eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La reválida de 'Homeland'

- PUBLICIDAD -
Claire Danes en 'Homeland'

Claire Danes en 'Homeland'

Son muy pocas las series que se recuperan de un bache. La mayoría de ellas acaban siendo canceladas o siendo víctimas de una lenta agonía que acaba cuando sus fans más fieles terminan perdiendo la esperanza. En la temporada que ya está en marcha en la ficción estadounidense hay varias series de las que no podemos afirmar que pasaron por un bache pero sí que estuvieron a borde de su abismo.

Gran parte de ellas son rookies, series que en su primera temporada cumplieron pero no terminaron de quedarse tranquilas con la renovación por una segunda temporada, The Leftovers, The Affair, hace unos meses  Halt and Catch Fire que completó una primera temporada notable pero irregular que complicó su renovación, o series que no consiguieron despuntar todo lo que se merecía como Manhattan. Todas ellas están dando motivos de sobra para afirmar ya que su segundo año, el de la reválida, el más complicado, es ya superior al primero.

Homeland (Fox) ya es otra historia. Una serie que se encumbró en sus dos primeras temporadas, más en la primera que la segunda, que en la tercera se convirtió en la serie que parecía odiar todo el mundo y que resucitó en la cuarta. Aprendió de sus errores, cambio de escenario y reorientó a su personaje principal, convertida ya en protagonista única.

 Uno de los mayores olvidos de los Emmy de este año, y del que poco se ha hablado, es la nominación para el guión del capítulo que abría la temporada en la que Homeland se tenía que ganar el perdón. Con el peso de la ira de muchos críticos, el watching de muchos espectadores y las pocas esperanzas de otros, los guionistas consiguieron lo que parecía imposible: dar un giro de 180 grados a la historia y demostrar que ni Homeland había muerto con Brody, ni Carrie era un personaje televisivo acabado.

Homeland se aferró a sus conexiones con 24 a través de Quinn, por algo dos productores principales también lo fueron de la serie de Jack Bauer, y endureció todavía más a Carrie, no para convertirla en una heroína pero sí para añadirle más sombras a sus claroscuros. La quinta está siendo la de la consolidación de una serie que parecía muerta hasta no tanto y que está demostrando que todavía tiene mucho que contar con la inútil huida hacia delante de Carrie.

Las conexiones con la actualidad informativa, bajo la óptica estadounidense pero al fin a cabo uno de sus principales atractivos, son mucho más instantáneas y los dilemas morales a los que tienen que hacer frente sus protagonistas más efectivos y menos efectistas que los de la temporada que casi la condenó.

Carrie tiene que enfrentarse a los fantasmas de su pasado y sigue adicta a sus demonios interiores pero la deconstrucción de Saul tampoco es algo secundario en esta nueva Homeland.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha