eldiario.es

Menú

Santana Cazorla se refugia en Marruecos

El poliédrico empresario tirajanero pone tierra y agua de por medio acuciado por la acumulación de conflictos dentro y alrededor de su empresa

Enfrentado a su hermano Manuel, se disparan los rumores, las noticias y los desmentidos sobre la venta de hoteles y de la participación del grupo en Anfi del Mar

- PUBLICIDAD -
Santiago Santana Cazorla tras declarar en el caso Salmón

Santiago Santana Cazorla tras declarar en el caso Salmón Archivo Canarias Ahora

Santiago Santana Cazorla ha elegido Marruecos para una nueva etapa en su vida. En su entorno aseguran que desde hace tiempo acariciaba esa idea, la de retirarse en el vecino país e iniciar un nuevo proyecto vital. En los ambientes empresariales las explicaciones son bien distintas: el empresario tirajanero ha decidido poner tierra y mar de por medio para escapar de la sucesión interminable de problemas que se le han planteado dentro y fuera de su empresa consecuencia directa de esa forma tan asirocada que ha tenido para llevar sus negocios.

Nadie da nada por sentado pero parece confirmarse que las huidas hacia adelante que ha protagonizado siempre este empresario han tocado a su fin.

El último conflicto con su hermano Manuel puede ser el definitivo. La justicia ha terminado por darle la razón a este último en el pleito que los enfrentó tras la pirueta que hizo Santiago al pretender quedarse para sí mismo la concesión de la marina de Anfi del Mar, en el barranco de La Verga, Mogán. En lugar de gestionar la renovación de aquella concesión a favor del grupo hispano-noruego, la solicitó –y la consiguió- a través de una empresa que constituyó con su esposa. La demanda no tardó en caer y acaba de salir derrotado de ella.

Alrededor del grupo Anfi del Mar han girado mucho de los problemas privados y públicos en los que se ha visto salpicado Santana Cazorla. De ahí que recurrentemente se generen rumores que apuntan a que ha puesto en venta su 50%, al que accedió en vida de Björn Lyng cuando el empresario noruego decidió acometer su macroproyecto de Anfi Tauro y necesitaba financiación.

Ahora es el nombre de Alfredo Morales el que suena como posible comprador de ese paquete, lo que nadie confirma de momento. Su relación de amistad con el director general del grupo, José Luis Trujillo, contribuye a alimentar esos rumores, pero el importe de la operación habrían de descartar a Morales, uno de los accionistas de referencia de Binter Canarias.

Alfredo Morales releva en esta lista de aspirantes al del jeque árabe Sulaiman Al Fahim,que en enero era el llamado a entrar, con 500 millones de euros por delante, en el negocio de Amfi Tauro. Desde entonces nunca más se supo.

Los noruegos herederos del fundador de Anfi, Björn Lyng, estarían encantados con el divorcio, con cualquier divorcio: las relaciones con Santana Cazorla han sido siempre catastróficas y llegaron incluso a la querella por apropiación indebida de unos nueve millones de euros que han tenido que irse reponiendo a la caja de la empresa para eludir males (penales) mayores. Los apuros económicos de la parte canaria condujeron a algunos excesos que han ido lastrándolo sin remisión.

Santiago Santana Cazorla siempre se ha conducido para sus negocios de esa sandunguera manera, y es precisamente el controvertido proyecto de Anfi Tauro el que más quebraderos de cabeza le ha provocado estos últimos años.

Todavía continua a día de hoy imputado por delitos relacionados con la corrupción urbanística en el caso Góndola, que lleva diez años tramitándose en los juzgados de San Bartolomé de Tirajana tras pasar por la mano de una docena de jueces y varios fiscales. Fue en el transcurso de esa causa, por la que resultó detenido provocando un gran escándalo en la clase empresarial grancanaria, cuando se le grabaron unas groseras conversaciones telefónicas en las que pedía al consejero de Política Territorial del Gobierno, a la sazón Domingo Berriel, que apretase “los tosnillos” al por entonces jefe de Urbanismo de la consejería, Faustino García Márquez, precisamente para que agilizara todos los trámites de la urbanización Anfi Tauro.

Los trámites que debía agilizar García Márquez ya venían contaminados desde que estalló el caso salmón, aquel famoso viaje de José Manuel Soria en el jet privado de Björn Lyng a la pesca del salmón en Noruega mientras desde el Cabildo iniciaban los trámites para que Anfi Tauro disfrutara de una excepción legal a la ley de la moratoria turística que luego fue refrendada por el pleno del Parlamento de Canarias.

De eso hace ya siete años, siete, y todavía las camas autorizadas no están desarrolladas, y no precisamente por problemas burocráticos sino por las dificultades económicas que ha venido atravesando el grupo empresarial cuyo 50% detenta Santana Cazorla.

A aquellos escándalos políticos y judiciales relacionados directa o indirectamente con el tosnillo protagonizados por Santiago Santana Cazorla han sucedido otros, como el recientemente descubierto en torno al proyecto de playa de esa misma urbanización, la de Tauro, donde parece que la empresa ha vuelto a hacer de las suyas al interpretar la ley y la propiedad mediante la del embudo, más conocido como fonil.

En Marruecos se está mucho mejor, dónde va a parar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha