eldiario.es

Menú

El preocupante daltonismo de Economia en Colors

La falta de pluralidad no es un problema exclusivo de los medios de comunicación, también está presente en la mayoría de facultades de economía

- PUBLICIDAD -

Cuando supimos que Sala i Martín, en colaboración con Televisió de Catalunya, preparaba un programa sobre economía con una clara vocación divulgativa nos pareció una magnífica idea. La economía, actualmente, es una de las grandes preocupaciones de la ciudadanía ya que está muy presente en un gran número situaciones diarias. Y debido a la importancia que tiene, creemos que es imprescindible hacer pedagogía, dar herramientas y conocimientos que permitan a la sociedad y nos permita analizar los acontecimientos con una visión propia y al mismo tiempo crítica.

Ahora bien, a lo largo de los diversos programas hemos echado en falta una reflexión profunda sobre qué es la economía para evitar dar una concepción monolítica de la misma. Como ciencia social, la economía busca comprender el ser humano, sus acciones y relaciones en su entorno. En contraposición a las ciencias naturales, que estudian fenómenos demostrables y medibles de la naturaleza. Una de las características de las ciencias sociales es la dificultad para realizar experimentos controlados en laboratorios con la posibilidad de que sus conclusiones sean extrapolables a poblaciones, entornos y momentos históricos diferentes, ya que la mayoría de las predicciones tienen un carácter cualitativo y no cuantitativo.

Cuando nos encontramos en un contexto de interacción entre las personas no existen respuestas cerradas a una controversia. Es decir, existirán varias maneras de dar respuesta a una misma pregunta. En otras palabras, explicar la economía desde un único plano teórico choca frontalmente con la propia definición de ciencia social. Por tanto, consideramos necesario que en los programas de divulgación económica, y especialmente en los emitidos en los medios de comunicación públicos, se incluyan diversas teorías y perspectivas y políticas e ideológicas para explicar los fenómenos económicos. Sólo así podremos dotar a los ciudadanos de herramientas y conocimientos para entender el contexto económico en el que viven.

Esta reflexión sobre la naturaleza de la economía no es la única que se puede extraer de los planteamientos dados por Economia en Colors. También se puede reflexionar sobre por qué se obvió la acumulación de capital como un elemento central en los procesos de crecimiento económico de los países, en los capítulos que se dedicaron al crecimiento económico; sobre la dicotomía racionalidad-irracionalidad de los agentes y como fue planteada en el programa. O el hecho de que la diferencia entre el precio de los materiales y el precio de venta de un iPhone es únicamente producto de la innovación tecnológica que representa el teléfono inteligente, pero creemos que estas reflexiones merecen un artículo aparte.

Para ir terminando, debemos advertir que, desgraciadamente, esta falta de pluralidad no es un problema exclusivo de los medios de comunicación: la falta de pluralismo también está presente en la mayoría de facultades de economía. Partiendo de este diagnóstico nace Post Crash, un movimiento estudiantil fundado en Manchester con una visión clara: no es sólo la economía la que está en crisis, la enseñanza económico también está en peligro debido a una preocupante falta de pluralismo teórico, metodológico y disciplinar. Esta afirmación viene apoyada por un informe sobre la docencia de la economía en las universidades españolas realizado por Post Crash Barcelona el año pasado.

En este informe se ve como el grado de pluralismo teórico es casi inexistente en las facultades; una gran parte de las explicaciones teóricas que reciben los estudiantes nacen de la misma concepción neoclásica de la economía y el resto de visiones, que siguen siendo científicamente válidas, son marginadas en los currículos académicos. En el ámbito metodológico y de la interdisciplinaridad el panorama no es mucho más esperanzador. Un dato a modo de ejemplo: sólo hay una sola universidad pública en España que ofrezca una asignatura obligatoria de ciencia política a sus estudiantes. Creemos que este dato es paradigmático del estado actual del pluralismo disciplinario en las facultades de economía.

Como conclusión nos gustaría citar a J.S Mill en su obra On Liberty (1859) decía:

El hombre que no conoce más que su propia opinión, no conoce gran cosa. Tal vez sus razones sean buenas y puede que nadie sea capaz de refutarlas, pero si él es incapaz igualmente de refutar las del contrario, si incluso no las conoce, se puede decir que no tiene motivos para preferir una opinión a la otra.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha