eldiario.es

Menú

Podología: la importancia de las plantillas

Las plantillas son dispositivos cuya finalidad es corregir o modificar la pisada del paciente. En ciertos casos, su uso no debería verse como algo excepcional y comenzar a usarse más regularmente ya que, no sólo corrige deformidades, sino que puede llegar a prevenirlas

- PUBLICIDAD -
podología: la importancia de las plantillas

© Mizuno

Para poder hablar del uso de plantillas contamos con la opinión D. Rubén Sánchez Gómez. Podólogo de la E.U. Patología y ortopedia de MM.II. Universidad Complutense de Madrid que destaca de la siguiente forma la importancia de las plantillas.   
“Como es sabido, la Podología es la ciencia que estudia todas las anomalías de los miembros inferiores que están relacionadas con los pies o que pueden ser tratadas a través de los mismos, sus alteraciones y deformidades, así como su abordaje terapéutico, tanto conservador como quirúrgico. El tipo de tratamiento elegido depende de diversos aspectos, tales como la etiología, la gravedad o la cronicidad de la patología, que lo encaminarán hacia la solución más invasiva o hacia la más conservadora. Pues bien, es en esta fase del tratamiento donde aparece la figura de las plantillas, su función y sus resultados clínicos.


Las plantillas, órtesis ortopédicas o mecanismos plantares, son dispositivos que interactúan entre el suelo y el pie y que tienen como misión modificar, en la medida terapéutica que nos interesa biomecánicamente, la pisada del paciente.
Pueden estar hechas de multitud de materiales, tales como plásticos (EVA), polipropilenos, resinas (HK),  caucho, corcho, látex…, y dentro de cada tipo de material encontraremos también diferentes densidades que les confieren mayor o menor dureza, resistencia, flexibilidad, etc. Con la combinación de los materiales y sus densidades obtenemos infinidad de modelos de plantillas, cada uno específico para cada tipo de problema podológico y especial para el uso que se le quiera dar; así, tenemos por ejemplo que una plantilla funcional está hecha para un corredor de fondo y deberá tener materiales de absorción de impactos contra el suelo en el talón y en la zona anterior del pie pero con elementos firmes y de contención en la región del arco plantar capaces de soportar las cargas corporales; por el contrario, una plantilla acomodativa está más indicada en personas mayores ya que se busca esencialmente la amortiguación y el confort.


En los niños, el uso de plantillas cobra especial importancia debido al éxito que supone la instauración de un tratamiento precoz, ya que cuanto antes se corrija el problema, mejor resultado final obtendremos y más fiable y duradero será para el resto de su vida. Pies planos, piernas en X o en paréntesis (varo-valgo de rodilla), puntas de los pies metidas hacia dentro, esguinces crónicos o inestabilidad, pereza a la hora de jugar o correr como otros niños, son causas más que suficientes para alertar a los padres de que algo está sucediendo en los pies de su hijo y con plantillas se pueden corregir o paliar la mayoría de estas deformidades.

podología: la importancia de las plantillas

© Mizuno


Para los aficionados al deporte las plantillas son un medio de evitar lesiones futuras  o de subsanar patologías instauradas, por el equilibrio que le confieren a todo el sistema locomotor. Para encontrar ese pequeño margen de mejoría en su rendimiento que se ve frenado por las molestias no incapacitantes pero si incómodas que a veces aparecen en rodillas o tobillos, las órtesis funcionales tienen un elevado porcentaje de éxito.


Así mismo, en la vida cotidiana, estos mecanismos plantares también compensan anomalías podológicas tales como pies cavos, pies planos, esguinces, etc. En definitiva, el uso de plantillas ortopédicas debe dejar de verse como algo excepcional y usarse de manera complementaria de otras terapias médicas como la fisioterapia o la traumatología.”


En este artículo queremos destacar la importancia que tienen las plantillas en aquellos casos que requiera su intervención, pero también me gustaría hacer una llamada al sentido común. Desde hace unos años usar platillas en corredores se ha convertido en una práctica tan común que bastaba con la indicación de la persona que nos atendía en la tienda de material deportivo para seleccionar un tipo u otro de plantilla acorde al tipo de pie que tenemos. Si entendemos que una plantilla puede cambiar nuestra biomecánica respecto al tipo de pisada, entendemos de la misma forma que usar una plantilla inadecuada puede suponer el principio de una patología de miembro inferior que en la mayoría de los casos no da la cara a corto plazo. Indicar o no una plantilla nos es resultado de descifrar el tipo de pie que poseemos, es obligado contar como mínimo, con una huella plantar y un estudio biomecánico de nuestra marcha. Las plantillas deben ser resultado del estudio pormenorizado de nuestro pie y su respuesta al caminar.


Este artículo surge como respuesta a las consultas que nos hacéis llegar a la redacción de la revista sobre el uso o no de plantillas. Las plantillas deben aparecer cuando existe una alteración en el pie o miembro inferior, pero actualmente se las está relacionando tan directamente con el mundo del corredor que parece formar parte del material imprescindible. Para entender aún mejor la indicación de las plantillas os pondré el ejemplo de las zapatillas, en más de una ocasión he recibido consultas en este sentido:

¿Cuáles son las mejores zapatillas para correr?

Independientemente de las marcas, cada uno de nosotros se adaptará de forma distinta a los materiales que conforman las zapatillas; gel, cámara de aire, densidades de absorción  progresiva, etc, antes que todo esto destacará nuestro peso corporal, tipo de pie, distancias de entrenamiento o competición, entidad deportiva, etc. las zapatillas tendrán que estar adaptadas a nuestra disciplina deportiva y nuestro perfil corporal, si entrenamos por asfalto en larga distancia y tenemos un peso corporal alto, debemos elegir una zapatillas con la suficiente resistencia para aguantar los envites de nuestro entrenamiento y peso corporal.


Pero las zapatillas no son las plantillas, estas están pensadas para variar nuestra biomecánica como resultado de una alteración, y no debemos asumir que todo corredor debe usar plantillas, y lo que es aún peor, que nos indiquen unas plantillas porque tenemos un pie pronador y nuestra zapatilla es neutra.


- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha