eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Un libro rastrea las huellas de la influyente saga de los Güell desde 1800

- PUBLICIDAD -
Un libro rastrea las huellas de la influyente saga de los Güell desde 1800

Un libro rastrea las huellas de la influyente saga de los Güell desde 1800

El periodista Andreu Farràs rastrea en su nuevo libro "Els Güell" las huellas dejadas por los miembros de esta extensa saga familiar, una de las más influyentes y más desconocidas de los últimos dos siglos, en la historia de Cataluña y España, ofreciendo algunos documentos inéditos hasta ahora.

En una de las salas del Palau Güell, en pleno centro de Barcelona y hoy atestado de turistas embelesados por la arquitectura de Antoni Gaudí, Farràs ha rememorado que inició este proyecto gracias a un joven y competente guía de la Colonia Güell, quien en una visita al lugar junto a algunos amigos les explicó "muy bien" la importancia de la familia.

En ese momento, el escritor pensó que no se había ahondado mucho sobre ellos, a pesar de contar entre las ramas de su árbol genealógico con uno de los cinco primeros occidentales que entraron en la tumba del faraón Tutankamón, con el mecenas de Gaudí o con el anfitrión de dos de los tres encuentros estrictamente políticos que mantuvieron Francisco Franco y Juan de Borbón.

Farràs, que califica a los miembros de la notable familia de "famosos desconocidos", inició sus pesquisas en archivos diversos, pero también ha mantenido entrevistas con algunos de los descendientes de aquel primer Juan Güell Ferrer, que empezó a enriquecerse con sus negocios en Cuba, y que fue el padre de Eusebi Güell Bacigalupi, el primer Conde Güell, casado con Isabel López Bru, hija de Antonio López López, una de las mayores fortunas de España.

Precisamente, se incluyen varias páginas en las que no se obvia que está demostrado que López participó en el comercio y el tráfico de esclavos.

El libro repasa cinco generaciones de la familia y se centra en seis personalidades: Juan Güell Ferrer, al que Farràs bautiza con el sobrenombre del Sabio; Eusebio Güell Bacigalupi (El Magnífico); Juan Antonio Güell López (El Valiente); Eusebio Güell López (El Esteta), Juan Claudio Güell Churruca (El Madrileño) y Carlos Güell de Sentmenat (El Conciliador).

El periodista no ha escondido que mucho de lo que cuenta en la obra, publicada en catalán por Edicions 62, tiene tintes novelescos, pero advierte que no hay ninguna recreación ficticia y que las intrigas de palacio que se describen, así como episodios de espionaje, fiestas aristocráticas, clientelismo, asesinatos, conspiraciones golpistas o evasión de divisas son ciertos.

Uno de los personajes que más llaman la atención es Juan Antonio Güell López (Conde de Güell y marqués de Comillas), fallecido en 1958, quien escribió un manuscrito, que hasta ahora era inédito, en el que relata cómo contribuyó pagando una elevadísima deuda de juego de Miguel Primo de Rivera para que éste diera un golpe de estado durante el reinado de Alfonso XIII.

A la vez, Farràs ha remarcado que durante el franquismo se exilió de España por estar enfrentado con Franco y vivió en Francia, donde llegó a pasar hambre, a pesar de ser multimillonario, y donde, separado de su esposa, convivía con una descendiente de la emperatriz Josefina, mujer de Napoleón.

El escritor lo ve como un hombre particular, con ideas avanzadas a su tiempo, y que, pese a su relación con Primo de Rivera, tenía convicciones catalanistas -fue diputado de la Liga Regionalista- y llegó a hablar de "países catalanes" cuando opinaba que debería haber una mejor relación entre Cataluña y Baleares, mientras que su hijo Juan Claudio luchó junto a las tropas de Franco.

El periodista subraya que, de lo que ha podido conocer y consultar, lo más singular de esta extensa familia es "cómo consiguieron mantener su nivel de influencia durante tantos años, siempre con cierta discreción, aunque con firmeza". "Quizá haya apellidos que han llegado más alto, pero no durante tanto tiempo", ha apostillado.

Asimismo, considera que los Güell son un ejemplo de como se ha ido comportando la burguesía catalana desde 1800, "con sus propias convicciones y divisiones".

Por otra parte, Andreu Farràs sostiene que en la actualidad los miembros de la familia no son tan influyentes como lo fueron antaño y que el último con cierto relieve público fue el fallecido en 2012 Carlos Güell de Sentmenat, quien en un artículo en La Vanguardia se mostró contrario al proceso independentista, uno de los pocos empresarios que lo han hecho desde una tribuna periodística.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha