eldiario.es

Menú

La transición hacia la sostenibilidad no será televisada

Iniciativas ciudadanas para una sociedad más sostenible, respetuosa y justa (coautor: Jaume Badosa)

Ante la mirada atenta del resto de asistentes, una chica alza la mano para anunciar una comida popular hecha con las sobras proporcionadas por los comercios y supermercados del barrio. Aclara que no es necesario inscribirse, pero cada comensal deberá aportar algún tipo de alimento no perecedero que, a su vez, se entregará a los servicios sociales y escuelas del barrio para que los vehiculen hacia las familias que lo necesiten. El objetivo, añade la mujer, es sensibilizar a la gente del enorme problema del desperdicio de alimentos, aprender a cocinar ‘sobras’ muy dispares y, ¿por qué no?, pasarlo bien, salir de casa, relacionarse. Como varias de las personas asistentes a la reunión, ella forma parte de una ‘red de intercambio’ (o trueque) de objetos y conocimientos que cada vez tiene más presencia en el barrio, constituida en grupo de economía social en el seno del PEP. ¿El PEP? Es el acrónimo del ‘Plan de Energía Participativo’, una iniciativa ciudadana basada en la idea del descenso energético a nivel local que un amplio grupo de personas y entidades de los barrios barceloneses de Sant Martí de Provençals, La Verneda y La Pau están impulsando desde hace un par de años.

Dos chicos, uno con gafas y otro con incipiente perilla, comentan en qué punto se encuentran las ‘auditorías energéticas’ vecinales, que ellos, ingenieros de formación, están coordinando. Las administraciones públicas exigen periódicamente unos comportamientos más sostenibles y responsables a los ciudadanos en cuanto al uso de recursos (iluminación, climatización, agua, etc.), pero han observado que en muchos edificios públicos la sostenibilidad todavía deja mucho que desear. Así, constituyeron un equipo de estudiantes de educación secundaria con la idea de poner en marcha un proceso de ‘auditoría’ energética de los edificios públicos del barrio (escuelas, institutos, centros de atención primaria, bibliotecas, gimnasios, etc.). El objetivo es doble: por un lado se genera un conocimiento colectivo sobre los recursos que gastan las administraciones públicas ubicadas en el territorio; por otro lado, pretenden ofrecer ideas y consejos prácticos para avanzar hacia un consumo energético más sostenible. Sin prisa pero sin pausa. Sin exigencias inmediatas y partiendo de lo posible.

Son tan sólo un par de las experiencias que se ponen a debate en la asamblea trimestral del PEP, pero hay muchas más. Por ejemplo, un grupo de personas están promoviendo un huerto comunitario, las negociaciones con el ayuntamiento y con varios particulares por la cesión de un solar están ya muy avanzadas. Si los alimentos recorren pocos quilómetros desde su origen a su destino, el gasto energético es mucho menor, pueden ser más frescos y de mayor calidad; y cultivarlos en un huerto comunitario es la excusa perfecta para relacionarse, aprender permacultura, planear comidas colectivas, generar alimentos para gente que los necesite, etc.

Seguir leyendo »

Sobre la Ciutat

El triomf de la ciutat trenca els seus límits (autor: Jaume Badosa)

Els processos de canvi que han travessat amb més o menys virulència tots els àmbits de convivència social al llarg i ample del món (especialment en els últims vint anys), en camps com el treball, la família o l'estructura social, han afectat de manera molt intensa les ciutats. Com bé sabem, és en les àrees urbanes on es concentren els problemes, però també les oportunitats. On significatius processos d'innovació conviuen amb dinàmiques d'individualització o de segmentació social que tendeixen a separar funcions i persones. Com va demostrar Jane Jacobs, la ciutat va ser la gran propulsora de la modernització, i ho va ser gràcies a la seva capacitat de diferenciació.

La ciutat sempre ha estat un lloc complex i conflictiu, vulnerable i dependent de l'exterior. Però també enormement atractiu, ja que només en elles sembla possible generar canvis significatius en com fer les coses, com viure, produir, aprendre o gaudir. En paraules de l'economista i premi Nobel, Robert Lucas, el que en el fons fa que la gent segueixi persistint en viure en llocs difícils i cars com Londres, Nova York o París, és que els agrada, que necessiten viure amb altra gent. Aquesta força de l'agregació, d'estar junts, és el que atrau com a base de creativitat, d'innovació i de generació de riquesa. La ciutat permet fer no només més coses, sinó, sobretot, fer-les de manera diferent.

En els darrers anys hem vist com l'evolució del món, de les seves estructures econòmiques i socials, accentuava els avantatges de la ciutat, alhora que transformava la mateixa idea de ciutat. Si fins ara l'especificitat de la condició urbana era la capacitat de contenir, dins d'uns límits precisos, una infinitat de relacions, interessos, possibilitats i recursos, cada vegada tenim més ciutats l'èxit de les quals els permet superar les fronteres imposades per la política l’urbanisme. Podríem dir que el triomf de la ciutat ens ha portat a una dislocació del binomi clàssic "ciutat-urbà".

Seguir leyendo »

Sobre la Ciudad

El triunfo de la ciudad rompe sus límites (autor: Jaume Badosa)

Los procesos de cambio que han atravesado con más o menos virulencia todos los ámbitos de convivencia social a lo largo y ancho del mundo (en especial en los últimos veinte años), en campos como el trabajo, la familia o la estructura social, han afectado de manera muy intensa a las ciudades. Como bien sabemos, es en las áreas urbanas donde se concentran los problemas, pero también las oportunidades. Donde significativos procesos de innovación conviven junto a dinámicas de individualización o de segmentación social que tienden a separar funciones y personas. Como demostró Jane Jacobs, la ciudad fue la gran propulsora de la modernización, y lo fue gracias a su capacidad de diferenciación.

La ciudad siempre ha sido un lugar complejo y conflictivo, vulnerable y dependiente del exterior. Pero también enormemente atractivo, pues sólo en ellas parece posible generar cambios significativos en cómo hacer las cosas, cómo vivir, producir, aprender o disfrutar. En palabras del economista y premio Nobel, Robert Lucas, lo que en el fondo hace que la gente siga persistiendo en vivir en lugares difíciles y caros como Londres, Nueva York o París, es que les gusta, que necesitan vivir con otra gente. Esa fuerza de la agregación, de estar juntos, es lo que atrae como base de creatividad, de innovación y de generación de riqueza. La ciudad permite hacer no sólo más cosas, sino, sobre todo, hacerlas de manera distinta.

En los últimos años hemos visto como la evolución del mundo, de sus estructuras económicas y sociales, acentuaba las ventajas de la ciudad, a la vez que transformaba la misma idea de ciudad. Si hasta ahora lo específico de la condición urbana era la capacidad de contener, dentro de unos límites precisos, un sinfín de relaciones, intereses, posibilidades y recursos, cada vez tenemos más ciudades cuyo éxito les permite superar las fronteras impuestas por la política y el urbanismo. Podríamos decir que el triunfo de la ciudad nos ha llevado a una dislocación del binomio clásico “ciudad-urbano”.

Seguir leyendo »

Si no existís la PAH

La PAH protesta ante la sede del PP en Barcelona. /CARMEN SECANELLA

Tres milions i mig de llocs de treball perduts des del començament de la crisi. Dos milions de llars sense cap font d'ingressos. Un creixement de gairebé el 30% en la diferència entre les rendes altes i les baixes. Un augment sense precedents en els índexs de pobresa i exclusió social, amb una especial incidència sobre els joves, les dones i les persones d'origen immigrant. Per a molts, la conseqüència més dramàtica de la pèrdua d'ocupació ha estat i està sent el desallotjament del seu habitatge per impagaments en la hipoteca. Un estudi del Col.legi de Registradors recentment publicat demostra que, només al 2012, es van produir a Espanya més de 30.000 desnonaments a primers habitatges. 115 expropiacions diàries. Una cada 15 minuts.

No ve al cas explicar aquí l'origen del problema, sobre el qual hi ha, d'altra banda, un cert consens: una llei hipotecària antiga, uns contractes abusius, una indefensió absoluta per part dels afectats. Com a exemple paradigmàtic de política 'top down', el govern espanyol ha necessitat que el Tribunal de Justícia Europeu sentenciés que els procediments de desnonament per impagament d'una hipoteca són contraris a la legislació europea de protecció dels consumidors per afirmar que cal canviar la llei .

El procés que condueix al canvi legislatiu en aquesta matèria, però, no es pot entendre sense el paper jugat per la Plataforma d'Afectats per la Hipoteca (PAH). Amb la seva acció reivindicativa, la PAH ha aconseguit situar la problemàtica de l'habitatge (i més particularment, la dels desnonaments) en el centre de l'agenda política del país. La ILP promoguda per la PAH i altres organitzacions, a favor de la dació en pagament retroactiva, la paralització dels desnonaments i el foment del lloguer social, ha recollit prop d'un milió i mig de signatures i ha aconseguit un evident suport social. El debat polític i mediàtic giren avui al voltant de les mesures proposades per aquesta organització. Tot un èxit en un camp de política pública històricament capturat pels interessos de l’eix financer-immobiliari.

Seguir leyendo »

Si no existiera la PAH

Imagen de una protesta ante la sede del PP en Barcelona. /CARMEN SECANELLA

Tres millones y medio de empleos perdidos desde el inicio de la crisis. Dos millones de hogares sin fuente de ingresos alguna. Un crecimiento del casi 30% en la diferencia entre las rentas altas y las bajas. Un aumento sin precedentes en los índices de pobreza y exclusión social, con una especial incidencia sobre los jóvenes, las mujeres y las personas de origen inmigrante.  Para muchos, la consecuencia más dramática de la pérdida de empleo ha sido y está siendo el desalojo de su vivienda por impagos en la hipoteca. Un estudio del Colegio de Registradores recientemente publicado demuestra que, sólo en 2012, se produjeron en España más de 30.000 desahucios en primeras viviendas. 115 expropiaciones diarias. Una cada 15 minutos. 

No viene al caso explicar aquí el origen del problema, sobre el que existe por otra parte un cierto consenso: una ley hipotecaria antigua, unos contratos abusivos, una indefensión absoluta por parte de los afectados. Como ejemplo paradigmático de política ‘top down’, el gobierno español necesitó que el Tribunal de Justicia Europeo sentenciara que los procedimientos de desahucio por impago de una hipoteca son contrarios a la legislación europea de protección de los consumidores  para afirmar que es necesario cambiar la ley.

El proceso que conduce al cambio legislativo en esta materia, sin embargo, no puede entenderse sin el papel jugado por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Con su acción reivindicativa, la PAH ha logrado ubicar la problemática de la vivienda (y más particularmente, la de los desahucios) en el centro de la agenda política del país.  La ILP promovida por la PAH y otras organizaciones, en favor de la dación en pago retroactiva, la paralización de los desahucios y el fomento del alquiler social, ha recogido cerca de un millón y medio de firmas y ha logrado un evidente apoyo social. El debate político y mediático giran hoy alrededor de las medidas propuestas por esta organización. Todo un logro en un campo de política pública históricamente capturado por los intereses del eje financiero-inmobiliario.  

Seguir leyendo »

El futur d’Haití es juga a les seves ciutats

Obres de rehabilitació de l'Ajuntament de Jacmel (Autora: Teresa Tapada)

L’Haití contemporani va néixer al segle XVIII com una colònia agrària esclavista basada en el monocultiu del sucre. Un cop suprimit aquest sistema productiu, el camp haitià ha mantingut una proporció minoritària de cultius dedicats a l’exportació (sucre, cacau, cafè,...), dins un sector agrari poc desenvolupat i bàsicament enfocat cap al mercat interior. Des dels anys 80 el cultiu de l'arròs, aliment essencial en la dieta haitiana, s’ha vist molt afectat per la liberalització comercial i la importació cada cop més massiva del subvencionat Miami rice [1]. Per altra part, l’ecosistema rural també s’ha anat degradant per la desforestació incontrolada i la intensificació excessiva dels cultius. Si en comptes de subvencionar els agricultors dels països més rics  s’ajudés Haití a reduir la dependència energètica respecte al carbó vegetal, s’ajudaria a regenerar la capacitat productiva i els recursos naturals del país.

Tot plegat ha anat depauperant la fràgil economia rural haitiana, fins al punt de forçar migracions massives. La sortida habitual per a la població que el camp no pot absorbir, a banda de l’arriscada navegació cap a les costes de Florida, han estat les ciutats, i molt particularment la capital. Creada l’any 1749, Port-au-Prince va acabar superant l’antiga capital colonial de Cap Français (ara Cap Haitíen), per esdevenir, al llarg del segle XX, una aglomeració de més de 3 milions d’habitants. Una enorme i incontrolable extensió de bidonvilles ha acabat engolint les ciutats de l’entorn, com Pétionville o Carrefour.

Les ciutats haitianes són costaneres i solen estar separades les unes de les altres per serralades que en dificulten la connexió terrestre. La falta d’una comunicació eficaç se suma a la molt precària existència de les institucions que configuren un Estat modern (com el sistema judicial, el sistema tributari, etc.), per limitar l'eficàcia de polítiques que podríem considerar essencials per al desenvolupament i el benestar, com la sanitat, la seguretat o la gestió dels residus. I si parlem d’educació, en el joveníssim Haití les escoles són omnipresents, però de baixa qualitat, i les universitats fins fa ben poc només existien a la capital.

Seguir leyendo »

El futuro de Haití se juega en sus ciudades

Obras de rehabilitación del Ayuntamento de Jacmel (Autora: Teresa Tapada)

El Haití contemporáneo nació en el siglo XVIII como una colonia agraria esclavista basada en el monocultivo del azúcar. Una vez suprimido este sistema productivo, el campo haitiano ha mantenido una proporción minoritaria de cultivos dedicados a la exportación (azúcar, cacao, café), como parte de un sector agrario poco desarrollado y básicamente enfocado hacia el mercado interior. Desde los años 80 el cultivo del arroz, alimento esencial en la dieta haitiana, se ha visto muy afectado por la liberalización comercial y la importación cada vez más masiva del subvencionado Miami rice [1]. Por otra parte, el ecosistema rural también se ha ido degradando por la deforestación incontrolada y la intensificación excesiva de los cultivos. Si en vez de subvencionar a los agricultores de los países más ricos se ayudase a Haití a reducir su dependencia energética respecto al carbón vegetal, esto permitiría regenerar la capacidad productiva y los recursos naturales del país.

Todo ello ha ido depauperado la frágil economía rural haitiana, hasta el punto de forzar migraciones masivas. La salida habitual para la población que el campo no puede absorber, además de la arriesgada navegación hacia las costas de Florida, han sido las ciudades, y muy particularmente la capital. Creada en 1749, Puerto Príncipe terminó superando la antigua capital colonial de Cap Français (ahora Cap Haitien), para convertirse, a lo largo del siglo XX, en una aglomeración de más de 3 millones de habitantes. Una enorme e incontrolable extensión de bidonvilles ha terminado engullendo las ciudades del entorno, como Petionville o Carrefour.

Las ciudades haitianas son costeras, y suelen estar separadas unas de otras por cordilleras que dificultan la conexión terrestre. La falta de una comunicación eficaz se suma a la muy precaria existencia de las instituciones que configuran un Estado moderno (como el sistema judicial, el sistema tributario, etc.), para limitar la eficacia de políticas que podríamos considerar esenciales para el desarrollo y el bienestar, como la sanidad, la seguridad o la gestión de los residuos. Y si hablamos de educación, en el jovencísimo Haití las escuelas son omnipresentes, pero de baja calidad, y las universidades hasta hace poco sólo existían en la capital.

Seguir leyendo »