eldiario.es

Menú

La normalización del mal

Trump no es sólo una enfermedad, también es síntoma de la normalización del fascismo. Se empieza admitiendo la expresión pública del odio y se acaba justificando la violencia. Ahora sí, la comparación con el nazismo es acertada.

65 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Trump no sólo es peligroso por lo que hace sino por lo que significa. Con él, se normalizan la xenofobia y el odio. Con él, se legitima el fascismo. Le han votado, se dice, del mismo modo que los corruptos afirman que las urnas les absuelven de sus pecados. Para quienes confunden la democracia con los votos, las elecciones lo justifican todo, incluso la antidemocracia y el totalitarismo. Por eso, el triunfo de Trump es un espaldarazo que da alas a todos los fascistas que andaban en sus buitreras esperando alzar el vuelo.

La llegada a la presidencia de la primera potencia mundial de un individuo que defiende ideas racistas, y que ha empezado su mandato expulsando a musulmanes y proyectando la construcción de una muralla, les da carta blanca a los supremacistas como él. Ya no se esconden. Ahora gritan "¡Heil Trump!" en convenciones públicas en hoteles de lujo y se sienten respaldados para defender abiertamente un fascismo contra el que la Historia nos había vacunado durante décadas. Pero el efecto de la vacuna se ha pasado y el virus de la ultraderecha se extiende orgulloso por el mundo.

"Trump ha roto con lo políticamente correcto", decía ufana Esperanza Aguirre, como si eso fuera intrínsecamente positivo. Como si decir "los musulmanes son terroristas" o "los latinos vienen a robarnos el trabajo" fuese una loable demostración de libertad, en lugar de una repugnante muestra de xenofobia. De pronto, no está tan mal visto compartir chistes islamófobos u homófobos en las redes o el teléfono. De pronto, es razonable defender que hay que echar a los extranjeros a patadas porque pueden ser terroristas o violadores. Hasta quienes se disfrazaban de liberales o moderados, se van despojando de la piel de cordero y enseñan la patita, incluso sus dientes de lobo.

Trump no es sólo una enfermedad, también es síntoma de lo que está pasando en los países desarrollados. No hay que irse a Estados Unidos para denunciar muros. España misma tiene una valla coronada de cuchillas lacerantes. Europa entera está amurallada para impedir la entrada de personas migrantes y refugiadas. Les recibimos como a enemigos con perros, palos, alambres de espino y gases. Les dejamos morir en el mar o los encerramos en las mismas condiciones de frío, insalubridad y hambre de los campos de concentración de la guerra. El infierno son los otros, al infierno con ellos.

No hay que irse a Trump, el fascismo está entre nosotros, en Francia, en Austria, en Holanda, en Hungría, en Grecia, en España, donde los neonazis se disfrazan de samaritanos y muchos se lo tragan. El mal se normaliza. Hace unos días se ahogaba un gambiano en el canal de Venecia y nadie se tiró a salvarle, sólo le echaron unos salvavidas mientras unos desalmados le gritaban insultos racistas. Ya no son esos turistas que siguen tomando el sol con un inmigrante muerto en la playa, son turistas que le gritan que se muera.

Se empieza admitiendo la expresión pública del odio y se acaba justificando la violencia contra el diferente. Hemos cruzado la línea, estamos cruzando líneas a pasos agigantados. Todo está yendo tan deprisa que apenas tenemos tiempo de reaccionar. Carmena compara a Trump con Hitler y se le echan encima. Se ha banalizado y manoseado tanto la comparación con el nazismo, que ya nadie la toma en serio, pero me temo que ahora sí es acertada.

Hay que reaccionar como están haciendo muchos en Estados Unidos. Es preferible que te llamen catastrofista, a quedarte callado frente a Trump o al maltrato a los refugiados. Por eso es clamoroso el silencio de los líderes europeos. Repiten el error del primer ministro británico, Chamberlain, que respondió a las invasiones de Hitler con la fallida y timorata "política del apaciguamiento" y del arrodillamiento. Como le dijo Churchill: "Pudo usted elegir entre la humillación y la guerra, eligió la humillación y nos llevará a la guerra". No sé adónde nos lleva todo esto pero, sin duda, es hacia un mundo peor.

ESTE MARTES, A LAS 10H EN WWW.CARNECRUDA.ES, SINIESTRALIDAD LABORAL: NADIE HABLARÁ DE LOS MUERTOS.

Recuerda que este programa es solo posible gracias a ti.
Difúndelo y, si puedes, hazte Productor o Productora de #CarneCruda.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha