eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Malasia censura 'La Bella y la Bestia' por su personaje homosexual

Se pospone"indefinidamente" el estreno de la última película de Disney en el país después de que las autoridades dijeran que solo se podía proyectar si se eliminaba el "momento gay"

¿Quiere Disney abanderar la lucha LGTBI en Hollywood?

- PUBLICIDAD -
¿Quiere Disney abanderar la lucha LGTBI en Hollywood? Josh Gad, LeFou, en La Bella y la Bestia

Josh Gad, LeFou, en La Bella y la Bestia

Walt Disney no estrenará de momento su nueva película La Bella y la Bestia en Malasia después de que los censores dictaran que sólo se podría proyectar si se eliminaba un "momento gay" del film.

El estreno en Malasia de La Bella y la Bestia protagonizado por Emma Watson y Dan Stevens estaba previsto para el próximo 16 de marzo.

Según recoge el diario The Guardian,  Abdul Halim Abdul Hamid, presidente de la junta directiva de censura cinematográfica del país, dijo que no sabía por qué la película fue pospuesta por Disney, ya que había sido aprobada salvo una escena gay. Añadió que las escenas promoviendo la homosexualidad estaban prohibidas y que la película recibió una calificación P13, que requiere la orientación de los padres para los niños menores de 13 años de edad.

"Lo hemos aprobado pero hay un corte menor de un momento gay. Es sólo una escena corta, pero es inapropiada porque muchos niños estarán viendo esta película", aseguró Abdul Halim.

Según recoge el periódico Star, fuentes de Disney han asegurado que el estreno de la película se ha pospuesto para pasar una "revisión interna". 

LeFou, el secuaz del antagonista Gastón, es gay en esta nueva versión del clásico. Lo dijo el director, Bill Condon: "Unos días querrá ser como Gastón y otros días querrá besar a Gastón". Y Josh Gad, que lo interpreta, dijo estar "más que orgulloso".

Políticos rusos amenazaron con prohibir la película por contener "propaganda gay" y en el mercado asiático un filme con una presencia destacada de un personaje homosexual es una losa gigante, por lo que el realizador matizó sus palabras en torno a la sexualidad del personaje. Esto sirvió para que Rusia permitiera finalmente la película aunque con una calificación de solo para mayores de 16 años.

"La incorporación de detalles no heterosexuales en películas taquilleras es vital para que los diferentes públicos puedan sentirse identificados", señalaba Ignacio Elpidio, dinamizador del Grupo de Cultura de la FELGTB a eldiario.es. "Sean explícitos o no, estos gestos han de ser celebrados como reconocimientos a la diversidad sexual y de género", añade, aunque advierte de que "la importancia de mercados y de públicos visiblemente conservadores puede hacer que esto se quede en meros guiños".

Sin embargo la matización de Bill Conton no ha sido suficiente en Malasia: o se corta la película o no se estrena.

La censura en Malasia

No es la primera vez que las autoridades malasias prohíben una película o espectáculo, pues en 2014 la Comisión de Censura de Películas impidió la proyección en el país de Noé, de Darren Aronofsky, por considerar que la cinta era contraria a las normas del islam.

Los censores de Malasia en 2010 liberaron décadas de restricciones sobre el contenido sexual y religioso en las películas, pero todavía mantuvieron una estrecha correa en bikinis diminutos, besos y abrazos apasionados.

Las nuevas reglas permiten la representación de personajes gay, pero sólo si muestran arrepentimiento o se retratan desde un punto de vista negativo. La sodomía, aunque sea consensual, puede ser castigada con hasta 20 años de prisión y azotes en Malasia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha