eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Denuncian el expolio constante del patrimonio de de la Guerra Civil y posguerra en la provincia de Badajoz

Los enclaves de arquitectura militar, dispersos en el campo, contienen materiales muy cotizados en el mercado ilícito

Colectivos de memoria histórica denuncian que este patrimonio, testigo de la historia, no está protegido en su mayoría bajo las figuras de protección de la Ley de Patrimonio 

- PUBLICIDAD -
Punto de vigilancia y defensa republicana en Castuera / Ángel Olmedo (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura)

Punto de vigilancia y defensa republicana en Castuera / Ángel Olmedo (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura)

Se trata de inmuebles sin proteger, víctimas de constantes expolios. El patrimonio de la Guerra Civil y la posguerra en la provincia de Badajoz está conformado por trincheras de vanguardia y retaguardia, aeródromos o bunkers que poco tiene que envidiar a las construcciones del desembarco de Normandía.

Son vestigios de especial interés, histórico y científico, objetivos de expolio por parte de personas que acuden a las zonas de trinchera con detectores de metales. En otras ocasiones sustraen parte del hormigón y otros materiales que los conforman, según denuncian los colectivos de memoria histórica.

Los enclaves de arquitectura militar, dispersos en el campo, contienen materiales muy cotizados en el mercado ilícito, que además adquieren más valor con el paso del tiempo. 

Búnker del Zújar / Asociación para el Estudio y Recuperación del Patrimonio bélico reciente "Frente Extremeño"

Búnker del Zújar / Asociación para el Estudio y Recuperación del Patrimonio bélico reciente "Frente Extremeño"

“Es como si vas a la Biblioteca Nacional y arrancas la hoja a un incunable, le estás haciendo un flaco favor a la sociedad actual y a las futuras generaciones”. Así lo explica  Antonio López, de la Asociación para el Estudio y Recuperación del Patrimonio bélico reciente "Frente Extremeño". Comenta que uno de los problemas para la conservación reside en que el patrimonio de la Guerra Civil y posguerra no está protegido en su mayoría bajo las figuras de protección dentro de la actual Ley de Patrimonio Regional 2/1999.

Pone como ejemplo el caso del campo de concentración de Castuera, declarado Bien de Interés Regional. Este espacio está protegido, pero su contexto más inmediato de trincheras está desprotegido, y al final es un entorno vulnerable para los robos.

El país de origen de la balística aporta información básica sobre el apoyo que cada uno de ellos dio a los dos bandos / JCD

Objetos expuestos en el Museo de la Guerra Civil de Campillo de Llerena (Badajoz). El país de origen de la balística aporta información básica sobre el apoyo que cada uno de ellos dio a los dos bandos / JCD

Por otro la do la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura explica que el problema se encuentra además en que muchas veces se mueve la tierra o los restos arquitectónicos, con lo que se descontextualiza el espacio para un estudio posterior.

Se dan casos en los que los propietarios utilizan los espacios con fines agrícolas, o incluso como perreras. Ocurre con las colonias penitenciarias de Montijo, para las que este colectivo reclama la figura de Bien de Interés Cultural. 

La Asociación de Memoria Histórica de Extremadura espera que la próxima ley de memoria democrática de la región recoja la protección de los espacios. El motivo, que son testigos de la  historia reciente de Extremadura y de lo que ocurrió en la región. Lugares de la memoria que además aportan mucha información. 

Un fusil italiano en La Serena 

Lo mismo piensa la asociación 'Frente Extremeño', que subraya que son espacios que permiten interpretar en todo su contexto lo que ocurrió en la región hace 80 años. Para comprender el valor de las piezas se refiere al hallazgo en una trinchera de una pequeña lámina de cobre. Tras su estudio detallado, y teniendo en cuenta el contexto arqueológico, llegaron a la conclusión de que se trata del cargador de un fusil.

Cargador de un fusil encontrado en una trinchera en Casturera / Asociación para el Estudio y Recuperación del Patrimonio bélico reciente "Frente Extremeño"

Cargador de un fusil encontrado en una trinchera en Casturera / Asociación para el Estudio y Recuperación del Patrimonio bélico reciente "Frente Extremeño"

 

En su base conserva las siglas SMI, que permitió determinar que se trata de un fusil de fabricación italiana. Las siglas hacen referencia a la Societa Metallurgica Italiana (Campo Tizzoro, Toscana), fabricado en 1936. 

“Un cargador diferente, casi con estilo. Un ejemplo triste de diseño italiano en La Serena, que se explica por el contexto del hallazgo. Una prueba material de la internacionalización del conflicto y de la importancia que alcanzó la ayuda en hombres y en material bélico de la Italia fascista al bando rebelde para doblegar a la República Española”, explica el colectivo.

Han podido determinar que esta fábrica de La Toscana italiana comenzó haciendo munición para la guerra colonial en Libia, más tarde para la Primera Guerra Mundial, mientras que luego se sumó a la carrera armamentística de Mussolini. Llegó a alcanzar un papel relevante durante la Segunda Guerra Mundial abasteciendo al ejército de Hitler.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha