eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

In memoriam

Carta a Juan Ramón Ferreira

“Y creo también que esa predisposición al diálogo y a la escucha con quienes compartíamos con él el trabajo parlamentario era una de los rasgos que mejor definen el carácter y el comportamiento político de Ramón Ferreira: su capacidad para llegar al consenso”

“Su principal rasgo: el compromiso inquebrantable con su ideología : el socialismo democrático. El compromiso con la defensa de la igualdad y la justicia y con el bienestar de sus paisanos y del conjunto de los extremeños”

“El compromiso de un hombre sencillo, dialogante, tranquilo, un socialista al que despedimos con dolor y con cariño y cuyo ejemplo ha de servirnos a todos para redoblar nuestro empeño por un mundo mejor. Que la tierra le sea leve”

- PUBLICIDAD -

Coincidí con Ramón Ferreira varios años como diputado del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Extremadura. Y de un modo más cercano durante la VII legislatura ( 2007-2011), cuando él presidía la Cámara regional y yo tuve el honor y la responsabilidad de ser vicepresidente de dicha institución.

En esa tarea, día a día durante cuatro años, pude conocer de cerca el carácter y la personalidad de Ramón. Hoy, en su último adiós, aunque no quisiera caer en los tópicos de “la hora de las alabanzas" deseo sumar mi humilde voz a la de tantos socialistas y demócratas extremeños que lamentan sinceramente la muerte de nuestro compañero Ferreira.

Aquellos años, la primera legislatura de la presidencia de Fernández Vara, con una significativa mayoría absoluta socialista en la Asamblea, Ramón tuvo la responsabilidad de dirigir la casa de todos los extremeños. Y lo hizo con acierto y eficacia.

Y en estos momentos considero que debo recordar que aunque, lógicamente, no siempre coincidimos al cien por cien en las decisiones y medidas que habrían de adoptarse en la tarea de dirigir la institución parlamentaria, siempre tuve la oportunidad, cuando era el caso, de expresar mi opinión y ser escuchado con atención y consideración por Ramón, lo mismo que me consta ocurría con el resto de los miembros de la Mesa de la Asamblea.

Foto de Luciano Fernández

Foto de Luciano Fernández

Y creo también que esa predisposición al diálogo y a la escucha con quienes compartíamos con él el trabajo parlamentario era una de los rasgos que mejor definen el carácter y el comportamiento político de Ramón Ferreira: su capacidad para llegar al consenso, su sentido del diálogo entre posiciones encontradas. Quizá ello se debiera, como se lo expresé en más de una ocasión mientras él esbozaba una sonrisa entre humilde y orgullosa, a su larga y exitosa experiencia como alcalde de su querido Hervás.

Y puede decirse que siempre usó esa capacidad de consenso aplicando un extraordinario sentido común ante los problemas que se nos presentaban, una manera de abordar las cosas inspirada y nacida, estoy seguro, de su conocimiento y cercanía a los problemas de sus paisanos, a los que gobernó con honestidad y acierto durante varias legislaturas.

Y Ramón era también, como certeramente le describiera el titular de una información periodística hace unos años, un “hombre tranquilo", una cualidad que en momentos de cierta tensión y enfrentamiento constituye también una condición indispensable para que las cosas puedan desarrollarse medianamente bien.

Y todo esto alumbrado y presidido desde y por su, a mi juicio, principal rasgo: el compromiso inquebrantable con su ideología : el socialismo democrático. El compromiso con la defensa de la igualdad y la justicia y con el bienestar de sus paisanos y del conjunto de los extremeños. El compromiso de un hombre sencillo, dialogante, tranquilo, un socialista al que despedimos con dolor y con cariño y cuyo ejemplo ha de servirnos a todos para redoblar nuestro empeño por un mundo mejor. Que la tierra le sea leve.

Luciano Fernández Gómez. Fue Vicepresidente Primero de la Asamblea de Extremadura de 2007 a 2011

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha