eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los preferentistas de Ceiss quedan a merced de la consultora privada PwC

PWC, donde trabajó el ministro de Economía, es la encargada de tramitar las demandas de los preferentistas de las antiguas Caja Duero y Caja España

Ceiss establece un proceso de canje sin árbitro y supeditado a un valor final que no se conocerá hasta la salida a Bolsa de Unicaja en 2016

Apenas se dan tres semanas a los afectados para decidir si acuden o no al canje y se les obliga a renunciar a su derecho a acudir a la Justicia

- PUBLICIDAD -
Miembros de la PAH ocupan una sucursal del Banco CEISS en Burgos

Miembros de la PAH ocupan una sucursal del Banco CEISS en Burgos.

La solución que el Fondo de Resolución Ordenada Bancaria (Frob), el brazo financiero del Estado, ha diseñado para los 36.000 preferentistas de Ceiss (entidad surgida de la unión de Caja Duero y Caja España) ha levantado en armas a las asociaciones de afectados y los juristas expertos en la materia. A pesar de que las sentencias contra Bankia se suceden en los tribunales y la jurisprudencia prueba que las prácticas de aquel canje no fueron lícitas, la historia se repite e incluso en peores circunstancias.

La necesidad del Frob de acabar con la fusión de Ceiss y Unicaja, que lleva ya casi dos años sobre la mesa, ha llevado al organismo público a aceptar una solución que los expertos consultados por eldiario.es califican cuando menos de "dudosa". "Lo que se ha planteado es lo que exige el plan de resolución de Unicaja para cubrir las necesidades de capital de la nueva entidad que surja de la fusión", se justifican desde el Frob. Pero hasta la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha advertido oficialmente de los riesgos de este canje en el folleto hecho público por Unicaja el pasado 27 de noviembre.

Aunque en la información oficial, el Frob asegura que "obtendrán una protección similar a la que ya disfrutan o han disfrutado los tenedores de productos híbridos del resto de entidades nacionalizadas", la situación es muy diferente, por los siguientes motivos:

1. Decisión contrarreloj

Apenas tres semanas de plazo tendrán los afectados para dilucidar si aceptan cambiar los bonos de Ceiss –que habían recibido previamente a cambio de sus preferentes o deuda subordinada– por deuda perpetua y bonos contingentes convertibles ('cocos', en jerga financiera) de Unicaja.

2. Arbitraje sin árbitro

A diferencia de lo que ha ocurrido en Bankia, Catalunya Banc o Novagalicia Banco, en esta ocasión no habrá árbitro oficial para mediar entre afectados y entidad, si bien una consultora es la encargada de hacer una criba previa de las reclamaciones.

Será directamente la consultora contratada por el Frob, PwC, la entidad en la que Luis de Guindos fue responsable de la división financiera entre 2008 y 2010, la que se encargará de decidir si el afectado cumple o no con los criterios para recuperar parte de su dinero. "Estamos dejando al criterio de una empresa privada la resolución de un problema con los consiguientes problemas de posibles conflictos de interés que esto puede generar", advierte Gael González, abogada y economista de Arriaga Asociados. 

3. Renuncia obligatoria a iniciar cualquier acción judicial

Unicaja también ha puesto como condición necesaria e irrenunciable que quienes acudan al canje ofrecido deben renunciar a cualquier acción judicial posterior. Lo cual no es baladí teniendo en cuenta que, según anunció esta semana la secretaria general de Sanidad, Pilar Farjas, el proceso de arbitraje de Bankia acumula ya más de 40.000 laudos contra la entidad. El Frob insiste en puntualizar que "hay abierta una vía civil que podría utilizarse en el extraño caso de que se pudiera demostrar de forma flagrante que PwC ha realizado mal su trabajo". 

Esto conlleva que en el caso de que la citada consultora considerara que el afectado no cumple con los requisitos básicos para que le sea devuelta su inversión, éste no podría hacer más que quedarse con la propiedad de los bonos de Ceiss, cuya liquidez posterior es dudosa. "La trampa es que te obligan a aceptar el canje y renunciar a la vía judicial sin saber siquiera si te han concedido o no el supuesto arbitraje", puntualiza Gael González.

Pero más allá de eso, si se acepta esa opción, ya se está dando por perdida la posibilidad de un derecho que los tribunales de Justicia ya están reconociendo a los propietarios de preferentes de otras entidades, la posibilidad de recuperar todo el dinero. "Con este canje sólo se puede pelear por conseguir, en el mejor de los casos, el capital resultante de la quita que ya hizo el Frob al convertir las preferentes y la deuda de las cajas fusionada en Ceiss. Y ante un juez se puede reclamar la inversión inicial", advierte Javier Contreras, de la asociación Adicae.

4. El canje final depende de una salida a bolsa prevista para 2016

El canje propuesto por Unicaja implica que una parte de la inversión será canjeada por acciones de la entidad cuando ésta salga a cotizar en Bolsa. Esto es, no será hasta dentro de dos años cuando realmente el afectado sepa cuánto dinero ha perdido con la operación. Lo que está fuera de duda es que tendrá pérdidas.

En este sentido la CNMV advierte: "Aquellos inversores que acepten la oferta de canje propuesta por Unicaja Banco verán sensiblemente reducido el valor nominal de los títulos tras el canje realizado por el Frob". Según los cálculos de Adicae y otros expertos, la pérdida puede superar el 75% de la inversión. Mientras, los cálculos del Frob aseguran que con este proceso los afectados podrían recuperar algo más del 80% y "hasta el 100% en algunos casos".

Además, el organismo presidido por Elvira Rodríguez recuerda que "la facultad del emisor de suspender unilateralmente el pago de los cupones es un factor que reduce los bonos convertibles de Unicaja Banco". Es decir, el atractivo cupón, con intereses superiores al 4% que se ofrece, podría dejar de pagarse en cualquier momento, como ya les ocurrió a los preferentistas de Bankia.

5. Habrá que pagar impuestos

Y por último, la operación tiene regalo final. La parte de la inversión que el Frob devuelva a los preferentistas en dinero efectivo se considerará, como también advierte la CNMV, "rendimiento del capital mobiliario derivado de la cesión a terceros de capitales propios". En otras palabras, habrá que incluirlo en la declaración de la renta como si fueran los intereses de la cuenta corriente y pagar entre el 21% y el 27% de impuestos, según el perfil de cada contribuyente.

Para más inri, todo esto está pendiente de que acudan al canje, al menos el 75% de los inversores; si su número es inferior, la operación sería abortada.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha