eldiario.es

Menú

Adolfo Utor: "Construir barcos que no contaminen no sólo es responsable, también es rentable"

El presidente de Baleària explica que la compañía está construyendo tres 'cruise ferries' propulsados por gas natural licuado

- PUBLICIDAD -
El presidente de Baleària, Adolfo Utor.

El presidente de Baleària, Adolfo Utor.

En un mundo "en crisis generalizada, en caída continua", el presidente de Baleària, Adolfo Utor, trazó  este jueves a bordo del buque Regina Bálitca amarrado en el puerto de Dénia una visión del "importante papel" que deben jugar las empresas en el futuro: "No hay que tener miedo a decir que las compañías deben dedicarse a hacer negocio, pero deben ser negocios responsables, que se adelanten a las exigentes normativas mediombientales del futuro". Y en este sentido, explicó que Baleària apuesta por el concepto  smart maritime para seguir impulsando la ecoeficiencia y el desarrollo sostenible.

Así, la compañía está construyendo tres cruise ferries propulsados por gas natural licuado, "que reducirán las emisiones contaminantes y aplicarán la inteligencia para maximizar la experiencia del viaje en alta mar". Uno de esos buques se está construyendo en un astillero de Bilbao y los otros dos en Venecia, con una inversión de más de 320 millones de euros.

Es un camino que se inició hace tiempo. Utor recordó que la naviera fue pionera en propulsar barcos con esa nueva energía y que la iniciativa ha dado resultado: su flota, compuesta por 25 barcos, navegó en 2016 un 13% más que el año anterior, hasta cubrir 1.045.000 millas, y sin embargo contaminó menos, redujo un 40% las emisiones de CO2, un 85% las de óxido de nitrógeno y casi un 100% las de azufre.

"Construir barcos que no contaminen no sólo es responsable sino también rentable". Además, toda vez que esta "energía limpia no sólo se aplica a la motorización de los barcos sino también a la digitalización", la naviera proyecta tres estaciones marítimas inteligentes y puso como ejemplo el funcionamiento de la de Dénia, junto a la que el presidente de Baleària presentó por séptimo año consecutivo la Memoria de Responsabilidad Social Corporativa y  Sostenibilidad "como un ejercicio de transparencia".De hecho, en el salón del Regina Baltica se encontraba una nutrida representación de la sociedad de la Marina Alta y de las comarcas valencianas.

Ante ese auditorio, Utor llamó a eliminar "otros prejuicios» como los que todavía se levantan contra la colaboración público-privada, que defendió, poniendo de nuevo como ejemplo la estación de Dénia, o las «barreras" que se ha encontrado en algunos territorios a la hora de realizar proyectos de desarrollo.

Más de tres millones de pasajeros

Esa memoria también plasma que el año pasado, el volumen de negocio de la mercantil fue de 330 millones. Baleària transportó 3,5 millones de pasajeros y 5 millones de metros lineales de carga (320.000 trailers). Operó en 18 líneas en Baleares, Ceuta y Melilla, Marruecos, Argelia y el Caribe, además de las dársenas de la península. Entre los «hitos» de Baleària durante 2016, subrayó "la apertura de nuevos mercados, con las rutas hacia Melilla y la implantación en Argelia".

El incremento de negocio generado por la actividad empresarial permitió retornar más de 347 millones –el llamado cash flow social–, principalmente a proveedores, administraciones públicas (no sólo impuestos sino también cánones por actividad en puertos como el de Dénia) y empleados, además de otros conceptos.

Utor defendió que "Baleària contribuye de manera significativa al desarrollo económico y social de las comunidades donde opera". Así, indicó que "el 85% de los casi 6.000 proveedores son locales" y que la Fundació Baleària, a través de sus programas culturales, realizó más de 70 actividades con la participación de más de 40 artistas y "siguió impulsando los proyectos de investigación, solidaridad y sensibilización medioambiental".

Plantilla intercultural

El presidente de Baleària subrayó el "carácter intercultural" de la plantilla de la naviera: un 14,2% de la misma es de origen foráneo perteneciente a 37 nacionalidades, entre las que destacó a las comunidades centroamericana y musulmana. Utor señaló que para la compañía es importante poder atender a los pasajeros en su propia lengua y cultura. En la actualidad, en Baleària trabajan 1.363 personas tanto en tierra como en la flota, un 14% más que en el ejercicio 2015.
En aras a mejorar su empleabilidad, un 83% de la plantilla recibió formación, en la que destacan las acciones para oficiales de flota y responsables de área, la formación en gas natural y un programa para promocionar empleados en la apertura de líneas internacionales.

Entre los principales beneficios sociales resaltó el fondo social de flota, a través del cual una parte de la masa salarial se destina a mejoras de los empleados (en 2016 cubrió el seguro de salud de 199 tripulantes) y los 21.000 euros que recaudaron los trabajadores en el Fondo de Solidaridad destinado a ayudar a un compañero cuya hija padece un trastorno genético.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha