eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Terence Davies estrenará en el Festival de San Sebastián su nueva película

- PUBLICIDAD -
Terence Davies estrenará en el Festival de San Sebastián su nueva película

Terence Davies estrenará en el Festival de San Sebastián su nueva película

El veterano cineasta británico Terence Davies regresará en septiembre a San Sebastián para presentar su nueva película "A Quiet Passion", como ya hiciera el año pasado con la lírica "Sunset Song", una cinta que llega ahora a las salas españolas: "Es mi festival favorito del mundo", asegura el director.

Davies, que habla con Efe desde Nueva Zelanda, donde promociona su cinta sobre la poeta estadounidense Emily Dickinson, se declara también amante de España, "un país culto y hermoso a la vez".

"Cada vez que escucho 'Noches en los jardines de España' (Manuel de Falla) siento la esencia de este país; esta música me trae de nuevo a España. Y en lo que se refiere a Brexit -detalla-, he votado a permanecer en la UE".

El cineasta británico, responsable de grandes títulos del cine como "Voces distantes" (1988), "El largo día acaba" (1992) y, más recientemente, "The Deep Blue Sea" (2011), tiene previsto compaginar el estreno comercial de su nueva película con su presentación en la edición número 64 del Zinemaldia.

Protagonizada por Cynthia Nixon (una de las actrices de "Sexo en Nueva York"), y Jennifer Ehle ("La noche más oscura"), "A Quiet Passion" es la historia ficcionada de la vida de la poeta Emily Dickinson (1830-1886), desde sus años de colegiala hasta que se convierte en una solitaria y reconocida artista.

La película, una coproducción de Gran Bretaña con Bélgica, se ha rodado en Amherst, Massachussets, en la casa original de la escritora.

"La razón por la que he rodado esta película no es otra que mi amor por la poesía de Dickinson", afirma el realizador, que vuelve al siglo pasado para ilustrar su cine.

"Ten en cuenta que el pasado no es un país extranjero para mí. Lo tengo aún muy vivo. Y como tecnófobo que soy, te diré que no entiendo el mundo moderno; me temo que no sería capaz de representarlo con veracidad", apunta el director.

Quizá, reconoce, sienta por ello una cierta debilidad por el final del siglo XIX, donde ambienta "A Quiet Passion", y los comienzos del XX, donde se sitúan sus obras más logradas: "El largo día acaba", "La casa de la alegría" o la misma "Sunset Song", un proyecto largamente acariciado por el septuagenario director que adapta la novela de Lewis Grassic Gibbon del mismo título.

"Quería hacer esta película desde hace 18 años -confiesa-. La novela está considerada una gran obra de la literatura escocesa, allí es un clásico, pero el resto del mundo no la conoce".

El director afirma que su intención era "captar el espíritu" de la novela, y hacer "un buen trabajo". "Solo puedo hacer cosas que puedo ver en mi mente; si no lo hago, es una pérdida de tiempo", añade.

"Sunset Song", explica, trata sobre la esperanza y el perdón y cómo ambas están ligadas al futuro porque "si uno no perdona, por difícil que sea, nunca superará el pasado".

Aunque Davies ha dejado los principales papeles a cargo de los británicos Agyness Deyn y Jack Greenless como los hermanos Guthrie, Chris y Will, el mayor peso recae en el impresionante Peter Mullan, actor y director de cine que en esta "Sunset Song" está "absolutamente tremendo", opina el director.

Ha tenido, dice, "todos los actores" que quería, aunque en cuanto a recursos "no tanto: siempre se hace la mejor película que uno puede con los recursos que tiene", apunta.

A sus setenta años, Davies afirma que siempre se compromete con todos sus proyectos cinematográficos; "éste -dice- lo elegí porque es una gran historia".

"He tratado de captar la esencia y la profundidad que estos personajes tienen en el libro. Inevitablemente, creo que me identifico con Chris Guthrie, porque ella es el centro de la historia y porque el viaje que hace es extraordinario", simplifica.

Davies ha logrado con "Sunset Song" trasladar al espectador a un mundo por momentos feminista y apasionado, pero también cruel, duro, hipnótico; a veces, hasta insoportable, entre latigazos y muertes injustificables. Pero siempre con ese toque romántico que el realizador añora de los tiempos pasados, un modo de hacer, dice, "que no volverá".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha