eldiario.es

Cinco días en prisión demuestran que los titiriteros tenían razón

131 Comentarios

Si los titiriteros querían denunciar que el poder utiliza el espantajo del terrorismo como excusa para aplastar cualquier disidencia e imponer su modelo de sociedad, sin duda lo han conseguido. Los cinco días y cinco noches que han pasado estos dos jóvenes entre rejas han convertido su parodia en realidad, el trapo de sus muñecos en su propia carne. En su obra de ficción, un policía colocaba una pancarta con el “Gora Alka-ETA” a otro de los títeres para incriminarle. En el mundo real, un juez y una fiscalía han hecho exactamente lo mismo: encarcelar a dos titiriteros por un delito de ficción, endosándoles el cartel que portaba uno de sus muñecos.

Como escribe Juan Diego Botto en este artículo imprescindible, criminalizar la ficción es propio de las peores dictaduras. Violar a una marioneta, o ahorcarla, o matarla a porrazos no es un delito. Tampoco es un delito asesinar a garrotazos a cinco bebés de trapo recién nacidos; si fuese un crimen, el culpable sería Federico García Lorca porque exactamente eso sucede en el 'Don Cristóbal' que escribió para su teatro de marionetas. Ahorcar a un títere vestido de juez es una imagen chocante, pero no menos que pasar a un títere policía por una picadora de carne para hacer salchichas, como sucede en el clásico británico de los títeres, 'Punch y Judy'.

¿Era ofensiva esta representación? Depende, ofenderse es una libertad individual. A mí me ofenden mucho más las mentiras sobre estos títeres, la manipulación con la que se ha vestido este muñeco en tantos medios de comunicación, el discurso del odio que propagan quienes utilizan el dolor provocado por el terrorismo para criminalizar a sus rivales políticos y dividir a la sociedad. Me indigna, e indigna a cualquier definición de la palabra justicia, que la reacción de la Fiscalía y la Audiencia Nacional no sea ni parecida cuando un locutor de radio lamenta no tener un arma para disparar a varios diputados. Pero que los ofendidos puedan no solo censurar una obra de ficción sino también encarcelar a sus autores demuestra que la España de la ley mordaza deriva peligrosamente hacia  la Hungría de Orbán o la Turquía de Erdogan.

Seguir leyendo »

La doble contradicción de PSOE y Podemos

121 Comentarios

No han pasado ni tres días y las negociaciones para un posible acuerdo de investidura de Pedro Sánchez se han estancado. La reunión entre el candidato socialista y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, no ha ido bien y se cierra con un doble portazo. Podemos se niega a hablar con el PSOE mientras no rompa con Ciudadanos. Y el PSOE responde que se niega a negociar con Podemos en exclusiva.

Los razonamientos de unos y de otros para este bloqueo son legítimos: no hay ninguna ley que obligue a estos dos partidos a entenderse y los dos tienen argumentos y heridas recientes para no fiarse. Pero ambos esconden algunas trampas argumentales. Por parte del PSOE, es ingenuo pretender que un acuerdo de gobierno con Ciudadanos o incluso un pacto de investidura bajo premisas programáticas vaya a permitir poner en marcha ese gobierno “progresista” y de “cambio” que plantea Sánchez. También es muy cuestionable esa línea roja con la que el PSOE pretende aislar a los partidos independentistas, cuando hablar con estas fuerzas políticas es imprescindible para solucionar el problema catalán en cualquier caso.

Por parte de Podemos, también hay contradicciones. La fundamental: los números, que no salen. Pablo Iglesias no puede actuar como si la suma de PSOE, Podemos e IU alcanzase la mayoría absoluta cuando ni siquiera supera a los votos que una alianza así tendría en contra por parte de PP y Ciudadanos. Por mucho que se repita que una coalición así tendría “el mayor respaldo ciudadano de la historia de la democracia”, lo cierto es que quedaría bastante lejos de la mayoría absoluta porque en una democracia parlamentaria lo que cuentan en este momento son solo los escaños, por mucho que la ley electoral sea un desastre.

Incluso si el PSOE aceptase incorporar a Podemos al Gobierno y Pablo Iglesias fuese el vicepresidente de Pedro Sánchez, seguirían faltando unos cuantos diputados. No solo para lograr la investidura sino, más importante, para que ese Gobierno pudiese aprobar después cualquier ley o los presupuestos generales del Estado. ¿Una reforma constitucional? Menos aún mientras el PP siga en contra, porque tiene la mayoría absoluta en el Senado y más de un tercio de los escaños en el Congreso.

Es falso que en el actual Parlamento exista hoy una mayoría de izquierdas. No la hay, incluso sumando a ERC y a Bildu en una coalición imposible, salvo que consideremos que el PNV y Convergència son izquierda. La única mayoría absoluta en el Congreso es la que, con razón, tiene el PP en su contra. Y ante eso solo quedan dos salidas: un acuerdo de mínimos donde todos cedan (también el PSOE en su línea roja catalana), o que volvamos a votar en unos meses. Todo lo demás, más que una estrategia de negociación, son fuegos artificiales para culparse mutuamente del fracaso; parte de la precampaña para unas nuevas elecciones generales.

OPINIÓN | La doble contradicción de PSOE y Podemos https://t.co/IbazxJFhMl Por @iescolar pic.twitter.com/bGrTp8AipN

Seguir leyendo »

#EscolarResponde a las preguntas de los lectores

47 Comentarios

 

Seguir leyendo »

Entrevista con los lectores

126 Comentarios

 

Seguir leyendo »

Las tres balas de Pedro Sánchez

120 Comentarios

“Programa, programa, programa”, repite Pedro Sánchez, haciendo suya la mítica frase de Julio Anguita que hace 20 años enarbolaba contra el PSOE el líder de Izquierda Unida, que volvió a poner de moda Pablo Iglesias y que ahora el candidato socialista utiliza para zafarse de las condiciones de Podemos para un Gobierno de coalición. Ironías de la nueva política donde “lo nunca visto” empieza a ser el pan de cada día y la sorpresa sería que lo previsible se cumpliese.

Es inédito que el candidato del partido más votado, Mariano Rajoy, renuncie a la investidura. Es aún más increíble que, tras darse otra vez mus, anuncie que no dimite. Es la primera vez que tenemos al mismo tiempo un candidato a presidente nominado por el rey que no sabemos si llegará a La Moncloa y un ectoplasma en La Moncloa que tampoco se sabe si va o si viene, si se queda o regresa Santa Pola. Y es bastante difícil de pronosticar qué pasará con una investidura donde uno de los escollos más difíciles de sortear para el candidato socialista está en su propio partido.

La gran coalición no ha tenido grandes estrategas. Todos los intentos de los poderes económicos, políticos y mediáticos por intentar forzar al secretario general del PSOE a rendirse, entregar los escaños y mantener al PP en el Gobierno han conseguido justo lo contrario: reforzar a Pedro Sánchez. Lo que no le mata, le acerca mucho más a La Moncloa. Y por ahora ni Felipe González, ni “los mercados”, ni Susana Díaz ni mucho menos los líderes de la agrupación socialista de 13 TV –comandada por Leguina y Corcuera– han logrado dejar en él siquiera una leve herida.

Seguir leyendo »

La irreductible Rita Barberá resiste ahora y siempre a la justicia

52 Comentarios

Todo el grupo municipal del PP en Valencia está imputado por corrupción. ¿Todo? No. En un mullido sillón en el Senado, resiste ahora y siempre a la Justicia una "jefa", Rita Barberá, con una poción mágica que le hace invencible: el aforamiento.

Todos los concejales del PP en Valencia –salvo Eusebio Monzó, que llegó a la lista en el último momento– están acusados de blanqueo. Usaron un método que la Policía denomina como "pitufar": consiste en repartir en pequeñas cantidades una cifra mayor para así blanquearla, y que pase por debajo del radar. Los concejales y otros cargos del partido aportaron 1.000 euros como donativos al PP y recibieron a cambio otros 1.000 euros en negro, en dos billetes de 500 de origen ilegal. Así blanqueaba el dinero de las mordidas la caja B de Barberá, un dinero que no se remonta a la época de Bárcenas, sino que se movió hace menos de un año, durante la última campaña a las elecciones municipales. En esto consiste la "regeneración democrática" que enarbola el PP.

El número de imputados en el PP valenciano es tan amplio que ni siquiera con los suplentes van a poder cubrir las concejalías. Si no llega a ser por "la hostia" que se pegó en las urnas Rita Barberá, la tercera ciudad de España habría acabado intervenida por orden judicial, como la Marbella que dejó Jesús Gil.

Seguir leyendo »

Rajoy renuncia pero no dimite

121 Comentarios

Mariano Rajoy renuncia pero no dimite. Se escapa del Congreso pero se queda en La Moncloa. Quiere conservar sus derechos, aunque se fume un puro con sus obligaciones. En una decisión sin precedentes y bastante impresentable, el presidente en funciones acaba de decirle que no al jefe del Estado. No, pero solo por un rato, que ahora los tiempos le van mal. No, pero no es un adiós, es un hasta luego; hasta que las presiones políticas y económicas –esos "mercados" de los que habla cada vez que le ponen un micrófono delante– le hagan el juego sucio y le permitan seguir en el poder, a pesar de la mayoría absoluta parlamentaria que hoy, merecidamente, tiene en su contra.

Rajoy admite que no ha sido capaz de lograr un solo apoyo en todo el Parlamento en un mes y dos días que han pasado desde las elecciones: ni uno solo, salvo el presumible voto favorable desde el grupo mixto del comisionista Gómez de la Serna. Es una soledad superlativa y digna de estudio: tiene mérito no lograr un solo aliado en un Congreso con 14 fuerzas políticas distintas.

Aun así el "ganador" de las elecciones saca como conclusión que la culpa es de los demás y pide "pedagogía política". Una pedagogía que, al parecer, consiste en ignorar que España es una democracia parlamentaria y esperar a que todos los demás se rindan y le voten porque sí, porque yo lo valgo. El presidente en funciones con "la agenda muy libre" ni siquiera ha tenido tiempo para hablar con su aliado más a mano, Ciudadanos. Pide acuerdos de altura pero no propone nada, más que una vacía repetición de tópicos sobre los españoles de bien y la unidad de España.

Seguir leyendo »

Rajoy quería evitarse una derrota por mayoría absoluta

23 Comentarios

Seguir leyendo »

Siete claves para una investidura imposible

96 Comentarios

1. Hasta el rey Felipe lo da ya por inevitable: Mariano Rajoy no va a lograr los apoyos suficientes para conseguir su investidura. Por mucho que la derecha insista en la falacia de la lista más votada, la democracia española es parlamentaria, el PP no tiene los apoyos suficientes y es dudoso que los vaya a conseguir, incluso con las nada disimuladas presiones del poder económico sobre el PSOE y su líder. Salvo pacto de gran traición –no la llamen gran coalición, que así hasta suena digno–, solo salen dos finales de este fragmentado Congreso: o investidura de Pedro Sánchez o nuevas elecciones en unos meses. Para cualquier otra cosa no parece que haya hoy demasiadas posibilidades. 

2. ¿Y un cambio de candidato en el PP a última hora, al estilo de lo que ha pasado con Mas en Catalunya? Francamente, me parece improbable. Es el propio Mariano Rajoy quien tendría que entregar su cabeza y dudo que veamos tal cosa. A diferencia de lo que pasó en Catalunya –donde las CUP y JxSí tenían miedo a que unas nuevas elecciones mermasen su mayoría parlamentaria y enterrasen todo el  procés independentista– el PP está convencido de que, si volvemos a votar, les irá igual o mejor que el 20 de diciembre. Tampoco hay prisa por entregar la cabeza de Rajoy porque nadie la pide: el PSOE ya ha dicho que ni siquiera así aceptaría apoyar la investidura de alguien del PP.

3. La estrategia del PP parece clara: demonizar a los nacionalistas y a Podemos para complicar la investidura a Pedro Sánchez –y su situación interna– y que volvamos a votar cuando el líder socialista también fracase. Es posible que, después de las nuevas elecciones, las cartas no cambien tanto. Pero si en una segunda vuelta se repite el actual bloqueo, el PSOE lo tendría mucho más difícil que ahora para impedir un Gobierno del PP. A eso juega Mariano. 

Seguir leyendo »

De la doctrina Botín a la doctrina Borbón

93 Comentarios

Que la infanta Cristina se haya sentado en el banquillo de los acusados es un milagro nacional. No es la prueba de que “el sistema funciona”, como tantos cacarean. Es la consecuencia de la heroicidad y la persistencia de un juez valiente, el juez José Castro, que ha logrado mucho, a pesar de todas las presiones y los palos en las ruedas.

Algunas de estas zancadillas han funcionado: no están en el juicio ni Francisco Camps ni Rita Barbera, a pesar de que la trama Nóos se llevó más millones de la Comunidad Valenciana que de Baleares. Ambos políticos se han librado gracias a que estaban aforados: gracias a que la decisión sobre si debían ir a juicio la tomó un Tribunal Superior de Justicia valenciano que está formado por jueces que fueron nombrados por el PP.

Camps y Barberá se van por ahora de rositas –a Jaume Matas le piden once años de prisión–, y los palos en las ruedas del juez Castro también han servido para que la infanta Cristina llegue al juicio con medio pie fuera, gracias a la Fiscalía y especialmente al Ministerio de Hacienda. Ambos organismos, dependientes los dos del Gobierno, quieren justificar que la escandalosa doctrina Botín, que fue después cambiada para poder condenar a Atutxa –otro escándalo–, sirva ahora para crear la doctrina Borbón.

Seguir leyendo »

sobre este blog

Ignacio Escolar

Ignacio Escolar es periodista. Es el director de eldiario.es. Autor de escolar.net. Analista político en Cadena SER y en La Sexta. Más en www.escolar.net/about.

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -

Recibe cada noche la selección de noticias de eldiario.es

Se produjo un error, inténtelo más tarde

Muchas gracias

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -