Opinión y blogs

eldiario.es

Cervantes fue “un defensor de la libertad” como escritor y soldado

Una doble exposición gratuita en Toledo desvela la faceta más desconocida de un personaje cuya vida fue “la normal de la época”

El Museo de Santa Cruz recorre la vida personal, histórica y literaria del escritor mientras que en el Museo del Ejército pueden seguirse sus experiencias como soldado de los tercios del siglo XVI

Son más de 400 piezas- muy pocas de ellas son documentales- porque la idea es “hacer hablar a los libros a través de los objetos”

- PUBLICIDAD -
Busto de Cervantes en el Museo del Ejército en Toledo

Busto de Cervantes en el Museo del Ejército en Toledo

Miguel de Cervantes fue literato y poeta pero también soldado. Este año 2016 se cumplen 400 años de su fallecimiento y, por primera vez, dos museos de Toledo unen fuerzas en la que se considera la exposición con "más amplia visión” del genio de la literatura universal.

Es la opinión de Germán Dueñas, comisario de la muestra titulada 'Cervantes, Soldado y Poeta' que podrá contemplarse hasta después de la Semana Santa de 2017  en dos sedes distintas: tanto en el Museo de Santa Cruz de Toledo como en el vecino Museo del Ejército, separados por tan solo unos metros.

Son más de 400 piezas procedentes de 45 instituciones distintas, tanto públicas como privadas, conforman la exposición que coincide con el 30 aniversario de la Declaración de Toledo como ‘Ciudad Patrimonio de la Humanidad’. Está organizada de forma conjunta por el Ministerio de Defensa y la Junta de Castilla-La Mancha.

El Museo de Santa Cruz ofrece un paseo por la vida del autor y el contexto histórico de la época en una amplia muestra con unas 290 piezas distribuidas en los cuatro brazos del crucero superior del edificio. Sabremos cómo y por qué la realidad de la época terminarían afectando la vida del escritor. “Las bromas que Cervantes hace en sus obras no podemos entenderlas sin conocer el contexto social”, explica el comisario de la muestra.

En el recorrido también encontraremos parte de su obra, tanto en documentos como representada en objetos que, o bien aparecen en sus novelas o poemas, o bien tienen relación con ellos.  Es el caso de una pieza de armadura del siglo XVI conocida como ‘Quijote’ que puede contemplarse en una de las vitrinas. “Muchos autores consideran que Cervantes hace una broma llamando así a Alonso Quijano”.

O el caso de un vestido de Isabel de Valois y un cuadro procedente del Museo del Prado que está relacionado con un libro prestado por la Biblioteca Nacional en el que aparece una de las primeras odas que Cervantes dedica a la que fuera esposa de Felipe II. Todo ello en el mismo espacio expositivo.

“Intentamos hacer hablar a los libros a través de los objetos”, señala Germán Dueñas. De hecho ambas exposiciones quieren ser un diálogo continuo entre sus distintas piezas que permitan al visitante una visión más completa.

Exposición 'Cervantes, Soldado y Poeta' en el Museo de Santa Cruz

Exposición 'Cervantes, Soldado y Poeta' en el Museo de Santa Cruz

En otra parte de la exposición se puede conocer al “Cervantes histórico”, como una de las figuras más importantes de la literatura universal. “Es verdad que no tenemos todos los datos de su biografía que nos gustaría y por eso hemos resaltado lo más determinante”, señalaba el comisario.

Por eso, durante el recorrido expositivo se explica dónde nace, a qué se dedicaba su padre, cómo viaja junto a la Corte española por distintos puntos de España, su etapa militar, la prisión o sus años como administrador o “aposentador de galeras”, cuya misión era recaudar dinero para sufragar los gastos de las campañas militares españolas a finales del siglo XVI.

La última parte de la exposición recoge su vida en Madrid, en sus últimos años, cuando ya ha escrito ‘El Quijote’ y su muerte se acerca. En total 290 piezas a las que acompañan dos vídeos explicativos que incluye un recorrido interactivo de sus viajes.

Cervantes, soldado de infantería …al huir tras un duelo

Tras visitar el Museo Santa Cruz, también se puede conocer algo más sobre Cervantes en su etapa militar como soldado de infantería de los tercios españoles en el siglo XVI. Para eso hay que dirigirse a la segunda sede expositiva de 'Cervantes, Soldado y Poeta' se ofrece una visión quizá más desconocida del personaje, a través de otras 130 piezas.

Vitrina de la exposición 'Cervantes, Soldado y Poeta'

Vitrina de la exposición 'Cervantes, Soldado y Poeta'

“La exposición es un código deontológico del soldado de aquella época”, explicaba Jaime Domínguez Buj, jefe del Estado Mayor del Ejército, durante la inauguración pero también quiere ser un “guiño” a Castilla-La Mancha y, en particular, a Toledo. Por eso, uno de los documentos que recoge la muestra es una escritura del Cabildo de Toledo que ordena celebrar, todos los años la victoria en Lepanto sobre los turcos. Una batalla en la que Cervantes perdería la movilidad de su brazo izquierdo, de ahí su apodo como ‘El manco de Lepanto’.

La muestra analiza los porqués del ingreso de Cervantes en la vida militar. “Los especialistas creen que surgió tras un duelo y eso le hizo huir de Madrid para evitar la pena porque estaba prohibido por ley batirse en duelo en la Corte”, según Dueñas. Terminaría embarcando en una galera de la llamada ‘Santa Liga’ para impedir el avance del Imperio Otomano por el Mediterráneo.

“En su obra, Cervantes hizo una defensa de la libertad y del sentimiento patrio, de una España ya como realidad nacional”, explica el comisario, sobre todo tras permanecer preso en Argel. Ese es uno de los elementos que se repiten en ambas exposiciones a través de distintas piezas.

Cervantes destacaría como literato y no tanto como soldado pero, según Dueñas, “en realidad él no buscaba destacar en nada, fue una evolución vital. En la juventud se tienen más ganas de aventuras y el contexto internacional muy variopinto en batallas, hacía que cualquier joven se sintiera atraído por la carrera militar”. Eso le facilitó conocer mundo. Tras una etapa buscando “un puesto en la administración como premio a su etapa militar” llegaría la tranquilidad de la madurez. “Su vida fue la normal de la época”.

Ambas exposiciones son gratuitas y, para los visitantes, se ha dispuesto la posibilidad de descargar una aplicación para dispositivos móviles que servirán de audioguía  durante el recorrido. Es la última gran cita del año en el que se celebra el IV Centenario de la Muerte de Cervantes que ha traído a la región, tras numerosas actividades, a más de 650.000 personas y se espera que deje un retorno económico en torno a los 150 millones de euros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha