eldiario.es

El honesto Ángel Acebes

Ángel Acebes, exministro y exsecretario general del PP.

Vicente Martínez Pujalte es diputado del PP y su portavoz en el Congreso para hablar de economía. Es también la voz más cualificada del partido para demostrar que, en el PP, "contra la corrupción, tolerancia cero". Pujalte lo deja claro cuando habla de la entrada en prisión de Jaume Matas: "Por lo que he leído es un tema simplemente de un tráfico de influencias muy liviano, me da una gran pena". O sobre el futuro preso Carlos Fabra: "Más allá de lo que haya hecho tendrá siempre mi amistad". O sobre las tarjetas black de Rodrigo Rato: "No ha cometido ninguna ilegalidad, no se pueden hacer juicios de valor sin escuchar antes a una persona".

El último al que respalda Martínez Pujalte es Ángel Acebes: "No creo que haya una persona más honesta en la vida".

El honesto Ángel Acebes acaba de ser imputado en el caso Bárcenas por el juez Pablo Ruz. No es ni siquiera su único problema con la Audiencia Nacional: también está imputado por el juez Fernando Andreu en el caso Bankia, donde se le acusa de los delitos de apropiación indebida, falsificación de las cuentas anuales, administración fraudulenta y maquinación para alterar el precio de las cosas. Entre otras mamandurrias –que le han convertido en uno de los políticos mejor pagados de la historia–, Acebes era el presidente de la Comisión de Auditoría y Cumplimiento de BFA, la matriz de Bankia. Del éxito de su supervisión da fe la historia.

Seguir leyendo »

Los listos que no sabían nada

55 Comentarios

Rodrigo Rato, ex vicepresidente económico del Gobierno y exdirector del FMI, no sabía que tenía que declarar ante Hacienda el dinero de las tarjetas ‘black’. Pensaba que Caja Madrid ya pagaba por él. Lo dio por hecho. "No recibí ninguna información que me hiciese pensar que no estaba pagando impuestos [...], era algo que existía desde hace más de 15 años y no me planteé nada", aseguró Rodrigo Rato ante el juez Andreu.

Miguel Blesa, inspector fiscal en excedencia, tampoco sabía que esas "retribuciones que se pagaban con una tarjeta para gastar" también se tenían que declarar. "A mí nadie me dijo nada sobre si había que declararlas o no. Pensaba que sí se declaraban, pero no lo sabía. Me ha sorprendido que no se hiciera. Lo he descubierto ahora", declaró Blesa ante el juez.

El presidente de los empresarios de Madrid, Arturo Fernández, también imaginaba que de los pagos al fisco de su tarjeta se ocupaba Caja Madrid. "Yo pensaba que era legal, que no tenía ningún problema. Cuando a mí se me entrega una tarjeta de este tipo, ¿cómo voy a saber yo que no es legal?". ¡Quién lo iba a sospechar!

Seguir leyendo »

Rodrigo Rato, ese milagro español

150 Comentarios

José María Aznar le definió como "el mejor ministro de Economía de la democracia". Yo le definiría como un grandísimo caradura, como un enorme jeta y un presunto delincuente. Rodrigo Rato y su señorito Aznar presumían de ser los artífices del "milagro español". El verdadero milagro es otro: que Rato aún no esté en prisión. Y también que un incompetente como él colase durante tanto tiempo como gran economista y mejor gestor.

El principal milagro económico de Rato como ministro de Economía consistió en cebar esa burbuja inmobiliaria que unos años después nos estalló. España entró en el euro haciendo trucos contables, como ese déficit de tarifa eléctrica con el que se camufló la inflación. Una vez dentro, el Gobierno aprovechó los tipos de interés baratos y la desregulación sobre el suelo para construir una economía basada en el ladrillo y la especulación. "No hay burbuja", decía Rato en 2003. "Si la vivienda está cara es porque muchos españoles pueden pagar", acompañaba a los coros Francisco Álvarez Cascos. La consecuencia de aquella fiesta –que después Zapatero no frenó– es esta terrible crisis que llevamos purgando cinco años. Un milagro. Una hazaña. Una excelente gestión.

Poco después de perder esas primarias del PP donde sólo votaba José María Aznar, Rodrigo Rato fue nombrado director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI). Allí siguió aumentando su leyenda como 'excelente' gestor. A mitad de mandato, Rato abandonó uno de los mayores puestos de la gobernanza internacional, uno de esos escasos sillones del poder mundial que en contadas ocasiones consigue alcanzar un español. Rato no llegó al FMI por su currículum: su nombramiento fue el resultado de un gran esfuerzo de la diplomacia española –entonces dirigida por el PSOE de Zapatero–, que se empleó a fondo en la labor. Dudo que vayamos a repetir la proeza, visto el resultado que dio. A los tres años, don Rodrigo decidió que se aburría en Washington DC y, por unos "motivos personales" que nunca explicó, abandonó el puesto que tanto había costado a España conseguir. Sin duda pasó a mejor vida: a ganar más dinero y a vivir mucho mejor. Todo un ejemplo de patriotismo, de voluntad de servicio público y de responsabilidad institucional.

Seguir leyendo »

Las termitas de Caja Madrid

64 Comentarios

Dos días antes de que los españoles tuviésemos que rescatar Bankia con toneladas de dinero público, su presidente, Rodrigo Rato, sacó del cajero 1.000 euros con su tarjeta 'black'. No era la primera vez que el "mileurista" fundía el tope de su visa en cash. Rato sacó 17.000 euros en efectivo, siempre de mil en mil. Se gastó 3.547 euros en "bebidas alcohólicas" en un día. Pagó hasta el peluquero (70 euros) con cargo a la caja que quebró y también pasó por la visa cinco extraños pagos en "clubs, salas de fiesta, pubs" de entre 322 y 464 euros cada uno, todos ellos entre las dos y las tres y media de la tarde. Hay mariscadas de más de 800 euros y también una cena muy simbólica: horas después de que se anunciase su salida de Bankia y el Estado rescatase la entidad, Rato cargó en su 'black' una cena de 340 euros. De celebración, supongo.

Todo eso, y todo lo que sigue, lo has pagado tú.

El consejero nombrado por IU José Antonio Moral Santín pasaba cada semana por el cajero. En total, se pegó 697 paseos en los que sacó el máximo disponible con su tarjeta 'black'. En nueve años, se pulió alrededor de 360.000 euros en efectivo. No se sabe en qué se los gastó. No los ha devuelto aún.

Seguir leyendo »

De dónde viene la palabra "español"

87 Comentarios

Por culpa de esta magnífica entrevista de Ramón Lobo al historiador José Álvarez Junco, estoy leyendo esta semana uno de sus libros más famosos: Mater dolorosa, un interesantísimo ensayo sobre la creación de la moderna identidad nacional española durante el siglo XIX. Es una lectura muy recomendable en este momento en el que tanto se habla de las patrias y acaba siendo un repaso igual de duro para todo nacionalista, tanto para aquellos que hablan de la "España indivisible y eterna" como los que ahora buscan en la historia argumentos para romperla. Todos mienten, cada uno a su manera.

El tema de las naciones y su origen histórico, como algunos sabéis, es una de mis pasiones; hace unos años publiqué con mi padre, Arsenio Escolar, La nación inventada, un ensayo –mucho más modesto que el de Álvarez Junco– sobre los orígenes medievales castellanos y sus falsos mitos fundacionales; toda nación es, por definición, inventada, y se suele construir sobre material histórico bastante estropeado. Pero en Mater dolorosa he encontrado una sarcástica anécdota que desconocía sobre la Edad Media en la Península: cómo nace el gentilicio de España, ese "español" o "españoles" que debería haber sido "hispanos" o "españeses". Transcribo algunos párrafos de Álvarez Junco:

"Serios filólogos han sostenido que fue al norte de los Pirineos, y en la época del lanzamiento del culto a Santiago, donde se inventó el adjetivo "español", usado para designar a los integrantes de esta entidad nacional a cuyos remotos orígenes estamos dedicando estas páginas. La evolución lógica de la palabra hispani, nombre latino de los habitantes de Hispania, al pasar a la lengua romance más extendida en la península Ibérica, hubiera dado lugar a "hispanos", "espanos", "espanienses", "espanidos", "españeses", "españones". Pero triunfó la terminación en "ol", típica de la familia provenzal de lenguas, muy rara en castellano".

Seguir leyendo »

Cosas que pasan en un país donde Ana Mato es ministra

123 Comentarios

La enferma se enteró de que estaba infectada de ébola por la prensa. Algo normal, en un país con una ministra de Sanidad que también descubrió por la prensa que tenía un Jaguar en el garaje, o que sus viajes a Eurodisney y otras fiestas infantiles los pagaba la trama Gürtel. Una de dos: o la prensa española es excelente, o esta ministra es nefasta.

Si Sanidad incumplió un protocolo tan básico como informar primero al paciente antes que a los periodistas, ¿qué podemos esperar del grado de cumplimiento del resto de los protocolos contra el ébola? ¿Del nivel de formación y equipamiento que recibieron los sanitarios que atendieron a los dos misioneros repatriados? ¿Del efecto de los recortes y tijeretazos en la sanidad, en un hospital que un día fue puntero en el tratamiento de las enfermedades más complejas y que esta semana ha pasado a la historia como el primer lugar del mundo fuera de África donde el ébola se contagia?

El espectáculo internacional que está dando España con este caso sólo es comparable con el bochorno que da ver a una ministra que hace de telonera de su propia rueda de prensa y cede la palabra a uno de sus subordinados cuando un periodista le pregunta si se plantea dimitir. O la vergüenza que da escuchar a un consejero de Sanidad, el de Madrid,  acusando a la enferma de mentirosa para salvar su propia responsabilidad política; encima de infectada, apaleada. O el morro de un Mariano Rajoy que, ante el patético espectáculo, sólo es capaz de dar, una vez más,  su respaldo incondicional a la ministra y presumir de que sus colegas europeas le están felicitando por lo bien que lo ha hecho España. De nota.

Seguir leyendo »

Diez preguntas sobre las tarjetas 'black' de Caja Madrid

83 Comentarios

Tres delitos económicos nada menores: apropiación indebida –entre uno y seis años de cárcel–, delito societario –entre uno y tres años– y administración desleal –entre seis meses y cuatro años–. Según la Fiscalía Anticorrupción, las tarjetas 'en negro' no estaban reflejadas en los contratos de los consejeros, no contaban con el respaldo de los estatutos de la caja, no estaban declaradas ante Hacienda y se gestionaban "de forma separada al resto de tarjetas de empresa de la entidad". Era un sobresueldo opaco ante la Agencia Tributaria, una suerte de pagos en B.

Caja Madrid, por supuesto, pero gran parte del dinero no aparecía en la contabilidad de la caja ni como retribución a los consejeros ni como gastos de representación. Según el FROB, las tarjetas "oro" –las de los peces gordos– acababan en una cuenta de "errores del servidor informático". El detalle es muy importante porque demostraría que quienes montaron este mecanismo de pagos irregulares sabían que estaban haciendo algo ilegal, y por eso lo quisieron ocultar.

86 personas, entre consejeros y altos ejecutivos de Caja Madrid y Bankia, bajo la presidencia de Miguel Blesa y Rodrigo Rato. De ellos, sólo tres no las llegaron a usar. Puedes consultar el listado completo y su filiación política en esta tabla en la que no se libra nadie: ni los principales partidos ni los sindicatos ni la patronal.

Seguir leyendo »

Cañete como síntoma de que en España algo falla

63 Comentarios

Puede que Miguel Arias Cañete pase el examen. Puede que el grupo conservador en el Parlamento Europeo trague con su evidente conflicto de interés, con  sus declaraciones machistas y con sus "olvidos" a la hora de declarar ante Europa los sobresueldos que cobró del Partido Popular. Puede que todo esto cuele y Cañete consiga su ansiada cartera de Energía y Cambio Climático. Pero aunque Cañete pase el examen, el espectáculo que está dando el aspirante a comisario –y en su nombre, toda España– seguirá siendo igual de lamentable.

Rajoy no debería haberse empeñado en mantener a Miguel Arias Cañete como candidato a comisario. Fue un error no cambiar su nombre en la negociación por el de una mujer –la ministra Ana Pastor, por ejemplo–, que habría tenido más posibilidades de conseguir una cartera europea de más peso. Una vez más, el presidente del Gobierno antepuso sus intereses personales a los intereses nacionales. Importó más su amistad con Cañete, al que quería pagar el "marrón" de presentarse a las europeas. Y así España ha pasado de manejar la cartera de Competencia, una de las de mayor importancia en Europa, a otra de Energía y Cambio Climático que depende de una vicepresidenta –mujer, por supuesto–, que será quien tome las grandes decisiones en el área. Todo un éxito para los que tanto se llenan la boca hablando de la patria.

Pero lo que de verdad avergüenza es comprobar otra vez que, para muchas cosas, Europa aún termina en los Pirineos. En el resto de Europa no es tolerable que el ministro que toma las decisiones sobre Medio Ambiente tenga acciones en el negocio del petróleo. No cuela. No se permite.

Seguir leyendo »

La meritocracia liberal

70 Comentarios

Ayer dedique mi artículo en el blog a explicar quién es quién en el Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid, ese bien pagado organismo en el que ha recalado Alberto Ruiz Gallardón. Me dejé algunos nombres que hoy merecen una segunda entrega.

 

¿Cuánta gente trabaja en el Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid? Es un misterio porque en las memorias anuales que presenta el consejo el dato ha dejado de aparecer. En 2010 eran 39 personas, de los que 11 eran altos cargos. En 2011, el personal había subido a 49. Y en las memorias de  2012 2013 el total de trabajadores del consejo ya no se publica. A saber.

Seguir leyendo »

Las mamandurrias de Madrid

97 Comentarios

Alberto Ruiz Gallardón deja la política, pero la política partidista española es como los marines en las películas: no deja un hombre atrás. El exministro no ha pasado ni un día en el paro y seguirá cobrando del erario público. No será poco dinero: unos 8.500 euros al mes –más secretaria, más coche oficial– por una reunión a la semana en uno de los organismos más caros, inútiles y absurdos que existen en la capital. Bienvenidos al Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid.

El invento, hay que recordarlo, es obra y gracia de Esperanza Aguirre, que lo puso en marcha en 2007 como un organismo para "asesorar" a los ayuntamientos y al gobierno autonómico. Está formado por entre seis y diez consejeros, que se reunen una vez por semana, los miércoles. Los expresidentes de la Comunidad tienen plaza vitalicia si así lo solicitan –Esperanza Aguirre pudo acogerse, pero prefirió el sueldo de presidenta del PP de Madrid y el que cobra en una empresa de cazatalentos–. El resto de los consejeros los escoge a dedo el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Son estos:

Ignacio Astarloa Huarte-Mendicoa. Presidente del Consejo Consultivo. Fue secretario de Estado de Seguridad bajo las órdenes de Ángel Acebes. Vivió el 11-M dentro del Ministerio del Interior junto con Ignacio González, entonces secretario de Estado de Inmigración. Después de la destitución de Acebes como secretario general del PP, Astarloa también cayó en desgracia y se convirtió en uno de los diputados que pululaban por el "valle de los caídos" del grupo parlamentario popular: las últimas filas del hemiciclo, donde se sentaban los castigados por Mariano Rajoy. Aznar lo rescató para la FAES en 2011 y, hace unos meses, Ignacio González le dio un acomodo definitivo como presidente del Consejo Consultivo. Su sueldo equivale al de un vicepresidente de la Comunidad.

Seguir leyendo »

sobre este blog

Ignacio Escolar

Ignacio Escolar es periodista. Es el director de eldiario.es. Fundador y primer director de Público. Autor de escolar.net. Analista político en radio y televisión: en Hoy por Hoy de la Cadena SER o en Las Mañanas de Cuatro. Más en www.escolar.net/about.

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -