eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Un libro narra la construcción de la obra hidráulica colonial más destacada de América

- PUBLICIDAD -
Un libro narra la construcción de la obra hidráulica colonial más destacada de América

Un libro narra la construcción de la obra hidráulica colonial más destacada de América

La autora española María Castañeda de la Paz presentó hoy en México el libro "En busca de agua para no morir de sed", que relata la construcción de "la obra de ingeniería hidráulica colonial más importante de las Américas", el acueducto de Otumba y Zempoala, que data del siglo XVI.

La construcción mexicana, diseñada por el fraile Francisco de Tembleque, fue declarada como Patrimonio Mundial por la Unesco en julio de 2015, suceso que la autora, quien forma parte del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), consideró algo muy importante para el país.

A nivel personal, la investigadora afirmó que el reconocimiento fue "un regalo venido del cielo", pues la finalización y el proceso de publicación de su trabajo coincidió con la declaración de la Unesco.

La investigación sobre el también conocido como acueducto del Padre Tembleque surgió luego de que Castañeda encontrara un informe emitido durante el reinado del monarca español Carlos I que investigaba la construcción del acueducto (1554-1571), el cual sirvió como eje del libro.

La publicación describe la historia de la construcción del sistema hidráulico, localizado entre el estado de Hidalgo y el Estado de México, en la parte central del país.

Se extiende a lo largo de 48,22 kilómetros -la mayoría subterráneos-, y está conformado por seis arquerías.

Teresa Rojas Rabiela, investigadora del Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social, elogió el libro por la calidad de sus fotografías y por la "mirada plural" que otorga sobre los indígenas que participaron en la construcción del acueducto.

El director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto Hernández, aseguró que el acueducto fue considerado Patrimonio Mundial porque "además de la imponente arquería y el complejo sistema hidráulico se considera también el paisaje agrícola" que lo caracteriza.

El acueducto "quedó inscrito en la lista de Patrimonio Mundial en la categoría de canal patrimonial exento, puesto que no forma parte de un espacio urbano", apuntó Prieto, y añadió que es la primera vez que un sistema hidráulico mexicano obtiene este reconocimiento.

Explicó que entre los puntos que se consideran para declarar una obra arquitectónica como Patrimonio Mundial se debe representar "una obra maestra del ingenio creativo del hombre".

También que manifieste un intercambio de valores humanos en el desarrollo de la arquitectura o la tecnología, lo que "sin duda alguna se expresa en este sistema", y se percibe en la mezcla de técnica española e indígena con el uso del adobe, ejemplificó.

Finalmente, se considera que ilustre un periodo significativo de la historia de la humanidad.

En ese sentido, Prieto aseguró que el siglo XVI fue "una etapa fundamental en la que se empieza a configurar este México mestizo pluricultural".

El libro es un publicación conjunta de la Secretaría de Cultura mexicana, el Gobierno del Estado de México, el INAH, el Colegio Mexiquense y la UNAM.

A la presentación asistieron, entre otras personalidades, el presidente del Colegio Mexiquense, Humberto Benítez Treviño, y la secretaria Turismo del Estado de México, Rosalinda Elizabeth Benítez González.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha