eldiario.es

Menú

ConsumoClaro ConsumoClaro

Estas son las cuatro ciudades españolas donde más coches se alquilan

España tuvo el pasado puente de mayo a cuatro ciudades en el top 10 de los destinos turísticos europeos con mayor demanda de coches de alquiler

- PUBLICIDAD -
Foto: Unplash.

Foto: Unplash.

España acaparó a nivel europeo el 22% de la demanda de coches de alquiler durante el pasado puente de mayo, en el que el Día Internacional del Trabajo cayó en lunes y el Día de la Comunidad de Madrid en martes. Es, además, con cuatro destinos en la lista de los diez más buscados, el país que mayor atractivo suscita entre los ciudadanos de la Unión Europea para alquilar un coche y recorrer sus calles y carreteras en busca de monumentos, sol y playa o paisajes rurales. 

La lista de las diez ciudades europeas favoritas en los  buscadores de alquiler de coches la encabeza Palma, seguida de Catania, Sicilia, Berlín y Lisboa. Barcelona entra en quinto lugar e inmediatamente después le siguen Málaga y Madrid. Por detrás de esta se sitúan Dublin, Niza y Nápoles. De todos modos, la lista puede variar de cara a las vacaciones veraniegas, aunque es muy posible que los destinos españoles sigan entre los más requeridos. De hecho, somos el tercer país europeo en tener los precios más baratos, solo superados por Croacia y Portugal.

Las ventajas de alquilar un coche

Para los españoles, que tradicionalmente hemos hecho turismo interior subidos a nuestro propio coche, el alquiler vacacional de automóviles es una tendencia novedosa, pero al alza incluso dentro de nuestro país. La amplia oferta en los destinos turísticos de sol y playa como Mallorca, Canarias, Cataluña o la Costa del Sol, permite acceder a unos precios muy competitivos que hacen que incluso nos salga rentable viajar en avión o tren hasta el destino deseado y decidir allí qué coche escogemos.

Fernando Summers, CEO de Rastreator.com, explica algunas de las ventajas de alquilar un coche en el lugar de destino: "Hay destinos en los que merece la pena alquilar un coche, pero eso no significa que haya que conducir hasta allí y pasar una buena parte del viaje desplazándose. A veces es mucho más rápido y práctico tomar un avión o tren y, una vez en destino, alquilar un coche". Para Summers no solo se trata de ahorro de tiempo o dinero, sino también de disfrutar. "Podemos valorar la posibilidad de disfrutar de un coche de mayores prestaciones que el nuestro durante unos cuantos días, así como la libertad que nos ofrece el para poder movernos por el área que deseamos visitar sin limitaciones". De este modo sacaremos el máximo partido al viaje. 

Precauciones para un viaje feliz

De todos modos, si queremos tener un viaje feliz, hay una serie de circunstancias que debemos tener en cuenta, tal como ya te explicamos en este artículo. Por ejemplo, tenemos que prever que si somos menores de 25 años es posible que nos pongan obstáculos a la hora de alquilarnos un coche y nos hagan pagar un recargo o un seguro de accidentes más elevado. También es importante no olvidar que el conductor debe tener tarjeta de crédito para pagar y también para dejar la garantía. De otro modo, no nos alquilarán el coche.

Además, hay que medir bien el coste que nos suponen respecto al precio original los distintos extras que contratemos, como pueden ser el elevalunas eléctrico, el aire acondicionado, acceder a última hora a un coche de mayor cilindrada, tomar el coche en una ciudad y dejarlo en otra distinta, y especialmente en un país distinto, lo que resulta muy gravoso. Los extras que podemos encontrarnos a última hora, y que no tuvimos en cuenta cuando reservamos el coche, pueden ser muchos, por lo que conviene pensar bien lo que vamos a necesitar antes de cerrar la reserva. 

Foto: Pictures of Money

Foto: Pictures of Money

Otro aspecto a cuidar es el de la política de la empresa de alquiler respecto a la gasolina; es decir si nos darán el coche lleno o casi vacío, a qué precio nos cobrarán el combustible, si nos penalizan mucho o poco por entregar el depósito medio lleno, etc. También debemos considerar la contratación de un seguro que nos cubra la mayor parte de los posibles desperfectos que se puedan producir, por ejemplo, golpes o accidentes.

Para terminar, debes tener en cuenta que lo que vas a elegir (aunque las compañías te muestren un modelo en concreto) es una categoría de turismo y que luego el coche puede variar en función de la disponibilidad, siempre que esté dentro de la categoría elegida. Si ves que te intentan colocar un coche de menor nivel, niégate o bien pide que te rebajen el importe pagado a dicha categoría.

Más información

- PUBLICIDAD -