eldiario.es

Menú

Podemos critica la opacidad y los sobrecostes de la sanidad valenciana privatizada

Nuevos informes "cuestionan el supuesto ahorro que representa el modelo Alzira para las arcas públicas", dice el diputado Daniel Geffner

- PUBLICIDAD -
El hospital de la Ribera, en Alzira.

El hospital de la Ribera, en Alzira.

El diputado de Podemos y portavoz en la comisión de sanidad en les Corts Valencianes, Daniel Geffner, ha señalado que “sendos informes del SIMAP”  dados a conocer esta semana”, han vuelto a cuestionar el supuesto ahorro que representa el modelo Alzira para las arcas públicas”. La contestación desde Ribera Salud, que no se hizo esperar, alega una pretendida evidencia científica de mayor eficiencia para su modelo, pero no se basa en datos sino que es -sostiene el diputado- básicamente propaganda de la empresa “.

Así Geffner, en un comunicado, sacaba del olvido el informe de expertos europeos sobre “la evaluación de la colaboración público privada - PPP- en la gestión sanitaria  a nivel europeo” , que incluye al modelo Alzira,  publicado en febrero de 2014 y que concluía que no podía confirmarse la mayor eficiencia del modelo privatizador, destacando la pobreza  de datos contrastables, tanto económicos  como de calidad asistencial, recogida por la literatura científica.

El informe del Sindic de Cuentas publicado hace pocos día  destaca “que siguen sin aprobarse 26  liquidaciones anuales de las 5 concesionarias, algunas desde 2009".

Dicha falta de transparencia y control, se reveló también en la exigencia de la Consellera de Sanidad, Carmen Montón, "al reclamar 260 millones que deben las concesiones sanitarias a la Generalitat en su comparecencia de noviembre de este año en la comisión de sanidad de les corts valencianes".

Geffner, tras felicitar al sindicato por este trabajo, ha vuelto a manifestar  que el departamento que dirige Carmen Montón “debe cumplir con el compromiso de publicar las auditorías que ha realizado en los cinco departamentos de salud de gestión privatizada: Alzira, Denia, Manises, Vinalopó y Torrevieja, que “no solo incluyen la parte económica-financiera, sino  grado de  cumplimiento de inversiones y compromisos adquiridos, así como la  calidad y equidad de las prestaciones sanitarias”. La Dirección de Alta Inspección y de la Dirección Económica deberá ratificar si los informes SIMAP están en lo cierto acerca de sobrecostes del modelo Alzira, pues de confirmarse, se encontraría un argumento sólido a favor de la reversión del modelo tal y como recoge el Pacto del Botánico.

Geffner ha vuelto a indicar que “el modelo privatizador de la sanidad pública, como revela la experiencia internacional --Reino Unido especialmente--  y de  otras CCAA de España, como Galicia, Baleares y Madrid,  genera sobrecostes, opacidad, debilita la integración de la red sanitaria pública y fomenta la desigualdad en las prestaciones.

El diputado indicó que los “fundamentalistas del mercado no han vistos confirmadas su apuesta ideológica por la superioridad del modelo  privatizador de la sanidad pública, tampoco, en el tema de las Resonancias Magnéticas, como indicó en su momento la sindicatura de cuentas que cifró en  un sobrecosto anual entre 3,3 a 16,7 millones de euros  para las arcas públicas. La apuesta del Partido Popular por la privatización de la sanidad pública valenciana, un apetecible pastel de alrededor de 6000 millones de euros al año, fue una apuesta ideológica, que ha debilitado la sanidad de todas y todos los valencianos”

El parlamentario ha insistido en que “abrir la sanidad pública a las leyes de mercado, y más como lo hizo el PP, sin debate, tiene sus implicaciones, porque se impone como objetivo primario la ganancia y no la calidad y equidad de la prestación sanitaria” y ha recordado que en el caso de La Ribera “ya una vez fue rescatado con dinero público para devolvérselo de nuevo a la misma empresa, Ribera Salud, en el año 2003 y que fue cuestionado claramente por la Sindicatura de Cuentas”. Geffner ha insistido en que el problema “es el modelo privatizador, que al incorporar la búsqueda de rentabilidad empresarial en un tema tan sensible como es la salud,  genera disfunciones del sistema , contabilidad  ‘creativa’  y opacidad, hasta el punto de crear empresas  tapaderas de beneficios, como sería el caso de la plataforma B2B, que en la actualidad está siendo investigada en el juzgado nº 4 de Valencia,  por posible fraude  a la Conselleria de sanidad por el cobro de comisiones en la compra de productos sanitarios”   

El portavoz de Sanidad ha insistido en que Podemos se opone a la entrada en la sanidad pública de empresas con ánimo de lucro, porque la salud no puede ser un negocio” y ha defendido que Podemos, seguirá trabajando y apoyando las iniciativas para recuperar lo privatizado.

El diputado Geffner finalizó advirtiendo que seguirá muy de cerca el proceso de finalización de la concesión administrativa del Departamento de la Ribera y que trabajará para que el año 2017 se recupere el departamento de Salud de Denia a la sanidad pública valenciana de gestión directa, marcando el camino a seguir por el resto de concesiones que augura pudiera ser antes de la finalización de los contratos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha