eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rajoy depende de Sánchez

Si Pedro Sánchez permite la investidura de Mariano Rajoy, será la confirmación definitiva de que Pablo Iglesias tiene razón cuando dice que el PSOE y el PP son casi lo mismo

134 Comentarios

- PUBLICIDAD -

¿Qué puede más? ¿Un obstáculo insalvable o una fuerza imparable? La pregunta en forma de paradoja viene a cuenta de la difícil investidura de Mariano Rajoy, que depende completamente del líder del PSOE, Pedro Sánchez, para lograr su investidura. No hay otra opción: no salen otros números. Si Sánchez se mantiene firme, Rajoy pasará a la historia

El PP necesita la abstención del PSOE para investir a un presidente. Es la única alternativa con este Parlamento que no sale más enrevesado ni hecho aposta. El líder del PSOE aseguró a sus votantes, antes de las elecciones, que votaría en contra y no se abstendría. Su portavoz y secretario de organización del PSOE, César Luena, lo ha repetido otra vez este lunes. El PSOE –o eso dicen– votará no a Mariano Rajoy, lo que parece bastante coherente después de que Sánchez dijese que no era un presidente decente, o que era un problema para la democracia.

El PSOE sabe que permitir la investidura de Rajoy es su suicidio. Sería la confirmación definitiva de que Pablo Iglesias tiene razón cuando dice que el PSOE y el PP son casi lo mismo, las dos caras de una moneda que se necesitan, se complementan y se defenderán hasta matar o morir juntos. Si el PSOE permite que gobierne el presidente de los sobresueldos y los SMS a Bárcenas, sería el hundimiento definitivo de este partido: el camino más rápido para convertirse en una fuerza política irrelevante en poco tiempo.

El obstáculo insalvable de esta paradoja electoral es evidente. La fuerza imparable también lo es. Ya ha empezado en público –vayan a un kiosco y elijan un periódico al azar, vale cualquiera– y también en privado, donde las llamadas a la “estabilidad”, la “gobernabilidad”, la “unidad” y la “serenidad” sonarán a todas horas en el móvil de Pedro Sánchez.

La presión sobre el líder socialista va a ser tremenda no solo para que se quite de la cabeza la posibilidad de intentar un Gobierno alternativo con la izquierda y los nacionalistas –con vascos y catalanes, al parecer, solo puede pactar la derecha sin que sea traición a España– sino también para que permita que Rajoy siga en La Moncloa como si no hubiese pasado nada.

¿Qué hará Pedro Sánchez? ¿Aguantará, cederá a las presiones o tal vez buscará una vía intermedia aunque igualmente decepcionante: la investidura de otro candidato del PP? Aún no se sabe, pero es en decisiones así cuando se mide la verdadera talla de un político. Hablar suele ser gratis.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha