eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Sakamoto: "Aceptaría actuar si me lo pide algún director al que admire mucho"

- PUBLICIDAD -
Sakamoto: "Aceptaría actuar si me lo pide algún director al que admire mucho"

Sakamoto: "Aceptaría actuar si me lo pide algún director al que admire mucho"

El compositor japonés Ryuichi Sakamoto descartó hoy iniciar una carrera como actor pero dijo que aceptaría interpretar si se lo pide un director al que admire, en la presentación del documental sobre él en la "Mostra" de Venecia.

El compositor musical (1952, Nakano, Japón) es el protagonista del documental "Coda", un retrato íntimo sobre este icónico artista nipón dirigido por Stephen Nomura Schible y presentado fuera de concurso en el marco del Festival de Venecia.

"Nunca he recibido clases de interpretación y tampoco he buscado hacer la carrera de actor en mi vida. Si he recitado en algunas películas, la razón es meramente porque me lo ha pedido un director que admiraba mucho", señaló en rueda de prensa el artista.

Y agregó: "No creo que pueda emprender la carrera de actor, pero aceptaría actuar si me lo piden directores a los que admire muchísimo", como Bernardo Bertolucci, para quien creó la música de "El último emperador", por la que ganó un Grammy y un Óscar en 1988.

En este sentido aseguró que aceptó la propuesta de Nomura Schible por su "delicadeza y formalidad".

Y eso a pesar de considerarse una persona tímida: "no soy un exhibicionista, para mi es vergonzoso mostrar mi vida diaria al mundo", relató.

En su comparecencia abordó la relación que percibe entre la música y el cine, que considera una de sus "grandes fuentes de inspiración", hasta el punto de que, explicó, en sus años de estudiante llegaba incluso a ver tres películas diarias.

"Debo decir que envidio en algún sentido las bandas sonoras. Quiero que mi música suene como ellas y por eso he realizado mi último álbum (Async, 2017) como si fuera una banda sonora sin película", indicó.

También habló de uno de los hechos que "más efecto" han causado sobre su personalidad en los últimos tiempos: el cáncer de faringe que le diagnosticaron en 2013, del que se ha recuperado y que "añade un toque dramático al documental", bromeó.

"Ya antes de la enfermedad consideraba la vida y la muerte pero evidentemente cuando descubrí que tenía cáncer, esto se convirtió en algo muy cercano a mi. Estaba mucho más cerca de la muerte. Si hubiera vivido hace cien años, sin la nueva ciencia médica, habría muerto", reconoció.

Asimismo reconoció que algo que también ha causado un "gran impacto" sobre él fue el tsunami y el desastre nuclear de Fukushima de 2011, también por sus efectos sobre la naturaleza, otra de sus grandes influencias, relató.

Sin embargo, estableció una diferencia entre la tragedia natural y la nuclear: mientras que una ya ocurrió, "sucedió y punto, en un momento", los efectos "continúan en Fukushima" y ese, reivindicó, "es otro tipo de problema que debemos solucionar".

"El problema es que la mayor parte de la población japonesa no quiere ver la realidad, los medios no dan noticias y el Gobierno esconde la realidad", denunció.

"Mi teoría es que la gente en el subconsciente sabe cuál es el problema pero es demasiado grande de afrontar. Un poco como la potencia de un tsunami, demasiado grande. Es por ello que tratan de no mirar de frente la realidad", lamentó.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha