eldiario.es

Menú

‘Fauda’: tensión y drama en el eterno conflicto palestino-israelí

Un frenético thriller de origen israelí que cosechó gran audiencia y excelentes críticas a ambos lados del muro.

La capacidad el relato para escapar del convencionalismo y de las ideas preconcebidas es uno de sus mayores logros.

- PUBLICIDAD -
Foto: revista.tviso.com

Foto: revista.tviso.com

Las series israelíes están más presentes -y, famosas- de lo que muchos creen, de hecho, varias de ellas ya han sido adaptadas: ‘BeTipul’, ficción en la que se basó ‘In Treatment’ y que protagonizada Gabriel Byrne; ‘Hatufim’, es la primigenia de la popular y exitosa ‘Homeland’ de Showtime; o, por ejemplo, ‘Pilpelim Tzehubim’, ficción que la cadena BBC adaptó con el título de ‘The A Words’. Estos casos -no son los únicos- demuestran como los países con más proyección internacional se fijan en la gran cantera de producciones que tiene este país, lo que lo que convierte en algo más que una simple anécdota. La ficción de la que me ocupo esta semana es ‘Fauda’, quizás, mucho más difícil de exportar/adaptar que las anteriores pero que resulta muy interesante para el espectador puesto en conflictos internacionales.

El título de la ficción que trato esta semana (‘Fauda’) es una popular palabra palestina que se puede traducir como “caos”. El furor que ha cosechado esta producción de la televisión por satélite YES no ha tenido parangón desde la mítica ‘Hatufim’, allá en 2012. Sin embargo, el éxito ha saltado a ambos lados del muro, es decir, a Israel y a la propia Palestina, lo que hace aún más especial a ‘Fauda’. La crítica tanto del sector profesional como en el de la audiencia ha sido más que favorable, e incluso, extraordinaria como he podido comprobar en varios artículos.

Foto: oglobo.globo.com

Foto: oglobo.globo.com

El texto lleva la firma de dos expertos en el tema: Avi Issacharoff y Lior Raz. El primero, es periodista y corresponsal con amplia y contrastada experiencia en asuntos palestinos y, el segundo, es actor y escritor con un pasado ligado a un comando de lucha antiterrorista israelí. De ahí que el guión sea tan sumamente verosímil.

‘Fauda’ se sitúa en las entrañas de una unidad de élite del ejército israelí, más conocidos como mistaarwim, se especializan -desde la clandestinidad- en infiltrarse entre la población palestina para capturar a terroristas. Doron (Lior Raz), tras su retirada, volverá a liderar de nuevo este comando, cuando hay pistas e indicios que Abu Ahmed (Hisham Suliman), uno de los terroristas más sanguinarios de Hamás, parece estar vivo cuando se le daba por muerto, años atrás.

Foto: thevore.com

Foto: thevore.com

Este conflicto a la gran mayoría del público -excepto a ellos- les pillará muy lejano, sin embargo, es fácil empatizar con los personajes y las motivaciones de cada uno de ellos; además, siempre es interesante ver este tipo de propuestas ya que hacen comprender, en la medida de lo posible, mejor el enfrentamiento. ‘Fauda’ no solo es un thriller muy bueno y eficaz sino que es capaz de radiografiar de manera real ambos bandos, algo que le ha valido el amplio reconocimiento de los palestinos. Lo que es todo un mérito al ser una serie de origen israelí. Aunque la narración no profundiza en exceso, es capaz de navegar de manera fenomenal por un tema tan turbio y tabú para las dos sociedades.

La serie dota a los personajes de ambos lados -israelí y palestino- dilemas y coyunturas ético-morales, intentado huir de ideas preconcebidas para conseguir una representación fiel, real y humana de todos los agentes que participan en el conflicto: colaboracionismo entre los distintos servicios secretos, violencia, muerte, tragedia, fundamentalismo, dolor, etc. Ninguno de los bandos se libra; aunque, al final, el gran gusto amargo, lo ponen las víctimas inocentes que mueren día a día.

Foto: es.globalvoices.org

Foto: es.globalvoices.org

Narrativamente la serie va creciendo poco a poco tanto en tensión como en ritmo. La acción trepidante va dejando lado a escenas sobrecogedoras y con gran fuerza dramática. Los cliffhanger se van conjugando a la perfección con una temporada in crescendo. En la recta final -últimos tres o cuatro capítulos- todo se envuelve en un torrente de frenesí que deja al espectador prácticamente pegado a la silla.

Una ficción que hará las delicias a todos aquellos que les gusta probar productos fuera del mercado normal. La primera temporada -ya renovada por una segunda temporada-, se estrenó en 2015, pero que recomiendo ahora porque se encuentra plenamente subtitulada al español en internet, ya que será muy difícil que esta desembarque en nuestro país en algún distribuir en España.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha