eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

México sucumbe al ansia mundial para comprar el iPhone X

- PUBLICIDAD -
Emoción y ojeras entre los primeros compradores del iPhone X en México

Emoción y ojeras entre los primeros compradores del iPhone X en México

Ansiosos pero pacientes, ojerosos pero felices. Así se encontraban hoy el medio millar de compradores que pasaron toda la noche en vela frente la tienda de Apple de la Ciudad de México para ser de los primeros en tener el iPhone X en sus manos, un móvil con un elevado precio para el mexicano medio.

Arturo Delgado recibe aplausos y vítores al salir de la tienda. Gracias a su tesón, este publicista ha podido hoy comprar cuatro iPhone X, con los que Apple conmemora el décimo aniversario de la puesta en el mercado del primer móvil inteligente de esta gama.

"Estoy extasiado, no encuentro palabras. De estar esperando desde no sé cuánto este teléfono. Es una emoción y significa mucho", afirmó a Efe el joven, quien aseguró que "lloró" cuando hace aproximadamente un año abrió la única tienda oficial del país en Santa Fe, una de las zonas más adineradas de la capital.

Centenares de personas formaron desde ayer largas colas frente a esta tienda para hacerse con un ejemplar del iPhone X, que hoy salió a la venta en 55 países y, en México, cuesta unos 23.500 pesos (1.059 euros).

En la tienda, una cincuentena de empleados atendían diligentes todas las peticiones en medio del hormigueo de entrada y salidas de clientes, pagos con tarjeta o en efectivo -fajos de billetes mediante- y equipos entregados.

Mientras los más pacientes y madrugadores ya tenían su nuevo teléfono inteligente, la fila de personas se hacía más larga en el exterior y ya llegaba fuera del centro comercial en el que está situada la tienda.

Una hora después de la apertura de la tienda, Rodolfo es el último de la fila. A sus 19 años, lleva todo el año ahorrando para este gran día, pese a la incomprensión familiar.

Rechazó las críticas que reciben los compradores mexicanos, un país con enormes contrastes, un 43,6 % de pobreza y en donde este móvil equivale a 294 salarios diarios mínimos, de 80,04 pesos (unos 3,6 euros).

María Luisa Delgado fue más sincera todavía: "Sí, resulta caro. Pero bueno, un día comemos y otro no, sin problema", dijo entre risas. El poder de una marca.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha