoy, más que sobre la clásica mano invisible que regulaba el mercado con el equilibrio de oferta y demanda, en otro factor transparente y evidente: el cinismo. Ese que dicta, en la primera línea de este párrafo, "neoliberalismo global" en vez de capitalismo salvaje.

Seguir leyendo »

Sin banderas arrojadizas

El 1-O ha sido tan grave y triste como, sin querer creerlo, veíamos venir. Publiqué hace semanas que el referéndum no cumplía las garantías democráticas y ahora seguiría viendo ilegítima una declaración unilateral de independencia. Incluso pese a la violencia policial y represión del Estado que condeno enérgica. Con espíritu constructivo veo útil:

En otoño han florecido banderas Rojigualdas en las ventanas. Manifestación de libre expresión, se argumenta. Pero coincide con mensajes de concejales justificando la dictadura, proclamas de “¡España! ¡Una! ¡Grande! ¡Libre” en actos públicos con representación municipal, concentraciones en plazas de Madrid o Sevilla, no sólo con banderas, sino brazos en alto y cánticos del Cara al Sol

Seguir leyendo »

La Fundación Madariaga inaugura una exposición apelando a “España, una, grande y libre”

El pasado jueves 28, en la Fundación Valentín de Madariaga, varios centenares de fotógrafos - 300 según el comisario y 150 según el director de la entidad- asistían a la inauguración de la exposición " South street photographers", con imágenes de 25 artistas andaluces. Presidía el acto la vicepresidenta del patronato, Ángela Madariaga, flanqueada por la directora general de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla, Isabel Ojeda, y el comisario de la muestra Eduardo D’Acosta. Fue Madariaga quien tomó primero la palabra y, tras dar la bienvenida, anunció: 

"Voy a hablar alto y claro. Y a quien no le guste ahí tiene la puerta. Yo no diría que esta es una exposición de 25 fotógrafos andaluces, sino españoles. Porque España es una unidad indivisible". Entre tres y cinco personas se giraron para salir. Aún a tiempo de oír palabras finales enfáticas: "España, una, grande y libre", un conocido enunciado franquista.

Seguir leyendo »

Ejercicio de independencia

El 1 de Octubre crece, día tras día, en el calendario. Ya está a la vuelta de la esquina. Esa "O", boca abierta, que se traga todo. Luna llena que eclipsa o luna nueva. Puigdemont a un extremo con su no subestimar la fuerza del pueblo catalán, Rajoy al otro amenazando con tener que acabar haciendo lo que no quiere. Tensando. Azuzándonos a unos ciudadanos contra otros.

Conmigo que no cuenten. Aunque lamentaría la separación de Cataluña, he sido siempre partidaria tanto del Estatut de tiempos de Zapatero -contra el que mis vecinos pro PP recogían firmas, prendiendo las chispas de la actual hoguera-, como de un referéndum democrático y con las garantías necesarias para que su resultado sea vinculante. Lamento que hasta hoy, la mucha, muy comprometida e inteligente ciudadanía implicada en lograr esos mínimos estándares no lo haya conseguido. Pero así es. Y, por tanto, no respaldo una consulta cuyo procedimiento y limpieza de resultados no son incuestionables.

Seguir leyendo »

Venid, vamos

Un verano arrancó, acordaos, con una noticia lingüística: la aceptación por la RAE de "iros" como imperativo. Fue el mismo verano, ¿recordáis?, en que hubo protestas, hasta violentas, contra la invasión turística. Esa de ciudades y playas que es también agresiva -con su acaparar toda vivienda, su invadir de alaridos y ritmos cualquier silencio, sus regueros de orín, residuos plásticos y de cristal, rotos, cortantes, en la arena y calles. Parece lejano, pero era este verano umbral, de tránsito, al 1 de octubre en que muchos catalanes, la mayoría quizá, no querrían seguir ya en nuestro proyecto compartido.

Entonces el terrorismo embistió en Las Ramblas. La violencia mayúscula, el mayor rechazo a la diferencia, la más brutal imposición de un credo, de una razón. Mi idea, no la tuya. Nuestro sueño sobre el vuestro. Los españoles de más de 40 vivimos décadas el fanatismo etarra. Ante el ataque suele haber un "prietas las filas". Momentáneo. Unión frente al enemigo exterior. Pronto vuelve la disensión. Se vio en la manifestación. La discrepancia natural, humana. Enriquecedora. Inevitable. 

Seguir leyendo »

Piscina y otros derechos humanos

Último artículo del curso y mucho, grave, reclama la lupa:

Está la represión hasta el final del escritor y activista chino Lu Xiaobo, excarcelado sólo cuando iba a expirar. Y lo elocuente de la hipocresía que es el silencio del PP o Felipe González que tanto han pedido y celebran la salida -que me alegra- del opositor venezolano Leopoldo López de prisión. En El liderazgo en tiempos de crisis (2013) González preconizaba que la Historia saldará su deuda con Deng Xiaoping. ¡Ese que ordenó la matanza de Tiananmen contra universitarios por pedir libertad! A ellos, en cambio, dedicó Xiaobo el Nobel de la Paz 2010 que le impidieron recoger. Todo está ya perdido para él. Pero no para su mujer la poeta Liu Xia, en arresto domiciliario desde 2010, ¡sin cargos! ¿Alguien hará algo?

Seguir leyendo »

De libreros sin sueldo a dueños de sus propias librerías

En tiempos de crisis, cierres, EREs y despidos, reinventarse como emprendedor es un destino para muchos trabajadores. Justo el caso de María Eugenia Rodríguez, Miguel Ángel Neva y Rafael Rodríguez, ex libreros de la cadena de librerías Beta, que abren ahora Botica de Lectores, con dos sedes en Sevilla y asociados, en el proyecto andaluz Librerías Con-Sentido, con Dorian (Huelva), Bahía de las Letras (Algeciras), Alavera (Jerez) y otra sin nombre aún, en Córdoba, regentadas por ex compañeros. 

“Los cuatro últimos años en Beta fueron de impotencia -explica Rafael Rodríguez-. Porque sabíamos ejercer pero por tema de tesorería, no se liquidaba a los proveedores, ellos no servían y así no podíamos atender”. Las estanterías de la única cadena andaluza durante cuarenta años -con doce tiendas y cuarenta y seis trabajadores en las cuatro provincias- se vaciaron y “los últimos nueve o diez meses ni recibíamos las nóminas. De pesadilla” -confiesa Rodríguez.

Seguir leyendo »