eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Triple empate en los Globos de Oro televisivos

Breaking Bad, Behind the Candelabra y Brooklyn Nine-Nine se repartieron los principales premios de televisión

Robin Wright se llevó un reñidísimo Globo a la mejor actriz dramática por House of Cards

- PUBLICIDAD -
Triple empate en las categorías televisivas de los Globos de Oro

Triple empate en las categorías televisivas de los Globos de Oro

Tres fueron las grandes triunfadoras de la 71 edición de los Globos de Oro, los  premios de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA) que se entregaron en Los Ángeles: Breaking Bad, Behind the Candelabra y Brooklyn Nine-Nine, que se llevaron los galardones principales de todas las categorías televisivas.

Breaking Bad se consagró como mejor drama del 2013, año en el que se despidió de la audiencia tras cinco temporadas. Su protagonista, Bryan Cranston, recogió el galardón de mejor actor dramático de la pequeña pantalla, el primero de su carrera después de varios Emmy por encarnar el personaje de Walter White.

El otro favorito, Behind the Candelabra, se consagró como mejor telefilme o miniseries. La miniserie de Steven Soderbergh sobre a vida del conocido pianista de Las Vegas, Liberace, está protagonizado con arrojo y panache por Michael Douglas y arropado por Matt Damon. De hecho, ambos actores aspiraban al premio de mejor actor en telefilme o miniserie, en la que finalmente se impuso el veterano Douglas por -según sus propias palabras- tener más escenas que Damon en el largometraje.

Menos esperada era una victoria de Brooklyn Nine-Nine como mejor comedia televisiva, un galardón que disputaba a series con más atención mediática como Girls, The Big Bang Theory, Modern Family y Parks and Recreations. Esta serie de detectives neoyorquinos que aprovecha y a la vez destruye todas las convenciones del género empezaba este año su primera temporada. Además,  Jacqueline Bisset, le quitó el premio de mejor actriz de reparto por Dancing on the edge  a la colombiana Sofía Vergara, aspirante desde 2010.


El año de las chicas

La categoría a la mejor actriz dramática estaba este año más reñida que nunca, con una colección superestelar de nominadas: Julianna Margulies ( The Good Wife), Tatiana Maslany ( Orphan Black), Taylor Schilling ( Orange is the New Black), Kerry Washington ( Scandal) y Robin Wright (House of Cards). Triunfó esta última por su fascinante papel como esposa y cómplice de Kevin Spacey en el drama político producido por Netflix. No se lo esperaba, y no pudo contener la emoción cuando subió a por su galardón corriendo con tacones y sin un discurso preparado.

Su sorpresa solo fue superada por la británica Jacqueline Bisset, nominada a los Globos de Oro por quinta vez en su larga carrera, aunque la suerte siempre le había sido esquiva. Su primera candidatura se remonta a 1968 por The Sweet Ride y en esta ocasión disputaba el título de mejor actriz secundaria de televisión por su papel en Dancing on the Edge. A Bisset tardaron en salirle las palabras, aunque una vez recuperó la calma terminó superando con creces su tiempo para los agradecimientos.

La deliciosa Elisabeth Moss, famosa por su papel de Peggy en Mad Men, ganó el Globo a la mejor actriz de telefilme o miniseries por el etéreo Top of the Lake, un drama ambientado en Nueva Zelanda y dirigido por Jane Campion. Amy Poehler, que repetía como presentadora de la gala junto con su amiga, la actriz, guionista y productora Tina Fey, se llevó el título de mejor actriz de comedia de la pequeña pantalla por Parks and Recreation,

El premio al mejor actor secundario fue a las manos de Jon Voight, padre de Angelina Jolie, por su interpretación en Ray Donovan. Era el único que ya tenía Globos de Oro, que había ganado en 1970, 1979 y 1986 por Midnight Cowboy, Coming Home y Runaway Train.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha