eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El poder va por un lado y la realidad, por otro

         "Buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar, y darle espacio" (Italo Calvino, Las ciudades invisibles)

Esta semana el buzón de la Defensora de la comunidad de eldiario.es ha recibido varios mensajes que reflexionan sobre la crudeza de la actualidad y los modos más adecuados para narrarla desde el periodismo.

“Soy trabajadora social -cuenta Ana Velarde- Recomiendo a todos los periodistas y opinadores que se den unos paseos por los barrios pobres de las ciudades, que vayan a poblados chabolistas, o simplemente a los tribunales para encontrarse con la gente que padece las consecuencias de la exclusión social, cada vez mayor debido a esta crisis que es una estafa. La desprotección de tanta buena gente es escalofriante. Les causaría pavor. Estamos viviendo momentos más importantes de lo que pensamos. Las tragedias de los de abajo se merecen toda la atención mediática”.

"Soy trabajador sanitario y agradezco la visibilidad que estáis dando en eldiario.es a la marea blanca, a las movilizaciones contra los recortes y en defensa de la sanidad pública", escribe Antonio Palacio. Y prosigue:

"Me preocupa sin embargo, y esto es una reflexión un poco genérica, que todo termine sonando hueco, que nos acostumbremos a las protestas, a las manifestaciones, y estas pierdan su eficacia; que nos acostumbremos a la crisis, a las desgracias, y terminemos asumiéndolas como inevitables. Creo que es necesaria una reflexión en el ámbito periodístico para explorar nuevas formas de narración. No soy un experto en comunicación, pero en mi profesión me doy cuenta de que es importante cómo contamos las cosas a nuestros pacientes, y pienso que en el periodismo a veces el cómo se cuente la realidad es igual o incluso más importante que el contenido mismo. Un contenido aséptico nos entra por un oído y nos sale por otro”.

600 periodistas retransmitiendo un desahucio...

Más de 600 periodistas se acreditaron en 2011 para cubrir el debate entre Rubalcaba y Rajoy previo a las elecciones que dieron el triunfo al segundo. Si más de seiscientos periodistas se plantaran en un poblado chabolista, en una oficina del Inem, a las puertas de un Centro de Internamiento para Extranjeros, en una escuela afectada por los recortes, en la vivienda de una familia a punto de ser desahuciada, en un pueblo palestino rodeado y encerrado por el muro israelí, si más de seiscientos periodistas informaran a la vez de las cuentas y riquezas de determinados personajes del poder -amantes de los paraísos fiscales- la agenda política dominante, el debate público y la reacción social mayoritaria serían otros.

Pero el poder va por un lado y la realidad, por otro. O, como decía el personaje de un excluido social en una magnífica serie estadounidense, "el mundo va por un lado, la gente por otro".

Seguir leyendo »

El periodismo no es mercancía para jugar al golf

22 Comentarios

La comunidad de eldiario.es plantea debates interesantes como este: ¿qué periodismo es preferible, el de papel o el online?

"El otro día tuve una discusión con amigos mayores que yo sobre el periodismo en Internet", cuenta en el buzón de la Defensora un usuario de eldiario.es, Mariano de Andrés.

"Ellos me decían que están seguros de que en un medio online la gente lee las noticias solo por encima. Yo, la verdad, me detengo mucho en las noticias, las leo con tranquilidad, ya sea en el ordenador o en el móvil, y no creo que un simple cambio de formato -de papel a online- expulse a la gente. De hecho, gracias a los medios online como eldiario.es he accedido a reportajes e información muy interesantes que nunca habría encontrado en los medios convencionales".

Y prosigue:

Seguir leyendo »

El miedo a tomar partido provoca monstruos

62 Comentarios

Los ataques israelíes a Gaza han provocado comentarios de indignación en el buzón de la Defensora de la Comunidad de eldiario.es, dirigidos contra el tratamiento del tema en algunos medios de comunicación.

“Pongo ejemplos que he leído estos días en algunos medios sobre lo que ocurre en Gaza, en los que se sitúa al mismo nivel a unos y otros, como si fueran dos bandos igualados: “Continúa la lucha entre israelíes y palestinos”, “Palestinos e israelíes se enzarzan en la mayor escalada bélica desde 2008”, “El intercambio de proyectiles crece”, etc”, dice un lector, Samuel Córdoba.  

Y prosigue:

“Ya que eldiario.es está dando un ejemplo de buena información, creo que es necesario que en la sección de la Defensora se analice la obsesión que hay desde los medios por atribuir la misma responsabilidad a unos y otros, ocultando contextos, historia, pasado, y datos. Gracias”.

La equidistancia es uno de los grandes vicios del periodismo actual, y el tratamiento informativo de la ocupación y la discriminación que ejerce Israel contra los palestinos es un buen ejemplo de ello. Esto obedece a varias razones:

1.- La influencia que Israel tiene en determinadas esferas de poder más allá de sus fronteras. Es aliado preferente de Estados Unidos en la región (el Ejército israelí recibe 3.000 millones de dólares anuales de Washington, la mayor ayuda que EEUU da a unas Fuerzas Armadas en el mundo), miembro de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico y socio preferente de la Unión Europea en materia comercial.

2.- La preparación de Israel para defenderse en el plano mediático y hacer frente a las críticas. La presión que ejerce para que se apueste por un enfoque informativo favorable a Tel Aviv.

En 2008, durante la Operación Plomo Fundido contra Gaza, las embajadas israelíes enviaron a diversos medios de comunicación e-mails en los que explicaban que bombardeaban Gaza para defenderse y en los que pedían a los periodistas que no hicieran “un uso cínico de imágenes dolorosas como instrumento de propaganda”. Es decir, manifestaban su malestar por la publicación de imágenes que probaban la muerte de más de 1.300 palestinos, entre ellos más de 300 niños.

3.- La tendencia creciente en los medios a repetir el enfoque que establece el poder político y económico.

4.- El modo de trabajar en las redacciones, donde a menudo los periodistas se ven obligados a tratar la información como pura mercancía. Esto deja escaso margen para indagar, contrastar, reflexionar y esquivar el enfoque mayoritario.

5.- Los riesgos a los que se expone un periodista si rompe el discurso dominante y la preparación -datos, fuentes, experiencia: es decir, tiempo- que necesita para atreverse a cuestionar la uniformidad de la información.

El 'postperiodismo'

A la equidistancia se la confunde con objetividad, imparcialidad, neutralidad. Se es equidistante para no mojarse, para no comprometerse, para no parecer partidario de nada ni de nadie.

Es el 'postperiodismo', la democratización llevada al delirio, la relatividad defendida como religión. Nadie tiene más razón que nadie, ninguna visión es más real que otra, hay tantas verdades como personas.

Y así, se llega a reducir el mal llamado conflicto palestino-israelí a una simple animadversación provocada por motivos religiosos o étnicos, olvidando que el origen del conflicto reposa sobre una ocupación ilegal condenada por diversas resoluciones de Naciones Unidas y sobre la práctica de la discriminación de un Estado contra un pueblo, denunciada una y otra vez por multitud de organizaciones internacionales defensoras de los derechos humanos.  

La realidad es que hay una ocupación ilegal y por tanto un Estado ocupante, pero en la práctica buena parte de los medios de comunicación de masas optan por ser equidistantes y asépticos, situando al mismo nivel al pueblo palestino y a un Ejército que invade, ocupa y expulsa, amparado y legitimado por un Estado que concede ayudas a las personas dispuestas a participar en dicha ocupación.

La equidistancia es contar versiones sin contrastar ninguna. La negación del empirismo histórico. La incredulidad y la credulidad juntas. Es el periodismo de declaraciones llevado a límites absurdos: Hay tantas verdades como puntos de vista.

Seguir leyendo »

Un artículo de Elena Valenciano y la opinión 'publicable'

56 Comentarios

Han llegado quejas al buzón de esta sección relacionadas con una de las firmas de opinión de esta semana en eldiario.es: la de Elena Valenciano, vicesecretaria general del Psoe, que publicó un artículo titulado "No somos neutrales".

“Me preocupa que empiece a ser recurrente la presencia de artículos de opinión de políticos de primer nivel de los partidos mayoritarios en eldiario.es", comenta en el buzón de la Defensora Antonio García Martínez.

Y prosigue:

¿Teneis alguna línea clara al respecto? ¿Son artículos solicitados por la Dirección del diario o son publicados a petición de los autores y sus partidos? ¿Tienen algún tipo de criterio de ecuanimidad que dé voz directa a distintos sectores políticos, incluidos (especialmente) los no mayoritarios? ¿No creen que son siempre mayoritarios porque son los que siempre han tenido voz en todas sus formas?”.

Otro lector, Ricardo H., expone lo siguiente: “ Que Elena Valenciano haya publicado dos veces en apenas dos semanas, ¿significa que vaya a tener un espacio fijo en vuestro medio? Espero que tengais en cuenta que hay gente que está presente en todos los medios de comunicación, y otra que no. No siempre tienen que hablar los mismos!”.

Ignacio Escolar, director de eldiario.es, contesta con una extensa explicación:

Seguir leyendo »

El Sandy, los muertos y la política

Hay un periodismo marcado por las mismas preferencias que el modelo económico actual, en el que unos ciudadanos valen mucho más que otros. Las palabras de los que mandan son las que cuentan, las que trazan el camino y las que son escuchadas y divulgadas por esos medios de comunicación reforzadores de las estructuras.

Tampoco a la hora de morir todas las muertes son iguales. En las redacciones de los mass media siempre han circulado comentarios algo macabros y autocríticos que hacen referencia a este asunto.

“Un muerto occidental equivale a cincuenta muertos iraquíes y a cien congoleños”: Frases de este estilo muestran hasta qué punto está asumida esta realidad.

Hay muertos ligeros que se los lleva la indiferencia. Muertos que cuelgan olvidados de las páginas no escritas de la actualidad. Otros llenan periódicos y espacios en los informativos audiovisuales.

Se ha generado esta semana un debate en las redes sociales de Internet sobre el tratamiento que los medios de comunicación han dado en torno al huracán Sandy.

“Sandy ha matado a decenas de personas en el Caribe simplemente porque eran pobres. Pero los medios se preocupan por los veleros de Manhattan”, escribía una internauta en Twitter.

Comentario sobre la cobertura del Sandy de un usuario de Twitter

Comentario sobre la cobertura del Sandy de un usuario de Twitter

Antes de que el huracán se cobrara la primera víctima mortal en Estados Unidos los mass media estaban ya volcados en la cobertura sobre los posibles efectos del fenómeno meteorológico en territorio estadounidense. Finalmente el Sandy provocó más de un centenar de muertes en ese país. Cuando no se había registrado aún el primer fallecido, los grandes medios estaban ya entregados a la cobertura.  

Sin embargo, que 71 personas murieran en el Caribe a causa del huracán -11 en Cuba, 54 en Haití, el país más pobre y maltratado del continente americano, afectado por una nueva crisis alimentaria tras el paso de la tormenta- apenas recibió atención mediática. No hubo interés por informar sobre el empeoramiento de las condiciones de vida de las poblaciones de esos países tras el huracán.

Seguir leyendo »

La deuda ilegítima y las comillas

Han llegado esta semana algunas dudas sobre el empleo de las comillas en un teletipo de Efe publicado por eldiario.es, cuyo titular era “Miles de personas rechazan con caceroladas el pago de una deuda “ilegítima”. Fue un teletipo difundido por diversos medios de comunicación.

“Si el gobierno dijera que es ilegítima, es probable que la agencia no lo hubiera entrecomillado. Hay diferencia de trato, los medios entrecomillan solo los términos que no forman parte del pensamiento dominante. Que la deuda privada haya pasado a ser un “marrón” de todos, la convierte en ilegítima”, comenta Jaime en el buzón de la Defensora de la Comunidad.

“O entrecomilláis todo, o nada. Los medios no entrecomillaron la palabra saboteadores cuando se referían a la protesta del 15M que paralizó el metro como acto de protesta. Ahí sí que asumieron que eran saboteadores, porque la policía así les llamó. Se asume como verdad lo que legitiman las autoridades. Decir que la deuda es ilegítima es considerado ilegítimo por los de arriba”, protesta Carmen en el twitter de la Defensora.

Preguntada por este asunto, la mesa de edición de eldiario.es dice lo siguiente:

“En este caso es tan sencillo como que la palabra "ilegítima" es un testimonio. Aparecerá a buen seguro en los documentos o declaraciones de los convocantes de la manifestación. La realidad es que los teletipos de agencia sí entrecomillan palabras y expresiones del Gobierno o de los partidos políticos. De hecho, suele haber un exceso de comillas en esas informaciones. Hasta se entrecomillan palabras que no suponen un juicio de valor.”

En este caso, el entrecomillado resalta el mensaje de los convocantes de la protesta. En el titular mencionado se ha hecho un uso de las comillas comúnmente aceptado en los medios de comunicación.

 Cierto es que hay toda una serie de expresiones que suelen entrecomillarse o evitarse en el periodismo de masas, a pesar de que no son subjetivas, pero sí consideradas políticamente incorrectas, porque no están legitimadas por el poder.

Odiosa e ilegítima son términos que, en Derecho internacional, forman parte de la doctrina jurídica que sostiene que la deuda externa de un gobierno no tiene que ser pagada si ha sido contraída, creada y empleada contra los intereses de los ciudadanos. Según esta doctrina, debería asumir la deuda quien la haya contraido a título personal -un monarca, un presidente, un director del banco central o los ministros correspondientes- y no el Estado en su conjunto, es decir, los ciudadanos.

En el caso de España, el origen de la crisis está en el endeudamiento privado, no en la deuda pública. El incremento de la deuda pública se ha producido, en buena medida, por el rescate del sector financiero. La deuda de los bancos se ha convertido en deuda de todos. Es decir, se están socializado las pérdidas, sin que los ciudadanos hayan sido consultados. Por eso son diversas las agrupaciones que denuncian el carácter ilegítimo de la deuda o que insisten en la necesidad de establecer la legitimidad o no de la misma, como la Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda o la organización ATTAC.

Seguir leyendo »

Un teletipo sobre Hugo Chávez

53 Comentarios

Hace justo una semana, con motivo de la celebración de elecciones en Venezuela, este diario publicó en portada una información titulada “Chávez, en busca de 20 años de poder”. El texto, de la Agencia EFE, generó enseguida una cascada de críticas en la comunidad de eldiario.es. Poco después, la propia mesa de edición decidió retirar el reportaje. (Por eso no está en la web, pero se puede leer en este enlace). 

La mayor parte de las críticas hacían alusión a “un titular tendencioso”, y a un texto “escrito con cierta sorna y paternalismo, algo habitual en la prensa cuando se habla de líderes latinoamericanos”, según Luis, un lector.

“Hay demasiados adjetivos y parcialidad a lo largo del artículo sobre Chávez. Bush hacía guerras en las que se mataba a gente y sin embargo era imposible encontrar un solo adjetivo despectivo sobre él en las informaciones. Es notable esta doble vara de medir que usan los medios. No lo esperaba de eldiario.es”, subraya otra lectora, Ángela.

Seguir leyendo »

Informar sobre los CIE

22 Comentarios

Los centros de internamiento para extranjeros (CIE) son lugares aún muy desconocidos para buena parte de la sociedad española. En ellos se encarcela a personas extranjeras sin delito alguno, por el simple hecho de no tener papeles. Pueden permanecer encerradas hasta sesenta días, privadas de sus derechos y libertad de movimientos. No tienen derecho ni a sus nombres. Desde que entran hasta que salen se las llama tan solo con un número: 2001, 3450, 5.670...

Diversas ONG denuncian desde hace años falta de atención médica adecuada en los CIE, malos tratos, hacinamiento, incomunicación e indefensión ilegal de las personas encerradas.

Los CIE son justificados por las autoridades como el paso previo para proceder a la expulsión del país de personas en situación administrativa irregular. En 2011, 13.241 personas fueron encerradas en un CIE en España. De estas, 6.825 fueron expulsadas de nuestro país. Es decir, más de la mitad permanecieron en el Estado español tras su paso por un CIE.

Han llegado al buzón de la Defensora de la Comunidad varias cartas agradeciendo que se dé visibilidad a esta realidad social a través del reportaje de Lydia Molina: “¿Para qué sirven los CIE?”, publicado en eldiario.es el 1 de octubre.

“Ver en portada de un diario un reportaje de denuncia contra los CIE es algo reconfortante. Los CIE son cárceles para inmigrantes sin papeles, encerrados sin haber cometido delito alguno. Me parece fundamental la publicación de artículos como este, que deja claro que, al asociar inmigración con delincuencia, se criminaliza a los inmigrantes”, nos dice un lector, David Jiménez.

Las felicitaciones por el reportaje sobre los CIE son numerosas, pero también nos han llegado críticas, referidas fundamentalmente al titular que aparecía en la portada de eldiario.es, elegido por el equipo de edición:

“España encierra a más de 13.000 inmigrantes pero no deporta ni a la mitad”. Al pinchar en el titular, aparecía la noticia ya con su título original: “¿Para qué sirven los CIE?”.

“Tanto el titular de portada como la entradilla rechinan si se les da la interpretación más severa. Durante unos segundos parece que quisiera decir que se debería haber deportado a todos. Evidentemente entiendo que esa no era la intención, pero teniendo en cuenta que estáis tratando un tema tan delicado, y que tantas veces se estigmatiza a los inmigrantes, considero necesario el cuidado del lenguaje. Gracias”, escribe Laura P. a la Defensora de la Comunidad.

He  preguntado a Juan Luis Sánchez, subdirector de eldiario.es, por las razones que llevaron al equipo de edición a elegir el titular "España encierra a más de 13.000 inmigrantes pero no deporta a la mitad":

“Titular un reportaje o noticia es siempre una tarea complicada con un resultado imperfecto, por eso para completar su sentido, el titular se acompaña de subtítulos y entradilla, además del resto del texto. En este caso, basta con mirar los subtítulos o la entradilla para entender que la intención de eldiario.es es denunciar el sufrimiento inútil de 13.000 personas”, afirma.

Y añade:

“Los CIE son, oficialmente, centros de internamiento donde se encierra a inmigrantes sin documentación a la espera de que se les pueda deportar. Nos puede gustar o repugnar que eso sea así, pero oficialmente son eso. Y las ONG que aparecen en el texto dicen que el paso por esos CIE es "traumático" e injusto. Por eso el planteamiento es ¿para qué sirven los CIE si hacen sufrir a 13.000 personas y ni siquiera logran el objetivo por el que oficialmente están abiertos? ¿Qué sentido tiene, incluso desde una lógica restrictiva con respecto a la inmigración? Nos parecían interesantes esas preguntas, menos frecuentes en los enfoques sobre inmigración”.

Me consta el especial interés del equipo de redacción de eldiario.es en dar visibilidad a las personas migrantes, a la situación de vulnerabilidad que sufren, a los derechos que se les roba. La labor de periodistas como Lydia Molina en este campo es fundamental.

Es cierto que en este asunto nunca está de más agudizar los sentidos para cuidar al máximo el lenguaje, evitar la difusión de estereotipos, de mensajes discriminatorios que incorporen prejuicios genéricos y de términos como ‘ilegal’.

Seguir leyendo »

Los efectos del lenguaje

123 Comentarios

"Los hábitos lingüísticos de nuestra comunidad nos predisponen hacia ciertas clases de interpretación".
Edward Sapir, antropólogo y lingüista

A pesar de que aún no habíamos activado el buzón para que enviarais vuestras críticas y propuestas, esta primera semana de eldiario.es hemos recibido centenares de mensajes a través de las redes sociales de Internet. Sin duda uno de los temas que más debate ha generado ha sido el de la necesidad de un lenguaje no sexista.

Mensaje de un grupo de internautas a eldiario.es

Mensaje de un grupo de internautas a eldiario.es


Seguir leyendo »

Esto lo hacemos entre todos

84 Comentarios

Dice la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo 19 que todo individuo tiene "derecho a investigar y recibir informaciones y opiniones, así como a difundirlas sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión". La opinión, la información y la expresión no son ejercicios exclusivos de los periodistas ni de las personas contratadas por un medio de comunicación. Todos podemos y debemos actuar como periodistas: para denunciar, para proponer, para contar, para que nada quede oculto, para conquistar el altavoz que nos corresponde y que tantas veces está ausente en los medios de comunicación.

El objetivo -y la obsesión- de esta sección será ese: lograr que la comunidad de usuarios, lectores y socios de eldiario.es contribuya activamente en la vigilancia de este medio para enriquecerlo y mejorarlo a través de la crítica y las sugerencias.

Esta sección es abierta y colectiva. Sólo podrá ser si la construimos entre todos. Sois vosotros, la comunidad de lectores de eldiario.es, quienes os encargaréis -a través de un formulario que estará activo en los próximos días- de dotar de forma y fondo una tribuna tan fundamental como ésta, en la que cada domingo abordaremos los retos, las faltas, los vicios, los defectos, las ausencias y los hallazgos en los contenidos informativos de eldiario.es.

Seguir leyendo »