eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El Museo del Mañana fue ideado pensando en el entorno de Río, dice Calatrava

- PUBLICIDAD -
El Museo del Mañana fue ideado pensando en el entorno de Río, dice Calatrava

El Museo del Mañana fue ideado pensando en el entorno de Río, dice Calatrava

El Museo del Mañana, una obra futurista de 15.000 metros cuadrados de construcción diseñada por el arquitecto español Santiago Calatrava y que será inaugurada hoy, fue ideado teniendo en cuenta su entorno del puerto de Río de Janeiro y la exhuberante naturaleza de toda la ciudad, explicó su autor.

El museo, que abrirá sus puertas al público el sábado tras una ceremonia oficial de inauguración esta noche en la que participará la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, es una de las principales obras del proyecto de revitalización del puerto de Río de Janeiro de cara a los Juegos Olímpicos que la ciudad organizará en 2016.

La instalación fue construida en un muelle del puerto de Río de Janeiro que se proyecta sobre la bahía de Guanabara y frente a la céntrica y tradicional plaza Mauá, que fue totalmente reurbanizada y que también ganó como atracción el Museo de Arte de Río (MAR).

La zona portuaria también ofrecerá otras atracciones, como un gigantesco acuario, galerías de arte, edificios corporativos y un polo gastronómico, en un proyecto para revitalizar el decadente puerto de Río de Janeiro siguiendo el modelo de Barcelona.

"La ciudad de Río está dando un ejemplo al mundo de cómo recuperar calidad urbanística a través de intervenciones drásticas y de la creación de dotaciones culturales como el Museo del Mañana o el nuevo Museo de Arte", afirmó Calatrava en una declaración cedida a Efe por su firma de arquitectura en España.

El arquitecto agregó que fue precisamente esa visión la que les llevó, en sus primeros diseños, "a proponer la incorporación de una plaza frente al museo para mostrar un espacio urbano cohesionado y que reflejara esa transformación que se estaba emprendiendo".

Según Calatrava, tanto el Museo del Mañana como el MAR sirven como catalizadores para una plaza Mauá embellecida, que volvió a respirar y que recuperó su vitalidad plural.

Agregó que, además del entorno de la plaza Mauá, la edificación también se inspira en la belleza natural de Río de Janeiro, "tal vez la más bella ciudad del mundo para la simbiosis entre arquitectura y entorno natural".

El museo cuenta con 5.000 metros cuadrados de espacio para exposiciones, así como con una cobertura metálica de forma cóncava que avanza 75 metros en dirección a la plaza Mauá.

La edificación, cuya altura fue limitada a 18 metros para que no tapara la visión que se tiene de la bahía de Guanabara desde construcciones vecinas, cuenta en su planta superior, destinada a la exposición permanente, con un techo de 10 metros de altura del que se puede observar toda el área portuaria.

"La idea es que el edificio fuera lo más etéreo posible, casi flotando sobre el mar, como un barco, un pájaro o una planta. Debido a la naturaleza cambiante de las exposiciones, hemos introducido una estructura arquetípica en el interior del edificio, lo que lleva a una sencillez de entendimiento que permite la versatilidad funcional del museo, que también puede albergar congresos o desarrollar actividades de investigación", asegura Calatrava.

El arquitecto e ingeniero agregó que el diseño también busca aliar la arquitectura con el objetivo de la obra como un museo para el futuro y unidad educativa.

"Su diseño ha sido pensando para crear en el visitante una experiencia única y despertar emociones a través de las formas del edificio, los materiales, la luz y el espacio que complementan las exposiciones del museo", agregó.

El museo, con alrededor de 30.000 metros cuadrados de salas, jardines, espejos de agua y áreas de ocio, mostrará al público el poder del hombre para cambiar el mundo, ya sea mediante la alteración del clima, la degradación de los ecosistemas o la interferencia en la naturaleza, así como el legado que está dejando de cara al futuro.

El crecimiento de la población y el aumento de la longevidad, los modelos de consumo, la manipulación genética y bioética o el avance de la tecnología son algunos de los temas que trata el museo.

El diseño arquitectónico también fue diseñado siguiendo criterios sostenibles e incluyó fuentes de energía naturales, lo que, según Calatrava, permite su integración con el contenido del museo.

La edificación fue dotada con 6.200 paneles solares que pueden ajustarse al ángulo de los rayos solares a lo largo del día, capaces de generar hasta un 40 % de la energía necesaria en el día a día.

Igualmente usa agua de la propia bahía para regular la temperatura interior del edificio y para abastecer los estanques que rodean el museo y privilegia la entrada de luz natural.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha